The Galaxy, and the Ground Within

Cuando tu estado de ánimo no está muy boyante a veces es necesario volver a los lugares que sabes que te harán sentir cómoda y contribuirán a tu bienestar. Uno de esos lugares para mí son los libros de Becky Chambers, son como tomar un chocolate caliente arrebujada en una mantita.

Con esta cuarta entrega de la saga Wayfarers, la autora vuelve a un escenario muy pequeño y restringido, como ya hizo en A Closed and Common Orbit. Toda la novela tratará de la interacción durante un corto espacio de tiempo de tan solo cinco personajes y de estos cinco solo habremos conocido a uno con anterioridad, aunque fuera fugazmente. La estructura de la historia es por tanto minimalista, pero aún así Chambers logra tratar temas bastante universales con ese toque tierno que caracteriza su prosa. Y tampoco descuida la parte biológica a la que nos tiene acostumbrados con las definiciones de la morfología de cada especie representada en la novela, y cómo sus peculiaridades físicas influyen en su comprensión del exterior y, por ende, del resto de especies. Aunque se trata también de un constructo sociológico para que la escritora pueda dar voz a sus inquietudes, representando en las especies alienígenas distintos puntos de vista sobre la sociedad, la familia, las relaciones, la crianza… toda una serie de temas muy importantes y tratados con mucho respeto y cariño, de una forma muy «humana», aunque la presencia humana real en la novela es prácticamente testimonial.

Quizá sea importante destacar la presencia de un joven de una de estas especies alienígenas y el hecho de que se refieran a su persona con pronombres neutros, dando a indicar que cuando alcance la madurez será cuando pueda escoger libremente cuál será su sexo, sea macho, hembra o cualquier otra opción intermedia. Me gusta cómo está tratado este tema con total naturalidad, pero también con cierta intención didáctica cuando en el transcurso de una conversación se habla sobre algunos seres que tratan de influir sobre esta decisión y cómo esto puede resultar confuso para el afectado. Una forma maravillosa de promulgar la libertad de decisión ante las presiones del mundo exterior.

No he contado mucho de la trama porque la verdad, no hay mucha. Hay algunos puntos de inflexión pero realmente sirven para dar un nuevo giro de tuerca y dar a la autora más herramientas para seguir exponiendo las interacciones entre los personajes esta vez con un poco más de presión y urgencia, debido a las circunstancias. Y es que básicamente, los personajes de Chambers son buenas personas, aunque tengan puntos de fricción y por supuesto algún que otro encontronazo, aunque por lo general, todo es muy civilizado.

Aunque he leído por ahí que está era la última entrega de la serie, no descarto que Becky Chambers vuelva a explorar algún aspecto del universo Wayfarers, ya que le quedan cosas por contar.

Firewalkers

Es bastante complicado mantenerse al día de los lanzamientos de un escritor tan prolífico como Adrian Tchaikovsky, pero no por ello vamos a dejar de intentarlo. En este caso la escasa longitud de Firewalkers facilitaba la tarea.

Se trata de una obra sobre el cambio climático y sus consecuencias, aunque quizá más sobre el hecho de que ya sea irreversible y cómo se podría vivir después de la catástrofe. Hablamos de una ciencia ficción de futuro cercano y he de decir que bastante pesimista, con una crítica nada velada a las desigualdades sociales donde las clases altas siguen viviendo rodeadas de privilegios a salvo de las inclemencias meteorológicas y la inmensa mayoría de la humanidad ni siquiera tiene segura su próxima comida.

En este contexto seguiremos la actuación de los firewalkers del título, jóvenes que se arriesgan a enfrentarse al desierto y sus peligros para recuperar el funcionamiento de las instalaciones fotovoltaicas que todavía alimentan los resorts de los ricos. La ironía es sublime.

El problema que le encuentro a esta historia en particular es que está bastante deslavazada, con una sucesión de anécdotas que no parecen tener conexión entre sí. Aunque en los momentos finales si que vuelve a recuperar la tensión, la verdad es que la historia y los personajes no acaban de cohesionar en un todo atractivo. Me gusta el tono reivindicativo, pero realmente las soluciones que se dan son un tanto rocambolescas, movidas quizá más por una búsqueda de un final feliz que de una consecución lógica de acontecimientos. En la primera parte de la narración el autor también cae en una serie de repeticiones que entiendo son innecesarias y lastran el ritmo de la historia, que como ya he dicho es bastante corta y quizá por eso no se note en demasía esta reiteración.

Considero que hay libros del mismo autor bastante más recomendables que este Firewalkers, que a mí no me ha convencido.

Skyward Inn

Sabía cuando empecé a leer Skyward Inn de Aliya Whiteley que me adentraba en un tipo distinto de ciencia ficción del que estaba leyendo últimamente, más intimista y pausado. Creía que era lo que necesitaba en ese momento para cambiar de tercio y dejar un poco de lado las novelas repletas de acción que pocas veces invitan a la reflexión.

Es cierto que Skyward Inn está escrito de una forma bella y tranquila y que expone temas muy importantes como la necesidad de pertenencia a una comunidad y la identidad propia, pero lo hace mediante una metáfora un tanto forzada para mi gusto, con una aproximación poco sutil e incluso algo basta en el aspecto físico.

El libro está narrado en primera persona a través de los ojos de Jem, una humana que tras alistarse en el ejército y cumplir su servicio en las estrellas, vuelve a su lugar de nacimiento en Devon, en un protectorado que intenta reproducir una idílica vida pretecnológica, sin implantes y basada en el trueque. El elemento disruptivo con el que vuelve es Isley, uno de los aliens a los que se iba a enfrentar la Tierra, con el que mantiene una relación amorosa platónica por estricta petición del propio Isley. Una vez de vuelta en la Tierra, inaugura una taberna donde se sirve un tipo especial de bebida fermentada por Isley, que parece tener capacidades alucinatorias en los humanos.

Mediante flashbacks provocados por la ingesta de esta bebida y diálogos interiores vamos conociendo la historia de Jem y de la comunidad en la que se ha aposentado, así como la de Fosse, su hijo al que dejó atrás al cuidado de su hermano. Esta parte de la historia transcurre de una forma demasiado lenta, aunque permite anticiparnos en cierta medida a lo que está por venir.

La autora utiliza la figura alienígena para hacernos reflexionar sobre el miedo, justificado o no, a lo extraño. Y mediante las relaciones interpersonales nos hace comprender el delicado equilibrio que existe entre la necesidad de pertenencia al grupo y la individualidad, tanto en el aspecto de relaciones amorosas como en otro tipo de relaciones. Pero hacia el final de libro, las tornas van cambiando y lo que antes se dejaba vislumbrar de una forma más sutil y delicada ahora se muestra en todo su esplendor y casi casi horror. Me temo que no he llegado a terminar de conectar con la obra y estoy segura de que a otro tipo de lector podrá llegar a encantarle la novela, pero en esta ocasión la ciencia ficción más social no era para mí.

Anyone

Charles Soule vuelve a utilizar elementos de ciencia ficción para escribir unas novelas especulativas sobre la sociología y cómo cambiarían las relaciones interpersonales y la sociedad en general si cambiaran las reglas. Mientras que en The Oracle Year la premisa era el conocimiento de ciertos sucesos que iban a suceder en el futuro, en Anyone es la tecnología para cambiar mentes entre cuerpos la que dará lugar a toda la trama. Esta premisa, bastante utilizada en la ciencia ficción como en Carbono Alterado sin irnos muy lejos, viene aquí constreñida por ciertas limitaciones que Soule se impone para explorar las consecuencias de la aplicación de una tecnología desconocida hasta ahora.

La narración está dividida en dos momentos temporales, el momento en el futuro muy cercano cuando tiene lugar el descubrimiento casual de la tecnología y el otro unos 20 años después con una sociedad totalmente transformada por los cambios.

Anyone tiene muchos elementos de thriller, pero me interesa más el aspecto especulativo que deriva de la tecnología. La capacidad de cambiar de cuerpos podría acabar con el racismo y el sexismo, ya que nunca se sabría cómo es en realidad la persona con la que se está hablando. Se hace referencia de pasada al ahorro energético que supondría la posibilidad de evitar los viajes «en persona» a otros lugares del mundo cuando se podría hacer ocupando el cuerpo de otro ser. Pero al final, se queda un poco corto en este sentido y no se mete en la profundidad que a mí me hubiera gustado en este aspecto.

Afortunadamente, ambas tramas están bastante equilibradas y el autor mantiene cierto nivel de intriga sobre quién es quién en cada momento utilizando perfectamente el propio recurso que es el eje central de la novela, el intercambio de mentes. Aunque a partir de cierto momento la personalidad de la protagonista de la segunda parte de la trama resulta bastante obvia, el autor todavía se reserva un as en la manga para dar ese último giro, es vuelta de tuerca que acaba por cerrar la novela de un modo más que correcto.

Demon in White

Creo sinceramente que la saga Sun Eater, de la que este Demon in White es la última entrega por el momento, está pasando injustamente desapercibida entre los amantes de la space opera y la fantasía épica y no sé la razón. Entiendo que son unos libros de un volumen realmente considerable, pero si estás muy entretenido mientras los lees, ¿qué más da?

En esta tercera entrega, Christopher Ruocchio es capaz de establecer cuatro partes bastante bien diferencias en el libro de las que seguramente otro autor habría sacado otras tantas novelas, pero él las condensa en una sola. Y aún así, es capaz también de llevar a cabo una de las elipsis más traicioneras que recuerdo haber leído, robándonos una operación de infiltración increíblemente arriesgada y atractiva con un comentario tipo: «Si todo ha salido bien, ¿para qué quieres que te cuente cómo lo he hecho?» Si lo hubiera tenido a mano en ese momento, no puedo asegurar que hubiera salido bien librado.

Hadrian Marlowe, el protagonista supremo de toda la saga y narrador de sus hazañas, sigue acrecentando su leyenda venciendo en una batalla tras otra a los Cielcin (también nos las escamotea Ruocchio, pero esto se lo perdono porque en este libro hay batallas y enfrentamientos para dar y repartir). Se va creando a su alrededor un culto casi mesiánico, algo que se veía venir desde el principio, pero que puede suponer una amenaza contra el Emperador de la Humanidad. Aplicando la máxima de tener a tus amigos cerca y a tus enemigos aún más cerca, Hadrian es llamado a la corte, donde tendrá que navegar entre un mar de intrigas y adulaciones que puede poner en peligro su verdadera misión, su búsqueda de los secretos de los Quiet.

No es fácil comentar el libro sin hacer ninguna revelación sobre su contenido y tampoco sobre las dos anteriores entregas, pero sí que puedo decir que una buena parte de la novela transcurre en unos archivos, en un biblioteca tan magna que guarda secretos en sí misma y que habrá revelaciones que nos harán dudar de lo que sabíamos hasta el momento. Me gusta mucho como el autor enhebra referencias a la cultura «antigua» de la humanidad con la situación en la que se encuentra Hadrian, como una historia continuada.

En esta ocasión también tiene gran importancia el aspecto de ciencia ficción más especulativa con la relación con otras razas alienígenas y la comprensión de que el tiempo no transcurre de igual forma para todos. Esta parte resulta especialmente atractiva enlazándola con uno de los momentos cumbre de la segunda novela, explicando de forma muy reveladora el cambio al que se vio sometido su cuerpo a manos de la avanzadísima tecnología extraterrestre.

He comentado anteriormente que las batallas y los enfrentamientos también tienen una gran relevancia en esta tercera entrega, ya que podemos disfrutar de batallas espaciales, de luchas muy desiguales contra enemigos gargantuescos y tecnologías prohibidas. Estas escenas son muy atractivas e incluso cinematográficas, pero siguen siendo mis preferidas las revelaciones sobre la historia que se desconocía hasta ahora, la rebelión de las máquinas y su influencia en el devenir del Imperio. Todas estas referencias puede que os suenen a Dune ya que realmente no se puede negar que la influencia de esta obra se pude percibir en muchos de los pasajes del libro.

Si con estas alabanzas no os he convencido, ya no se me ocurre qué más hacer para que le deis una oportunidad a esta saga. Supongo que ayudaría que alguna editorial española se interesara por la obra, así que lo mismo hay que empezar una campaña de marketing…

Notes from Small Planets

Creo que el humor es una de las cosas más difíciles de escribir, porque es algo que puede parecer universal pero no lo es, ya que cada región o país tiene sus particularidades al respecto. Sin embargo, Nate Crowley ha conseguido con este Notes from Small Planets algo tan difícil como meritorio, escribir una guía de viajes sobre mundos fantásticos que subvierte los tropos del género sin llegar a caer en la repetición.

El formato elegido para el libro, con capítulos dedicados a cada mundo diferente favorece la lectura y el interés por cada exposición, siguiendo la estructura formal de muchas guías de viaje pero introduciendo algunos elementos que se podrían considerar trama, aunque sea de una manera sutil y casi inapreciable.

Floyd es el autor de este libro, donde va comentando sus diversos viajes haciendo hincapié en las especialidades de cada lugar, haciendo un completo comentario en campos como el culinario, el económico, las visitas recomendadas… Pero hay que reconocer que Floyd tiene ese punto de vista del hombre heterosexual blanco de mediana edad que hace turismo sin que las otras culturas hagan mella en él y creo que el autor juega con esto y con el contrapunto de Eliza, la editora de la guía. Eliza es una voz de cordura que interviene de vez en cuando en las parrafadas de Floyd y que es un contrapunto tan inteligente como divertido, de forma que acabarás deseando escuchar su voz.

Los distintos mundos que visita Floyd inevitablemente nos traerán a la mente universos muy conocidos dentro de los géneros de la fantasía y la ciencia ficción, así como de los personajes que esperamos encontrar allí. No es sorprendente que en SPACE! aparezca un trasunto de Zapp Brannigan que a su vez está inspirado en todos los famosos capitanes de naves espaciales que vienen a pacificar la galaxia. Tampoco debería pillarnos a contrapié la existencia de un mundo postapocalíptico con su Mad Max de turno, aunque en este mismo lugar encontraremos una cultura de primates evolucionados, una zona controlada por robots o los siempre socorridos zombies que no puedes faltar en el fin del mundo. Cada capítulo está dedicado a retorcer estos tropos fantásticos tan conocidos y quizá demasiado utilizados. Personalmente, me parece menos atractivo el capítulo dedicado a los piratas, por ser un tema que me alcanza menos pero no me cabe duda que el capítulo dedicado a las distopías juveniles donde cada cierto tiempo se derroca al gobierno corrupto para acabar cometiendo sus mismos errores hará las delicias de muchos lectores de género.

El audiolibro está narrado por varios actores, Aysha Kala, Richard Trinder y Jot Davies y he de decir que consiguen hacer un libro ya de por sí entretenido toda una experiencia auditiva. Si bien es cierto que la versión impresa tiene mapas que creo que deben ser un muy buen complemento al libro y que yo no he podido disfrutar.

The Ministry for the Future

Leer a Kim Stanley Robinson se está convirtiendo últimamente en un deporte de riesgo, por la necesidad de musculatura en perfecto estado para sostener sus voluminosos libros. The Ministry for the Future no es la excepción en esta tendencia, si no un paso más en la progresión.

No tenía muy claro que esperar de este libro, porque no parece que esa muy fácil escribir algo atractivo sobre funcionarios ministeriales, aunque ahí tenemos a Paco Roca y Guillermo Corral con su El Tesoro del Cisne Negro para dejarme por mentirosa. Creo que lo más importante sería aclarar que no se trata de una novela al uso, es más bien un ensayo novelado, como parece que le está gustan cada vez más escribir al autor. Resulta difícil pues valorar el libro ya que conjuga ambos géneros y no lo consigue hacer de forma homogénea. Como novela hace aguas por todas partes pero como ensayo es lúcido y clarificador aunque también inocente. Prefiero sinceramente quedarme con esa parte e ignorar un poco los idílicos paisajes suizos y los muchos comentarios sobre su forma de vida, al parecer inmejorable.

Estamos ante un libro sobre el cambio climático y sus consecuencias, el autor indaga en las causas que lo han provocado y posibles acciones para paliarlo e incluso hacerlo retroceder. En este sentido, es una lectura fascinante, ya que el principal culpable según Robinson es el capitalismo y sugiere usar las armas de las que los estados disponen para regular el mercado. Así mismo, resulta poco creíble cómo algunas de las soluciones se implantan sin apenas resistencia y dan resultados maravillosos. No me imagino a las grandes fortunas del mundo renunciando a sus ganancias y el hecho de que los terroristas ejerzan una labor de eliminación de malvados con precisión quirúrgica sin apenas consecuencias tampoco me entra en la cabeza, por poner algunos ejemplos.

Así que, salvando también este problema (se me van acumulando, KSR), ¿qué queda del libro que hace que merezca la pena? Las ideas y las explicaciones. Si decidimos leer The Ministry for the Future como no ficción, como un ensayo de futuro cercano, nos encontraremos con una obra que facilita la divulgación de conceptos que quizá no tengamos del todo claros y que aboga por reducir la huella de carbono individual y colectivamente. En este sentido, no puedo recomendar el libro como la novela que pretende ser y tampoco conozco los ensayos al respecto como para hacer una comparativa, pero al menos a mí me ha dejado mucho material para reflexionar, que quizá sea lo mejor que me pueda llevar de esta lectura.

There Before the Chaos

Tenía bastantes ganas de conocer la obra de K.B. Wagers y cuando vi que There Before the Chaos parecía ser el comienzo de una nueva trilogía, pensé que sería una buena puerta de entrada. Es por esta razón que ha resultado un tanto frustrante la lectura, porque no nos encontramos ante el primer libro de una saga si no ante el cuarto, camuflado de inicio de trilogía. Lo cierto es que el primer cuarto del libro se usa para situar al lector en un mundo que quizá desconozca, pero no es menos cierto que se desmenuza tan pormenorizadamente lo acontecido en los libros anteriores que espero que mi cerebro haya decidido borrar esa información por que si no, va a ser muy difícil leerlos sabiendo lo que ahora sé.

Salvando estos escollos que al fin y al cabo son culpa mía por no haberme informado adecuadamente, There Before the Chaos es una space opera bastante disfrutable. Señalaría como puntos fuertes los personajes, especialmente la emperatriz Hailimi Bristol, pero está perfectamente acompañada por todo un elenco de guardaespaldas, relaciones familiares y antiguos contactos que le dan mucha profundidad a la historia. El hecho de que el imperio Indrano sea un matriarcado lo hace aún más singular dentro del subgénero y aunque se quiera crear una tendencia para aumentar la presencia masculina en los órganos del gobierno, las excusas y razones que se presentan en contra nos sonarán conocidas aunque con los géneros invertidos.

Como digo, la narración gira alrededor de los personajes y sus relaciones afectivas, aderezadas por intrigas políticas pero haciendo especial hincapié en la lealtad y el honor, en el compañerismo. Es un libro que destila empatía por los cuatro costados, a pesar de que no todo sea color de rosa. El conflicto vendrá pues de un elemento externo, del enfrentamiento entre dos razas alienígenas que tiene lugar por causas poco claras, pero enconadas. De una manera un tanto sorprendente se solicita la intervención de la emperatriz como mediadora de unas negociaciones que parecen condenadas al fracaso desde un principio. También es muy de agradecer la representación de este complicado papel, en busca del equilibrio de oportunidades entre las distintas facciones pero sin menoscabo de la propia posición del imperio Indrano, en precario tras la guerra que se narra en la primera trilogía.

No quiero dejar de comentar la ambientación del imperio, que dentro de mi desconocimiento yo relacionaría con influencias indias, algo que no me atrevo a señalar con certeza debido a mi desconocimiento. Además, creo que es muy acertado el tratamiento que hace la autora del síndrome post-traumático, con unas descripciones que resultan realmente angustiosas al ponernos en la piel de quien las sufre.

Una space opera no lo parecería tanto si no hubiera enfrentamientos entre naves espaciales y también escenas de acción que están narradas de una forma muy correcta, aunque quizá resulten algo confusas en determinados momentos. Aunque se trata de un libro con una trama eminentemente política, lo que no deja de ser interesante. también.

No hagáis como yo y no empecéis a conocer a K.B. Wagers por aquí, ya que si este libro vale como muestra, sin duda merecerá la pena comenzar por el principio e ir descubriendo todo el universo que la autora ha creado.

Seven of Infinities

Aliette de Bodard lo ha vuelto a hacer. Ha creado un delicioso entretenimiento, situado en el Universo de Xuya pero haciendo suyos unos personajes conocidos, como hizo con Sherlock Holmes y el doctor Watson.

El elegido en esta ocasión será Arsene Lupin, el famoso ladrón. En su contrapartida en Xuya, Sunless Woods es una nave ladrona ya retirada, que se aburre como una ostra en la tranquilidad de su jubilación. La otra protagonista será Vân, una maestra de una acaudalada familia. Tanto Vân como Sunless Woods guardan sus peligrosos secretos pero se verán atraídas la una por la otra cuando un misterioso asesinato tiene lugar en la casa donde trabaja Vân, poniendo en peligro su medio de vida.

La ambientación es estupenda. Aunque no conozcamos para nada el universo en que se desarrollan este y otros relatos de la autora con unas leves pinceladas estaremos en situación. Pero es que si además tenemos algo de conocimiento de estos mundos, disfrutaremos de las pequeñas referencias, como la localización de Scattered Pearls Belt.

Sería reiterativo decir que la prosa de de Bodard es precisa y maravillosa, pero es que además en esta ocasión ha ido incluyendo nuevos elementos que quizá antes no se habían percibido en el universo de Xuya, como una creciente tensión sexual. El tratamiento del misterio me parece lo suficientemente contenido como para despertar interés sin necesidad de momentos excesivamente escabrosos y está perfectamente entrelazado con la cultura que conocemos del propio universo: el respeto por las tradiciones, el uso generalizado de implantes mentales con los conocimientos de los ancestros y las altas posiciones sociales que alcanzan los estudiosos más sobresalientes. Utilizando todos estos y elementos y las siempre presentes naves mente, tenemos ante nosotros un pequeño misterio y unas protagonistas que despertarán nuestra empatía desde el comienzo de la lectura. Me gustaría pensar que habrá continuación con estos mismos personajes y aunque Aliette no haya hecho mención en el futuro cercano a una nueva historia de Vân y Sunless Woods, la historia está perfectamente encauzada para ser continuada en algún momento.

Howling Dark

Llevaba tiempo detrás de leer Howling Dark de Christopher Ruocchio la segunda entrega de la saga Sun Eater, pero he de reconocer que la extensión de la obra me echaba para atrás. Saber que es un libro largo influye, pero intuir que se te puede «hacer» largo es aún peor, al entrar en el terreno de lo subjetivo.

En la primera entrega el autor soslayaba este problema con acción e intriga, desplegando un espectacular escenario con cambios de planetas y de situación, desde la infancia privilegiada del protagonista hasta su caída en desgracia como gladiador pasando por su labor como tutor, que no te dejaba distraerte en ningún momento. Sin embargo, en esta segunda entrega no ha optado por este camino. Ruocchio decide que la acción esté mucho más comedida, aunque la haya y se lo juega todo a la baza del sentido de la maravilla, a la exposición de variantes humanas que se encuentran tan alejadas de la línea base que prácticamente son una escisión. El despliegue de imaginación es apabullante y las revelaciones que tienen lugar sobre todo en el último tercio de la novela despiertan el interés del autor, pero hay que decir que algunos tramos no mantienen el nivel de atractivo que los demás. Algo normal en un libro de esta extensión, pero que con la primera entrega al menos a mí no me sucedió.

El protagonista de la historia continúa siendo Hadrian Marlowe, empecinado en su idea de llegar a entablar conversaciones de paz con los aliens Cielcin, esta vez en su papel de capitán mercenario. El comienzo de la historia puede resultar algo confuso porque han pasado varios años desde el final de Empire of Silence y el autor hace referencias a estos hechos pasados de los que no tenemos conocimiento. Pero una vez que pasamos esta confusión inicial, ya nos encontramos totalmente en situación para esta fantasía épica en un entorno espacial.

La novela tiene algo también de primer contacto, sobre la imposibilidad de entender a otras criaturas que han evolucionado de forma distinta a la nuestra. De hecho, en un momento de la narración se menciona que el hecho de poder hablar y comunicarse con los Cielcin es más un accidente casual que una característica normal en las relaciones con alienígenas. Esta idea me recordó, salvando muchísimo las distancias, a Solaris o Visión Ciega.

La comparación entre Hadrian, prácticamente un recién llegado al mundo y otro personaje con quince mil años de vida a sus espaldas es tan contrastada que resulta dolorosa, pero sin embargo, aún tienen un nexo en común: la curiosidad, la necesidad de saber. Me gusta mucho que se haga hincapié en este aspecto, en un libro que es más oscuro que el anterior y que no deja mucho lugar a la esperanza.

La relación amorosa que tiene lugar en la novela se me antoja un tanto superflua, pero quizá sea necesaria para la evolución del personaje. Lo que si me parece que está magistralmente reflejado es la historia de traición que se despliega ante nuestros ojos, cómo las maniobras políticas y la búsqueda de una ventaja temporal puede dar al traste con una posibilidad de entendimiento. El universo es cruel y aquí se refleja muy bien.

Creo que tendré que volver a reunir fuerzas y tiempo para acometer la lectura de la tercera entrega de la saga, ya que requiere mucha implicación por mi parte. Pero también pienso que merece mucho la pena.