Resumen Recordando a Iain Banks

BanksPara celebrar el Boxing Day, aquí os he preparado un recopilatorio con todos los enlaces del especial dedicado a Iain Banks. Esperemos que hayais disfrutado tanto de él leyéndolo como nosotros preparándolo.

Desde aquí quiero hacer público mi agradecimiento a los Fantascopistas por embarcarse en esta aventura y en especial a Ian Sales y Aliette de Bodard por sus magníficas colaboraciónes desinteresadas. Con personas así da gusto relacionarse.

Recordando a Iain Banks : Guest post Aliette de Bodard

Banks

Aquí os traemos el regalo de Navidad que nos hace Aliette de Bodard a los admiradores de Iain Banks. Me he permitido traducirlo a continuación de su mensaje en inglés.

I remember the first time I read a Ian M. Banks book.

I had managed to go through about three years of writing science fiction (and far many more reading it) without ever encountering his work–decidedly odd, as some of those years had been spent in the UK, his home turf. I do remember glancing at a battered copy of Consider Phlebas in a charity shop and passing it over in favour of something that looked shinier. But at the 2009 Eastercon, my gaze wandered towards an equally battered paperback of Use of Weapons, and someone (I think Roy Gray from Interzone), said, “You should read this, it will blow your mind”.

And it did.

Years later, I still come back to Use of Weapons as the best Culture novel. It has everything that made the Culture famous: the sly humour of the Minds; intricate, prolific worldbuilding that makes you feel as though you are walking on the planets with the characters; hard questions about how far an advanced culture can meddle in the affairs of less advanced ones; and a sting in the tale that is brilliant, making you reconsider everything that has gone on before. The jaded, cynical outlook on war and politics spoke to my inner pessimist about the uselessness of the gung-ho attitude so prevalent in Science Fiction; and the structure of the book, with its regressions in time and gradual reveals, is masterful.

Use of Weapons inspired me in so many ways: the Minds’s hilarious names and their administrative skills were one of the inspirations for my own shipminds in the Xuya universe; the questions about meddling and colonialism have become central to my work; and the regression structure convinced me to try flashbacks and parallel timelines more often in my own short fiction. I only wish I could emulate the twist and the general cleverness, though!

Since then, I’ve read more Iain M Banks novels, and enjoyed them all. I can only rage at the unfairness that there won’t be any more, that he was taken from us far too soon, far too fast. He will be much, much missed in this corner of the universe.

Recuerdo la primera vez que leí un libro de Iain M. Banks

Me había pasado tres años escribiendo ciencia ficción (y muchos más leyéndola) sin encontrarme nunca con su trabajo – algo definitivamente extraño, ya que algunos de esos años los había pasado en el Reino Unido, su tierra. Recuerdo encontrar una copia maltrecha de “Consider Phlebas” en una tienda de segunda mano y descartarla para elegir algo que parecía en mejor estado. Pero en la Eastercon de 2009 mi mirada se posó sobre una copia igualmente maltrecha de “Use of Weapons” y alguien (creo que Roy Gray de Interzone) dijo “Deberías leer esto, te fascinará”.

Y así fue.

Años después, sigo creyendo que la mejor novela de la Cultura es “Use of Weapons”. Tiene todo lo que ha hecho famosa a la Cultura: el taimado humor de las Mentes; una creación de mundos intrincada y prolífica que hace que sientas que estás caminando por los planetas al lado de los personajes; preguntas difíciles sobre cómo una cultura avanzada puede inmiscuirse en los asuntos de las menos avanzadas; y un punto en el relato que es brillante, y hace que reconsideres todo lo anterior. La visión hastiada y cínica de la guerra y la politica interpeló a mi pesimista yo interior acerca de la inutilidad de la actitud agresiva tan prevalente en la ciencia ficción; y la estructura del libro, con sus regresiones temporales y sus revelaciones graduales es magistral.

“Use of Weapons” me inspiró en muchas cosas: los hilarantes nombres de las Mentes y sus habilidades administrativas fueron una de las fuentes de inspiración para mis propias navesmente en el universo Xuya; las preguntas sobre intromisiones y colonialismo son centrales en mi trabajo; y la estructura regresiva me convenció para utilizar flashbacks y líneas temporales paralelas más a menudo en mi ficción corta. ¡Solo desearía ser capaz de emular los giros y la inteligencia global!

Desde entonces, he leído más novelas de Iain M Banks y las he disfrutado todas. No pudo hacer más que enfurecerme ante la injusticia de que ya no vaya a haber más, de que nos lo robaran demasiado pronto, demasiado rápido. En esta esquina del universo le vamos a echar mucho de menos.

Master of the House of Darts

master-of-the-house-of-dartsCon este libro se acaba la trilogía Obsidian and Blood de Aliette de Bodard y es una auténtica lástima, porque el mundo que ha creado la autora francovietnamita merece ser revisitado en más ocasiones. A mí personalmente me ha encantado y espero que penséis lo mismo que yo.

Aunque el protagonista absoluto de las tres entregas es Acatl, High Priest of the Dead, poco a poco la figura de su alumno Teomitl va in crescendo. Hasta el punto que el título del libro es “Master of the House of Darts”, el título que ostenta como miembro de la familia imperial de Tenochtitlan. Sin menospreciar en ningún momento a Nezahual-Tzin, un personaje creado como contrapunto de Teomitl que podría ser protagonista de sus propias historias si Aliette así lo decidiera.

La historia engarza con la finalización del segundo libro, “Harbinger of the Storm”, en el que Tizoc-Tzin es nombrado Revered Speaker, cargo supremo del gobierno, a un altísimo coste mágico. Para confirmar el cargo se llevan a cabo una serie de batallas para conseguir prisioneros que serán inmolados a los dioses, mas en la ceremonia de recibimiento de las tropas uno de estos prisioneros cae víctima de una extraña enfermedad. Acatl debe investigar al respecto y evitar en lo posible que la enfermedad se extienda.

Las intrigas políticas y las luchas de poder forman el entramado de la historia, pero la existencia de la magia lo complica todo. El panteón de dioses es muy extenso y en cada nueva entrega vamos conociendo nuevas deidades, casi todas están caracterizadas por la misma sed de sangre viva.

La prosa es bella y cada palabra es acertada, se nota mucho trabajo por parte de la autora. Existen algunos problemas con la historia: algunos personajes que resultan ser importantes al final de la obra no aparecen hasta el final, como una suerte de Deus ex Machina; en momentos puntuales la trama avanza mediante oportunas informaciones que proveen los mensajeros en el momento justo… pero son menudencias.

Se nota la madurez como escritora que Aliette ha alcanzado a lo largo de la trilogía. No nos queda más que esperar su próxima novela, de la que ya ha acabado el primer borrador con título provisional “The Moon over Red Trees” para volver a asombrarnos con su escritura en formato largo, ya que en formato corto tenemos muchas oportunidades de disfrutar de su prosa.

Venta del relato “Days of the War, as Red as Oxblood, as Dark as Bile” de Aliette de Bodard

Aliette nos informa en su blog que ha vendido el relato “Days of the War, as Red as Oxblood, as Dark as Bile” a Subterranean Online así que en alguna próxima entrega del magazine podremos volver a disfrutar de esta autora.

El relato se sitúa en su universo Xuya, un tiempo después de la multipremiada On a Red Station, Drifting, incluso con algún personaje de esta historia. Esperemos que no se retrase mucho su publicación.

Harbinger of the storm

HarbingerEn esta segunda entrega de Obsidian and Blood de mi admirada Aliette de Bodard seguimos con las andanzas de Acatl, el Alto prelado de los muertos al que conocimos en “Servant of the Underworld”.

Los segundos libros de las trilogías siempre presentan problemas. Si asimilamos la estructura de inicio, desarrollo y desenlace con cada una de las entregas, este libro debería ser donde se profundice en la historia de Acatl y del imperio Mexica. Mi impresión es que no se debe leer de forma independiente ya que hay menciones a lo sucedido en “Servant of the Underworld” y se van añadiendo detalles a los personajes que conocimos antes.

Se notan algunos cambios con respecto al primer libro, por ejemplo, la escasa (casi testimonial) presencia de la familia del protagonista y las mayores explicaciones sobre el panteón de dioses de nombres impronunciables, algo que se agradece mucho porque es interesantísimo.

Lo que no varía son las intrigas palaciegas en las que se ve envuelto Acatl. Está en juego la sucesión del máximo mandatario del Imperio y ante semejante premio, pocos están dispuestos a echarse atrás, aunque lo que esté en peligro sea la propia existencia del mundo, acechado por los demonios de las estrellas, que vigilan anhelantes las debilidades del mundo para celebrar un festín con los humanos que caigan en sus garras.

El propio Acatl se ve cambiando, ya que tiene que aprender a ceder en sus rígidas prioridades para llegar a un consenso en el que todos ganan y todos pierden. La estrella ascendente de Teomitl podría por momentos llegar a ensombrecer al Alto prelado, pero Aliette maneja los personajes con maestría para dejar a cada uno en su lugar.

La prosa, como no podría ser de otra manera con esta autora, está cuidada al extremo, parece que cada palabra se ha seleccionado para encajar en el tapiz que forman las frases.

Aunque la resolución del libro me parece un poco “tramposa” y le falta algo que no sabría definir muy bien para alcanzar el nivel del anterior, es un libro muy recomendable. Y no habrá de pasar mucho tiempo hasta que lea el siguiente, “Master of the House of Darts”.

NOTA: Os recomiendo encarecidamente la lectura de la traducción que Marcheto ha hecho en  Cuentos para Algernon (nominado a los Ignotus) de la introducción al “Universo de Xuya” en el que se encuadran estos libros. Hará que los disfrutéis mucho más.

Lectura conjunta: Seven Beauties, capítulo 3

Seguimos con la lectura conjunta del libro “Seven Beauties of science fiction”, en esta ocasión desde el blog Leemaslibros, el nominado a los Ignotus Pedro nos habla sobre la ciencia ficción y la historia futura.

Podéis leer la “convocatoria” para la lectura conjunta aquí, el artículo sobre la introducción aquí, el del primer capítulo aquí (recomendado por Aliette de Bodard) y el segundo capítulo aquí.

Como siempre, os animamos a participar en la lectura conjunta y expresar vuestras opiniones en los artículos y en la discusión que está teniendo lugar en el facebook del Fantascopio. Este completísimo artículo lo merece.

Ganadores Premios Locus 2013

Ayer se anunciaron los ganadores de los premios Locus 2013 y los recojo aquí con un pequeño comentario por mi parte, en aquellos que he leído. Son los siguientes:

Novela de ciencia ficción

  • “Redshirts”, John Scalzi (Tor; Gollancz). Como ya dije en la reseña que le hice, me parece un libro entretenido, pero no es para tanto. Por ejemplo, Ian Sales en su twitter nos dice: “Red Shirts has just won the Locus Award, which apparently means it’s a better novel than 2312. Well, there you go”. No he acabado “2312”, pero si que me parece con más empaque que la de Scalzi para ganar el premio.
Novela de fantasía

  • “The Apocalypse Codex”, Charles Stross (Ace; Orbit UK). No lo he leído y @odo sigue insistiendo, al final caeré. Aunque me duele en el alma que no haya ganado “Hide me among the graves”, que es la estupenda vuelta de Tim Powers por sus fueros.
Novela juvenil

  • “Railsea”, China Miéville (Del Rey; Macmillan)

 

Primera novela

 

Novela corta

Relato

Relato corto

  • Immersion, Aliette de Bodard (Clarkesworld 6/12). ¿Qué queréis que os diga? Es el año de Aliette.

Antología

  • Edge of Infinity, Jonathan Strahan, ed. (Solaris US; Solaris UK). Me llama mucho la atención esta antología, venía en el Hugo Voter Packet y estoy deseando leerla.

Colección de relatos

  • Shoggoths in Bloom, Elizabeth Bear (Prime)

Revista

  • Asimov’s

Editorial

  • Tor

Editor

  • Ellen Datlow

Ilustrador

  • Michael Whelan

No ficción

  • “Distrust That Particular Flavor”, William Gibson (Putnam)

Libro de ilustraciones

  • “Spectrum 19: The Best in Contemporary Fantastic Art”, Cathy Fenner & Arnie Fenner, eds. (Underwood)

En este enlace, podéis ver los nominados de todas las categorías. ¡Enhorabuena a los ganadores! Y enhorabuena a Connie Willis por ser capaz de llevar esa flor en el pelo y no morir en el intento (via @lizargall, a quien agradezco su información de primera mano).

connie

Un menú espacial

comida espacialEste post de Aliette de Bodard me ha hecho pensar en las distintas formas de resolver las necesidades alimenticias que se han dado en la ciencia ficción. Según las teorías malthusianas, hace ya tiempo que deberíamos haber acabado con los recursos y sin embargo aquí estamos todavía. Extrapolando esta tendencia al futuro, en algún momento se deberían gastar los recursos de los que nos alimentamos y los autores de ciencia ficción se han puesto manos a la obra para ofrecer ideas al respecto.

Quizá la más famosa sea “Hagan sitio, hagan sitio”, de Harry Harrison, más por su adaptación cinematográfica Soylent Green que por el propio libro.

En “Mercaderes del espacio”, de Frederik Phol y C.M. Kornbluth crían las llamadas “Gallinas”, gigantescos tumores de pollo que crecen sin control y que hay que cortar con herramientas para obtener carne. Aún así, la falta de proteínas en la Tierra es preocupante.

En el comienzo de “El día de los trífidos” se intenta rentabilizar el cultivo de unas extrañas plantas (los propios trífidos) cuyo origen es desconocido. Una forma de no tener que depender de estas plantas sería que los humanos fueran capaces de hacer la fotosíntesis, como ocurre en “By light alone” de Adam Roberts y “The green leopard plague” de Walter Jon Williams.

En un tono casi casi apocalíptico, tenemos dos claros ejemplos de manipulación genética de las semillas para producir alimentos mejorados, pero si esto se va de las manos nos podemos encontrar con “La chica mecánica” de Paolo Bacigalupi o “Seed” de Rob Ziegler.

Una obra menor de sir Arthur C. Clarke que sin embargo establece las bases para un mayor aprovechamiento de los océanos es “En las profundidades”, en la que el autor inglés vuelca su pasión por el submarinismo. De otro Gran Maestro de la Ciencia Ficción como Isaac Asimov surge la idea de Marte como granero para alimentar a la Tierra en el primer libro de Lucky Starr, aunque hay que tener en cuenta que esta historia era hija de su tiempo y no tendría sentido ahora.

En “Los viajes de Tuf” de George R.R. Martin, el protagonista se convierte en un ingeniero ecológico que con su nave viaja a través del espacio solucionando las controversias que los humanos hemos ido creando. Algunas veces los conflictos están relacionados con la superpoblación y el hambre que esta conlleva, y Tuf, él mismo vegetariano, plantea soluciones aportando nuevas especies vegetales con alto contenido calórico. Pero esto es solo un parche para el problema de fondo.

Los cultivos hidropónicos son muy socorridos en las estaciones espaciales y en generalen cualquier asentamiento humano en gravedad cero. Aparecieron por primera vez en el espacio exterior en la novela de John Brunner “El rebaño ciego”.

La propia Aliette escribe muchas veces en torno a la alimentación en el espacio como se ve por ejemplo en su estupenda On a red station, drifting, donde la principal fuente de ingresos de la estación espacial es su exportación de salsa de pescado o en Immersion, donde la historia transcurre en un restaurante y que según palabras de la propia autora:

the dish of lemongrass chicken symbolises the culture one of the characters has tried to cut herself off from; and ultimately the impossibility of ever surrendering her childhood memories

¿Se os ocurren más historias de ciencia ficción donde la comida tenga un papel relevante o haya alguna forma ingeniosa de combatir la hambruna? Si no, siempre nos podremos ver en El restaurante del fin del mundo.

Servant of the underworld

ServantUnderworldQue Aliette de Bodard es una de mis escritoras favoritas no es ningún secreto. Hasta ahora sólo había leído su ficción corta (reseñas aquí y aquí) y su novella On a red station, drifting. Confiaba en que su “Servant of the Underworld” no me decepcionara y mis expectativas se han visto incluso superadas.

Aunque mis principales pasiones literarias sean la ciencia ficción y la fantasía, también me gusta el noir y algo de novela histórica, y en este libro se mezclan todos estos géneros de manera muy efectiva.

La historia se centra en Acatl, High Priest of the Dead (cabeza visible del culto al Dios de los Muertos) que es el encargado de investigar en la ciudad de Tenochtitlan los delitos que tengan que ver con la magia. Acatl no deseaba este puesto, preferiría vivir como prelado en algún otro recóndito lugar porque las luchas políticas no le interesan, pero tal vez por esto se le escogió para el cargo.

Se le encomienda la investigación de la desaparación de Eleuia, sacerdotisa de la diosa de la fertilidad Xochiquetzal. En el lugar de la desaparación, se ha encontrado bañado en sangre y ha sido acusado del crimen el guerrero jaguar Neutemoc, hermano de Acatl. La relación con Neutemoc nunca ha sido fácil pero ello no es óbice para que Acatl se dedique en cuerpo y alma a la resolución del caso. Pero la madeja se irá complicando conforme avance la trama, hasta descubrir un complot que puede cambiar el mundo.

Este planteamiento que podría parecer poco original (las rencillas familiares que se interponen en una investigación, la desaparación que no se sabe si ha sido secuestro o asesinato porque no se encuentra el cadáver) no lo es en absoluto por el maravilloso entorno en el que se desenvuelven los personajes. La historia y mitología azteca, una gran desconocida para mí, constituyen un escenario atrayente que hace que se despierten mis ganas por conocer más del tema. Los dioses de nombre impronunciables (se me ocurren pocas cosas más difíciles que leer en voz alta un Dramatis Personae del libro sin que se trabe la lengua) compiten por la adoración de los mortales, la magia está inextricablemente ligada a los sacrificios de sangre viva que si es humana mejor que mejor, las intrigas políticas y las luchas de poder están a la orden del día, extrañas criaturas atacan a los humanos para alimentarse de sus ojos y sus uñas…

La trama está plagada de detalles que hacen que te metas en el libro, como las maldiciones que lanza Acatl cuando las cosas no salen bien (¡Que la Dualidad te ciegue!), la magia del jaguar de los nacidos en unos determinados días que permiten invocar a esta criatura, la descripción de los frescos de las paredes y muchas cosas más.

Si con todo esto no he conseguido convencerte para que empieces a leer “Servant of the Underworld” no sé cómo podría hacerlo, pero si te pica la curiosidad, aquí Aliette nos deja unos apuntes sobre el mundo azteca escenario de estos libros. Para ir abriendo boca para cuando lo publique RBA.