Drunk on All Your Strange New Words

Tengo la impresión de que cada vez leo menos ciencia ficción a pesar de ser mi género favorito, no sé si porque se publica más fantasía o porque los libros de ciencia ficción que me interesan cada día escasean más. El caso es que con Drunk on All Your Strange New Words hice una apuesta para ver qué me encontraba, aunque la premisa podía dar lugar a un libro humorístico que otra cosa… y no salió bien.

La novela está situada en la Tierra en un futuro no demasiado lejano, donde tenemos que hacer frente a las consecuencias del cambio climático. Pero aunque esto sirve como escenario de la historia, lo verdaderamente importante es la presencia de los alienígenas en nuestro planeta, con delegaciones que se dedican a la investigación de nuestra cultura, muchas veces incomprensible para los Logi.

Drunk on All Your Strange New Words está protagonizada por Lydia, la intérprete humana de uno de estos Logi, con la particularidad de que este trabajo de interpretación (casi de telepatía) tiene como consecuencia que el humano acabe desarrollando unos síntomas muy parecidos a la borrachera. Pero aunque esto le sirve al autor para alguna que otra broma, en realidad parece que lo introdujo en la novela para el juego de palabras del título.

El libro pretende ser un thriller post-contacto, pero se queda a medio camino de todo. Lydia avanza a trompicones en una investigación de asesinato que realmente le viene muy grande y la continuidad de la narración se basa tanto en las casualidades que llega a resultar cargante. No quisiera entrar en el terreno del spoiler, pero los giros y vericuetos del libro aunque sean inesperados no lo son por su novedad, si no más bien por que llueven del cielo sin venir a cuento y sin haber preparado anteriormente el terreno.

En un mundo constantemente vigilado y supervisado, exige demasiada suspensión de la incredulidad las carambolas que hacen avanzar la trama. A lo mejor Lydia te puede llegar a caer simpática, pero todo lo que sucede a su alrededor no consigue mantener el interés. No puedo recomendar el libro.

Locklands

Aunque la trilogía de los Founders empezó con un brillantísimo primer libro, para luego perder algo de fuelle en la segunda entrega, tenía bastantes esperanzas depositadas en la finalización de la trilogía. He de reconocer que en este libro vuelve a subir el nivel, pero no es el final épico que esperaba.

Han pasado ocho años desde Shorefall y Berenice, Sancia, Clef y los demás han organizado la vida de los que consiguieron huir de Tevanne utilizando todos sus conocimientos de la magia mediante la escritura para idear protecciones contra un ser que posee los cuerpos de muchísima gente.

Me ha parecido muy pero que muy original el uso de la mente colmena a lo largo del río, creo que en el mundo de la fantasía es la primera vez que me lo encuentro, no así en la ciencia ficción donde es un recurso más utilizado. También conoceremos más del pasado del algunos de los protagonistas, que hasta ahora había quedado oculto.

Sin embargo, el desarrollo de la acción que busca asombrarnos con las apuestas cada vez más altas se queda en un discurso grandilocuente pero vacío de contenido, porque las fuerzas que se enfrentan son tan poderosas, tienen tanta facilidad para modificar la misma realidad que al final pueden hacer lo que desean. El lector asiste al espectáculo de fuegos artificiales, pero no se encuentra inmerso en él en ningún momento. Quizá sea debido a la ingente cantidad de explicaciones sobre el sistema mágico y sus aplicaciones, o a que los enemigos que se enfrentan están tan por encima de la realidad que resulta difícil aprehenderlo.

Por otra parte, me parece maravillosa la relación entre Berenice y Sancia, cómo ha ido evolucionando con los años, y cómo son capaces de sacrificarlo todo por el bien común. Son un contraste tan grande respecto a los otros seres ultrapoderosos que pueblan el mundo que consiguen brillar con luz propia.

Creo que la trilogía merece la pena, aunque me parece una oportunidad perdida por parte del autor porque tras un comienzo fulgurante, ha ido perdiendo algo de chispa en las siguientes novelas.

Of Charms, Ghosts and Grievances

Aliette de Bordard continúa publicando obras que dan fe de su gran versatilidad como autora. Con Of Charms, Ghosts and Grievances nos presenta una novela corta fantástica que explora algo más el mundo mágico bajo el Sena de su trilogía Dominion of the Fallen, pero que es de lectura completamente independiente.

Decantándose más por el género fantasy of manners, algo así como fantasía de etiqueta o fantasía costumbrista, asistiremos a una nueva aventura del matrimonio formado por Asmodeus y Thuan. No nos hace falta haberlos conocido antes para caer rendidos ante su relación, aunque por supuesto algo ayuda. La autora, con muy breves pinceladas, pone en situación a los lectores neófitos y recuerda un poco la historia a los que ya habíamos leído las entregas anteriores.

En esta ocasión tendrá mucha importancia la presencia de niños a lo largo de toda la aventura, precisamente porque la pareja tiene que cuidar a uno cuantos familiares de corta edad cuando de repente se dan cuenta de que hay una niña de más participando en los juegos, solo que no se trata de una niña al uso.

Me gusta especialmente cómo la escritora nos enseña la forma que tienen los protagonistas de relacionarse con los niños, no desde una posición autoritaria o de fuerza, si no desde el cariño más puro y el intento de no ocultar la realidad a sus mentes en formación. Me parece un intento muy tierno y creíble de reflejar unas relaciones que no son para nada fáciles de mostrar sin caer en el tópico.

Toda la novela gira en torno al maltrato, no tanto físico como psicológico. La existencia de un fantasma que se descubre que murió de hambre, el uso de magia para vengar un amor no correspondido, la búsqueda de hasta el más mínimo recuerdo de la persona a la que se amaba para aplastarlo de forma inmisericorde… es una novela bastante dura en este aspecto, aunque la autora ha sabido endulzar el continente bien sea con situaciones cómicas, bien sea con la contraposición de actos desinteresados y magnánimos que nos muestran la otra cara de la moneda.

En cuanto a la prosa utilizada por Aliette de Bodard, sigue rayando a un nivel muy alto como nos tiene acostumbrados, pero es que empiezo a pensar que ella no es capaz de escribir mal.

Me gusta también que la investigación del misterio requiera la ayuda de otras personas con más especialización y conocimiento que la pareja protagonista y me parece un detalle delicioso que una de las personas consultadas sea una ex de Thuan, porque da mucho juego tanto su relación con el propio Thuan, que continúa siendo cordial como cuando conoce a Asmodeus.

Me parece un libro maravilloso y lo recomiendo encarecidamente.

Equinox

Equinox es una novela de fantasía que ha pasado bastante desapercibida, o eso me parece al menos, que ofrece una investigación sobre unas acusaciones de brujería en un mundo muy particular, cuya descripción supone la parte más interesante del libro.

David Towsey ha imaginado un mundo que se divide en dos, la noche y el día, en el que las personas comparte cuerpo destinadas a nunca encontrarse, ya que cada una dispone de la mitad del día para vivir mientras que su hermano o hermana espera pacientemente a que sea su turno. Aunque compartan el cuerpo, las personalidades, ocupaciones, relaciones amorosas… pueden ser y son totalmente independientes. Por ejemplo, el protagonista de la historia es Christophor un investigador del reino especializado en brujería, pero Alexander, su hermano-de-día, es un músico un tanto tarambana.

Los hermanos se verán obligados a desplazarse a una pequeña ciudad del sur para realizar a cabo una investigación de algo que parece claro que es brujería. A Towsey no le duelen prendas en describir los horribles resultados de los ritos a los que intenta poner coto, dando lugar a escenas tremendamente desagradables, aunque el resto del relato no tiene para nada ese componente cruel.

El libro está basado en esa dualidad inventada por el autor que le da bastante juego, ya que los sospechosos que actúan de una forma determinada durante la noche, al amanecer cambian totalmente por que es otra persona la que hace uso del cuerpo. Me resulta muy curioso que apenas exista comunicación entre ambos seres, ya que parece lógico suponer que se pudiera pasar información a través de un diario o algo así, pero es un recurso apenas utilizado.

Quizá se le pueda reprochar a Equinox que en ocasiones el ritmo de la lectura resulta demasiado pausado, aunque creo que la forma en que se van desvelando los acontecimientos es bastante correcta, dejando al lector espacio para que vaya haciendo sus propias deducciones. La prosa es elegante y hace que la historia fluya, ayudando tanto en la definición de los personajes como en los abundantes diálogos y soliloquios.

En definitiva, Equinox es un libro pausado sobre una investigación de brujería que gira en torno a un concepto bastante original que es el quid del libro, haciendo que sea una lectura recomendable.

Cloud Cuckoo Land

Cloud Cuckoo Land está publicada en español como Ciudad de las Nubes con traducción de Roberto Bravo de la Varga, aunque la versión que yo he leído es el audiolibro narrado por Marin Ireland y Simon Jones, que hacen un grandísimo trabajo.

Me apasionan los libros que cuentan historias que abarcan una grandísima extensión de tiempo y sin embargo están relacionadas para regocijo del lector, que ve como los indicios y atisbos que aparecieron al principio de la lectura tendrán algún significado cuando se haya avanzado más en ella. Del estilo de The Actual Star, por ejemplo, aunque Anthony Doerr utiliza aquí como hilo conductor las distintas versiones de una fábula antiquísima de un pastor que soñaba con habitar el mundo de las nubes y que pasó por burro, pez y finalmente pájaro.

Doerr consigue equilibrar muy acertadamente los distintos puntos de vista desde la toma de Constantinopla pasando por el mundo actual a una nave generacional en el futuro. Quizá por mi querencia natural hacia la ciencia ficción se podría sospechar que la historia que más me ha interesado ha sido esta última, pero no es cierto, porque como digo el autor ha sabido dosificar la información de forma muy inteligente y vemos que todas las piezas son necesarias para formar la obra completa.

Tampoco debemos obviar el hecho de que el relato está narrado desde los ojos de unas personas normales y corrientes que no deben destacar por nada en particular, pero que consiguen despertar la empatía del lector y que tengamos mucho interés en ver cómo se desarrollan los acontecimientos. El autor nos hace llegar una carta de amor a los libros y el oficio de narrar historias, desde la tradición oral hasta el uso de la tecnología más moderna. Y es que, aunque el medio varíe, la historia permanece.

El libro es largo, pero en ningún momento se hace pesado. Es posible que sea debido a la dosificación de los saltos entre cada época, sin llegar a abusar del cliffhanger, o simplemente a la capacidad narrativa el autor, pero se puede sentir cómo la historia fluye en todo momento sin atascarse.

Doerr no se deja en el tintero la crítica, tanto al despilfarro del sistema actual como al falso mesianismo que se imbuye en los jóvenes descontentos para transformarlos en terroristas. Tiene una vertiente ecologista bastante marcada, pero tampoco llega a ser un vehículo para indoctrinarnos.

He de decir que es un libro que me ha gustado muchísimo, el primero que leo de este autor pero estoy segura de que no será el último.

The Grief of Stones

The Grief of Stones es la continuación directa de The Witness for the Dead, así que seguiremos las andanzas de Celehar mientras desarrollas sus funciones como prelado y Testigo de los Muertos.

Katherine Addison ha logrado con solo dos libros (tres, si tenemos en cuenta The Goblin Emperor) crear un universo tan atractivo como calmado, convirtiendo la ciudad de Amalo en un remanso de paz y una oportunidad de relajación para el lector. Es una zona de confort en la que sabes lo que vas a encontrar y disfrutas del camino. Con esto no quiero decir que no haya momentos de tensión en la novela, ya que al fin y al cabo el protagonista es una especie de forense que habla con los fantasmas muertos en extrañas circunstancias, pero está escrito de una manera pausada y tranquila, no busca sorprender si no acompañar. Un amigo mío definió estos libros como slice of life, ya que acompañamos al protagonista durante varios días de su vida y vemos cómo va afrontando las diversas peticiones que le llegan a su despacho. Hay un misterio principal, pero está acompañado de otras solicitudes que complementan este relato como una suerte de mosaico que nos permitirá ver las perspectiva completa.

También resulta entrañable la red de amistades que ha ido tejiendo el protagonista, al que su propia modestia y falta de confianza en sí mismo coloca en situaciones algo incómodas, ya que es incapaz de comprender que haya gente a la que le importe su porvenir.

En cuanto a la prosa, se adapta muy bien a este ritmo cachazudo y parsimonioso, aderezado con mucha terminología inventada, sobre todo para el tratamiento formal entre las personas que dialogan que a veces puede resultar un tanto enrevesado, pero que no se convierte en un impedimento para el disfrute de la lectura.

También es cierto que el “misterio” en sí no es nada complejo y se puede incluso intuir cuál será el discurrir de la investigación, este libro es más de disfrutar el viaje que de llegar al final, de entretenerse en cada pequeño detalle y conversación. Un libro más que recomendable para reconfortar el corazón.

The Kaiju Preservation Society

Pasará bastante tiempo hasta que se estudien en profundidad los efectos que la pandemia y el confinamiento han podido tener sobre la sociedad en general y las personas creativas en particular, pero de lo que no cabe duda es de la repercusión que ha tenido en John Scalzi, ya que él mismo lo deja patente en el final de su libro The Kaiju Preservation Society. No es ni mucho menos el libro que tenía pensado escribir, pero es el libro que le sacó del bloqueo así que eso al menos habremos de agradecérselo.

The Kaiju Preservation Society es un libro alocado, entretenido, perfectamente olvidable y que encaja como un guante en la definición de “palomitero”. El autor homenajea a los grandes monstruos de las películas japonesas como Godzilla y Gamera, sacándose de la manga un mundo alternativo con una biología cuando menos ecléctica donde estas centrales nucleares andantes campan a sus anchas.

Scalzi no deja pasar la oportunidad de criticar a los megamillonarios y al sistema que permite que jueguen con cartas marcadas para que siempre ganen, aderezando todo con referencias ochenteras no muy veladas pero que resultan divertidas. Es una novela que se olvidará conforme pasen unas pocas semanas desde la lectura, pero que consigue completamente su objetivo de entretener y dejar que la mente divague librándose de pensamientos más oscuros.

Los personajes son bastante maniqueos, aquí no hay escalas de grises en las intenciones de unos y otros y desde el principio queda perfectamente cristalino quién es el malo y el bueno de la historia. Los diálogos son muy fluidos, como suele ocurrir en los libros de este autor, y las escenas de acción también son entretenidas, algo que resulta más fácil cuando hasta los parásitos de los monstruos (que tendrán un papel importante en la historia) te pueden sacar una cabeza.

En definitiva The Kaiju Preservation Society es una lectura amena y divertida, una novela para disfrutar en el momento aunque luego la olvides.

January Fifteenth

La premisa de January Fifteenth es que todos los estadounidenses reciben su UBI anual (Universal Basic Income, algo parecido al Ingreso Mínimo Vital) el 15 de enero y explora las consecuencias que esto pueda tener en su vida. Rachel Swirsky tenía en sus manos una idea muy buena para realizar una especulación sociológica de alto nivel, pero a mi entender se ha quedado demasiado en la superficie, dirigiendo su enfoque a los diversos puntos de vista que componen la obra pero sin adentrarse a fondo en ninguno de ellos.

Las cuatro perspectivas femeninas que nos enseña Swirsky son variadas, desde la madre que huyó con sus hijos de su esposa maltratadora a la joven embarazada que se siente atrapada por su comunidad religiosa, pasando por la periodista que tiene que informar sobre la jornada y la niña rica que celebra el día derrochando lo que le ingresa el estado.

Entiendo que el mensaje que quiere hacernos llegar la autora es que con el UBI se abren nuevas posibilidades para escapar de situaciones límites, pero centrándose tanto solo en estos personajes y no en el contexto general se pierde mucho del interés que había despertado la premisa en mí. No negaré que se aumenta la tensión y la empatía, pero como novela corta que es entiendo que había que decidir por un camino u otro y yo hubiera preferido mucho el otro.

Es un libro corto y tiene tintes realistas en el sentido de que sin duda alguna hecha la ley, hecha la trampa y se podría utilizar el UBI como fuente de ingresos para unos modelos de sociedad caducos. No es menos cierto que las constantes referencias a los impuestos que permiten esto resuenan con el estado actual en muchos países, pero en cierto modo queda como una adenda un tanto genérica.

También tiene mérito que en un espacio tan corto haya tenido cabida la representación LGBTQ+, escogiendo bien personas principales o secundarios no heteronormativos.

En definitiva, he de decir que me ha decepcionado un tanto January Fifteenth, pero creo que más por las expectativas que yo tenía puestas en la obra que por el libro en sí.

The Immortal King Rao

Decidí escuchar este audiolibro por la promesa de una especulación sobre el futuro de la Tierra con un cambio en las formas del gobierno, pero me he encontrado una historia que racanea en la especulación y que prefiere centrarse en las vivencias de una sola persona que cambiará el mundo, un trasunto de Steve Jobs al que conoceremos a través de los ojos de su hija.

The Immortal King Rao nos plantea dos líneas temporales, que nos permitirán conocer a fondo la vida del propio King Rao, desde sus orígenes en la India perteneciente a la casta de los intocables hasta su fulgurante ascenso como figura primordial en la creación de un nuevo orden mundial, basado en el crédito social y los designios de un todopoderoso algoritmo.

La mayor decepción que me he llevado es que la parte especulativa es bastante pobre, el cambio social ocurre prácticamente por que sí, no hay conflicto con ningún país cuando el poder pasa a los accionistas, que son todos los humanos de la Tierra. Es sencillamente inconcebible que un cambio de esas dimensiones apenas cause problemas y que solo una pequeñísima parte de los afectados decida salirse del sistema, aunque siguen viviendo a su sombra como una especie de colonia offshore que permite dar rienda suelta a los instintos más bajos y las necesidades no cubiertas por el algortimo.

No es que el libro esté mal escrito, es que en ningún momento consigue captar mi interés. Además, la historia de origen de Rao comienza con una violación marital que podría haberse avisado en algún lugar al principio de la novela, y la resignación de todos los implicados es totalmente deprimente, aunque reconozco que pueda ser realista.

Soneela Nankani hace una labor muy correcta como narradora del libro, pero no consigue compensar esta mezcla descompensada entre historia alternativa y distopía irrelevante.

Until the Last of Me

Hay que reconocerle a Sylvain Neuvel que tiene un estilo de escritura ágil y absorbente, capaz de tenerte pegado a sus páginas. Sin duda, le ayuda a conseguir este objetivo que la mayoría de sus obras están plagadas de diálogos y de acción, aunque también tiene algunos momentos, como los interludios de este mismo libro, para la divulgación. Until the Last of Me es la continuación directa de A History of What Comes Next, pero mientras que en la primera entrega las protagonistas hacían todo lo posible por acelerar la carrera espacial, en esta ocasión aunque se persigue el mismo objetivo la aproximación es totalmente distinta, casi arqueológica.

Y es que a pesar de que la misión es llevar a la Humanidad a las estrellas en el futuro es posible que la respuesta se encuentre en el pasado.

El ritmo de esta segunda entrega de la serie Take Them to the Stars es endiablado y a lo largo de sus más de trescientas páginas asistiremos a unos cuantos giros de los acontecimientos que no nos esperábamos. Me apasiona como Neuvel es capaz de mezclar situaciones y personajes reales con su mundo inventado para darle más consistencia y credibilidad, pero sobre todo me ha gustado cómo los personajes intentan liberarse de los papeles encorsetados que durante siglos y siglos habían interpretado sus antecesores.

También es de agradecer el guiño al lector que supone que cada capítulo tenga como título una canción y que haya creado una lista de Spotify donde se encuentran todas reunidas.

Es muy curioso que en vez de centrar su atención en los preparativos para la llegada a la Luna, quizá el momento más importante (y final) de la carrera espacial, Neuvel vuelque todos sus esfuerzos en hacernos entender lo apasionante que resultaron tanto el envío de las sondas Voyager como su periplo por las estrellas. Me lo imagino mientras escribía esas páginas con sus ojos brillando, porque se percibe en cada frase que es un tema que le apasiona.

¡Y todavía nos queda la última entrega por disfrutar!