Expiration date

expirationdateAunque Tim Powers es uno de mis autores favoritos, en algunos libros se pierde en su propia complejidad y da lugar a obras menores como la que tenemos entre manos.

La historia transcurre en los años 90 en Los Ángeles. Kootie, un niño de 11 años que se plantea abandonar su casa comete un último acto de rebeldía contra sus inusuales padres destruyendo un busto de Dante que había en su casa y huye con su extraño contenido, el fantasma de Edison. Con esta acción desencadenará una persecución que durará prácticamente toda la novela y nos llevará por los mundos de magia mezclada con la historia que tanto seducen al ganador del World Fantasy Award.

No cabe duda de que la labor de documentación que realiza el autor para cada novela es encomiable y que respeta cada hito histórico conocido para ajustarlo a su narración. Sin embargo, sus mayores cotas de éxito las consigue cuando es el propio protagonista el que es un personaje histórico, como Christina Rosetti en “Hide me among the graves” o Kim Philby en la fabulosa “Declara”. En “Expiration Date”, no obstante, aunque se insertan hechos de la vida de Houdini y de Edison el resultado no es tan redondo.

Otros hechos recurrentes de la mitología de Tim Powers aparecen desdibujados (la influencia del alcohol, el uso de velcros en vez de botones…), en favor de una “semitecnología” que me parece muy traída por los pelos pero que es un recurso quizá lógico cuando aparece Edison como personaje.

El principal problema de la novela puede ser que las distintas líneas argumentales que han de encontrarse lo hacen muy tarde, cuando ya casi han pasado dos tercios del libro, haciendo que el final sea precipitado y confuso. Aunque tampoco se puede desdeñar que las frases de los protagonistas que hablan español deberían haber recibido un poco más de atención, ya que tienen faltas de sintaxis y ortografía que resultan sorprendentes en un autor tan minucioso.

En definitiva, una obra fallida recomendable solo para los fans del autor.

WW2.2 Perro amarillo

Ww-6-En anteriores entregas de la serie ucrónica World War 2.2 nos encontrábamos con distintos escenarios europeos, pero en este sexto tomo saltamos al teatro de operaciones del pacífico, en concreto a la ciudad de Pekín.

La historia es muy diferente a como la conocemos, desde la muerte de Hitler antes de la guera las alianzas de poder son distintas a las habituales: los rusos siguen aliados con los nazis y los americanos aúnan esfuerzos con los japoneses, que se baten en terreno chino. Es en este contexto donde un teniente americano, Hayward, es destinado a Pekín para hacer de intérprete en las negociaciones.

Aunque este cambio de aires me hizo pensar al principio que la serie iba a mejorar en esta entrega, nada más lejos de la realidad. En este caso no es que el guión falle, es que me resulta repugnante. Sin ánimo de destrozar la trama, se nos presentan una serie de vejaciones que me revuelven las tripas, con unas imágenes en ocasiones rozando el gore. Definitivamente, no es un tebeo para estómagos sensibles.

Me estoy planteando seriamente comprar o no la última entrega, seguramente lo haré por completismo, pero este sexto cómic me ha quitado las ganas.

Mongoliad

mongoliadAunque el proyecto Mongoliad parecía interesante en un principio, no me decidí a apuntarme a esta especie de serial por entregas que habían ideado varios autores, entre los que sobresalía Neal Stephenson. Sin embargo, una vez que se finalizó el proceso y como resultado final se publicaron una serie de libros, sí que me acerqué a la primera entrega en español de este título, situado en una Europa medieval en la que el avance de las hordas mongolas está en Hungría y aún no se ha visto frenado.

Lo primero que me interesaba saber era qué resultados había tenido la homogeneización de estilos, ya que una novela en la que han intervenido tantas manos necesita una cuidadosa labor de edición, para asegurar que no haya errores de continuidad, de estilo… Un trabajo que se ha llevado a cabo en esta primera entrega de una forma muy acertada, han conseguido incluso reprimir los infodumps de Stephenson, algo muy meritorio.

También me interesaba la narración de las escenas de combate, punto fuerte de Mongoliad, ya que los autores llevaban a rajatabla el realismo en el combate y las descripciones son tan detalladas que a veces dan ganas de repetirlas en vivo para ver si son realizables (algo que sin duda habrá hecho Greg Bear y compañía). En este punto he de decir que a veces el detallismo resulta excesivo.

Los diversos puntos de vista narrativos no llegan a entremezclarse nunca, aunque se supone que como los personajes comparten un destino en algún momento lo harán. Hay muchos, muchos protagonistas y aunque algunas historias nos llamen más la atención que otras, los capítulos acaban todos o casi todos en un oportuno cliffhanger folletinesco que hace que no podamos dejar de pasar páginas.

De estos protagonistas, hay de todo, como en botica. Desde el caballero tocado por Dios que se cree en misión divina, hasta la prisionera china que enseña las sutilezas de la corte a un visitante mongol… el abanico es muy amplio e interesante. Precisamente las dos mujeres que aparecen, Cnán y Lian, me parecen las más llamativas, por su bagaje y su participación en la trama.

En cuanto a la historia, esta primera entrega se queda corta, muy corta. Apenas hemos comenzado a entrever las motivaciones de los numerosos personajes cuando ya se acaban las casi 500 páginas de la edición española. ¿Es esto un problema? Pues por desgracia, sí, porque no sabemos cuál va a ser la continuidad de la edición de Mongoliad en español. Esperemos que se publiquen todas las novelas.

W.W.2.2 Una odisea siciliana

WW2-5Cuando parecía que la serie estaba remontando tras Secret Service Eliminar a Vasili Záitsev nos llega otra entrega que vuelve a bajar el listón de esta ucronía de la Segunda Guerra Mundial.

El objetivo de los aliados en este momento es la Italia fascista de Mussolini. Pero dentro de la península italiana existe un poder, no muy en la sombra, que pretende regir los destinos del mundo. Cuando el Vaticano fue bombardeado de forma accidental por los estadounidenses, también acabaron con la vida del Papa Pío XII y ahora hay que elegir un sucesor para la silla de San Pedro.

En este contexto, la Iglesia impide el fusilamiento de un desertor italiano para encargarle una misión secreta relacionada con unos documentos que se encuentran en el fondo del mar. El equipo destinado a este trabajo tendrá que esquivar por una parte la planeada invasión de Italia por las fuerzas aliadas y por otra los planes de venganza personales de un fascista italiano que persigue al desertor.

Aunque así contado puede parecer interesante, el guión que nos presenta Luca Blengino es retorcido y embrollado, y el intento de acabar la historia en una suerte de serpiente Uróboros donde el final y el comienzo se dan la mano, no lo consigue rompiendo la simetría con las últimas paginas.

En el apartado gráfico del Vecchio cumple con su función pero no destaca en ningún aspecto y algunas veces la caracterización de los personajes es tosca y apresurada.

Esta serie sufre unos altibajos muy exagerados, es buena idea que cada tomo lo haga una pareja de guionista y dibujante, pero sería de agradecer que la calidad fuera más elevada en todas las entregas.

Gemini Rue

gemini-rue-Hace varios años (por no decir lustros o décadas) hubo una época dorada para las aventuras gráficas de tipo “point and click” de la que disfruté mucho. Poco a poco fueron desapareciendo a favor de otros títulos con gráficos más espectaculares pero títulos como “Day of the Tentacle” o “Indiana Jones and the fate of Atlantis” dejaron una huella imborrable en la memoria de quienes los jugaron.

Con la irrupción de las tablets en el mercado doméstico, las aventuras gráficas están viviendo una especie de segunda juventud, no tan exitosa como la primera época pero tampoco desdeñable. La facilidad de programación con herramientas como RPGMaker o Adventure Game Studio hace que cualquier persona con una buena idea tenga medios para intentar llevarla a cabo.

Gemini Rue parte de esa base, pero aún con herramientas simples el equipo de Wadjet Games consigue crear un juego entretenido. Gráficamente Gemini Rue es un homenaje al pixelado, pero esa no es la parte que nos interesa. La historia de ciencia ficción mezclada con toques noir que se desarrolla durante el juego es el meollo de la cuestión.

En el desarrollo del juego controlamos a dos personajes, por una parte a Azriel, un asesino reconvertido en policía que busca a su hermano en un planeta colonial enfrentándose a la mafia Boryokudan. Por otra parte, encarnamos a Delta-Six, un preso en una cárcel de “rehabilitación” donde mediante entrenamiento y sucesivos borrados de memoria se pretende adecuar a los prisioneros a la vida en sociedad. No conviene contar nada más por no destripar las sorpresas y los giros de la narración, pero he de decir que aunque visita algunos lugares comunes de nuestro género favorito, lo hace de forma respetuosa y con un enfoque un tanto diferente.

También me gustaría destacar el apartado sonoro del juego, ya que el doblaje de los personajes en inglés está muy trabajado para ser un juego independiente, al parecer Joshua Nuernberger, el creador de Gemini Rue, tiene contactos en la escena teatral neoyorquina y los ha convencido para trabajar en su juego, cosa que se agradece.

El juego es corto y no muy difícil, pero esto no tiene por qué ser un problema sabiéndolo desde un principio. El manejo de los personajes es muy básico, aunque incluye algunas escenas de acción para dar algo de variedad.

En resumen, si te apetece jugar una aventura gráfica de ciencia ficción no muy complicada en tu Ipad o PC,  Gemini Rue es una elección segura.

WW2.2 Eliminar a Vasili Záitsev

ww2_tomo4Sigo con la lectura de esta interesante saga ucrónica en la que la Segunda Guerra Mundial no transcurrió como hemos estudiado en clase de Historia.

Esta cuarta entrega tiene un elemento que a mi entender la diferencia de las demás y es la espectacular portada que, sin una sola palabra, nos hace ver el gran cambio histórico que se relata en sus páginas. Vemos a un soldado soviético caminar entre ruinas, comprendemos que es francotirador por su rifle envuelto en trapos para evitar ruido, pero… ¿cómo es que entre las ruinas se ve la típica cabina de teléfonos británica?

Y es que éste es el cambio que nos cuenta Herik Hanna, las potencias del eje invaden el Reino Unido empezando por Escocia, se lucha por cada palmo de terreno y los francotiradores rusos causan estragos entre el mando británico. Especialmente  Vasili Záitsev, que alcanza la cifra de 200 bajas entre el enemigo y recibe una condecoración por ello, pero su pericia lo convierte en el objetivo de varios complots para acabar con él.

El guión es enrevesado y agradece, como casi todas las entregas de esta serie, una relectura. El dibujo, a cargo del español Ramón Rosanas, es pausado y certero, adecuándose perfectamente al carácter de la historia y de los francotiradores protagonistas. El color, también del mismo autor, juega con las sombras y las ruinas en contraposición con el rojo de la sangre de las víctimas. Todo un acierto.

En el próximo tebeo, la acción se desarrollará en Sicilia. Estoy impaciente por leerlo.

Master of the House of Darts

master-of-the-house-of-dartsCon este libro se acaba la trilogía Obsidian and Blood de Aliette de Bodard y es una auténtica lástima, porque el mundo que ha creado la autora francovietnamita merece ser revisitado en más ocasiones. A mí personalmente me ha encantado y espero que penséis lo mismo que yo.

Aunque el protagonista absoluto de las tres entregas es Acatl, High Priest of the Dead, poco a poco la figura de su alumno Teomitl va in crescendo. Hasta el punto que el título del libro es “Master of the House of Darts”, el título que ostenta como miembro de la familia imperial de Tenochtitlan. Sin menospreciar en ningún momento a Nezahual-Tzin, un personaje creado como contrapunto de Teomitl que podría ser protagonista de sus propias historias si Aliette así lo decidiera.

La historia engarza con la finalización del segundo libro, “Harbinger of the Storm”, en el que Tizoc-Tzin es nombrado Revered Speaker, cargo supremo del gobierno, a un altísimo coste mágico. Para confirmar el cargo se llevan a cabo una serie de batallas para conseguir prisioneros que serán inmolados a los dioses, mas en la ceremonia de recibimiento de las tropas uno de estos prisioneros cae víctima de una extraña enfermedad. Acatl debe investigar al respecto y evitar en lo posible que la enfermedad se extienda.

Las intrigas políticas y las luchas de poder forman el entramado de la historia, pero la existencia de la magia lo complica todo. El panteón de dioses es muy extenso y en cada nueva entrega vamos conociendo nuevas deidades, casi todas están caracterizadas por la misma sed de sangre viva.

La prosa es bella y cada palabra es acertada, se nota mucho trabajo por parte de la autora. Existen algunos problemas con la historia: algunos personajes que resultan ser importantes al final de la obra no aparecen hasta el final, como una suerte de Deus ex Machina; en momentos puntuales la trama avanza mediante oportunas informaciones que proveen los mensajeros en el momento justo… pero son menudencias.

Se nota la madurez como escritora que Aliette ha alcanzado a lo largo de la trilogía. No nos queda más que esperar su próxima novela, de la que ya ha acabado el primer borrador con título provisional “The Moon over Red Trees” para volver a asombrarnos con su escritura en formato largo, ya que en formato corto tenemos muchas oportunidades de disfrutar de su prosa.

WW2.2 Secret Service

secretserviceMe alegro de haber perseverado en la lectura de esta serie de comics, ya que aunque la primera entrega no era muy prometedora, las siguientes están mereciendo la pena.

En este caso solo con el título, Secret Service ya sabemos que nos vamos a encontrar un juego de desinformación entre las distintas potencias enfrentadas en la guerra. Aunque, como buena historia alternativa, los equilibrios de poder son distintos de los que conocemos. La Alemania nazi sigue aliada con los comunistas rusos, EE.UU. todavía no ha entrado en guerra de forma definitiva…

En el Reino Unido sospechan de la presencia de infiltrados en sus servicios secretos (MI5 y MI6), ya que los bombardeos sobre su territorio son cada vez más certeros. Como medida desesperada, Churchill envía a su mejor analista (X) a terreno ruso con una máquina Enigma, pero lo que no se espera es que X tenga sus propios planes.

La trama es bastante compleja y parece resuelta de forma un poco apresurada para ceñirse al formato de álbum europeo. No obstante, una segunda lectura nos permite apreciar mejor el complejo mecanismo de relojería que Mathieu Gabella nos expone, si bien es cierto que hay que tener algún que otro conocimiento sobre el espionaje en la Segunda Guerra Mundial para disfrutar por completo de la historia, como ese giño en la última viñeta del tebeo.

El guionista también aprovecha para que veamos algunas pinceladas de las purgas estalinistas y de cómo el poder en el NKVD estaba basado en la acumulación de información sensible sobre todo hijo de vecino para su uso en extorsiones en el momento oportuno. Una pena que la Abwehr solo salga mencionada de pasada.

En el apartado gráfico Vicent Cara cumple con su tarea pero sin florituras, salvo algún plano cenital muy conseguido el resto de los dibujos son funcionales pero algo fríos.

Pronto comentaré el siguiente tomo de W.W.2.2 sobre la figura del francotirador ruso Vasili Záitsev.

WW2.2 Operación Félix

operacionfelixDespués de la decepción que supuso la primera entrega de la serie WW2.2 empecé la lectura de este tebeo con menos expectativas, pero gracias al cambio de equipo creativo este segundo número me ha parecido mucho mejor.

Siguiendo la historia desde el punto de inflexión marcado por la muerte de Hitler antes de la Segunda Guerra Mundial, en este caso Alemania decide llevar a cabo la llamada Operación Félix, para conquistar el Peñón de Gibraltar y de este modo impedir que la flota británica controle el estrecho. En nuestra realidad, nunca se alcanzó un acuerdo entre España y Alemania, con lo que nuestro país fue neutral durante todo el conflicto, pero en este ucronía los alemanes reciben incluso el apoyo de la Legión para esta empresa.

Es curioso ver un tema de candente actualidad como es la situación del Peñón tratado desde una perspectiva históricoficticia.

El dibujo, aunque atrayente, quizá no sea el más adecuado para lo que se quiere narrar, porque los trazos rectos de Marcial Toledano dan un aire poco serio a la historia. Es de aplaudir la labor de documentación y la minuciosidad en cada detalle de la indumentaria de las tropas, que destaca el gran trabajo de búsqueda de información que sin duda ha llevado a cabo el dibujante. Me gustan también las escenas en los túneles de Gibraltar, donde se consigue transmitir una sensacion claustrofóbica muy acorde con la narración.

En el guión, José Manuel Robledo utiliza constantes trampas dentro de trampas haciendo que en algunos momentos se pierda el hilo de la historia. Es de todos conocida la existencia de luchas internas entre los cuerpos de élite de los nazis y quizá no hacía falta ahondar tanto en estos enfrentamientos. La idea es interesante y el hecho de que el legionario español hable alemán y sea un antiguo sacerdote da mucho juego en su relación con el enlace nazi.

En definitiva, este Operación Félix me ha reconciliado con la serie, y espero en fechas próximas seguir comentando los siguientes tebeos. El número tres, titulado Secret Service, me llama mucho la atención.

The shining girls

shiningCuando un libro viene tan recomendado, a veces da miedo empezarlo por si no se cumplen todas las expectativas que entre todos se han creado. Así comencé yo la lectura de esta obra de Lauren Beukes, pero afortunadamente he disfrutado mucho con ella y no me queda más remedio que unirme a la ola de hype que se ha creado.

Los asesinos en serie tienen algo que nos atrae, tal vez sea por su total ruptura de las leyes que a veces nos encorsetan o por la forma romántica en que se nos presentan, pero la cruda realidad es que son seres bestiales que dan rienda suelta a sus más bajos instintos. Así representa la escritora a Harper, un oscuro personaje que en los años treinta encuentra una casa que le permite viajar en el tiempo. Pero esta capacidad tiene su precio. Dentro de la casa existe una habitación dedicada a ser un macabro museo con recuerdos personales de mujeres a las que se siente compelido a asesinar.

Sin embargo, una de sus víctimas consigue escapar en los ochenta. Kirby dedica desde entonces sus esfuerzos a buscar a la persona que intentó matarla y entra como becaria a un periódico de Chicago buscando sus archivos sobre crímenes, con la esperanza de encontrar algún paralelismo que le permita localizar a su asesino frustrado. Como tapadera, ejercerá de becaria de Dan, periodista deportivo que otrora lo fue de homicidios

Los puntos de vista y la situación temporal va cambiando capítulo a capítulo. Mientras Harper cada vez siente más confianza en sus asesinatos y en sus viajes en el tiempo, Kirby se encuentra más perdida en su investigación. Y las víctimas se siguen acumulando.

No deseo desvelar nada más de la trama, pero hay que elogiar la labor de documentación llevada a cabo por Beukes y sus colaboradores, y también es impecable la claridad con la que se desarrolla la historia a pesar de los múltiples cambios de registro y de franja temporal.

La violencia está representada de una forma descarnada que a veces roza el gore, pero sirve para dar un aspecto más realista a la historia a través del sufrimiento corporal al que se ven expuestas las víctimas.

Las víctimas. Zora. Alice. Margot. Catherine. Jin-Sook… ellas son las verdaderas protagonistas de la historia. Dejan de ser un bonito cadáver para tener una propia historia y un bagaje que hace que brillen con luz propia. Los capítulos más interesantes son aquellos en los que llegamos a conocerlas e incluso a quererlas hasta que Harper nos las arranca de entre las manos. Según la entrevista que Lauren Beukes concedió a The Geek’s Guide to the Galaxy, una persona cercana a ella sufrió una muerte violenta y este hecho dejó una huella muy profunda en ella. Quizá este libro haya servido para exorcizar estos demonios.