The Shadow Saint

Mira que me gustó The Gutter Prayer, pero creo que con The Shadow Saint Hanrahan se ha superado a sí mismo.

La historia continúa unos meses después de cuando acabó la anterior, pero el foco cambia de personajes. Seguiremos viendo a Cari, Spar y a Rat, o aquello en lo que se han convertido, pero pasan a ser secundarios mientras que Eladora y otros dos nuevos personajes cobran un protagonismo importante.

Lo primero que llama la atención es el maravilloso tratamiento de un espía que es capaz de compartimentar los papeles que desempeña algo que podría parecer un trastorno de personalidad múltiple, como en Legión. Pero es mucho más que eso. Es la capacidad de representar un papel u otro a voluntad, como ese momento en que Christopher Reeve cambia de Clark Kent a Superman. Algo imprescindible para ser espía y me apasiona como Hanrahan lo ha plasmado. Y esto es solo un ejemplo de la complejidad de los personajes que vemos a lo largo de The Shadow Saint.

También es digno de encomio el trabajo de creación del mundo del autor. En la primera entrega conocíamos a fondo Guerdon y aunque en esta segunda novela la mayoría de la acción también se desarrolla en el mismo escenario, con una pocas descripciones y pinceladas nos hace ver un mundo mucho más vasto del que conocíamos. Podemos ver cómo en el imperio Haith la muerte no es una barrera, ya que la mayoría de sus habitantes volverán a levantarse tras morir para seguir sirviendo a una Corona que posee todas las almas de los ancestros que ocuparon antes el trono. ¿Os imagináis el conocimiento que puede haber acumulado en todas esas vidas? O tal vez sea una fuente de problemas, toda vez que la sangre nueva no acaba de llegar a unas estructuras anquilosadas desde hace siglos. Y esta es solo una de las fuerzas en liza en la guerra de los Dioses. No sé si es debido a su pasado (y presente) como escritor de módulos de rol, pero se nota que el escenario en el que suceden los acontecimientos es complejo y se sostiene por sí mismo, no es solo un andamiaje para ocultar lo que hay entre bambalinas.

Es un libro bastante largo y complejo y es cierto que en algunos momentos el ritmo se pierde, sobre todo cuando hay que dar paso a las intrigas políticas que sustentarán los pactos en los que se basa el gobierno de la ciudad de Guerdon.

Me gusta también la interpretación de los dioses como constructos de creencia sin inteligencia de por sí, empeñados en seguir actuando de la misma forma que durante siglos sin tener en cuenta que los caminos de sus seguidores pueden haber variado. Cada dios recibe su poder de sus seguidores, así que son los que más fervorosos sean los que pueden inclinar la balanza. Este poder está muy bien representado en la constante creación de santos que obran milagros, pero también está representado el pago que hay que realizar cuando vemos la evolución de la madre de Eleadora o el estado en que se encuentran los tocados por los dioses que acuden al centro de rehabilitación. Y claro, la evolución y sofisticación de la tecnología también impacta contra este arcaico modelo.

Un libro brillante, del que además se ha sabido hace poco que se publicará en español.

Me gustaría agradecer a Gareth Hanrahan el útil resumen de The Gutter Prayer que colgó en su web, que ha facilitado mucho la lectura de este segundo volumen, porque había detalles y personajes que había olvidado pero que así son más fáciles de seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.