Stoker Awards

La foto del terror.

El pasado fin de semana tuvo lugar en Portland, Oregon, la World Horror Convention. El plato fuerte de estas convenciones suele ser la ceremonia de entrega de los premios Stoker, equivalentes a los Hugo en el mundo del horror, y en esta ocasión los galardonados han sido los siguientes:

Logro excepcional (superior achievement) en NOVELA para Doctor Sleep (Scribner), de Stephen King, algo que no deja de sorprender porque uno se imagina al King de hoy en día más propenso a recibir homenajes a toda su carrera, en todo caso, con esta secuela tardía de El Resplandor se ha impuesto a escritores que podrían ser sus hijos, como Lisa Morton o Christopher Rice, y a otros que de hecho son sus hijos, como Joe Hill.

Los homenajes a toda una carrera fueron, por cierto, para R.L.Stine (!) y Stephen Jones, que compartieron el premio correspondiente.

Logro excepcional en PRIMERA NOVELA para The Evolutionist (Nightscape), de Rena Mason. Por lo que he podido comprobar (empecé a leerla ayer por la noche), la novela de Mason nos propone un infierno doméstico infestado de soccer moms y clubes del libro. En la introducción se compara a la autora con Shirley Jackson y… ¡Arthur C. Clarke!

En YOUNG ADULT, el Stoker fue para Joe McKinney por Dog Days (JournalStone). McKinney es un prolífico autor de novelas de género Z (algunas de ellas traducidas a nuestro idioma) y la perfecta encarnación del arquetipo de ex detective de homicidios metido a escritor.

Logro excepcional en NOVELA GRÁFICA para Caitlín R. Kiernan por Alabaster Wolves (Dark Horse). Kiernan, que ya ganó el año pasado en la categoría de novela con The Drowning Girl (Roc), está abonada a estos premios y también estaba nominada en la categoría de COLECCIÓN DE RELATOS de un solo autor por The Ape’s Wife and Other Stories (Subterranean) , junto a otros tan favoritos de esta casa como Nathan Ballingrud con su North American Lake Monsters (Small Beer) o Laird Barron, que es quien finalmente se alzó con el triunfo gracias a las muchas maravillas que encierra The Beautiful Thing That Awaits Us All (Night Shade).

Por cierto, podéis leer a Barron y a Kiernan en Alas Tenebrosas (Valdemar), La Joven Ahogada (Valdemar/Imsomnia), ambos traducidos por Marta Lila Murillo, y Ominosus (Fata Libelli), donde encontraréis una novela corta de Barron procedente de la colección ganadora y traducida por Manuel de los Reyes.

Laird Barron.

Logro excepcional en FICCIÓN CORTA y LARGA, lo que aquí llamaríamos respectivamente cuentos y novelas cortas, para David Gerrold por «Last Train to Paris», publicado originalmente en The Magazine of Fantasy & Science Fiction de enero/febrero de 2013, y para Gary Braunbeck por «The Great Pity», incluida en la antología de horror psicológico Chiral Mad 2 (Written Backwards).

Y, hablando de ANTOLOGÍAS, el Stoker a la mejor no recayó en la que yo esperaba (el volumen de homenaje a Ligotti Grimscribe Puppets, de Miskatonic River Press), sino en After Death…( Dark moon Books), que no va de zombies como se podría temer, sino de experiencias cercanas y posteriores a la muerte.

En NO-FICCIÓN el premio fue para el ensayo de William F. Nolan Nolan on Bradbury: Sixty Years of Writing about the Master of Science Fiction (Hippocampus), de título lo suficientemente explícito como para excusar cualquier tipo de explicación.

En POESÍA, el premio fue para Marge Simon, Rain Graves, Charlee Jacob y Linda Addison por Four Elements (Bad Moon).

Y, como detalle curioso para los que estéis acostumbrados a seguir los Hugo, el premio al mejor logro en la categoría de GUIÓN no se lo llevó Doctor Who (BBC), sino The Walking Death (AMC)por el episodio «Welcome to the Tombs», escrito por Glenn Mazzara.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.