Trece monos

Trece monosTrece monos es el esperado regreso de César Mallorquí a la literatura de género y es innegable que se trata de un gran regreso. Los cuentos contenidos en esta recopilación, de muy variada factura, merecen la pena en su mayoría por sí mismos, pero todos unidos forman una más que recomendable lectura.

El decimoquinto movimiento

Ya comenté este estupendo relato, una forma inmejorable de comenzar la recopilación. Es obvio que al releerlo se pierde algo de la sorpresa pero nos deja centrarnos en la forma encomiable en que está escrito.

Virus

Un cuento que desborda imaginación, que acaba siendo un poco tonto pero que aún así resulta divertido.

Cuento de verano

En su blog, César regala cada Navidad un pequeño relato de ambientación más o menos navideña, y este cuento es uno de ellos. Basándose en una historia archiconocida, la de mister Scrooge y sus fantasmas, pero dándole una de vuelta de tuerca bastante cruel nos encontramos con una historia que nos puede arrancar una sonrisa o una mueca.

El regalo

Otro de los relatos navideños del autor, aunque en esta ocasión sea más corto y a mi entender, bastante previsible.

El muro de un trillón de euros

Muy curioso este relato seleccionado para una antología europea por Andreas Eschbasch. Aunque predomina la nostalgia, me gusta mucho la forma de afrontar la historia de unos ancianos que ven prolongada su vida mediante técnicas artificiales, pero que prefieren refugiarse en sus recuerdos antes que afrontar la realidad.

Fiat tenebrae

La historia subyacente a este relato me recuerda poderosamente a otro también basado en las teorías de Pierre Teilhard de Chardin, aunque soy incapaz de situarlo. Pero a pesar de las similitudes, las variaciones son los suficientemente interesantes como para resistir la comparación.

La isla del cartógrafo

Romántico cuento sobre el único regalo que un pobre cartógrafo puede dedicar a su amada, una isla inventada.

Ensayo general

Esta historia es casi un chiste, que tiene algo de gracia pero que tampoco es memorable. El niño Jesús y los magos de oriente en otra versión.

El jardín prohibido

Bastante obvio, lo mejor de «El jardín prohibido» es la ambientación donde está situada la acción.

Océano

Curiosa aproximación a la creación de la inteligencia artificial, con cierto tono mesiánico que no me acaba de convencer.

Cien monos

Otra broma del autor para los lectores, esta mucho más afilada que las anteriores que acabará dando nombre a la antología.

Todos los pequeños pecados

Imposible no leer este relato sin acordarse de la serie Me llamo Earl, con la búsqueda del protagonista de remedar errores del pasado.

Naturaleza humana

Un muy buen final de la antología, con una historia conspiranoica de mayor profundidad de la esperada y con un final muy duro.

Merece la pena hacerse con esta antología. Si no la tienes, no sé a qué estás esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.