Demon in White

Creo sinceramente que la saga Sun Eater, de la que este Demon in White es la última entrega por el momento, está pasando injustamente desapercibida entre los amantes de la space opera y la fantasía épica y no sé la razón. Entiendo que son unos libros de un volumen realmente considerable, pero si estás muy entretenido mientras los lees, ¿qué más da?

En esta tercera entrega, Christopher Ruocchio es capaz de establecer cuatro partes bastante bien diferencias en el libro de las que seguramente otro autor habría sacado otras tantas novelas, pero él las condensa en una sola. Y aún así, es capaz también de llevar a cabo una de las elipsis más traicioneras que recuerdo haber leído, robándonos una operación de infiltración increíblemente arriesgada y atractiva con un comentario tipo: «Si todo ha salido bien, ¿para qué quieres que te cuente cómo lo he hecho?» Si lo hubiera tenido a mano en ese momento, no puedo asegurar que hubiera salido bien librado.

Hadrian Marlowe, el protagonista supremo de toda la saga y narrador de sus hazañas, sigue acrecentando su leyenda venciendo en una batalla tras otra a los Cielcin (también nos las escamotea Ruocchio, pero esto se lo perdono porque en este libro hay batallas y enfrentamientos para dar y repartir). Se va creando a su alrededor un culto casi mesiánico, algo que se veía venir desde el principio, pero que puede suponer una amenaza contra el Emperador de la Humanidad. Aplicando la máxima de tener a tus amigos cerca y a tus enemigos aún más cerca, Hadrian es llamado a la corte, donde tendrá que navegar entre un mar de intrigas y adulaciones que puede poner en peligro su verdadera misión, su búsqueda de los secretos de los Quiet.

No es fácil comentar el libro sin hacer ninguna revelación sobre su contenido y tampoco sobre las dos anteriores entregas, pero sí que puedo decir que una buena parte de la novela transcurre en unos archivos, en un biblioteca tan magna que guarda secretos en sí misma y que habrá revelaciones que nos harán dudar de lo que sabíamos hasta el momento. Me gusta mucho como el autor enhebra referencias a la cultura «antigua» de la humanidad con la situación en la que se encuentra Hadrian, como una historia continuada.

En esta ocasión también tiene gran importancia el aspecto de ciencia ficción más especulativa con la relación con otras razas alienígenas y la comprensión de que el tiempo no transcurre de igual forma para todos. Esta parte resulta especialmente atractiva enlazándola con uno de los momentos cumbre de la segunda novela, explicando de forma muy reveladora el cambio al que se vio sometido su cuerpo a manos de la avanzadísima tecnología extraterrestre.

He comentado anteriormente que las batallas y los enfrentamientos también tienen una gran relevancia en esta tercera entrega, ya que podemos disfrutar de batallas espaciales, de luchas muy desiguales contra enemigos gargantuescos y tecnologías prohibidas. Estas escenas son muy atractivas e incluso cinematográficas, pero siguen siendo mis preferidas las revelaciones sobre la historia que se desconocía hasta ahora, la rebelión de las máquinas y su influencia en el devenir del Imperio. Todas estas referencias puede que os suenen a Dune ya que realmente no se puede negar que la influencia de esta obra se pude percibir en muchos de los pasajes del libro.

Si con estas alabanzas no os he convencido, ya no se me ocurre qué más hacer para que le deis una oportunidad a esta saga. Supongo que ayudaría que alguna editorial española se interesara por la obra, así que lo mismo hay que empezar una campaña de marketing…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.