Destroy All Monsters

No soy una experta en literatura juvenil, por eso cuando leo algún libro calificado como tal, me surgen dudas sobre si lo estaré comentando correctamente. Lo que me pueda parecer original quizá no lo sea tanto en este contexto, donde me faltan lecturas para poder juzgar el entorno. Pero a pesar de estos inconvenientes, he de decir que me lo he pasado muy bien con Destroy All Monsters, que viene a confirmar las buenísimas impresiones que me llevé ya de Sam J. Miller con Blackfish City.

Destroy All Monsters va compaginando dos puntos de vista alternando en cada capítulo. Este recurso está muy bien utilizado, porque le da aún más agilidad a una lectura bastante corta, de forma que el libro se acaba en un suspiro. Además, cada capítulo está engarzado con el anterior a través de la frase final, o de una figura retórica o de un sonido al que se hace referencia en el primer párrafo del siguiente capítulo. Un recurso que parece simple pero que no debe ser fácil de aplicar cuando estamos cambiando de mundo y situación con cada salto.

En el libro se nos cuenta la historia de una amistad, la de Ash y Solomon. Ash sufrió un accidente en el que perdió la memoria y desde entonces Solomon se ha ido volcando en un mundo imaginario propio donde los dinosaurios son animales de compañía y en el que la magia y los conflictos sociales campan a sus anchas. El mundo de Ash, no obstante, es muy normal, con su equipo de fútbol del instituto sobre el que giran la vida de muchos estudiantes. Es muy interesante la forma en que ambos personajes son fuertes en su propio «mundo» mientras que apenas son funcionales en el mundo de su amigo. Creo que no es exagerado decir que la huida hacia un mundo de fantasía es un recurso bastante utilizado como escapismo ante un trauma del pasado, pero Miller consigue que este escenario siga en conexión con la realidad.

Además, me gustaría destacar que Destroy All Monsters es un declaración de amor al mundo de la fotografía, donde el autor nos explica qué hace especial a una foto, no solo captar la imagen perfecta, si no todo lo que conlleva detrás. Me encantan estas explicaciones y el objetivo de la cámara juega un papel muy importante en cada una de las tramas, así que no es algo que le apetecía contar si no que tiene cierta relevancia.

En resumen, Destroy All Monsters es una lectura rápida y agradable, con un enfoque reparador frente a las adversidades que manda un mensaje de optimismo al lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.