Notes from Small Planets

Creo que el humor es una de las cosas más difíciles de escribir, porque es algo que puede parecer universal pero no lo es, ya que cada región o país tiene sus particularidades al respecto. Sin embargo, Nate Crowley ha conseguido con este Notes from Small Planets algo tan difícil como meritorio, escribir una guía de viajes sobre mundos fantásticos que subvierte los tropos del género sin llegar a caer en la repetición.

El formato elegido para el libro, con capítulos dedicados a cada mundo diferente favorece la lectura y el interés por cada exposición, siguiendo la estructura formal de muchas guías de viaje pero introduciendo algunos elementos que se podrían considerar trama, aunque sea de una manera sutil y casi inapreciable.

Floyd es el autor de este libro, donde va comentando sus diversos viajes haciendo hincapié en las especialidades de cada lugar, haciendo un completo comentario en campos como el culinario, el económico, las visitas recomendadas… Pero hay que reconocer que Floyd tiene ese punto de vista del hombre heterosexual blanco de mediana edad que hace turismo sin que las otras culturas hagan mella en él y creo que el autor juega con esto y con el contrapunto de Eliza, la editora de la guía. Eliza es una voz de cordura que interviene de vez en cuando en las parrafadas de Floyd y que es un contrapunto tan inteligente como divertido, de forma que acabarás deseando escuchar su voz.

Los distintos mundos que visita Floyd inevitablemente nos traerán a la mente universos muy conocidos dentro de los géneros de la fantasía y la ciencia ficción, así como de los personajes que esperamos encontrar allí. No es sorprendente que en SPACE! aparezca un trasunto de Zapp Brannigan que a su vez está inspirado en todos los famosos capitanes de naves espaciales que vienen a pacificar la galaxia. Tampoco debería pillarnos a contrapié la existencia de un mundo postapocalíptico con su Mad Max de turno, aunque en este mismo lugar encontraremos una cultura de primates evolucionados, una zona controlada por robots o los siempre socorridos zombies que no puedes faltar en el fin del mundo. Cada capítulo está dedicado a retorcer estos tropos fantásticos tan conocidos y quizá demasiado utilizados. Personalmente, me parece menos atractivo el capítulo dedicado a los piratas, por ser un tema que me alcanza menos pero no me cabe duda que el capítulo dedicado a las distopías juveniles donde cada cierto tiempo se derroca al gobierno corrupto para acabar cometiendo sus mismos errores hará las delicias de muchos lectores de género.

El audiolibro está narrado por varios actores, Aysha Kala, Richard Trinder y Jot Davies y he de decir que consiguen hacer un libro ya de por sí entretenido toda una experiencia auditiva. Si bien es cierto que la versión impresa tiene mapas que creo que deben ser un muy buen complemento al libro y que yo no he podido disfrutar.

Howling Dark

Llevaba tiempo detrás de leer Howling Dark de Christopher Ruocchio la segunda entrega de la saga Sun Eater, pero he de reconocer que la extensión de la obra me echaba para atrás. Saber que es un libro largo influye, pero intuir que se te puede «hacer» largo es aún peor, al entrar en el terreno de lo subjetivo.

En la primera entrega el autor soslayaba este problema con acción e intriga, desplegando un espectacular escenario con cambios de planetas y de situación, desde la infancia privilegiada del protagonista hasta su caída en desgracia como gladiador pasando por su labor como tutor, que no te dejaba distraerte en ningún momento. Sin embargo, en esta segunda entrega no ha optado por este camino. Ruocchio decide que la acción esté mucho más comedida, aunque la haya y se lo juega todo a la baza del sentido de la maravilla, a la exposición de variantes humanas que se encuentran tan alejadas de la línea base que prácticamente son una escisión. El despliegue de imaginación es apabullante y las revelaciones que tienen lugar sobre todo en el último tercio de la novela despiertan el interés del autor, pero hay que decir que algunos tramos no mantienen el nivel de atractivo que los demás. Algo normal en un libro de esta extensión, pero que con la primera entrega al menos a mí no me sucedió.

El protagonista de la historia continúa siendo Hadrian Marlowe, empecinado en su idea de llegar a entablar conversaciones de paz con los aliens Cielcin, esta vez en su papel de capitán mercenario. El comienzo de la historia puede resultar algo confuso porque han pasado varios años desde el final de Empire of Silence y el autor hace referencias a estos hechos pasados de los que no tenemos conocimiento. Pero una vez que pasamos esta confusión inicial, ya nos encontramos totalmente en situación para esta fantasía épica en un entorno espacial.

La novela tiene algo también de primer contacto, sobre la imposibilidad de entender a otras criaturas que han evolucionado de forma distinta a la nuestra. De hecho, en un momento de la narración se menciona que el hecho de poder hablar y comunicarse con los Cielcin es más un accidente casual que una característica normal en las relaciones con alienígenas. Esta idea me recordó, salvando muchísimo las distancias, a Solaris o Visión Ciega.

La comparación entre Hadrian, prácticamente un recién llegado al mundo y otro personaje con quince mil años de vida a sus espaldas es tan contrastada que resulta dolorosa, pero sin embargo, aún tienen un nexo en común: la curiosidad, la necesidad de saber. Me gusta mucho que se haga hincapié en este aspecto, en un libro que es más oscuro que el anterior y que no deja mucho lugar a la esperanza.

La relación amorosa que tiene lugar en la novela se me antoja un tanto superflua, pero quizá sea necesaria para la evolución del personaje. Lo que si me parece que está magistralmente reflejado es la historia de traición que se despliega ante nuestros ojos, cómo las maniobras políticas y la búsqueda de una ventaja temporal puede dar al traste con una posibilidad de entendimiento. El universo es cruel y aquí se refleja muy bien.

Creo que tendré que volver a reunir fuerzas y tiempo para acometer la lectura de la tercera entrega de la saga, ya que requiere mucha implicación por mi parte. Pero también pienso que merece mucho la pena.

The Invisible Life of Addie LaRue

Cada nuevo lanzamiento de V.E. Schwab es un fenómeno superventas internacional, así que no es de extrañar que en cuanto tuve la oportunidad de leer The Invisible Life of Addie LaRue no dudara en lanzarme a por él. La temática de un personaje que pasa por el tiempo sin que los demás sean capaces de acordarse de él ya lo conocíamos por Claire North y The Sudden Appearence of Hope, pero Schwab utiliza la mucho más tradicional aproximación del pacto faústico.

Addie es una joven francesa que a comienzos del siglo XVIII no se conforma con vivir la vida que parece predestinada para ella, limitada a las cuatro casas que constituyen su aldea y se niega a casarse y formar una familia. Sin embargo, parece que el destino conspira contra ella cuando la muerte de la esposa de un vecino del pueblo hace que sus ojos se vuelvan hacia ella en busca de una suplente que críe a su descendencia. Desesperada por huir de este destino, suplica a los dioses del bosque que la liberen de estas cadenas, pero no se percata de que lo hace cuando los que pueden responder son las criaturas de las sombras.

Los términos del acuerdo al que llega le permiten ser prácticamente inmortal, pero ¿se puede llamar vida a una existencia en la que no es capaz de dejar huella en nadie? Addie va explorando poco a poco los límites de su pacto y uno de los temas más interesantes del libro es la capacidad de inspirar ideas, que ella explota para ser musa de diversos creadores.

Su existencia va pasando por altibajos hasta que en el año 2014, cuando vive en Nueva York, conoce a una persona que es capaz de recordarla… y todo cambiará para ella.

Aunque la premisa del pacto con el diablo o con las fuerzas oscuras no es para nada novedosa, sentía mucho interés por ver que nos ofrecía la autora. Pero, por desgracia, me he encontrado con una oportunidad perdida, ya que de los trescientos años de vida de Addie solo se hace hincapié en el principio y en el final, dejando casi tres siglos a nuestra imaginación con escasísimas pinceladas en forma de flashbacks que más que informar nos dejan entrever lo que podría haber sido una narración más interesante. Y aún así, es innegable que el libro está inflado, que lo que se cuenta se podría haber resumido muchísimo y que no hacían falta tantas y tantas páginas para contar una historia que al final nos parece bastante manida y poco sorprendente. Tiene un tono que llega a resultar repetitivo y el romance sobre el que debería girar la historia es anodino. Ha resultado una lectura bastante decepcionante.

Orbit adquiere una nueva trilogía de David Dalglish

La editorial Orbit ha anunciado la adquisición de una trilogía fantástica del prolífico autor David Dalglish, que se titulará The Vagrant Gods.

Esta es la sinopsis:

The Reborn Empire murdered Prince Cyrus’s family. They conquered his nation, killed his goddess, and swept through his kingdom, imprisoning and executing any dissidents. They even tried to kill him. 

But after faking his death, young Cyrus is smuggled into the care of the crumbling resistance, and offered a chance at revenge. The people need to believe they can win against the overwhelming forces of the empire. Cyrus can be that hope. He can become an assassin and a symbol. Hiding his face behind a skull mask with a silver crown, he can become the vagrant prince unwilling to surrender even beyond death.

Cyrus won’t fight alone though. Legends will fight at his side. Stasia, a dual-ax wielding berserker. Mari, a god-whisperer who can shapeshift into the form of slain deities. Rayan, loyal paladin and defender of the throne who blames himself for the death of Cyrus’s parents. Arn, a heretical knight betraying the empire to redeem his many sins committed in its name.

Ax, Lioness, Paladin, Heretic, and Vagrant: these five will be the spark of a new resistance. A new war. One that will go beyond a small, conquered nation, break the hold of an empire, and threaten the eternal life of the God-Emperor himself.

Mi traducción:

El Imperio Renacido asesinó a la familia del príncipe Cyrus. Conquistaron su nación, mataron a su diosa y barrieron todo su territorio ajusticiando a los disidentes. Incluso trataron de matarlo a él.

Pero tras fingir su muerte el joven Cyrus queda al cuidado de la frágil resistencia y tendrá una oportunidad para vengarse. La gente necesita creer que hay una posibilidad de victoria frente al Imperio y Cyrus puede ser su esperanza. Ocultando su rostro tras una calavera con una corona plateada, se convertirá en un príncipe vagabundo inasequible a la derrota aún en la muerte.

Sin embargo, Cyrus no está solo en la lucha, ya que tiene personajes legendarios a su lado. Stasia, una berserker con un hacha doble. Mari una cambiaformas que habla con los dioses y puede tomar su forma. Rayan, un paladín leal defensor del trono que se culpa por la muerte de los padres de Cyrus. Arn, un caballero herético que traicionará al Imperio buscando redención por sus pecados.

Los cinco conformarán una nueva resistencia. Una nueva guerra. Una con un alcance mayor que una pequeña nación, que romperá el yugo del Imperio y amenazará la vida del propio Dios Emperador.

No conozco la obra del autor y la sinopsis de la partida de rol… digo, de la serie me parece un poco genérica ¿Conocéis su obra? ¿Puede ser que esté equivocada?

The Blade Between

No soy una lectora habitual de novelas de terror, no me gusta pasar miedo innecesariamente. Sin embargo, cuando vi que la siguiente obra de Sam J. Miller, un autor que cada vez me gusta más, se encuadraba dentro de este género, tuve que vencer mis reticencias para ponerme a leer.

Quizá sea debido a esta falta de costumbre por mi parte, pero me pareció que la novela iba adentrándose en el terreno de lo desconocido y lo espiritual de una manera tan gradual que al principio parecía totalmente realista. Es cierto que algunos detalles ya daban idea de que algo especial estaba pasando en Hudson, como las canciones de la radio que van cambiando según quién las vaya escuchando, pero como digo al principio solo asistimos a la vuelta al «hogar» de Ronan, un joven fotógrafo que huyó el pueblo hostigado por los homófobos.

Tras leer algunas de sus obras, comienzo a distinguir un patrón en la forma de escribir del autor. Una de las obsesiones de Sam J. Miller es la fotografía, como ya pudimos ver en Destroy All Monsters y aquí somos de nuevo testigos de la transformación de la realidad cuando se ve a través de una lente, aunque de una forma muchísimo más sutil y me atrevería a decir que elegante. También aquí vuelven a aparecer las ballenas que tuvieron cierta relevancia en la estupenda Blackfish City, aunque en este caso sea en un terreno mucho más espiritual.

La prosa fluye de una forma estupenda y la caracterización de personajes es simplemente maravillosa, con un elenco que en ningún momento quita protagonismo a Ronan, pero que lo complementa de una forma muy acertada.

Sin embargo, el libro no acaba de cohesionar. Entiendo la crítica que Miller hace contra la gentrificación, la homofobia y el racismo y como la violencia y el miedo va in crescendo provocado por los propios habitantes de la ciudad, pero me parece que el libro cojea quizá donde debería residir su principal fortaleza, en la propia historia «mágica» del lugar. El uso de las nuevas tecnologías para extraer los trapos sucios de los lugareños en una campaña contra el próximo alcalde, a través de Grinder y Tinder es impecablemente actual, pero que las fuerzas sobrenaturales implicadas en la trama no sepan como controlar su poder… es un poco traído por los pelos. La resolución final parecía bastante evidente una vez expuestas todas las piezas pero al menos deja la historia cerrada.

The Blade Between es una novela que no me arrepiento de haber leído, pero de la que esperaba más.

Black Sun

Ha habido una campaña de marketing brutal entorno al lanzamiento de Black Sun, hemos visto la portada del libro incluso anunciada en Broadway, lo que sin duda indica que estamos ante una de las grandes apuestas de la editorial para este año. ¿Merece el libro la pena? La respuesta es sí, aunque con matices.

El mundo que plante Roanhorse, basado en las culturas precolombinas, es bastante atractivo. Pero tiene además unos toques de magia que lo hacen mucho más interesante y no se recrea innecesariamente en los sacrificios humanos que parecen formar la espina vertebral de todos los libros que toman como referencia estas culturas. Además, se trata de una historia con múltiples puntos de vista y están muy bien llevados aunque como suele pasar en estos casos, algunos revisten más interés que otros.

Con todos estos puntos a favor os preguntaréis qué problema le he encontrado a Black Sun. El principal es que se trata de un primer libro eminentemente introductorio, tanto de los personajes como de la cultura en sí. Tiene un recorrido temporal claramente fijado, sabemos que todos los hilos tienen que llegar al gran final del eclipse al que hace referencia el propio título pero resulta muy evidente que se va a dejar mucha historia para las siguientes entregas, demasiado a mi entender. La sensación que queda es que es una primera parte de una novela, no una novela completa que se sostenga por sí misma. Entiendo que quizá, si la siguiente novela estuviera disponible y se leyera de corrido esta sensación desaparecería, pero como no es así la impresión que queda en el lector no es la mejor.

Entre los personajes, destacaría especialmente a Xiala y Serapio. La primera, por su relación casi destructiva con su propio poder y herencia, el segundo por ser un personaje ciego pero excepcionalmente bien narrado y con unos capítulos de flashback que son de lo más interesante de la novela. También me maravilla cómo se desarrolla la relación entre ellos de una forma orgánica y totalmente natural, extremos que se acercan y que se comprenden a causa de sus propias individualidades. Los demás personajes también están exquisitamente descritos, pero estos dos se han ganado un lugar en mi corazón.

Me parece importante destacar la trama política subyacente a toda la narración, sobre todo cómo unos hechos acaecidos hace tiempo, una represión violenta e injustificada sembró las semillas de la rebelión y cómo la clase privilegiada es incapaz de ver el resentimiento de los perjudicados, regodeándose en sus prebendas y obviando cualquier movimiento de reforma. En este sentido, el libro lanza un mensaje eminentemente político, aún envuelto de cobertura fantástica.

La prosa de Roanhorse es fluida y ayuda mucho a avanzar en las páginas de una forma fácil y rápida. Yo he disfrutado el libro en su versión audio, con varios narradores (Cara Gee, Nicole Lewis, Kaipo Schwab y Shaun Taylor-Corbett) que han realizado una gran labor caracterizando a los personajes, aunque en este caso también he de reconocer que el trabajo de algunos me ha gustado más que el de otros.

Espero con mucha curiosidad la siguiente entrega de la saga.

Los dioses muertos

Cuando oí hablar por primera vez de este libro, supe que me lo iba a leer relativamente pronto, porque el tema de la mitología me interesa mucho y esas referencias de ciencia ficción parecían totalmente acorde con mis gusto. Afortunadamente, no ha pasado mucho tiempo hasta que lo he podido tener en mis manos y disfrutar. tanto de la lectura como del propio libro como objeto, ya que cada vez leo menos en papel y hay que decir que las ediciones físicas de El Transbordador son bellísimas. En esta ocasión, me atrajeron en primer lugar las ilustraciones que trae la novela, con esa herencia hierática que podría parecer perteneciente a otra mitología pero que se adapta perfectamente al tema tratado.

Sobre la novela en sí, es importante darse cuenta de que el tono de la prosa escogida por José Antonio Fideu Martínez, grandilocuente y ceremonioso, se ajusta como un guante a la historia de Prometeo, reconvertido de Titán bondadoso a héroe griego. También resulta muy atractiva la elección del narrador, un testigo involucrado en los hechos pero a la vez lo suficientemente alejado como para exponer lo que ocurre de forma clara e inevitablemente influida por la admiración que el héroe le provoca.

Ya se ha comentado en redes la transición entre géneros que va teniendo lugar a lo largo de la novela. En este sentido el referente claro es la obra Javier Negrete con su saga de Tramórea, pero mucho más condensada. La ejecución de este cambio me parece muy bien llevada a cabo, primero con sutiles indicaciones por parte del autor y posteriormente con revelaciones mucho más clarificadoras.

Las escenas de acción están bastante bien narradas, con ese recurso narrativo de centrarse en la lucha de los héroes dejando en la sombra el resto de la batalla como si se tratara de simple atrezzo. Y sin duda un añadido muy atractivo es la presencia de otras mitologías, aunque solo se haga referencia a ellas como enemigos y no se profundice en esas culturas.

Me gustaría también recalcar la presencia femenina en la obra, una diferencia fundamental respecto a las obras que le sirven de inspiración ya que en esta ocasión sí tienen un papel relevante en la novela, aunque no protagonista. Pandora se viste de Hipatia para repartir el conocimiento oculto a todos sus seguidores y desvelar la trama oculta en una sociedad aparentemente meritocrática y casi paradisíaca, sobre todo en contraste con el mundo exterior.

Por supuesto, recomiendo la lectura de Los dioses muertos a cualquier aficionado al fantástico español. Estoy deseando comentarla con alguno de vosotros a ver qué os ha parecido.

The Midnight Bargain

La época de la regencia en el Reino Unido es un imán que atrae inexorablemente a muchos autores fantásticos, fascinados por el lujo y las costumbres de la época, que se afanan por reflejar en sus libros, de una forma más o menos disimulada. Es cierto que C.L. Polk inventa todo un nuevo mundo, pero el hecho de que las familias más poderosas oferten a sus hijas solteras en una especie de pasarela de alta costura para buscar el mejor postor, que es la clave de The Midnight Bargain, no hace sino explicitar la inspiración de sus orígenes.

Cuando afrontamos la lectura de esta novela, lo que ofrece está claro. Modales cortesanos mezclados con intrigas, fortunas que han caído en desgracia buscando una inyección económica que las salve del desastre mediante una buena dote, conexiones entre compañías en búsqueda del mayor beneficio y todo eso aderezado con la presencia de magia, no muy bien explicada desde un principio pero siempre presente.

Quizá lo que hace destacar algo la novela de Polk, es el feminismo imbuido en las protagonistas, que no desean renunciar a su magia al casarse por la necesidad de proteger a sus futuros hijos de la posesión de los entes mágicos. Pero no es un feminismo beligerante como en The Once and Future Witches si no más bien una serie de intenciones para evitar este futuro en particular, sin generalizar al resto de las mujeres. La más que típica dualidad entre el amor y el deber, pero en este caso sin poder compaginar la pasión por la magia con las obligaciones familiares una vez alcanzada la mayoría de edad.

En este sentido, el libro de Polk se mueve por senderos bastante conocidos y he de reconocer que en ocasiones algo tediosos. No porque esté mal escrito, si no porque es demasiado previsible el desarrollo de los acontecimientos. Es cierto que el ritmo de la novela va mejorando conforme van pasando los capítulos y hay algunos momentos especialmente reivindicativos, pero no hay ningún instante especialmente rupturista con la situación anterior y muchas veces el desarrollo de la historia depende de la buena voluntad del amado de la protagonista, porque no todos los hombres son iguales.

The Midnight Bargain es una novela entretenida y más que correcta, con una ambientación cuidad y de lectura agradable, que no viene a revolucionar el género pero que tampoco supondrá una decepción para el lector que se acerque a ella sabiendo lo que se va a encontrar.

The Once and Future Witches

Alix E. Harrow ya conquistó nuestros corazones con The Ten Thousands Doors of January, que por cierto saldrá en español en enero del año que viene con traducción de David Tejera, así que había muchas expectativas con The Once and Future Witches.

Nos encontramos ante un libro largo pero que no se hace pesado y con un tono reivindicativo constante, exponiendo muchas de las injusticias a las que se vieron y se ven sometidas las mujeres solo por el hecho de serlo. La forma en que lo presenta la autora, la consecución del poder de la magia para poder defenderse y ser tratadas de forma justa por la sociedad, es un paralelismo claro con la lucha obrera para la obtención de derechos laborales y la tarea de las sufragistas.

En su anterior libro, Harrow nos dejaba entrever algunos de los mundos a los que podía acceder January y en este tenemos también pequeños relatos entre las secciones de la trama principal, dándonos un descanso de esta historia y aportando información que será de vital importancia en su desarrollo. Hay muchos capítulos que comienzan con una rima infantil o una canción de cuna, el método utilizado para transmitir la sabiduría entre madres e hijas, en un homenaje en toda regla a la tradición oral.

Lo cierto es que la autora no da puntada sin hilo y nos habla tanto de las injusticias sociales, como de racismo, de la violencia física o psíquica, las encorsetadas reglas de la sociedad en cuanto a las relaciones personales y un largo etcétera de reclamaciones que son perfectamente identificables en el mundo actual, solo que al estar trasladadas al pasado permiten una reflexión menos hiriente.

Las tres protagonistas de la historia están exquisitamente definidas, cada una con sus fortalezas y debilidades, cada una con sentimientos de haber sido traicionadas en el pasado por sus hermanas pero aún con esa unión intangible de la familia. Son personajes apasionados, como el propio libro es apasionado y que tienen fuerza de voluntad para enfrentarse a la sociedad para conseguir mejorarla, aunque sea a golpe de hechizo.

El libro también tiene sus defectos. Me resulta cansado que cada dos o tres páginas aparezcan la frase words and ways para referirse a la forma de hacer los conjuros, entiendo que está repetición es algo buscado, como el uso reiterado de witches, witchy y cualquier otro derivado que se os ocurra. Pero en una novela de esta longitud, acaba llamando la atención más en el aspecto negativo que en el positivo.

Sin embargo hay otros detalles que me encantan. Cambiar el género a los escritores de cuentos infantiles para que se vea que era otra forma de transmitir la sabiduría de las brujas, la búsqueda incansable en la biblioteca para obtener nuevos resquicios de información, la visita al viejo Salem y al museo de curiosidades de las brujas e incluso el desarrollo de la historia de Gideon Hill, con algunos giros muy interesantes.

No me cabe duda de que The Once and Future Witches es una novela que dará que hablar en los próximos meses y no me extrañaría nada verla en las listas de nominadas a los premios del año que viene.

Over the Woodward Wall

Me ha pasado una cosa muy extraña cuando escuchaba la versión en audiolibro de Over the Woodward Wall, escrito por Seanan McGuire bajo el pseudónimo de A. Deborah Baker. La versión de Scribd traía cinco capítulos de más, de otro libro no relacionado, así que cuando llegué al final me sorprendió mucho, ya que esperaba que durara bastante más. Además es un final realmente abrupto, para qué negarlo, así que se multiplicó el efecto.

Salvo por este detalle, he de decir que esta historia infantil de McGuire me ha entretenido mucho. En un juego metaliterario, la autora escribe el libro al que hacen referencia en Middlegame, y son evidentes los paralelismos con esa otra novela. De nuevo la dualidad entre la pareja protagonista, entre el perfecto estudiante y la niña libre que prefiere pasar sus días en el bosque, pero con personajes mucho más jóvenes y por tanto, más maleables si me permitís la palabra. Estos dos niños que viven muy cerca pero que nunca han llegado a coincidir por causalidades de la vida, se ven arrojados de nuevo por azar a una aventura apasionante, pero peligrosa.

Tras pasar por el muro del título, los dos pequeños se ven transportados a un mundo maravilloso, descrito por la autora con todo lujo de detalles y rebosante de situaciones quizá absurdas desde nuestro punto de vista adulto, pero consistentes en la imaginación de un niño. La galería de personajes mágicos con los que se van encontrando, contando con su ayuda o sufriendo sus intrigas también vuelve a demostrar que una de las principales fuerzas de McGuire es su imaginación desbordante. Es una lectura en la que dejarse llevar y disfrutar con cada escena, sin buscar una lógica que por definición en un mundo ilógico no encontraremos. Por supuesto, también recuerda a los libros de la serie Wayward Children, ¿quién sabe si quizá estén también relacionados en la mente de la autora?

El trabajo de Heath Miller como narrador es fantástico. No solo por la interpretación de las voces de los distintos seres que los niños se irán encontrando en su periplo, que me parece maravilloso, si no también por la propia narración del camino por la carretera improbable hacia la ciudad imposible, añadiendo aún más deleite a una aventura entretenidísima. Es un libro infantil que se puede disfrutar perfectamente con cualquier edad y eso es una muy buena noticia.