Alcatraz versus the Knights of Crystallia

crystalliaHay algo que no se le puede negar a la serie de libros Alcatraz: son altamente adictivos. En esta tercera entrega, ya se le empiezan a ver las costuras a la trama y ciertas limitaciones a la hora de desarrollar la historia, pero aún así sigues leyendo porque estás muy entretenida.

Seguimos acompañando a Alcatraz Smedry tras los sucesos acaecidos en Alcatraz versus the Scrivener’s Bones. Por fin conoceremos el reino de Nalhalla, tierra natal de los Smedry, con su curiosa mezcla de castillos y magia. El joven oculator se verá envuelto en una compleja intriga política, ya que los malvados librarians están a punto de firmar un tratado de paz que sería muy ventajoso para ellos y no tanto para los habitantes de los Free Kingdoms.

Este libro tiene varios problemas. La voz escogida por Sanderson para narrar las aventuras de Alcatraz empieza a resultar cansina, ya que siempre utiliza los mismos recursos (romper la cuarta pared, burlarse de la fantasía, romper la tensión dramática cuando se le antoja…) y quizá se agradecería un cambio. Del mismo modo, se empieza a notar una tendencia que hace el desarrollo bastante previsible: le explican a Alcatraz cómo funciona un tipo determinado de cristal y ese cristal acabará siendo importante en el desarrollo de la trama, le explican cómo funciona alguna cualidad Smedry y terminará utilizándola… Esto hace que los giros en la trama se vean venir desde lejos y se pierda la frescura de las primeras entregas de la saga.

Parece lógico suponer que un tercer libro de una saga que tiene previstas cinco entregas sea de transición y creo que que éste es el caso de Alcatraz versus the Knights of Crystallia. Deja preparado el camino para el final de la historia y siembra el camino de pistas. Seguiré con los siguientes libros porque se leen (oyen en este caso) en un suspiro, pero espero una mejora sustancial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.