Tiempo de sembrar piedras

sembrarpiedrasA pesar de haber leído casi todas las novelas publicadas por el escritor Tim Powers, he de reconocer que su ficción breve era una gran desconocida para mí. Con ocasión de la recopilación publicada por Gigamesh decidí poner remedio a este fallo con la colección de los que, según afirma el propio autor, “son sus mejores relatos”.

Dondequiera que se oculten

Aunque Powers es principalmente conocido por su faceta fantástica, también tiene algún relato que se puede considerar ciencia ficción o que al menos contiene elementos de ciencia ficción.  El tratamiento de los viajes en el tiempo para cambiar la historia es corriente en estas historias, pero la ambientación y el “anclaje” del viajero me parecen muy interesantes.

Un alma embotellada

Curioso relato en el que el autor vuelve a exponernos algunas de sus obsesiones (presencias fantasmales, escritores malditos, influencia del alcohol en lo sobrenatural). Me encanta que el protagonista se gane la vida con la compra venta de libros antiguos que rebusca por los mercados de ocasión y que este hecho sea pertinente para la narración. Muy recomendable.

El camino de bajada

El precio de la inmortalidad es arrancar el alma de un nonato para ocupar su lugar. Un precio que algunos elegidos están más que dispuestos a pagar para continuar su existencia a lo largo de los siglos. Éste es el terrorífico punto de partida del relato “El camino de bajada” donde tiene lugar una reunión de estos seres, parásitos de los efímeros humanos.

La historia está muy bien llevada, con algunas escenas de miedo psicológico, sobre todo por la depravación de estos seres y su utilización como simples carcasas de los humanos.

El reparador de biblias

Dejar a los seres queridos atrás es siempre una acción muy difícil, pero apegarse a los recuerdos es aún peor. En este relato se nos ofrece condensado el modus operandi del autor estadounidense en su relación con los fantasmas pero también una ventana de esperanza para superar los miedos a la muerte.

Salvación y destrucción

De nuevo el protagonista es un experto en libros antiguos, que recibe el legado de una escritora que se suicidó años atrás. Cuando se pone en contacto con la albacea de la obra, comprenderá que en esta ocasión este negocio es distinto a los que está acostumbrado.

Me gusta  la idea de las distintas líneas temporales  y la posibilidad de futuros dispares según las acciones que se realicen en el presente que afectan al pasado.  Es fascinante que la traducción conlleve consecuencias tan terribles para el traductor, pero desgraciadamente la longitud de la obra no da pie a que se explore en profundidad la naturaleza mágica de los viajes en el tiempo o de las obras sumerias que se mencionan, por lo que la historia queda demasiado esquemática.

No tengo muy clara la traducción del título del relato, originalmente “Salvage and demolition” como “Salvación y destrucción”.

Tiempo de sembrar piedras

Situado en el tiempo que transcurre entre The stress of her regard y Hide me among the graves, gracias a este relato podemos conocer la historia de Trelawny y su esposa, mencionada en la segunda obra (recientemente traducida al español).

Es precisamente por esta relación tan estrecha con los otros dos libros que no se disfruta de la lectura totalmente si no se conoce toda la mitología del autor respecto a los nefilim. Pero si se han leído las otras obras, esta pieza encaja perfectamente en el puzle del autor, resultando en una lectura agradecida y no muy exigente.

En conclusión, esta breve antología es un complemento perfecto para los lectores a los que ya guste Tim Powers, pero no sé si la recomendaría como una puerta de entrada a la obra de este autor. Sus mayores virtudes (y algunos defectos) son más visibiles en obras de mayor extensión, que conforman el grueso de sus trabajos publicados.

Comparte y disfruta

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *