Other worlds than these (III)

Debido a la extensión de la reseña, he decidido dividirla. Podéis leer las anteriores entregas aquí y aquí.

[the ghost samba] de Ian McDonald

Las dos novelas que he leído de este autor (El río de los dioses y Brasyl) me han parecido geniales. Esta historia también se desarrolla en el país sudamericano y también es muy buena.

Un crítico musical consigue los restos del último álbum del músico Seu Alejandro, la música se intuye maravillosa, pero no deja de tener huecos que le llenan de una gran tristeza por ver el trabajo del artista sin acabar. Casualmente, durante un partido de fútbol sala, un compañero experto en física cuántica le pide los datos de la música por si “puede hacer algo”. Y parece que sí, que puede.

Me gusta como trata McDonald la computación cuántica y la explica a bajo nivel para que se pueda entender. Un relato muy bueno.

The Cristóbal Effect de Simon McCaffery

Enmascarada en universos paralelos, lo que reamente nos cuenta McCaffery es una historia de viaje en el tiempo, donde se quiere cambiar un evento del pasado para conseguir riqueza con el contrabando.

El punto de inflexión o punto Jonbar es el accidente de coche que le costó la vida a James Dean. El “contrabandista” que protagoniza esta historia impide que el actor muera, de forma que en el universo paralelo en que se encuentran Jimmy puede seguir su carrera como actor.

Pero, como se descubre a veces es mejor dejar los mitos tal y como son, pues muchas veces descubrimos que nuestros ídolos son gigantes con los pies de barro. Muy bueno.

Beyond porch and portal de E. Catherine Tobler

Este relato lo protagoniza una sobrina de Edgar Allan Poe, que recibe una extraña visita que le informa de que su tío está a punto de morir. Es una explicación sobre las fuentes de inspiración del famoso escritor, pero no me ha convencido en absoluto.

Signal to noise de Alastair Reynolds

Alastair Reynolds compaginó durante años su trabajo en la ESA con su labor como escritor, y aunque ahora solo se dedica a sus libros, ese poso científico se nota en cada una de sus líneas.

En esta ocasión, la conexión entre los mundos paralelos se realiza a través de un sofisticado enlace que dura un tiempo determinado. Se pueden mandar datos a través de él, y gracias a otra tecnología desarrollada en el mundo, que permite utilizar los cuerpos de otras personas como si fueran el tuyo propio (con restricciones), es posible la inmersión total en el otro universo.

La primera vez que se va a utilizar toda esta tecnología servirá para que un marido  pueda pasar un poco más de tiempo con su esposa recién fallecida, aunque sea con otra versión de esta misma persona en el universo paralelo.

Está muy bien escrito y me parece que con alguna de las ideas que aquí se tratan de pasada se podrían escribir muchos más relatos.

Leyendo esta historia no he podido dejar de acordarme de “Flores para Algernon”, uno de mis libros favoritos así que éste me ha gustado mucho.

Porridge on Islac de Ursula K. Le Guin

Ursula K. Le Guin es una de las mejores escritoras que jamás ha tenido el género y eso se nota, incluso en una nimiedad como este relato de apenas cinco páginas es capaz de tratar con universos alternativos, con el riesgo de la genética y la necesidad de una conciencia ecológica sin despeinarse y con una prosa perfecta. Precioso.

Mrs. Todd’s shortcut de Stephen King

Aunque Stephen King tiene una forma de escribir muy amena y que engancha mucho este relato es un simple entretenimiento. Nos cuenta como una veraneante de Maine está obsesionada con ganar tiempo en sus viajes en coche y como va encontrando atajos imposibles.

The ontological factor de David Barr Kirtley

David Barr Kirtley es el copresentador del podcast Geek’s guide to the galaxy del que ya hablamos aquí. Su ficción corta aparece en muchas antologías, sin ir más lejos su Power Armor: A love story fue una de mis nominadas a los premios Hugo. En esta ocasión, el protagonista de la historia se hace cargo de la herencia de su tío, una misteriosa casa con puertas que llevan a otros lugares, que pueden ser mas o menos reales que nuestro mundo dependiendo de su factor ontológico. Entretenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.