Crux

cruxLa lectura de Nexus me dejó muy buen sabor de boca, pero ha pasado bastante tiempo hasta que he podido leer Crux, la siguiente entrega de la serie con la que Ramez Naam está explorando el futuro cercano siguiendo la corriente del transhumanismo.

Los puntos fuertes de Nexus también están presentes en Crux, mezclando sabiamente la acción y el espionaje propios del technothriller con la especulación y las hipótesis sobre el cambio de la humanidad que distinguen a la buena ciencia ficción. Naam no necesita explicar ni las motivaciones de los personajes ni la situación mundial, que ya conocemos de nuestra lectura anterior. Libre de estas cargas expositivas, puede dar rienda suelta los múltiples puntos de vista desde los que narra la historia.

Este recurso, aunque sirve para acelerar de forma asombrosa el ritmo de la narración, también añade un poco de confusión al conjunto, siendo este el principal problema que le encuentro a la novela. Los múltiples hilos temporales que se desarrollan simultáneamente hacen que a veces dudemos de qué acciones suceden antes o después. Realmente no supone un gran obstáculo a la hora de la lectura, pero es cierto que se podría haber resuelto de forma más correcta.

Aunque el libro se puede disfrutar simplemente como una historia de espías, mis partes favoritas son aquellas en las que se pone en tela de juicio la capacidad de la humanidad para aceptar las mejoras que pueden llegar a crear una nueva clase de superhombres, con párrafos como estos:

Computer scientists, philosophers, futurists, writers of speculative fiction – they’d all written about the dangers of runaway superintelligence. If humanity ever created a being of radically increased mental capabilities, it placed itself at grave risk. That new being could be benevolent, of course. That would be the hope. Or it could be malicious, or simply indifferent to humans. It could seek to change the world in ways that it saw as improvements, but which were incompatible with the interest of its creators.

Dilemma, Mr. President. If you were a Neanderthal and could stop humans from coming into being, or stop them from getting a foothold, you might extend the life of your species, but leave the world a poorer place.

En definitiva, el punto fuerte de la ciencia ficción de este autor es la exposición de las ideas. Toda la serie pivota sobre una distinción, el hecho de que la tecnología puede ser utilizada para el bien o para el mal, puede ser desagradable o sublime. Este núcleo fundamental, que el egipcio adorna con una prosa eficiente y con mucha acción, constituye una lección de moralidad para todos los lectores de Crux. Espero que Apex, el desenlace de la trilogía, mantenga el nivel, porque nos encontraremos ante una serie imprescindible de llamada near-future science fiction.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.