Down Among the Dead

Hay novelas que sufren un clarísimo síndrome de segundo libro, pero me temo que Down Among the Dead tiene algún problema añadido, además de este que estamos mencionando.

La historia continúa donde la dejó la autora con la anterior entrega, pero con la protagonista Hail Bristol en una posición muy complicada, sintiéndose culpable de la muerte de muchos de sus colaboradores más allegados y en manos de quiénes podrían ser culpables de esta masacre. Cierto es que la posición mental en la que se encuentra es muy delicada, pero K.B. Wagers insiste muy machaconamente en hacérnoslo saber sin rastro de duda. La aparición de fantasmas con los que charla amigablemente nos hace pensar que su equilibrio mental es un tanto inestable. El primer tercio del libro resulta especialmente pesado e incluso ofensivo, porque la preparación que recibe Hail consiste en morir en combate de forma persistente para ser resucitada en un círculo vicioso que aporta muy poco a la lectura, salvo hartazgo. Y además esta circunstancia se ve agravada por un síndrome de Estocolmo como una catedral de grande.

El libro remonta algo en la segunda parte, pero no sé si lo suficiente como para compensar el bagaje que llevaba de las páginas anteriores. Y eso que asistiremos a unos planes un poco alocados para que la guerra a la que hace referencia el título de la serie pueda detenerse de forma definitiva, pero las resoluciones son un poco más fruto del azar que de la propia planificación. Y también resulta muy chocante el culto a la persona de Hail en el planeta «materno» de los aliens, cuando ella supuestamente es una simple humana. ¡Es que hasta en las clases es obligatorio aprender su idioma por si se la encuentran!

Realmente, no me he quedado con muchas ganas de leer la última entrega, aunque reconozco que el último giro sí que resulta intrigante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.