Skyward Inn

Sabía cuando empecé a leer Skyward Inn de Aliya Whiteley que me adentraba en un tipo distinto de ciencia ficción del que estaba leyendo últimamente, más intimista y pausado. Creía que era lo que necesitaba en ese momento para cambiar de tercio y dejar un poco de lado las novelas repletas de acción que pocas veces invitan a la reflexión.

Es cierto que Skyward Inn está escrito de una forma bella y tranquila y que expone temas muy importantes como la necesidad de pertenencia a una comunidad y la identidad propia, pero lo hace mediante una metáfora un tanto forzada para mi gusto, con una aproximación poco sutil e incluso algo basta en el aspecto físico.

El libro está narrado en primera persona a través de los ojos de Jem, una humana que tras alistarse en el ejército y cumplir su servicio en las estrellas, vuelve a su lugar de nacimiento en Devon, en un protectorado que intenta reproducir una idílica vida pretecnológica, sin implantes y basada en el trueque. El elemento disruptivo con el que vuelve es Isley, uno de los aliens a los que se iba a enfrentar la Tierra, con el que mantiene una relación amorosa platónica por estricta petición del propio Isley. Una vez de vuelta en la Tierra, inaugura una taberna donde se sirve un tipo especial de bebida fermentada por Isley, que parece tener capacidades alucinatorias en los humanos.

Mediante flashbacks provocados por la ingesta de esta bebida y diálogos interiores vamos conociendo la historia de Jem y de la comunidad en la que se ha aposentado, así como la de Fosse, su hijo al que dejó atrás al cuidado de su hermano. Esta parte de la historia transcurre de una forma demasiado lenta, aunque permite anticiparnos en cierta medida a lo que está por venir.

La autora utiliza la figura alienígena para hacernos reflexionar sobre el miedo, justificado o no, a lo extraño. Y mediante las relaciones interpersonales nos hace comprender el delicado equilibrio que existe entre la necesidad de pertenencia al grupo y la individualidad, tanto en el aspecto de relaciones amorosas como en otro tipo de relaciones. Pero hacia el final de libro, las tornas van cambiando y lo que antes se dejaba vislumbrar de una forma más sutil y delicada ahora se muestra en todo su esplendor y casi casi horror. Me temo que no he llegado a terminar de conectar con la obra y estoy segura de que a otro tipo de lector podrá llegar a encantarle la novela, pero en esta ocasión la ciencia ficción más social no era para mí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.