Acadie

Normalmente aplaudo la publicación de obras en formato más corto que la novela, por ventajas como la rapidez en la lectura y la “contundencia” en la aplicación de las ideas, pero en el caso de Acadie no lo puedo negar :  me he quedado con ganas de más.

El libro está muy bien planteado y la historia se cierra, pero me parece que el universo creado por el autor hubiera podido dar muchísimo más de sí.

Quizá el elemento más destacable de la narración es el humor que se nota en cada párrafo, con una ironía fina pero muy acertada en su crítica a la sociedad. Algunos de los nombres de las naves espaciales me recuerdan a la nomenclatura de la Cultura de Banks, pero sin llegar a su nivel. Además se plantean algunos interesantes disquisiciones sobre la manipulación genética, pero sin entrar en profundidad quizá debido precisamente a la longitud de la publicación. Por si faltara algo, también tenemos algunas máquinas de Von Neuman sumadas al cóctel que es algo que siempre anima el cotarro.

Quizá sea algo criticable el maniqueísmo con el que Hutchinson trata la sociedad en la que se desarrolla la acción, donde todo es de color de rosa y quizá por esa misma razón el giro final no llega a ser tan sorprendente… pero la verdad, se disculpa por haber escrito un relato divertido y con más profundidad de la esperada que se acaba en un suspiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.