Shorefall

Cuando leí Foundryside me encantó. Se trataba de una fantasía basada en un sistema de magia muy bien pensado y con unos personajes con los que se puede empatizar, lo tenía todo para triunfar. Y sin duda lo hizo, porque aquí tenemos ya la segunda parte, titulada Shorefall.

Robert Jackson Bennett apuesta desde el principio por un ritmo endiablado, una velocidad en la narración y en el desarrollo de los acontecimientos que hace que en un muy corto espacio de tiempo pasen muchas cosas. No estoy para nada en contra de esto, pero es cierto también que si se empieza pisando el acelerador es difícil mantener esa velocidad de crucero en una novela de 500 páginas. El autor sale airoso de este desafío, pero a lo mejor un poco de pausa al principio le hubiera favorecido a la hora de llegar al desenlace final y hacer un último sprint.

La acción se desarrolla en la misma ciudad, Trevane y con prácticamente los mismos personajes, pero la situación ha cambiado mucho. Los hechos acaecidos en la primera entrega de la saga han provocado pequeños cambios en la monolítica estructura social de la urbe y vemos cómo esa rígida composición se va resquebrajando poco a poco, en una búsqueda de cambio pausado en la sociedad. Es interesante cómo el autor plantea esta posibilidad para seguidamente descartarla, ya que gran parte del libro habla sobre las implicaciones filosóficas de lo que es la civilización y si sería posible una organización eminentemente buena, sin caer en la explotación, la esclavitud, la desigualdad…

Shorefall pierde algunos de los puntos que más interés me causaron en la novela inicial, ya que el sistema mágico no puede volver a sorprendernos de la misma manera y el plan para la «estafa» en esta ocasión que da como algo anecdótico. No es menos cierto que el alcance del conflicto en esta ocasión es mucho más grande, ya que no afecta solo a una parte de la ciudad.

Hay algunos momentos dramáticos muy bien narrados, como la culminación de la relación entre Gregor y su madre, y también se van desvelando algunos misterios que quedaron en suspenso con anterioridad. Algunas de las revelaciones no resultan ser tan sorprendentes como podríamos haber esperado, bien porque el autor ya se ha encargado de ir dando pistas o bien porque el lector está acostumbrado a andar ojo avizor en este tipo de novelas.

El final, como no podría ser de otro modo, nos deja en una situación límite para conocer cómo acabará la historia. A mí al menos me ha convencido para esperar ansiosamente la siguiente entrega.

Do you dream of Terra-Two?

Do you dream of Terra-Two? no es un libro fácil. La premisa es apasionante, una misión que sirva como cabeza de puente para la colonización de un mundo a una distancia asequible para una nave espacial, ya que el tiempo de trayecto estimado es de 23 años. Para este fin, la tripulación estará compuesta de una mezcla entre astronautas veteranos y noveles, para que cuando estos últimos lleguen al nuevo planeta, estén en plenitud de condiciones, mientras que los más experimentados quizá no lleguen pero han conseguido transmitir su conocimiento a los jóvenes.

La parte en la que se habla someramente sobre el durísimo entrenamiento al que se ven sometidos los candidatos recuerda a En órbita con Thomas Pesquet, pero con muchísima menos incidencia en la parte técnica y casi sin humor. De hecho, el principal fuerte de la novela son las relaciones interpersonales entre los distintos miembros que forman parte de la misión. El hecho de que sea al agencia espacial del Reino Unido la responsable de la misión dota de cierto tono británico a todo el conjunto, un poco en estilo stiff upper lip y flema total que hace que no acabes desarrollando del todo la empatía que podrías sentir por los protagonistas.

Y es que es difícil creer que los aspectos psicológicos que se consideran fundamentales para la convivencia en una nave espacial, como tan claro nos ha dejado Mary Robinette Kowal en las entregas ya publicadas de su serie Lady Astronaut, y que forman una parte fundamental de esta narración, tengan un resultado tan catastrófico. Entiendo la competitividad inherente a la formación de los futuros astronautas en esa carrera por ser elegido, pero los perfiles que finalmente llegarán a la misión son incongruentes con lo que sería imprescindible para una misión de tan larga duración. Entiendo que la psicología no es una ciencia exacta pero parece que han seleccionado lo mejor de cada casa para provocar conflictos.

El uso de una tercera persona alejada de los personajes también influye en este distanciamiento percibido por el lector. A pesar de los constantes cambios de personaje, el tono es siempre el mismo y emite cierta frialdad que quizá no sea la que necesitaba el libro. Se trata de una lectura un tanto aséptica, si me permitís la expresión y la verdadera «acción» no llega hasta el último cuarto de la novela. Seguimos interesados en el transcurrir de la aventura, pero de un modo desapegado.

Se pasa de puntillas sobre los aspectos técnicos que permiten tanto la expedición como la exploración previa del planeta de destino, que se considera un Edén lejano. Existe cierto aire místico que rodea al libro, incluso en el título, que puede resultar decepcionante para quien buscara un relato sobre una nave generacional. Este no es el entorno en el que nos movemos.

La ubicación temporal de la novela hace que podamos pensar en ella como una historia alternativa, ya que el lanzamiento de la nave tiene lugar en el año 2012. Es este un detalle aparentemente nimio, pero que ayuda a que la autora contextualice la situación de los astronautas.

En definitiva, Do you dream of Terra-Two? es un libro para una lectura sosesagada y en cierto modo distanciada del propio relato. Es difícil recomendarlo sin poder ubicarlo con exactitud, pero espero haber despertado vuestra curiosidad con la reseña.

The Oracle Year

Charles Soule es conocido por su labor como guionista de cómics pero también ha hecho sus pinitos como escritor en otros formatos. The Oracle Year fue su primera novela, con un ingrediente fantástico sobre el que gira toda la trama.

Un joven residente en Nueva York recibe en sueños una serie de predicciones que resultarán ser reales punto por punto. Con parte de esta información decide instaurar un sitio en Internet donde hará públicar parte de estas predicciones y poco a poco veremos cómo van influyendo no solo en su vida y en la de sus allegados, si no a escala global.

The Oracle Year es una novela simple y centrada, que no se va por vericueto alguno a la hora de contar una historia directa. Está escrita con oficio, libre de polvo y paja, pero dando siempre la sensación de responder a un plan prefijado de antemano. Quizá esta sensación es a la vez la principal ventaja y el principal inconveniente de la lectura. No estamos ante una disquisición sobre el libre albedrío como podría parecernos y la utilización casi constante de deus ex machina a lo largo de la historia pero principalmente en la segunda mitad puede resultar exasperante. Sin embargo, una vez aceptadas las reglas del juego que nos propone el oráculo, la novela se convierte en un entretenido thriller de consumo rápido y satisfactorio. Tiene sus momentos de acción con persecuciones automovilísticas y viajes contrarreloj en helicóptero, y también sus momentos de reflexión sobre el devenir del mundo en manos de los poderosos. Que el malo más malo de todo el libro sea un reverendo también resulta irónico, aunque su fe sea solo una fachada para el entramado económico que hay detrás.

Los personajes son bastante planos, pero cumplen su función perfectamente. Como ya digo, la novela consigue mantener tu interés sin ser un dechado de originalidad. Y es que tampoco lo necesita, basta con entretener.

Blood, Sweat, and Pixels: The Triumphant, Turbulent Stories Behind How Video Games Are Made

Llegué a este libro por recomendación de Pablo Rodríguez y como usuaria habitual de videojuegos, me llamó mucho la atención. El resumen del libro es:

Desarrollo de videojuegos = Crunch

Podemos hablar sobre el enfoque que Jason Schreier ha tomado para llegar a este axioma, que desde luego es muy entretenido. A través de la historia del desarrollo de 10 videojuegos con diferentes características pero con una marcada tendencia hacia el RPG, explica de una forma amena la dificultad intrínseca al desarrollo de videojuegos, que es la destilación perfecta de todo lo malo del desarrollo de software en general, pero agravado por el hecho de que el resultado final debe resultar divertido.

Cada capítulo tiene características particulares y son de interés variable, al menos en mi caso, según el conocimiento que tengas del juego al que se refiere. Aunque casi todos tienen el mismo hilo conductor, desde la concepción del juego al destino final del desarrollo, cada capítulo muestra un aspecto diferente y complementario. No se afronta igual un desarrollo desde un estudio independiente que desde una gran internacional y Schreier consigue articular muy bien estas diferencias.

Es un libro que se hace muy corto y que sirve para que pongamos en valor todo el esfuerzo que cualquier videojuego lleva detrás. Te quita las ganas que puedas tener de trabajar en el sector, a no ser que esa sea realmente tu vocación.

También es cierto que aunque el libro es de publicación relativamente reciente, en un sector tan dinámico correo el riesgo de quedarse desfasado bastante pronto. Hacer referencias al Baldur’s Gate y al Neverwinter Nights puede llegar al corazón de los jugadores algo más veteranos pero puede que la nueva hornada no los conozca (tampoco estoy al día como para hacer una afirmación así de tajante).

Sobre todo me han gustado algunos momentos que me han parecido geniales, como los desarrolladores de The Witcher III hablando de eliminar las misiones que parecen trabajos de FedEx (aquí supongo que las llamaríamos de SEUR) porque son un mal endémico en cierto tipo de juegos (y sí, te estoy mirando a tí, The Outer Worlds).

El libro se ha publicado en español como Sangre, sudor y píxeles este mismo año con traducción de Concha Fernández Álvarez.

The Hidden Girl and other Stories

No creo quede nadie por conocer la maravillosa obra corta de Ken Liu, sobre todo después de la publicación en España de El zoo de papel y otras historias y también los relatos que ha cedido para Cuentos para Algernon. Así que fue una maravillosa noticia saber que se iba a publicar otro recopilatorio de relatos suyos, escogidos por el propio autor.

En esta ocasión los cuentos tienen un marcadísimo tono de ciencia ficción de futuro cercano, de extrapolación de las tendencias actuales y su evolución en unas décadas. Es una decisión arriesgada escribir en este contexto, ya que los relatos pueden quedar desfasados al alcanzarles la realidad, pero la importancia del transhumanismo que emana de los relatos de Ken es algo más atemporal que esquiva esta amenaza de la que estaba hablando.

He disfrutado de este libro en formato audiolibro y me temo que en algunos relatos esta versión no aporta tanta información o al menos no la misma sensación que cuando leí los relatos en su momento. Me refiero a los relatos que utilizan emojis en su trama («The Gods…») algo que se ha soslayado más o menos con la descripción de los emojis. Pero el último relato de la recopilación, «Cutting», estaba pensado con un formato específico en mente y se nota.

Aunque normalmente analizo los relatos pormenorizadamente, en esta ocasión prefiero tratar la antología como un todo, para dejar que podáis descubrir cada misterio en cada relato sin disponer de mucha información a priori. Por ejemplo, os podría decir que «Maxwell’s Demon» es un maravilloso relato de historia alternativa sobre los horrores de la guerra y que en línea con «Mono no Aware» vuelve a la cultura japonesa, o que en «Seven Birthdays» vemos la evolución de una familia y por ende de la humanidad a través del tiempo con pequeños retazos de cada momento algo similar a la técnica usada en «Ghost Days», pero prefiero ver los temas generales que trata.

De los temas de futuro cercano que pueden ser los más habituales, el cambio climático solo está presente en «Dispatches from the Cradle: The Hermit—Forty-Eight Hours in the Sea of Massachusetts» mientras que la realidad virtual y la búsqueda de la trascendencia y la inmortalidad son fundamentales para muchos de los relatos, como «Altogether Elsewhere, Vast Herds of Reindeer» o «Staying Behind». Me parece estupendo cómo el autor es capaz de exponer los pros y contras de la virtualización de la humanidad y que nos haga pensar sobre si con tantas modificaciones seguiríamos siendo humanos o no. Además, habla sobre la ineludible resistencia al cambio que sin duda aparecería en algún momento y no hace juicios sobre qué sería lo adecuado, si no que lo deja al entender del lector, confiando en su inteligencia.

La trilogía de relatos relacionada con Maddie («The Gods Will Not Be Chained», «The Gods Will Not Be Slain» y «The Gods Have Not Died in Vain») me gusta más como conjunto que individualmente (sin desmerecer el mérito de cada relato), ya que resulta curiosa ver la típica estructura presentación-nudo-desenlace contenida en cada cuento y a su vez en el conjunto de relatos.

Aunque en general los relatos como digo son de futuro cercano, hay uno en particular que destaca por su rabiosa actualidad. Solo con el título ya nos podemos hacer una idea, por que «Thoughts and Prayers» por desgracia es una frase muy utilizada cada vez que aparecen noticias de tiroteos en EE.UU. Liu le da otra vuelta de tuerca añadiéndole capas, sobre todo de seguridad en internet y de protección contras los ataques de odio y cómo el ver solo la realidad que se ajusta a tus necesidades te puede volver ciego a lo que pasa a tu alrededor. Es un relato muy duro, pero necesario.

Hay más joyas ocultas en la selección realizada por Ken Liu, pero creo que cada uno de sus lectores podrá ir descubriendo cuáles son sus preferencias en esta colección eminentemente de ciencia ficción. Yo solo puedo aconsejar que os hagáis con él cuanto antes. O que esperéis a la edición de Runas, que ya ha confirmado su publicación en español.

Libro gratis: Pallas

El libro que nos ofrece este mes Phoenix Pick es Pallas de L. Neil Smith. Ya sabéis que se puede descargar pagando lo que se desee incluso de forma gratuita.

Esta es la sinopsis:

Ex-U.S.-Senator Gibson Altman rules the prison colony where everyone is expected to live by rules that govern every aspect of their lives.

​The inhabitants of the experimental colony survive in a society plagued by crime, corruption and despair, toiling endlessly at tasks they are appointed to. Altman lives a life of luxury, ruling the lives of the souls trapped within his experiment and brooking no opposition to mandate.

​However, Pallas, the terraformed asteroid, is also home to Curringer, a society in stark contrast to Altman’s prison. It is a community where individual freedoms are championed and men and women are free to live as they please.

​Emerson Ngu escapes from Altman’s prison colony and becomes a hero of Curringer. Altman is driven by a deep hatred of Emerson and his triumph and will do anything to get his revenge on him. But in the process will he also destroy his own daughter and even the world of Pallas?

Mi traducción:

El exgobernador de los EE.UU. Gibson Altman controla la colonia prisión donde se espera que todos cumplan las normas que rigen cada aspecto de sus vidas.

Los habitantes de la colonia experimental sobreviven en una sociedad plagada de crimen, corrupción y desesperación, realizando las tareas que les asignan. Altman vive una vida lujosa, mandando sobre las vidas de las almas a su cargo sin oposición.

No obstante, el asteroirde terraformado Pallas también es la sede de Curringer, una sociedad que contrasta con la prisión del Altman. Las libertades individuales son respetadas y los hombres y mujeres son libres de vivir como les plazca.

Emerson Ngu escapa de la prisión y se convierte en un héroe en Curringer. Altman odia profundamente a Emerson y su triunfo y hará cualquier cosa para vengarse. ¿Destruirá en el proceso a su hija y el propio mundo de Pallas?

The War of the Maps

He de reconocer que las circunstancias que han rodeado mi lectura de The War of the Maps no han sido las más idóneas, ya que mi incapacidad para concentrarme y la escasez de tiempo que dedicar a la novela han jugado en su contra. A pesar de todo me he encontrado con una novela sólida que juega con las modificaciones biológicas controladas o no en un mundo que comienza siendo una incógnita del que poco a poco se va desvelando su estructura.

El protagonista absoluto de la novela es el lucidor, una especie de investigador policíaco ya retirado, que vuelve a ejercer su función para capturar al que fue su némesis. Esta persecución le llevará fuera de su ciudad estado y servirá al autor para que el lector vaya descubriendo poco a poco las peculiaridades del mundo.

El lenguaje que utiliza McAuely es precioso. Si ya nos habíamos fijado en la palabra ecopoet en su novela Austral, en esta ocasión no solo hace hincapié en la creación de palabras, es que toda la prosa invita a disfrutar de su belleza. Me costó un poco al principio entrar en su juego, seguramente debido a esa falta de capacidad de concentración que comenté antes, pero una vez superado este obstáculo te puedes recrear en cada página.

Resulta muy interesante ir recopilando las migajas de información que nos vamos encontrando por el camino para hacernos una idea de cómo es el mundo en que vive el lucidor y cómo los recuerdos de la tecnología ya perdida se van entrelazando con una mitología única. Y qué decir de las posibilidades biológicas de los estudios de ADN, que en libro se identifican como mapas, pues al fin y al cabo son los mapas de la vida.

También entran en juego las capacidades que poseen algunos personajes para alterar sus alrededores. Algunos pueden convencer al resto de las personas de lo que quieran, o provocar daño en remoto o como el protagonista, anular estas capacidades en los demás. Estas cualidades podrían dar mucho más juego del que McAuley aprovecha, quizá porque en el fondo se trata de una novela con un protagonista en el crepúsculo de su vida, obsesionado por finalizar una labor que considera pendiente.

Hay periodos de tiempo en los que parece que no pasa nada y eso no le sienta demasiado bien a una narrativa ya de por sí bastante pausada. No es que esperara una novela de acción y aún así hay algunas escenas que se podrían considerar de estas características, pero en general el tono es reposado y en ocasiones, demasiado parado.

Me gustaría haber podido disfrutar de The War of the Maps porque creo que la novela lo merecía. Quizá vosotros, en otro momento, podais hacerle justicia.

The Order of the Pure Moon Reflected in Water

Zen Cho es una escritora que sigo de cerca, porque casi siempre consigue levantarme el ánimo y en estos tiempos esto es muy necesario. Además, cuando vi la preciosa portada de su nueva novela corta, no pude dejar de interesarme por ella.

The Order of the Pure Moon Reflected in Water está basada en la tradición wuxia, así que dado mi escaso conocimiento esperaba algo de fantasía y muchas artes marciales. Aunque hay algo de ambos contenidos, no conforman el eje principal de la historia. Realmente lo que nos cuenta es una pequeña fábula sobre identidad y pertenencia, basándose en la historia de una monja que por paradojas del destino acaba aunando su camino a un conjunto de bandidos, aunque ellos prefieran denominarse agentes de libre intercambio.

La prosa es ágil y fluida y debido en especial a su brevedad es una aventura que se lee en un suspiro. Tiene sus momentos de humor y algunos también de profunda ingenuidad, como corresponde a una fábula hecha para entretener y no para epatar. Es una obra ligera y entretenida, que puede servir como aperitivo entre otras lecturas de más enjundia.

Liquid Crystal Nightingale

Liquid Crystal Nightingale es una obra que parte de una premisa interesante, con bastantes buenas ideas pero que acaba resultando muy confusa, con una ejecución mejorable.

Aparte de cierta querencia en su nombre por la vocal e que ni Yennefer de Vengerberg, Eeleen Lee tiene varios relatos publicados, pero esta es su primera novela. Y como ya digo, esta bisoñez se nota en varios tramos de la lectura, cuando la acción se acelera y acaba resultando liosa, sin que quede claro ni los personajes implicados ni el resultado de cada situación.

Liquid Crystal Nightingale es una novela con toques cyberpunk, con sus modificaciones corporales habituales, pero también con el tono reivindicativo que ha caracterizado algunas novelas que se pueden englobar dentro de este subgénero. La elección por parte de la autora de ir mezclando dos líneas temporales de forma aleatoria tampoco favorece la claridad en la exposición, pero no es el principal inconveniente en la lectura. Lo peor, es que no sabemos dónde nos encontramos en cada momento.

Me gusta el tono reivindicativo de la historia, ese empeño en superar las desigualdades sociales que siguen aflorando en cualquier asentamiento humano. También el detalle de un nuevo arte marcial especialmente diseñado para su enseñanza en el centro politécnico que jugará un papel relevante en la trama y algunas otra ideas que mezclan mitología propia con otros relatos que nos resultarán algo más conocidos.

La trama detectivesca, no obstante, es bastante floja. Los detectives parece que no siguen pistas si no que se van topando con los detalles que harán avanzar su investigación. Son dos personajes que podrían haber tenido una química de contraste bastante interesante, pero su relación comienza a dar bandazos injustificados casi desde el comienzo.

A pesar de todas estas cualidades que se podrían extraer, el libro no termina de cuajar, seguramente por falta de experiencia por parte de la autora. Es por esto que no puedo recomendarlo.

The Seventh Bride

Es innegable la tendencia actual a volver a contar los cuentos clásicos añadiendo nuevos puntos de vista o cambiando algunos personajes o en general dándole la vuelta al concepto para ofrecer algo nuevo. Tenemos ejemplos en Aliette de Bodard con su The Tea Master and the Detective pero quizá la que más ha utilizado este recurso, con permiso de Bill Willingham, sea Naomi Novik.

Pues The Seventh Bride sigue estos mismos pasos, en un tono juvenil e inocente relatando la bastante macabra historia de Barbazul. Quizá por la misma naturaleza del cuento original, es uno de los menos adaptados. Pero T. Kingfisher (pseudónimo de Ursula Vernon) consigue volver un cuento terrible en una historia de apoyo y casi me atrevería a decir sororidad.

Todo comienza cuando Rhea, la hija del molinero, es prometida en matrimonio a un noble mucho mayor que ella. Pero claro, ¿quién le puede llevar la contraria a un noble? Esta normalización de la opresión y la futilidad de la resistencia es una de las ideas sobre las que gira la narración, que por otra parte es muy fluida. Definitivamente está escrita para un tipo de lector joven, pero no por ello deja de ser entretenida para un adulto. La magia está presente en todo momento, sin llegar a ser grandiosa si no más bien cotidiana. Los personajes son entrañables, principalmente la protagonista, pero también la relación que acaba entablando con su familiar o con las otras esposas con las que se encuentra una vez alojada en la mansión del noble. Estas otras esposas también tienen cada una su particularidad y su cruz por haber caido en las garras del noble, pero la aceptan de formas distintas. Uno de los pasajes más interesantes acontecen cuando la escritora nos describe las acrobacias mentales que una de las esposas realiza para justificar lo injustificable.

Es un libro sencillo y directo, con cierto aire de inocencia que hace su lectura aún más agradable. El final es un tanto abrupto, pero tampoco hacía falta alargar más una historia que ya en su origen era bastante corta. Muy entretenido.