Nominados premios Hugo 2014

ACTUALIZACIÓN: Debido a las renuncias de los nominados a algunas categorías, la nueva lista actualizada de nominados es la siguiente:

Se acaban de dar a conocer los nominados a los premios Hugo. Estas son las categorías principales.

Mejor novela

  • Ancillary Sword de Ann Leckie (Orbit US; Orbit UK)
  • The Dark Between the Stars de Kevin J. Anderson (Tor Books)
  • The Goblin Emperor de Katherine Addison (Sarah Monette) (Tor Books)
  • Lines of Departure de Marko Kloos (47North) Renuncia
  • Skin Game: A Novel of the Dresden Files de Jim Butcher (Roc Books)
  • The Three Body Problem, Cixin Liu, traductor Ken Liu  (Tor Books)

Mejor novella

  • Big Boys Don’t Cry de Tom Kratman (Castalia House)
  • “Flow” de Arlan Andrews, Sr. (Analog, Nov 2014)
  • One Bright Star to Guide Them de John C. Wright (Castalia House)
  • “Pale Realms of Shade” de John C. Wright (The Book of Feasts & Seasons, Castalia House)
  • “The Plural of Helen of Troy” de John C. Wright (City Beyond Time: Tales of the Fall of Metachronopolis, Castalia House)

Mejor novelette

  • “Ashes to Ashes, Dust to Dust, Earth to Alluvium” de Gray Rinehart (Orson Scott Card’s InterGalactic Medicine Show, May 2014)
  • “Championship B’tok” de Edward M Lerner (Analog, Sept 2014)
  • “The Journeyman: In the Stone House” de Michael F. Flynn (Analog, June 2014)
  • “The Triple Sun: A Golden Age Tale” de Rajnar Vajra (Analog, Jul/Aug 2014)
  • “Yes, Virginia, There is a Santa Claus” de John C. Wright (The Book of Feasts & Seasons, Castalia House) No elegible por haber sido publicada con anterioridad
  • “The Day the World Turned Upside Down”, Thomas Olde Heuvelt, traducido Lia Belt (Lightspeed, 04-2014)

Mejor historia corta

  • “Goodnight Stars”de Annie Bellet (The End is Now (Apocalypse Triptych Book 2), Broad Reach Publishing Renuncia
  • “On A Spiritual Plain” de Lou Antonelli (Sci Phi Journal #2, Nov 2014)
  • “The Parliament of Beasts and Birds” de John C. Wright (The Book of Feasts & Seasons, Castalia House)
  • “Totaled” de Kary English (Galaxy’s Edge magazine, July 2014)
  • “Turncoat” de Steve Rzasa (Riding the Red Horse, Castalia House)
  • “A Single Samurai”, Steven Diamond (The Baen Big Book of Monsters, Baen Books)

Mejor obra relacionada

  • “The Hot Equations: Thermodynamics and Military SF” de Ken Burnside (Riding the Red Horse, Castalia House)
  • Letters from Gardner de Lou Antonelli (The Merry Blacksmith Press)
  • Transhuman and Subhuman: Essays on Science Fiction and Awful Truth de John C. Wright (Castalia House)
  • “Why Science is Never Settled” de Tedd Roberts (Baen.com)
  • Wisdom from my Internet de Michael Z. Williamson (Patriarchy Press)

Mejor cómic

  • Ms. Marvel Vol 1: No Normal escrito por G. Willow Wilson, dibujado por Adrian Alphona y Jake Wyatt, (Marvel Comics)
  • Rat Queens Volume 1: Sass and Sorcery escrito por Kurtis J. Weibe, dibujado por Roc Upchurch (Image Comics)
  • Zombie Nation Book #2: Reduce Reuse Reanimate de Carter Reid (The Zombie Nation)
  • Saga, Volume 3 escrito por Brian K. Vaughan, dibujado por Fiona Staples (Image Comics)
  • Sex Criminals, Vol. 1: One Weird Trick escrito por Matt Fraction, dibujado por Chip Zdarsky (Image Comics)

Mejor presentación dramática larga

  • Captain America: The Winter Soldier
  • Edge of Tomorrow
  • Guardians of the Galaxy
  • Interstellar 
  • The Lego Movie

Mejor presentación dramática corta

  • Doctor Who: “Listen”
  • The Flash: “Pilot”
  • Game of Thrones: “The Mountain and the Viper”
  • Grimm: “Once We Were Gods”
  • Orphan Black: “By Means Which Have Never Yet Been Tried»

Mejor editor formato corto

  • Jennifer Brozek
  • Vox Day
  • Mike Resnick
  • Edmund R. Schubert
  • Bryan Thomas Schmidt

Mejor editor forma larga

  • Vox Day
  • Sheila Gilbert
  • Jim Minz
  • Anne Sowards
  • Toni Weisskopf

Mejor artista profesional

  • Julie Dillon
  • Jon Eno
  • Nick Greenwood
  • Alan Pollack
  • Carter Reid
  • Kirk DouPonce

Mejor semiprozine

  • Abyss & Apex
  • Andromeda Spaceways In-Flight Magazine
  • Lightspeed Magazine
  • Beneath Ceaseless Skies
  • Strange Horizons

Mejor fanzine

  • Black Gate
  • Elitist Book Reviews
  • Journey Planet
  • The Revenge of Hump Day
  • Tangent SF Online

Mejor fancast

  • Adventures in SF Publishing
  • Dungeon Crawlers Radio 
  • Galactic Suburbia Podcast
  • The Sci Phi Show
  • Tea and Jeopardy

Mejor escritor aficionado

  • Dave Freer
  • Amanda S. Green
  • Jeffro Johnson
  • Laura J. Mixon
  • Cedar Sanderson

Mejor artista aficionado

  • Ninni Aalto
  • Brad Foster
  • Elizabeth Leggett
  • Spring Schoenhuth
  • Steve Stiles

Premio Campbell mejor escritor novel

  • Wesley Chu *
  • Jason Cordova
  • Kary English *
  • Rolf Nelson
  • Eric. S. Raymond

Estadísticas premios Hugo 2014

El pasado domingo asistí en directo a la entrega de los premios Hugo, pero otros blogs más preparados que el mío ya sacaron la lista de los ganadores.

En este artículo, sin embargo, quisiera centrarme en las estadísticas de los premios Hugo, que están a vuestra disposición en este enlace.

Lo primero que me llama la atención es que Neil Gaiman renunciara a su nominación por The ocean at the end of the lane, que había alcanzado al segunda posición en la lista. ¿Hubiera sido competencia para Ann Leckie y su Ancillary Justice? No lo sabremos nunca, pero lo que parece claro es que Gaiman ya ha alcanzado un nivel de popularidad que no necesita de premios y quizá opte por dejar el terreno despejado a los nuevos valores.

Siguiendo en la misma categoría, observamos que The shining girls una novela que yo misma nominé, se ha quedado a tan solo dos votos de entrar en los premios. Una pena, porque yo creo que esta novela no está siendo muy reconocida. También se ha quedado a muy pocos votos A stranger in Olondria algo que hubiera redondeado el triunfo de Sofia Samatar en el John W. Campbell.

En la categoría novella no ha habido tanta igualdad. La diferencia entre el último nominado y el siguiente es de más de 20 votos. Y es una lástima, porque los escogidos no han sido muy de mi gusto mientras que han quedado fuera obras muy buenas como «Iseul’s Lexicon» u otras ya premiadas como The weight of the sunrise. Incluso «Precious Mental» hubiera merecido la pena.

En novelette parece que el premio estaba decidido desde el principio, porque Mary Robinette Kowal tenía bastantes votos más que los siguientes nominados. Ya sabéis de mi preferencia por Aliette de Bodard así que me sentí bastante frustrada cuando se anunció la ganadora. De los que no consiguieron llegar a la final, me parece que «In joy, knowing de abyss behind», hubiera merecido mayor repercusión. El polémico Vox Day consiguió entrar en la última posición, pero el voto de castigo le hizo quedar por detrás de No Award, quizá por primera vez en la historia de los Hugo.

La categoría short story solo ha tenido cuatro nominados este año. Una de las reglas de los premios es que si no se consiguen el 5% de los votos no se puede entrar en la final, así que la tremenda dispersión de votos hace realmente difícil llegar a ser nominado. Es por esto que a pesar de su gran calidad hay muchas historias que se han quedado fuera. Por mencionar unos pocos, «Silent bridge, pale cascade», «Effigy nights» o mi favorito «Selected program notes from the retrospective exhibition of Theresa Rosemberg Latimer».

En la categoría de novela gráfica, Locke and Key se quedó solo a cuatro votos de entrar en la final por última vez. Lo que resulta muy curioso fue la elevadísima cantidad de votos que recibió Saga 2 que al final no le sirvió para vencer a XKCD, que partía con casi 130 votos menos. Espectacular remontada.

¿Y qué decir de Joey Hi-Fi que por un solo voto no ha entrado en la categoría de artista profesional? ¿O de la entrada in extremis de SF Signal en la categoría de Fancast en un triple empate por la última posición para luego acabar ganando?

Loncon 3 : Día 4

Último día para mí en esta convención que tantos buenos ratos me está brindando y que tan agotadora me está resultando.

La primera mesa redonda a la que hemos asistido ha sido sobre distopía juvenil, con la presencia de Cat Valente, quizá la ponente más conocida, que ha dicho grandes frases como que el canibalismo está bien visto en la YA (young adult) pero no así las frases complicadas.

La afluencia de público ha sido menor que ayer, pero aún así ha habido algunos paneles que me parecían realmente interesantes pero a los que no he podido acceder ya que se ha completado el aforo.

Uno de los momentos cumbres de toda la convención ha sido la brevísima conversación que hemos podido mantener con Robert Silverberg. Tener delante a todo un gran maestro de la ciencia ficción no es algo que ocurra todos los días y aunque tiene fama de serio con nosotros fue todo amabilidad.

Casi por casualidad acudimos a uno de los paneles que más me han gustado, sobre ciencia ficción árabe, otro mundo totalmente desconocido y muy distinto al nuestro que poco a poco está abriendo sus fronteras. Gracias a Cheryl Morgan por recomendárnoslo.

Hablando de Cheryl Morgan, también estuvimos hablando con esta gran luchadora de la ciencia ficción. No quiso revelarnos nada sobre sus futuros planes, pero no cabe duda de que serán apasionantes.

El panel sobre los detectives resultó algo decepcionante a pesar de contar con la presencia de Adam Christopher y Peter F. Hamilton, quizá porque no le dieron la orientación hacia la ciencia ficción que todos esperábamos.

La última mesa redonda a la que acudí fue Fandom at the speed of though donde tuve el privilegio de participar junto a blogueros de renombre. Debido a la hora de programación del panel apenas tuvo público, lo que no tiene por qué ser un inconveniente.

Tras esto, fuimos a ver la ceremonia de los Hugo que como cualquier entrega de premios fue una extraña mezcla de emoción y aburrimiento. Mi mayor decepción fue que no ganara Aliette de Bodard, que estoy convencida que merecía el premio, pero por lo general los ganadores fueron los esperados. Ya habrá tiempo de analizar las estadísticas, pero es una pena por ejemplo que The shining girls no fuera nominada por tan solo dos votos.

En resumen, la Loncon ha sido una muy grata experiencia, pero lo mejor ha sido el ambiente de cordialidad que se respiraba y la amabilidad de los autores.

Loncon 3 : Día 1

Hoy ha sido el primer día de la convención mundial de ciencia ficción y con los nervios propios del estreno no teníamos muy claro hacia dónde dirigir nuestros pasos, pero tras hacer cola para registrarse y un poquito de exploración, pudimos empezar a asistir a las mesas redondas que más nos llamaban la atención y de paso, cazar algún que otro autógrafo por ahí.

En el primer panel al que hemos asistido hemos tenido la suerte de ver a Pat Cadigan y Gregory Benford entre otros, hablando de naves generacionales. Los muchos problemas y las posibles soluciones a esta construcción humana han dado pie a una charla muy distendida y con gran participación en la que Pat ha destacado sobre los demás conferenciantes por su simpatía y sus aportaciones.

En la sesión de firmas hemos podido charlar con Adam Christopher, Adam Roberts y Aliette de Bodard.

Jo Walton ha leído el primer capítulo de la novela que publicará a principios del año que viene y nos ha dejado con ganas de saber algo más sobre estos niños que viajan en el tiempo para ser criados como dioses.

La relación entre política, ideología y ciencia ficción se ha tratado en una mesa redonda con la participación de Kim Stanley Robinson (mucho más entretenido en persona que en sus novelas), Jon Courtenay Grimwood y otros. En un tema tan controvertido como éste las opiniones expuestas se han basado en una afirmación básica: la política se basa en hacer concesiones y llegar a acuerdos.

En una de las discusiones más concurridas del día Aliette de Bodard junto con otros compañeros ha hablado sobre la posibilidad de un lenguaje universal y las contrapartidas y beneficios que su uso podría tener para la humanidad.

El último panel al que hemos asistido sobre ficción corta contaba con la presencia de Ann Leckie, casi testimonial porque no ha hablado apenas. Ellen Datlow y los demás asistentes han hablado sobre las posibilidades de publicación de relatos cortos, fundamentalmente online.

Espero que mañana sea un día tan interesante como hoy. Os lo seguiremos contando.

The lives of Tao

livesoftaoLos extraterrestres están entre nosotros desde el principio de nuestra existencia y han manejado los hilos de nuestro destino. Con esta premisa, digna de Cuarto Milenio o inspirada por von Daniken, Wesley Chu nos presenta una novela de acción y espías, un auténtico pasapáginas que hará las delicias de los seguidores de teorías conspiranoicas.

Tao es uno de estos alienígenas, extraordinariamente longevos, que establecen relaciones simbióticas o parasitarias (depende del punto de vista) con sus envoltorios humanos. A veces el receptor será una persona preparada con tiempo y entrenada por los Quasing para esta tarea, pero en The lives of Tao este “honor” recaerá sobre Roen Tan, un ingeniero informático gordo y aburrido que pasaba por allí. Su vida cambiará tras este encuentro fortuito.

La principal baza del libro son los momentos divertidos del entrenamiento de Roen para convertirse en un agente de campo. Su nostalgia por una buena pizza será comprensible para cualquier persona que haya pasado por una dieta y las agujetas y tirones que sufre mientras se está poniendo en forma tampoco serán ajenos a cualquiera de nosotros.

Los conocimientos del autor sobre artes marciales se hacen patentes en las escenas de acción de libro, aunque a veces resultan un poco confusas. Es difícil caminar por la estrecha línea que separa una pelea creíble de una coreografía y por norma general Chu lo consigue. El resultado es bastante cinematográfico.

Esta inspiración cinematográfica es aún más patente en los escenarios que se plantean, que parecen sacados directamente de las películas de Bond. El submarino, el hotel de lujo, la fortaleza aislada de origen nazi… Topicazo tras topicazo, es innegable, pero aun así es divertido.

En este sentido la obra de Wesley Chu es una visita más al héroe de las mil caras y una no excesivamente original.  Además, le habría hecho falta una revisión de estilo ya que algunas veces tiene repeticiones innecesarias. Se echa en falta una visión más profunda de los distintos huéspedes que han cobijado a Tao a lo largo de su vida, no sé si será idea del autor explorar esta posibilidad en las siguientes entregas.

Saga Volumen 2

saga-vol2-cover-copyLa exitosa Saga de Brian K. Vaughan y Fiona Staples continúa arrastrando legiones de seguidores con esta segunda entrega. Este fin de semana, sin ir más lejos, han ganado varios premios.

Una vez conocidos la mayoría de los personajes importantes y con algunas incorporaciones nuevas vemos cómo se va desarrollando esta historia de amor que cada vez se aleja más de Romeo y Julieta para encontrar su propio camino.

Algunas de las fuentes de inspiración del guionista son bastante obvias, quizá la más llamativa sea la nave Yggdrasill de Los cantos de Hyperion, que aquí vemos reproducida en una escala menor. Sin embargo, Vaughan conoce tan bien su oficio que hace que nos parezca totalmente original, e incluso hace que pasemos por alto algunos de los agujeros de la trama, que los hay.

En el primer volumen no tuvimos ninguna referencia al inicio de la relación entre Marko y Alana y ahora nos la cuentan mediante flashbacks correctamente dosificados, pero hay algo poco creíble en esta relación de opuestos, unidos en primer lugar por un libro. Tenemos acceso a algunos extractos de ese libro (dignos de Corín Tellado) y la verdad, no invita a la lectura. Resulta sorprendente que gracias a esa novela cambie la vida de alguien.

El aspecto gráfico es impecable. Una vez que nos acostumbramos al estilo de Staples mezclando distintas técnicas de dibujo, nos encontramos ante un despliegue de imágenes que se quedan grabadas en la retina, en un escenario grandioso como es el universo donde se puede dar rienda suelta a la creatividad.

Lo que no me gusta nada es ese afán de provocación de los creadores, sin un objetivo claro. Esto es especialmente llamativo en las imágenes de la cabeza de IV, con su monitor de televisión que en los momentos más insospechados muestra imágenes de alto contenido sexual. Pero la “excursión” que realizan Marko y su madre buscando a Izabel tampoco se queda atrás.

Hacia la mitad del volumen comienzan a entrelazarse las líneas argumentales de los distintos personajes y se va incrementando la tensión, resuelta con un cliffhanger muy bien alcanzado que hace que deseemos leer la tercera entrega.

Aunque no me ha gustado como el primer volumen, seguiré con la lectura de esta entretenidísima saga a ver qué les pasa a Marko, Alana y sobre todo, a Hazel.

Six Gun Snow White

sixgunEste año voy muy retrasada en mis lecturas para los Hugos, pero es que no me llaman mucho la atención la mayoría de los nominados. En la categoría de novella quería echarle un vistazo a este Six Gun Snow White, pero la lectura me ha dejado indiferente.

La propia Valente utiliza el término mythpunk para describir un subgénero de la ficción mítica que se inicia en el folclore y el mito, y añade elementos modernos. Esta historia cuadra perfectamente con esta definición ya conjuga los elementos más famosos del cuento de Blancanieves con el lejano Oeste y los utiliza para hablar sobre mestizaje, pérdida de identidad y nostalgia sobre los tiempos pasados.

Esta contraposición de elementos hace que Encantador no sea un príncipe si no que sea el caballo de Blancanieves o que los siete enanitos sean siete mujeres forajidas de la justicia que dan cobijo a la protagonista.

La novella está muy bien escrita, Valente es una maestra en el uso del lenguaje y ciertamente es menos recargado que otras obras suyas que he leído, lo cual facilita la comprensión. Es curiosa la estructura escogida, con capítulos muy cortos cuyos títulos parecen contar una historia diferente a la de la narración.

Destaca especialmente la crueldad con la que se maneja la madrastra, aunque quizá la clave sea la concepción de Blancanieves como mestiza, hija de una nativa norteamericana y un acaudalado hombre blanco. Este origen mixto permite a la autora hablar sobre el sentimiento de no pertenecer a ningún lugar, de no ser aceptado por nadie. Quizá éste sea el mensaje final del relato, pero es una interpretación que no acaba de casar con el desenlace.

El problema para mí viene cuando lo que se está contando no resulta interesante ni llamativo. A pesar de no tener mucho que ver con el cuento original, la autora no ha conseguido que me importara lo que le pasaba a Blancanieves y sus allegados, lo que convierte a Six Gun Snow White en una lectura que no deja huella.

A stranger in Olondria

olondriaSofia Samatar se ha postulado como una firme candidata a ganar el premio Campbell al mejor escritor novel este año gracias a su A stranger in Olondria. Se han oído muchas alabanzas a esta obra, que como formaba parte del Hugo Voter Packet no tardó en caer en mi libro electrónico.

Si hay algo por lo que destaca esta novela es por su prosa. Es de un lirismo que desborda los sentidos. Que la autora es poeta queda claro en cada frase, escogida con mimo y forjada a base de talento. Los paisajes que se recrean en este viaje de ida y vuelta del protagonista son descritos utilizando todos los sentidos, de forma que la atmósfera de la historia nos envuelve y casi somos capaces de oler la plantación de especias en la que comienza.

Cuando comenzamos la lectura es difícil no sentirse identificado con Jevick, que nos relata cómo conoce la existencia de los libros gracias a su tutor extranjero, un nativo de la desconocida Olondria. Los primeros capítulos del libro son un canto de amor a estos, a las sensaciones extraordinarias que provocan sus lecturas. ¿Cómo describir el descubrimiento de la lectura cuando antes no se conocía? Samatar lo consigue evocando recuerdos y sensaciones muy presentes a lo largo de toda la obra.

A pesar de todo esto, la novela no ha funcionado para mí. Me gusta disfrutar de la prosa, y no se me suele hacer larga aunque sea alambicada, pero en A stranger in Olondria me he encontrado con una casi impenetrable jungla de palabras. Se puede leer como un viaje iniciático, como un rito de madurez o incluso como una historia de fantasmas, pero en todos los casos resulta difícil avanzar y la cadencia de la historia, tan pausada que a veces parece inmóvil, lastra el disfrute de la novela.

Un problema estructural menor, pero que da una pista sobre lo que estoy contando, es la forma de introducir la historia del “ángel” del libro. Después de capítulos y capítulos conviviendo con ella, de repente descubrimos toda su historia, que se inserta sin pausa alguna en el libro, dejando colgada la trama principal durante un tiempo que me parece demasiado largo.

Si sois capaces de afrontar el ritmo demasiado lento de la historia y sumergiros en la prosa de Sofía Samatar, no me cabe duda de que disfrutaréis de A stranger in Olondria. Es una pena que yo no lo haya conseguido.

Nexus

nexus-75-dpiPara afrontar nuevos retos se hacen imprescindibles ciertos cambios para la humanidad en un futuro cercano. Estos cambios se pueden enmarcar en la corriente del transhumanismo, entendido como la mejora del humano más allá de sus limitaciones actuales.

En este escenario a corto plazo con humanos modificados se sitúan obras tan interesantes como The Bohr Maker, Accelerando o este Nexus, que venía incluido en el Hugo Voter Packet ya que su autor está nominado al Campbell (la categoría más interesante en el conjunto de los premios que se entregan en Loncon).

Nexus es una droga que permite la conexión mente a mente a aquellos que la tomen. Sin entrar en detalle de cómo funciona, la presencia de nanotubos en el cerebro al tomar la versión 3 de Nexus crea la base para que Kade – un estudiante de postgrado idealista – desarrolle un software que le permite controlar sus emociones, su cuerpo y que hace que los efectos de Nexus sean permanentes en él.

La respuesta del gobierno de EEUU a los brotes de otros virus capaces de controlar la voluntad de los infectados y la alarma general provocada por la posibilidad de existencia de humanos mejorados fue la creación de la agencia ERD, una mezcla de CIA y NSA. La ERD inmediatamente se interesa por los resultados obtenidos por Kade y lo chantajea para que espíe a una investigadora china líder en su campo llamada Shu durante un congreso que tendrá lugar en Tailandia. En todo momento estará vigilado por Sam, una agente mejorada que fue víctima en su infancia de uno de los virus anteriormente mencionados.

La trama se complica al más puro estilo thriller «crichtoniano» si me permitís la expresión, con la presencia de monjes budistas, traficantes de estupefacientes, clones y la última tecnología aplicada a la guerra por el control de la información, haciendo de este libro un pasapáginas constante en el que las explosiones, las artes marciales, los cuchillos de grafeno y otras armas forman un cóctel explosivo (nunca mejor dicho).

Pero lo mejor es que todo este oropel de acción sirve a Naam para exponer distintos puntos de vista sobre los humanos mejorados y el proceso que sería necesario para su creación.

Por ejemplo, el punto de vista “a lo homo superior” en el que una élite de mejorados podría controlar a los humanos base mediante su superioridad intelectual y física. Otro enfoque es el de los tradicionalistas que se aferran a la forma antigua de existencia, aterrorizados ante lo que pueda traer el cambio, enzarzándose en una lucha perdida de antemano por evitar la evolución. El mensaje budista de dejar que cada uno tome su camino en la búsqueda del Nirvana, confiando en la bondad intrínseca del hombre, es quizá el preferido por el autor, pero en todo caso se exponen los argumentos de todos los actores implicados en esta pugna.

Me ha recordado en cierto modo las ideas de Cory Doctorow sobre el acceso a la información y la no muy velada crítica al control gubernamental sobre todo lo que parezca “subversivo”, entendiendo subversivo como fuera del control férreo de los políticos.

También hay algunas cosas que chirrían en la trama: la conjunción de todos los personajes importantes o secundarios en el mismo lugar, la resistencia sobrehumana del protagonista que pasa por todo tipo de  traumas pero que sobrevive mientras el suelo se siembra de cadáveres a su alrededor. Pero todos los defectos se olvidan en medio del trepidante ritmo de la narración.

Me he quedado con muchas ganas de leer Crux, del mismo autor, lo cual es una buena señal.

Lo último que quiero añadir es que la contienda por el Campbell este año va a ser dura, porque Max Gladstone es un autor que me gusta, pero Ramez es un serio competidor. Espero leer pronto algo de los demás nominados.