The Black Coast

He disfrutado muchísimo con The Black Coast, una obra que a pesar de no ser una novedad muy reciente o precisamente por eso y por tener ya publicada toda la trilogía ha entrado en mi radar. Y me considero afortunada por ello, porque es una historia fantástica con perspectiva de género, con algo de magia y con un uso del idioma que parece chocante al principio pero que luego encaja perfectamente en el relato.

El libro comienza con lo que parece una escaramuza más de las muchas que sufren los poblados costeros de Narida, a manos de los temibles Irwenians. Esto nos puede recordar mucho a los ataque vikingos a las costas británicas y no iríamos muy desencaminados si no fuera porque Mike Brooks decide que los invasores en este caso vienen en son de paz, buscando asentamiento lejos de sus propias tierras, que penden amenazadas por un poder superior. Un poco como los movimientos de los pueblos germanos que se vieron empujados por los hunos a bajar por Europa.

Décadas de recelo y de mala sangre, así como el código de honor de los invadidos impedirían inmediatamente un entendimiento, pero el sentido común, quizá el menos común de los sentidos, prevalece y se llega a un acuerdo tenso e inestable para ambas sociedades. Pero que la sangre no llegara al río de primeras no significa que las diferencias culturales no dejen de provocar conflictos, para los que se necesitará mucha mano izquierda, sobre todo cuando se de a conocer el acuerdo al que se ha llegado entre los responsables de cada facción.

Sin entrar mucho más en el meollo de la novela, me gustaría hablar un poco más sobre cómo está escrita. Los dos pueblos que cruzan sus caminos hablan lenguas distintas y su concepción del mundo es tan distinta que a veces resulta casi imposible entenderse, por no poder expresar ideas que no tienen acogida en el idioma que se está aprendiendo. Por ejemplo, la cabecilla de “los invasores” empezará a llamarse a sí misma hombre porque en el idioma de Narida es imposible que una posición de poder la ocupe una figura femenina. Para esta situación quizá un tanto rocambolesca, el autor hace uso de un singular mayestático y varias perífrasis para reforzar el género percibido, que no tiene por qué ser el biológico. Como cuando se dice: “pues esta hermana tuya me dijo no sé qué ” en vez de decir “pues Lola me dijo no sé qué”. Como si hacer uso de los nombres propios no fuera suficientemente explícito en el lenguaje. Es una cosa muy curiosa y que a pesar de la extrañeza que cause en un principio, una vez se entra en el juego te permite entrever lo que piensan los personajes a través de los diálogos sin necesidad de monólogos interiores.

El clan invasor no conoce el papel y no tiene registros escritos, lo que sorprende sobremanera a los habitantes de Narida, ya que se preguntan entonces cómo saben qué pertenece a cada uno. Y la respuesta es lapidaria: si una persona no sabe si una gallina es suya o no, es que no le hacía mucha falta desde el principio.

Aunque hay poca magia a lo largo de la novela, hay dos puntos de vista un poco más marginales a lo largo del relato que yo creo que tomarán mayor relevancia en las siguientes entregas y van dejado el camino sembrado para lo que pretende recoger Brooks. Yo al menos no creo que pase mucho tiempo sin leer el siguiente.

Cubierta y sinopsis de The Lotus Empire

Aquí os traigo información sobre el esperadísimo final de la trilogía The Burning Kingdoms, que se titulará The Lotus Empire y que Orbit tiene previsto publicar en noviembre.

Esta es la sinopsis:

As an ancient magic returns to Ahiranya and threatens its very foundations, Empress Malini and priestess Priya will stop at nothing to save their kingdoms—even if it means they must destroy each other.

Malini has claimed her rightful throne as the empress of Parijatdvipa, just as the nameless gods prophesied. Now, in order to gain the support of the priesthood who remain loyal to the fallen emperor, she must consider a terrible bargain: Claim her throne and burn in order to seal her legacy—or find another willing to take her place on the pyre.

Priya has survived the deathless waters and now their magic runs in her veins. But a mysterious yaksa with flowering eyes and a mouth of thorns lies beneath the waters. The yaksa promises protection for Ahiranya. But in exchange, she needs a sacrifice. And she’s chosen Priya as the one to offer it.

Two women once entwined by fate now stand against each other. But when an ancient enemy rises to threaten their world, Priya and Malini will find themselves fighting together once more—to prevent their kingdoms, and their futures, from burning to ash.

Mi traducción:

Conforme una magia antigua vuelve a Ahiranya y amenaza sus cimientos, la emperatriz Malini y la sacerdotisa Priya no se detendrán ante nada para salvar sus reinos, incluso si eso implica destruirse entre ellas.

Malina ha reclamado su trono como emperatriz de Parijatdvipa, tal y como los dioses sin nombre profetizaron. Ahora, para obtener el soporte de los prelados todavía leales al emperador caído, deberá considerar un terrible acuerdo: reclamar el trono y arder para sellar su legado o encontrar a otra persona que desee aceptar su puesto en la pira.

Priya ha sobrevivido a las aguas inmortales y ahora la magia corre por sus venas. Pero una misteriosa yaksa con ojos florecientes y boca de mentiras espinosas yace bajo las aguas. La yaksa le promete protección para Ahiranya, pero a cambio necesita un sacrificio. Y ha elegido a Priya.

Dos mujeres con sus destino entrelazados ahora enfrentadas. Pero cuando un antiguo enemigo emerge para amenazar su mundo, Priya y Malini volverán a luchar unidas, para evitar que sus reinos y sus futuros, se transformen en cenizas.

Esta es la cubierta, con diseño de Lauren Panepinto e ilustración de Micah Epstein:

The Sins of Kings

A veces es la cubierta de un libro lo que te impulsa a leerlo, aunque no conozcas el autor. Esa mano que mueve como un títere una corona fue lo que me llevó a The Sins of Kings, aunque luego me encontrara un libro escrito con oficio, pero poco original en sus pretensiones. Esto es algo que me sucede cada vez más con la fantasía, me acabo cansando del reino pseudomedieval envuelto en intrigas palaciegas y guerras por el control del terreno con el toque de magia que corresponda.

Una mano que maneja como una marioneta una corona de rey.

Daniel Thomas Valente tenía una idea muy ambiciosa en mente cuando comenzó a escribir esta novela y la serie a la que da comienzo y no negaré que sale bien parado en cuanto a la ejecución, pero de ideas me parece que iba un poco más cortito, porque tanto la dinastía que lleva siglos en el poder como la heredera que se camufla para parecer uno más entre el pueblo llano no son de lo más original que puedas leer en el género. Hay diversos puntos de vista y están bien equilibrados, es solo que me suena a historia ya conocida y repetida hasta la saciedad.

Es cierto que trata algunos temas de más profundo calado social que las batallitas entre ejércitos, como el racismo y la desigualdad social, pero creo que le hacen un flaco favor al compararlo con la obra de Abercrombie, que le da sopas con honda. El libro está bien escrito y se ve que el escenario está bastante trabajado y nos deparará alguna sorpresa en las posteriores entregas. Tiene un primero capítulo impactante, que luego se ve lastrado por una bajada en el ritmo de la aventura, debido principalmente a la presentación de los personajes, que son muchos, y a los cambios de punto de vista, que quizá necesitarían una revisión.

También suena bastante tópico la existencia de una “amenaza que vuelve desde el pasado” y en general, el tono de la magia a la que se hace referencia en el libro es muy del siglo pasado. No creo que sea imprescindible explicar cada regla de la magia y aplicarla como axiomas en el desarrollo de un libro, pero tampoco me gusta el “lo hizo un mago” de Lucy Lawless en los Simpsons, dicen que la virtud está en el equilibrio y aquí al menos no lo encontramos.

Para ser una primera novela me parece interesante y le veo potencial a la historia, acompañada por una prosa atractiva. Espero que se desarrolle el mundo de una forma más interesante y que el autor sea capaz de aportar alguna idea más novedosa en la siguientes entregas de la saga.

Cubierta y sinopsis de Between Dragons and Their Wrath

Orbit publicará en julio de este mismo año la nueva novela de Devin Madson, titulada Between Dragons and Their Wrath. Se trata del primer volumen de una nueva serie de fantasía épica.

Esta es la sinopsis:

The old kingdom of Paicha has been split into city states, but there are those who seek to reunite the shattered realm—by force if necessary. Amidst the turmoil there are three who will find their destinies inextricably tangled.

Tesha is a glassblower’s apprentice who becomes a tribute bride when her city is conquered by the south. In the enemy’s court, she’s perfectly placed to sabotage them, but her heart has other plans.

Naili is a laundress in the house of an eccentric alchemist who is awakening to strange new powers. When radicals approach her, she faces a choice between keeping her magic to herself and using it to change the world.

And in the desolate Shield Mountains, dragon rider Ash protects the cities from the monsters in the Iipao sands beyond. But, soon he’ll have to learn how to protect his dragon when hunters unlock the secret to killing them.

As war sweeps across the land, Tesha, Naili, and Ash must fight for survival against political enemies, dragon hunters, and monsters both within and without.

Mi traducción:

El antiguo reino de Paicha se ha dividido en ciudades estado, pero hay quien desea reunir las piezas, por la fuerza si es necesario. Entre el desasosiego hay tres personas con su destino entrelazada inextricablemente.

Tesha es una aprendiz sopladora de vidrio que se convierte en un trofeo cuando los sureños conquistan su ciudad. En la corta del enemigo, está perfectamente situada para sabotearlos, pero su corazón tiene otros planes.

Naili es una lavandera en la casa de un alquimista excéntrico que empieza a conocer sus extraños poderes. Cuando los radicales hablan con ella, deberá elegir entre guardarse su magia para ella o usarla para cambiar el mundo.

Y en las desoladas Montañas Escudo, el jinete de dragones Ash protege las ciudades de los monstruos de las arenas de más allá. Pero pronto tendrá que aprender cómo proteger a su dragón cuando los cazadores descubran el secreto para matarlos.

Mientras la guerra barre la tierra, Tesha, Naili y Ash deberán luchar para sobrevivir contra enemigos políticos, cazadores de dragones y monstruos tanto internos como externos.

Esta es la portada, con diseñor de Lisa Marie Pompilio y Lauren Panepinto sobre arte de Mike Heath/Magnus Creative:

Lonely Castle in the Mirror

Hay veces que lees libros que vienen con una vitola de fama que te acaba pareciendo injustificada, y eso es lo que me ha pasado con Lonely Castle in the Mirror. No negaré que Mizuki Tsujimura trata un tema de gran relevancia en el mundo actual como es el bullying, con unas estadísticas aterradoras en Japón, pero la forma de hacer es un poco facilona, sobre todo por lo infladísimo de la primera parte del libro, que aunque remonta en la fase final no acaba de compensar el aburrimiento de los dos primeros tercios de la lectura.

El castillo al que hace referencia el título es una zona a la que acceden desde los espejos de sus cuartos siete estudiantes con problemas en el colegio, hasta tal punto que han decidido no ir a las clases. Allí les recibe la Reina Loba, que les explica cuál será su misión: buscar una llave escondida que concederá a quien lo consiga un deseo.

No es que empiece mal, podría considerarse una fábula con un pátina antigua, pero es que los estudiantes rápidamente se desentienden de la búsqueda y se dedican a jugar a videojuegos, cuando van al castillo que tampoco es todos los días. Y aunque la autora va dejando algunas pistas, este tramo es insufrible porque imaginaos lo apasionante que puede ser leer como alguien ve a otros jugar a una consola. Vamos, que parece más interesante ver crecer el moho y mucho más ágil.

Hacia el final del libro sí que empiezan a especular sobre qué les ha reunido allí y qué características comunes pueden tener, lo que lleva a la conclusión de la novela, que con las pistas que ha ido dejando la autora desde el principio de la novela pues no resulta para nada sorprendente si no más bien inevitable. Es cierto que es un libro que quizá no está destinado a un público adulto pero aún así le hace falta una buena poda al principio. Ya digo que los temas que trata, como la salud mental y la creación de redes de amistad y apoyo contra el bullying me parecen muy relevantes, pero el desarrollo es soporífero.

Cubierta y sinopsis de The Ending Fire

Ya sabemos cuál será la cubierta de The Ending Fire, la última entrega de la trilogía del mismo nombre escrita por Saara El-Arifi, que Del Rey publicará el 13 de agosto.

La ilustración es de Adekunle Adeleke con diseño de Ella Laytham:

Esta es la sinopsis:


The Wardens’ Empire is falling. A vigilante known only as the “Truthsayer” is raising an army against the wardens. Sylah and Hassa must navigate the politics of this new world, all the while searching for Anoor.

Across the sea the Blood Forged prepare for war, requesting aid from other governments. Jond’s role as Major General sees him training their soldiers for combat, but it’s matters of the heart that prove to be the hardest battlefield.

The Zalaam celebrate the arrival of the Child of Fire, heralding the start of the final battle. Anoor’s doubts are eclipsed by the powers of her new god. Soon the Zalaam set off on their last voyage–one few expect to return from.

Do you feel it? Cresting the horizon? The darkness drawing in, the shadows elongating.
The Ending Fire comes.

Mi traducción:

El Imperio de los Guardianes se desmorona. Un vigilante conocido tan solo como Truthsayer ha formado un ejército para enfrentarse a los Guardianes. Sylah y Hassa deberán gestionar la política de este nuevo mundo, mientras buscan a Anoor.

Más allá del mar los Forjados en Sangre se preparan para la guerra, solicitando la ayuda de otros gobiernos. El papel de Jond como General Supremo hace que entrene a los soldados para la batalla, pero el campo de batalla más complicado es el del corazón.

Los Zalaam celebran la llegada del Niño del Fuego, heraldo del comienzo de la batalla final. Las dudas de Anoor se ven eclipsadas por los poderes del nuevo dios. Pronto los Zalaam partirán en su último viaje, uno del que no esperan regresar.

¿Lo notas? ¿En el horizonte? La oscuridad se acerca, las sombras se alargan. El fuego final está llegando.

The City of Stardust

Me está costando encontrar últimamente novelas de fantasía que no tengan un fuerte componente romántico y aunque The City of Stardust lo tiene más atenuado que otras, también está presente.

La novela sigue los pasos de Violet, la última descendiente de la familia Everly, criada por sus tíos ya que su madre desapareció siendo ella niña para intentar romper la maldición que pesa sobre la familia, ya que un miembro de cada generación desaparece por razones que no quedan muy claras. Violet, criada entre misterios, se empeñará en descubrir dónde está su madre y también cuáles son las causas de su futura perdición.

Georgia Summers utiliza de una manera muy inteligente la figura maternal ausente como un constante acicate para la curiosidad e incluso el instinto de supervivencia de Violet, pero descubre bastante pronto cuál es el juego de Penélope, la causa de todas sus desdichas. Que su supuesta salvación dependa de una persona que prácticamente no aparece en todo el libro mientras que su “torturadora” sí que se mantiene cerca, es una dualidad muy interesante y bien estudiada. Los típicos plazos de un año y un día que solemos relacionar con los pactos feéricos también están presentes en el libro, junto con un grupo de estudiosos que solo ansían conseguir más poder y que tendrán un papel decisivo en el devenir de la novela.

La narradora del audiolibro es Kitty Parker y realiza una muy buena labor sobre todo en la creación de ambientes decadentes con sus tonos velados y sugerentes. Su labor se ha visto sin duda favorecida por el uso elegante de la prosa del que hace gala Georgia Summers, que para ofrecernos su primera novela parece más veterana en estas lides.

Ahora bien, existen otros problemas durante la lectura. El ritmo desfallece en variadas ocasiones y parece que se estiran algunos capítulos innecesariamente. La definición de los personajes tampoco es el punto fuerte de la novela, porque aparte de Violet y Penelope, los demás quedan bastante difusos, incluso el interés romántico del que hacía mención en el primer párrafo, que es que casi ni me acuerdo de cómo se llamaba (Aleksander, pero he hecho trampa y he ido a consultarlo).

The City of Stardust es un libro que puede recordar algo a una fantasía de hace unas décadas, pero con una pátina de modernidad que si bien no lo convierte en una lectura imprescindible, sí que lo hace entretenido.

Talonsister

¡Qué bien me lo ha pasado leyendo Talonsister! Y mira que al principio me descorazoné un poco al ver que el audiolibro duraba 21 horas, pero la increíble valía del narrador Jot Davies unida un viaje bastante largo ha hecho que me lo haya ventilado en apenas 4 días.

Ya conocía la obra de Jenn Williams con The Ninth Rain, pero la dejé un poco de lado. Y lo mismo tengo que volver a ponerme con ella porque Talonsister es una obra muy redonda, aunque algo lenta en arrancar.

Lo primero que llama la atención de esta novela son los variados puntos de vista que la componen, que parecen no estar destinados a encontrarse nunca pero que nos permiten ir conociendo cómo es el mundo en el que se desarrolla la novela así como sus personajes. Y son unos personajes muy bien construidos, con los que es fácil identificarse y empatizar, a pesar de no ser pilares de la bondad y la virtud, pero es que nadie lo somos.

El mundo está claramente inspirado por el Reino Unido, solo con ver los topónimos que utiliza la autora este hecho es evidente (por lo visto, también tiene un mapa pero como yo lo que he leído es la versión audiolibro, este hecho se me ha escapado).

Quiero poner en relieve la extraordinaria labor de Jot Davies, que no solo insufla de vida los cuatro puntos de vista de la obra, es que a cada personaje, independientemente de su relevancia, le da una voz particular. Y, como he mencionado anteriormente, son 21 horas de audiolibro así que estamos ante una labor titánica (guiño, guiño, codazo, codazo, continuad leyendo para entender la broma). Si sois capaces de escuchar y entender un audiolibro en inglés, os recomiendo encarecidamente esta versión, parece que estás en un teatro.

El mundo que conoceremos en la lectura de Talonsister está habitado por humanos, pero aún queda una sola raza de los titanes que antaño poblaron todas las tierras, y esta raza son los grifos (la cubierta del libro también da un pista sobre esto). Aunque la mayoría del libro se desarrolla en territorio humano y las intrigas políticas y tejemanejes principales son entre humanos, los grifos están presentes y juegan un papel relevante.

Los cuatro personajes de los que hace uso Jen Williams para narrar su historia tienen el protagonismo repartido de forma muy equitativa y aunque puede que haya favoritismos por parte del lector, en ningún momento hay un cambio de personaje que resienta la narración. Ynis es una huérfana humana criada por grifos y nos dará un estupendo ejemplo de sororidad interracial y rito de madurez. Leven es una poderosa heraldo (superguerreros con poderes) que no recuerda su pasado y que no sabe lo que le deparará el futuro una vez relegada del servicio militar. Cillian es una especie de druida que tendrá que abandonar su amado bosque para acompañar a Leven y Kaeto es un espía especial del imperio humano al que asigna una misión especial de oscuro objetivo.

No me gustaría expandirme mucho más en el argumento porque, como digo, las maquinaciones y revelaciones del libro, sobre todo en su parte final, son de comerse las uñas hasta la altura del codo. Baste decir que una vez pasado el tercio inicial de la novela, que puede ser un poquito lento y pausado, todo se desliza por una pendiente de emociones digna del mayor parque de atracciones del mundo. Vamos, que estáis tardando en leerlo.

My Brother’s Keeper

Le tenía algo perdida la pista a Tim Powers, pero cuando vi que en My Brother’s Keeper volvía a la “historia secreta”, un subgénero en el que creo que se encuadran sus mejores obras, no lo iba a dejar escapar.

Partiendo de la base de que no conozco la vida de las hermanas Brontë, pero sí algo de su obra, pensé que el punto de partida era muy bueno al iniciar la lectura. Y no se puede negar que el autor de Buffalo ha llevado a cabo una exhaustiva labor de investigación para aprovechar los sucesos que se conocen de la familia y explicarlos con un toque sobrenatural, pero quizá el propio desarrollo de su vida, prácticamente recluidas en su casa, hace que los escenarios y algunas de las situaciones se tornen repetitivas.

También resulta un cambio interesante que el enemigo al que se enfrentan en esta ocasión los protagonistas de la historia no sean lamias o vampiros, como en muchas otras obras del autor ( Hide Me Among the Graves sin tener que remontarnos mucho) si no hombres lobo. Aunque al final no tiene tanta importancia el oponente, más bien nos atrae la forma de enfrentarse a él y los sacrificios que habrán de llevar a cabo para librar a la tierra de su yugo.

El personaje de Branwell, el hermano menos conocido de las Brontë, resulta insoportable. Es cargante, obsesionado consigo mismo, egoísta y toda otra serie de epítetos, el causante de gran parte de los males que asolarán a su familia. No obstante, Powers refleja muy bien lo que es el amor fraternal mostrando los extremos a los que es capaz de llegar Emily para salvar su alma, ya que su cuerpo poca salvación tenía ya.

La coherencia y la lógica interna del libro requiere de la complicidad del lector, ya que el escritor estadounidense aúna tradiciones paganas con ritos cristianos y protestantes, sobre todo haciendo uso de esa sabiduría popular que protege del mal de ojo y de los espíritus fantasmales, deviniendo en una serie de rituales cotidianos de los que no se habla, pero que nadie se salta.

En general, My Brother’s Keeper no alcanza el nivel de las mejores obras de Powers, siendo menos ambiciosa y redonda, pero no deja de ser una novela escrito con oficio y entretenida.