S.O.S. Meteoros

SOSMeteorosTomando prestado el título de un álbum de mis queridos Blake y Mortimer y aprovechando un tema de candente actualidad, he pensado hacer un somero repaso a los libros de ciencia ficción y fantasía relacionados con los meteoritos u otros cuerpos celestes empeñados en colisionar con la Tierra.

Creo que el precursor de estos libros puede ser “Hector Servadac” de Julio Verne, uno de los padres de la ciencia ficción. En est obra, el protagonista junto con otras personas es arrancado de la faz de la Tierra por un cometa que colisiona tangencialmente con nuestro planeta y deberá resolver como vivir en este yermo, mientras investigan la trayectoria del cuerpo celeste.

Novelas cuyo tema principal sea el acercamiento de un meteorito a la Tierra se me ocurren dos, de nombres extremadamente similares: “El martillo de Dios” de Sir Arthur C. Clarke y “El martillo de Lucifer” de Larry Niven y Jerry Pournelle. Mientras que en el primero se descubre el meteorito a tiempo y se intenta destruir antes de que llegue a la Tierra (¿no os recuerda a ninguna película?) en el segundo no se puede evitar el choque y se narran los acontecimientos postapocalípticos. Solo he leído el primero, pero no es gran cosa.

Otro tema sería novelas en las que aparecen meteoros u otros cuerpos celestiales que forman parte de la trama. Ahí sí que hay material de sobra para comentar, desde el meteorito que da comienzo a “La guerra de los mundos” a la captura de asteroides de hielo para la terraformación en la trilogía de Marte de Kim Stanley Robinson pasando por “Los piratas de los asteroides” de Asimov. Y eso solo para empezar a abrir boca.

¿Y a vosotros? ¿Se os ocurren más libros en los que aparezcan los meteoritos?

4 respuesta a “S.O.S. Meteoros”

  1. Así, a bote pronto, historias en las que haya “choques” de asteroides o meteoritos sólo se me ocurre “Vainglory” de Alastair Reynolds, un estupendo relato (que nominaré a los Hugo, seguramente) incluido en The Edge of Infinity. Ah, y aunque no la he leído, creo que La luna es una cruel de amante de Heinlein caía algún que otro asteoride a la Tierra…

    Relatos o novelas en las que salgan asteroides hay muchas más. En Pórtico, por ejemplo, las naves de los Heechee se encontraban dentro de un asteroide, si no recuerdo mal. Gran parte de la trama de Incandescence de Greg Egan transcurre en un asteroide. Eon de Greg Bear era un asteroide, creo. Tanto en Pushing Ice de Reynolds como en Leviathan Wakes de James S.A. Corey la historia se inicia con la tripulación de una nave que recolecta asteroides. De hecho, la minería de asteroides es muy común: Mineros del Oort de Pohl, “Water Rights” de An Owomoyela (también incluido en The Edge of Infinity), Joshua Calvert en The Night’s Dawn Trilogy de Peter F. Hamilton se dedicaba a buscar objetos valiosos en un cinturón de asteroides…

    Un relato especialmente interesante es “El bosque de hielo” de Javier Redal, sobre una especie alienígena que vive dentro de los asteroides de hielo y tiene, por tanto, un ritmo metabólico bajísimo.

    Así de memoria me salen esos, pero seguro que hay muchos más. Si me voy acordando, los pongo.

  2. Es una buena antología, sobre todo teniendo en cuenta que es de relatos originales. No hay ninguna historia mala y sí dos muy buenas: la de Pat Cadigan y la de Reynolds. El resto están bien sin ser excepcionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.