The Last Hero

No entiendo por qué la trilogía The First Sister de Linden A. Lewis no ha tenido más repercusión al menos por estas tierras, siendo como es una space opera reivindicativa, llena de giros de guion y con un elenco de personajes carismáticos de esos que dejan huella. Afortunadamente, con la última entrega la autora no solo deja el listón bien alto si no que cierra las tramas con mucha solvencia, ofreciéndonos el final que una serie tan buena merecía.

Me perdonaréis que empiece por el final, pero es que me ha parecido maravillosa la forma en que se narran los últimos capítulos de la historia, con un ritmo frenético, apoyado por un aviso de la probabilidad estadística de la extinción de la humanidad pero a su vez empezando cada capítulo con una pequeña “reubicación” del lector que enlaza el final del anterior con el principio del siguiente facilitando el cambio de punto de vista. Es una decisión acertadísima en medio de la confusión de la última batalla para que el hilo de la historia siga siendo perfectamente distinguible.

La novela en sí es bastante continuista con las anteriores, pero como se dice normalmente, si algo funciona, no lo toques. Me interesa mucho como Lewis mezcla tropos muy utilizados en la ciencia ficción, como la singularidad o la manipulación genética para lanzar un mensaje que haga despertar nuestras conciencias. El elitismo y la separación de clases son tan evidentes en esta sociedad como para provocar una revolución, pero de no ser por la amenaza de una fuerza exterior no llegaría el cambio en el status quo. Pero también toca temas tan importantes como la familia (natural y encontrada), el cumplimiento de las expectativas puestas en ti por los demás o cómo conseguir abrir tu propio camino.

Los personajes son polifacéticos y dotados de una gran profundidad. Me entusiasma la evolución de todos ellos, desde Astrid a Hiro, desde Lito a Luce… Y la vía no ha estado exenta de sufrimiento y dolor. Los sacrificios que todos han de llevar a cabo son realmente titánicos pero en la mayoría de los casos consiguen mejorar. Aquí hay un mensaje optimista que no debemos pasar por alto, que puede servir como luz en la oscuridad.

También me ha gustado especialmente cómo algunos temas que aparecían en la primera novela influyen en esta última entrega, en la que vemos cómo todo o casi todo tenía una razón de ser que explicaba ciertos comportamientos que podían parecer anómalos.

En definitiva, esta novela es un broche de oro para una trilogía que no entiendo cómo no está todavía publicada en español. Editoriales españolas, echadle el lazo pero ya.

Miles Cameron anuncia dos novelas más en el universo de Arcanii Imperii

Me gusta cuando las buenas noticias vienen acompañadas de más buenas noticias. Así que cuando Miles Cameron desveló cuál sería la nueva cubierta de Deep Black, la continuación de Artifact Space, la alegría fue aún mayor cuando anunció también que había vendido dos nuevas novelas situadas en ese universo así como una recopilación de relatos para diciembre de 2023.

Esta es la cubierta:

Africa Risen

Me he dado cuenta de que hace bastante tiempo que no publico reseñas de antologías, principalmente porque ahora leo menos recopilaciones. Es una laguna en mis lecturas, porque muchas veces la ficción corta te da la intensidad que los relatos más largos no consiguen mantener, así que pensé en leer este Africa Risen, que además tiene unas premisas muy atractivas, ya que todos los autores son africanos o pertenecen a la Diáspora africana, lo cual les da un punto de vista distinto al que estamos acostumbrados. La labor de edición corre a cargo de Sheree Renée Thomas, Oghenechovwe Donald Ekpeki y Zelda Knight.

“The Blue House” de Dilman Dila

Es toda una declaración de intenciones comenzar una antología con un relato que mezcla ciencia ficción y fantasmas. En un mundo postapocalíptico, una robot sobrevive rebuscando en las antiguas construcciones humanas. Resulta muy curiosa cómo se muestra la toma de decisiones del ente como una lucha entre sus distintas subrutinas.

“March Magic” de WC Dunlap

Un relato bastante corto con un marcado tono político, en el que se entremezclan los hechos históricos con la influencia mágica.

“IRL” de Steven Barnes

No me apasionan mucho las historias que juegan con la realidad virtual como zonas de escapismo, pero creo que Steven Barnes ha conseguido equilibrar su cuento con la crítica a los volátiles mercados financieros y, sobre todo, a un sistema judicial totalmente manipulable por la riqueza.

“The Deification of Igodo” de Joshua Omenga

Omenga rompe un poco con la tendencia que tenía hasta ahora la antología con un estilo muy clásico, desgranando la leyenda de un rey que pretendió ascender a la divinidad.

“Mami Wataworks” de Russell Nichols

Mensaje ecologista sobre la necesidad de proteger los escasos bienes del planeta, en especial el agua pura. Situado en un futuro no muy lejano, donde la escasez y el valor del agua recuerdan a Dune.

“Rear Mirror” de Nuzo Onoh

Muy curiosa esta historia sobre zombis, o más bien sobre muertos andantes, pero sin violencia ni comer cerebros. Nuzo Onoh muestra el enfrentamiento entre las viejas creencias y el nuevo cristianismo, con un buen toque final.

“Door Crashers” de Franka Zeph

Un relato sobre viajes en el tiempo y el espacio por unos agentes entrenados específicamente para ello que también utilizan su cultura ancestral como protección. La idea de partida resulta más interesante que el desarrollo, que me ha parecido bastante truncado.

“Lady Rainbow” de Yvette Lisa Ndlovu

Con una de las frases más bellas que he leído en la recopilación: “el alma no podría tener arco iris si los ojos no tuvieran lágrimas”, un bello cuento sobre lo que significa ser humano cuando es una elección y no una imposición del azar.

“A Dream of Electric Mothers” de Wole Talabi

Buscar el consejo de una inteligencia artificial basada en los recuerdos de los antepasados puede no dar el resultado esperado.

“Simbi” de Sandra Jackson-Opoku

No he terminado de conectar con este relato sobre la esclavitud.

“Housewarming for a Lion Goddess” de Aline-Mwezi Niyonsenga

No es la primera vez que se usan las recetas de comida y las descripciones sobre lo que se hace en la cocina como hilo conductor de una historia, pero hay que reconocer que Aline-Mwezi Niyonsenga lo borda con los recuerdos de la protagonistas.

“A Knight in Tunisia” de Alex Jennings

Muy curiosa esta historia de superhéroes con estrés posttraumático, con regresados de las colonias espaciales que no se acaban de adaptar a la sociedad. Por si faltaba algo en esta excéntrica mezcla, también hay telepatía.

“The Devil Is Us” de Mirette Bahgat

Este cuento está muy centrado en mostrar cómo la ambición humana es la principal puerta de entrada para las fuerzas del mal, criticando de paso el expolio arqueológico.

“Cloud Mine” de Timi Odueso

La escasez de agua es un tema recurrente en Africa Risen, pero en esta ocasión Timi Odueso utiliza una aproximación diferente al mismo problema.

“Ruler of the Rear Guard” de Maurice Broaddus

Con un gran mensaje político como en gran parte de la obra del autor, en este relato se hace referencia a la llamada de “vuelta a casa” de los herederos de la diáspora y también a la idea de África como un continente unido para afrontar el futuro. Tiene bastante material para reflexionar.

“Peeling Time (Deluxe Edition)” de Tlotlo Tsamaase

Lamento mucho que el tono monótono y repetitivo del lector de este relato me haya impedido disfrutar de una de las autoras que más me llama la atención últimamente.

“The Sugar Mill” de Tobias S. Buckell

Es curioso como el autor deja sin nombrar al protagonista de la historia cuando claramente tiene muchas referencias a su propia persona, como el hecho de pertenecer a una familia de color pero no tener el tono de piel “adecuado”. Las desventuras de un agente inmobiliario tratando de vender una propiedad se mezclan con los hechos terribles que ocurrieron en la plantación durante la esclavitud.

“The Carving of War” de Somto Ihezue Onyedikachi

Terrorífico relato sobre la ausencia de una madre y sus consecuencias.

“Ghost Ship” de Tananarive Due

Un relato con un ambientación muy atractiva, un viaje en barco tratando de llevar contrabando a los Estados Unidos, pero con un final truncado que para mí desvirtúa las cualidades que le habian hecho destacar en un principio.

“Liquid Twilight” de Ytasha L. Womack

Un historia sobre pertenencia a un lugar mágico y cómo los espíritus afines se acaban encontrando tarde o temprano.

“Once Upon a Time in 1967” de Oyedotun Damilola

Fantasía de lo más clásica con hombres-zorro y el auténtico significado de pertenencia a una familia.

“A Girl Crawls in a Dark Corner” de Alexis Brooks de Vita

Durísimo relato sobre la mutilación genital femenina, debería llevar varias advertencias porque ha sido desagradabilísimo de leer. Es cruel, específico, descriptivo y lo peor de todo, muy realista.

“The Lady of the Yellow-Painted Library” de Tobi Ogundiran

Este relato de terror es uno de los más destacados de la antología, por lo cotidiano de su desencadenante y por cómo se va cocinando la maldición a fuego lento, sin obviar detalles escabrosos.

“When the Mami Wata Met a Demon” de Moustapha Mbacké Diop

Un cuento sobre el amor filial y la persistencia de las antiguas creencias.

“The Papermakers” de Akua Lezli Hope

Este relato gira entorno a la fabricación artesanal de papel para imbuirlo de magia pero también habla sobre sororidad. Bastante recomendable.

“A Soul of Small Places” de Mame Bougouma Diene y Woppa Diallo

Un cuento tremendamente poderoso sobre cómo proteger a las niñas de las violaciones, cómo la sociedad deja de ver lo que no le interesa y no las protege, así que de todo ese dolor surge un espíritu vengativo que saldará cuentas. De los mejores, si no el mejor, de Africa Risen.

“Air to Shape Lungs” de Shingai Njeri Kagunda

Un relato poético que no consigue hacer llegar su mensaje.

“Hanfo Driver” de Ada Nnadi

Este es un relato que no se toma demasiado en serio a sí mismo y que se lee con una sonrisa en los labios. Tiene algo de crítica al sistema de sobornos que parece estar implantado en Nigeria, pero al final solo habla de las locas ideas empresariales del amigo del protagonista.

“Exiles of Witchery” de Ivana Akotowaa Ofori

Hay una línea sutil entre la comedia y el drama, entre tomarse demasiado en serio y reirse de uno mismo. Esa línea es en la que hace equilibrio Ivana Akotowaa Ofori, en un relato que mezcla magia y ciencia, fantasía y ciencia ficción.

“The Taloned Beast” de Chinelo Onwualu

Descubrir una historia de maltrato aderezada con voces de los dioses no deja de ser duro.

“Star Watchers” de Danian Darrell Jerry

La labor de estudiar las estrellas exige sacrificios de por vida a todos los gemelos que nacen en una determinada cultura, aunque algunos de ellos no estén de acuerdo.

“Biscuit & Milk” de Dare Segun Falowo

Un épico relato de colonización espacial que supone un gran colofón a una antología algo irregular.

Creo que es importante conocer las nuevas voces así como las más contrastadas en el mundo de los géneros no realistas y Africa Risen es una muy buena oportunidad para ello. Hay relatos muy variados, aunque me gustaría que se hubiera realizado una selección que no incluyera tantos relatos relacionados con violaciones, un tema que me crispa mucho. O al menos que se hubiera avisado sobre ello (es posible que esto aparezca en la versión impresa, yo lo he escuchado en audiolibro).

Del audiolibro en sí, me parece una buena decisión tener un casting muy variado de voces, aunque algunas no hayan sido especialmente de mi agrado.

Children of Memory

¡Qué difícil es hacer lo que hace Adrian Tchaikovsky y qué suerte tenemos de que escriba género fantástico! Ya es complicado mantener el nivel de publicación del que hace gala el autor, pero es que además lo hace con una calidad media más que notable, ofreciéndonos siempre obras interesantes que le dan nuevos giros a la ciencia ficción y la fantasía.

Con Children of Memory vuelve a sorprender, ya que si esperabas otra historia de evolución de alguna especie gracias al virus que vimos en acción en las dos primeras entregas, te verás decepcionado. Y sin embargo, Tchaikovsky consigue volver a crear toda una nueva especie para que reflexionemos sobre lo que es ser en realidad, definiéndola en un momento del libro como un “simple” motor de resolución de problemas, pero indagando mucho más en un tema apasionante como es el autoconcepto. El hecho de que los individuos de esta especie no sean plenamente funcionales a menos que estén asociados por parejas me parece una idea deslumbrante.

Y todo esto sin dejar de embarcarnos en una lectura apasionante, aunque tiene un comienzo un tanto titubeante y extraño debido a la propia naturaleza del juego que propone el escritor al lector. Algunas veces he tenido que releer desde el principio algún libro porque pensaba que me estaba perdiendo y Children of Memory ha sido una de las obras que me han provocado esta sensación de extrañeza. Estos primeros capítulos, que recuerdan poderosamente a Planetfall de Emma Newman, solo están sentado las bases para todo lo que acontecerá después, pero he de reconocer que me resultaron algo confusos. También hay que hacer hincapié en que yo he disfrutado de la versión en audio del libro, lo cual añade una capa más de dificultad a la interpretación del libro, porque hay veces que se tienen lapsos en la lectura cuando tu cerebro divaga y en el caso de esta novela se paga caro. Sirva esto como aviso a navegantes, no como crítica a la labor desarrollada por Mel Hudson como lectora del libro, que es excelente.

Me parece que Children of Memory es una loa constante a la colaboración entre especies y al entendimiento entre los pueblos, aunque haya habido grandes impedimentos en el pasado para este trabajo en equipo y todavía haya recelo con algunos de los integrantes de los equipos.

También hay que reconocer que el recurso que utiliza Adrian Tchaikovsky para dar integridad a la novela puede resultar un poco tramposo una vez descubierta la realidad de la narración, pero creo que el escritor sale bien librado de este envite si se repasan esos primeros capítulos en los que ya deberíamos haber tenido un atisbo sobre lo que en realidad estaba sucediendo.

Además, utiliza con tanta maestría los recursos y la historia que nos está narrando es tan amplia que queda muchísimo espacio abierto para nuevas entregas de la saga, en el hipotético caso de que deseara continuar con esta línea de desarrollo. Y esa es una buenísima noticia para los fans del autor en general y lo de la saga Children of Time en particular.

The Red Scholar’s Wake

Hacía mucho tiempo que estábamos esperando una novela situada en el universo de Xuya, pero la espera ha merecido la pena. Aliette de Bodard nos ofrece con su última obra otra muestra más de su calidad como autora, utilizando elementos que ya se están volviendo habituales en su repertorio mezclados con esa madurez que está alcanzando como escritora.

Me gustaría hablar en primer lugar de las protagonistas, ya que la autora franco-vietnamita dedica mucho tiempo a la definición de estos dos personajes. Se va notando cierta tendencia en su obra respecto al uso de la dualidad entre humano y mindship como dueto que lleva la voz cantante, algo que ya pudimos ver en The Tea Master and the Detective o Seven of Infinities. Es una apuesta ganadora, ya que se presta mucho a contrastes entre las experiencias de las longevas naves y la inocencia de las jóvenes humanas. Sin embargo, la escritora no vuelve utilizar el recurso del retelling, aunque sí que se nota la influencia de la documentación sobre las piratas chinas del siglo XIX y prefiere contar una historia más romántica.

El apartado romántico es quizá el más destacado del libro, con una relación que comienza con un matrimonio de conveniencia para devenir en algo más. Sin embargo, a mí personalmente me ha gustado más la intriga política, la organización de un conjunto de flotas piratas con un código de honor capaz tanto de proteger a los más pequeños como de vender esclavos para su beneficio. Esta flagrante contradicción, es el germen de los problemas de fondo de una estructura de poder que se tambalea ante la amenaza del Imperio, atraído precisamente por las victorias de los piratas. Y es que se puede perfectamente morir de éxito si se consigue llamar la atención de los más poderosos.

Otros temas que forman ya parte del arsenal de Aliette de Bodard, como las relaciones con los hijos, el respeto a las tradiciones o el maridaje de culturas tienen aquí su aparición, con mayor o menor importancia en la trama.

The Red Scholar’s Wake es una deliciosa novela que hará las delicias de los seguidores de la escritora, que son legión. Además, como bonus añadido, en la edición a la que yo he tenido acceso viene el adelanto de la siguiente novela, A Fire Born of Exile, de la que yo no tenía conocimiento y que ha llegado para alegrarme el final de la lectura.

Cubierta de Rubicon

Ya sabemos cuál será la cubierta del nuevo lanzamiento de J.S. Dewes, titulado Rubicon, que Tor publicará el 28 de marzo del año que viene.

Esta es la sinopsis:

Sergeant Adriene Valero wants to die.

She can’t.

After enduring a traumatic resurrection for the ninety-sixth time, Valero is reassigned to a special forces unit and outfitted with a cutting-edge virtual intelligence aid. They could turn the tide in the war against intelligent machines dedicated to the assimilation, or destruction, of humanity.

When her VI suddenly achieves sentience, Valero is drawn into the machinations of an enigmatic major who’s hell-bent on ending the war—by any means necessary.

Mi traducción:

La sargento Adriene Valero quiere morir.

No puede.

Tras enfrentarse a una traumática resurrección por nonagésima sexta vez, reasignan a Valero a una unidad de fuerzas especiales junto con una inteligencia virtual de última generación. Podrían cambiar el curso de la guerra contra las máquinas inteligentes que buscan asimilar o destruir la humanidad.

Pero cuando su Asistente Virtual de repente alcanza la conciencia, Valero se verá arrastrada por las maquinaciones de un enigmático mando decidido a acabar con la guerra por los medios que sean necesarios.

Esta es la cubierta:

Cubierta y sinopsis de Hopeland

Siempre es buena noticia que se anuncien lanzamientos de autores que nos gustan, así que nos regocijamos con la nueva novela de Ian McDonald, Hopeland, que Gollancz publicará el 16 de febrero en Reino Unido y Tor en EE.UU. el 14.

Esta es la sinopsis:

Hopeland is not a nation. It is not a cult. It is not a religion.

Hopeland is a community. It is a culture. It is a family.

When Raisa Hopeland, determined to win her race to become the next electromancer of London, bumps into Amon Brightbourne – tweed-suited, otherworldly, guided by the Grace – in the middle of a London riot, she sets in motion a series of events which will span decades, continents and a series of events which will change the world.

Amon falls in love in that moment of chaos, but being loved by him can have a cost. And while Raisa has Hopeland, Amon has a family of his own, and they have their own secrets.

From rioting London to geothermal Iceland to the climate-struck islands of Polynesia, from birth to life to death, from tranquillity to terror to joy, Raisa’s journey will encompass the world. But one thing will always be true.

Hopeland is family.

Mi traducción:

Hopeland no es un país. No es un culto. No es una religión.

Hopeland es una comunidad. Es una cultura. Es una familia.

Cuando Raisa Hopeland, totalmente decidida a ganar el puesto de electromancer de Londres se encuentra con Amon Brightbourne (traje de tweed, de otro mundo, guiado por la Gracia) en mitad de una revuelta en Londres, pondrá en marcha una serie de eventos que durarán décadas, alcanzarán continentes y cambiarán el mundo.

Amon se enamora en ese momento de caos, pero recibir su amor tiene un coste. Y mientras que Rasia tiene Hopeland, Amon tiene su propia familia con sus propios secretos.

Desde la revuelta de Londres hasta la geotérmica Islandia a las islas arrasadas por el clima de Polinesia, desde el nacimiento de la vida hasta la muerte, de la tranquilidad al terror y a la alegría, el viaje de Raisa comprenderá el mundo. Pero algo se mantendrá verdadero.

Hopeland es familia.

Esta es la cubierta inglesa:

Esta, la cubierta norteamericana:

The Stars Undying

Aunque me gusta explorar otras mitologías o sucesos históricos que sean desconocidas para mí, siempre resulta agradable volver a terrenos más conocidos que nos resulten cómodos, como este retelling de la historia de Cleopatra de manos de Emery Robin, aunque en este caso se limita a su relación con Julio César, imagino que la parte de Marco Antonio quedará para futuras entregas. En el libro ya aparece su personaje, esta vez encarnado en mujer, pero su participación sin duda alguna será más importante en un futuro.

The Stars Undying juega muy bien sus cartas al situar el relato en el espacio, pero manteniendo muchos acontecimientos reconocibles para el gran público, sean apócrifos o reales. La escena de la alfombra, el enfrentamiento con su hermano por la sucesión o su visita a Roma. Pero también introduce cambios que son muy atractivos como cambiar a su hermano por una hermana gemela, con todo lo que ello conlleva.

Sin duda, la mayor aportación de la autora es la inclusión de la perla, una inteligencia artificial que supuestamente almacena el alma y la personalidad de Alejandro Magno, referencia imprescindible en la dinastía ptolemaica. En el planeta Szayet, el equivalente de Egipto, se le considera un dios y al portador de la perla, su Oráculo. Robin juega mucho a dejar a la interpretación del lector si nos hallamos realmente ante la personificación de Alejandro o ante una inteligencia artificial que se hace pasar por él.

Cuando entra en escena Matheus Ceirran, el Julio César de esta realidad, todo lo que estaba en un equilibrio bastante precario, acaba patas arriba. La relación entre Ceirran y Altagracia es pasional e intelectual a la vez, un duelo de personalidades y ambiciones muy atractivo. ¿Es la búsqueda de la inmortalidad algo posible y deseable?

The Stars Undying tiene varios niveles de lectura, dependiendo del conocimiento que de esa parte de la historia tenga el lector. Pero creo que es perfectamente disfrutable sea cual sea ese nivel, lo cual es un punto a favor de la propia obra.

Además, el formato en el que yo he tenido acceso al libro es audiolibro y he de decir que, si bien el trabajo de Esther Wane es encomiable, el de Tim Campbell es de quitarse el sombrero. Pocas voces son capaces de transmitir la emoción y el saber estar de un personaje maduro como Ceirran, con un empaque y una dicción que acarician el oído del lector. Un trabajo excelente.

Por desgracia, ahora nos toca esperar a la siguiente parte de la saga Empire without End, para saber cómo continúan las existencias de los personajes.

Neom

Disfruté muchísimo con la lectura de Central Station, así que cuando vi que se ponía a tiro Neom, una novela situada en el mismo mundo, no dudé ni un momento y me puse a leerla.

Nada más comenzar vemos que Lavie ha decidido cambiar el escenario bajándolo a la Tierra, a esa desconocida ciudad llamada Neom, capaz de atraer robots, humanos, drones… La ciudad está descrita a pinceladas, a través de los ojos del estupendo reparto coral que iremos conociendo en los cortos capítulos con que el autor ha organizado la obra, en una suerte de collage que atrae inmediatamente la atención pero que además tiene varias capas de lectura.

Tidhar aprovecha los conceptos que ya conocíamos de sus relatos anteriores para hacer referencias que harán las delicias del lector que ya conoce esta parte de su obra, pero que también sirven como gancho para el que se aproxime por primera vez a ella. El libro es perfectamente disfrutable como obra aislada, si bien es cierto que la recompensa por la fidelidad al autor también existe.

¿Qué se encontrará el lector que se adentre en Neom? Para empezar, la desbordante imaginación del israelí, capaz de crear terroartistas que pretenden perdurar en el tiempo con las atrocidades que comenten, arqueólogos que investigan ruinas que pueden atraparte en el tiempo, robots veteranos de guerra que como se sobrecalienten pueden convertirse en perfectos asesinos… Pero es una imaginación aunada con un dominio de la prosa estupendo, con el manejo de varios idiomas que le permite la creación de vocables que se ajustan como un guante a los nuevos términos que necesita para este mundo tan distinto y tan similar al nuestro.

Hablo de similitudes porque a pesar de estar situada en el futuro habla de temas tremendamente actuales, como la necesidad de gran parte de la población de tener muchos trabajos distintos para poder sobrevivir o la emigración, considerada como la última oportunidad para tanta gente.

Neom es una novela que me ha entusiasmado, así que no dudéis en haceros con ella conforme salga a la venta, estoy segura de que no os decepcionará.

Ocean’s Echo

Con lo que me gustó Winter’s Orbit ha sido una tremenda decepción leer Ocean’s Echo y ver que no lograba conectar con la novela en ningún momento. Vale que la única relación con la otra novela es estar situada en el mismo universo, pero la autora es la misma, algún parecido tendría que haber…

Unos experimentos llevados a cabo hace una generación dotaron a algunos humanos del universo de Ocean’s Echo de capacidades telepáticas. Los arquitectos son capaces de forzar a otras personas a realizar lo que ellos deseen y los vilipendiados lectores son capaces de leer los pensamientos. La combinación de ambos resulta de gran utilidad para la navegación espacial y es por ello que los más escasos lectores con suficiente poder son obligados a alistarse. No es de extrañar pues que la novela comience con las andanzas de un lector que vive a la fuga para no sufrir esta conscripción, a pesar de pertenecer a una de las familias más poderosas del mundo.

El otro protagonista es un arquitecto militar, de moral inquebrantable pero de problemática ascendencia que coarta sus posibilidades de ascenso. Las maquinaciones de las altas esferas, disfrazadas de casualidad, los pondrán en contacto y se verán obligados a fingir ser lo que no son para continuar con su vida.

La trama, como os habréis dado cuenta, parece un poco (o un mucho) de película alemana de sesión de tarde. Y es así si no fuera por el escenario galáctico y los poderes mentales, pero en el fondo es lo mismo. Everina Maxwell sabe cómo forzar las situaciones y cómo llevar a sus personajes de una situación a otra para que vayan descubriendo la verdadera personalidad del otro y que todo acabe como tenga que acabar, pero a mí no han conseguido convencerme. Me parece muy impostada la relación, muy alambicada la intriga y muy cansina la historia. No tenía ganas de seguir leyendo lo que les pasaba a estos dos, señal clara de que el libro no me estaba convenciendo.

Es más que probable que a otros lectores esos muros que a mí se me antojaban insalvables les resulten meros desniveles en el camino, que se centren en la historia de amor y les resulte atractiva, o que consideren que el mundo en que se desarrolla la narración merece la pena, pero a mí me ha resultado imposible.