The Freeze-Frame Revolution

Peter Watts es un escritor complejo, que no da facilidades al lector, pero que compensa en ocasiones el esfuerzo que hemos de realizar para adentrarnos en su obra con destellos de genio.

Empecé The Freeze-Frame Revolution con muchas ganas y he de confesar que cuando lo estaba terminando durante una cena solitaria, no fui capaz de despegar los ojos de la pantalla hasta acabarlo. No temía que los empleados del restaurante me recogieran justos con los restos de la comida a escobazos, porque ni siquiera me di cuenta del paso del tiempo. Hasta ese nivel de fascinación y ensimismamiento me llevó la historia.

El eje sobre el que gira todo el argumento es la definición de inteligencia. Quizá por deformación lectora, siempre he concebido las inteligencias artificiales como unos entes de capacidades tan superiores a las humanas que casi se convierten en incognoscibles. Pero Watts juega con el límite de esta inteligencia, utilizando una IA «tonta», en el sentido de que es muy buena en los cálculos que hace pero le falta la chispa de genio que le permita saltar a deducciones no lineales, por ejemplo.

Existe un gran contraste en dos de las dimensiones en las que se desarrolla la  novela. El emplazamiento de The Freeze-Frame Revolution en una nave-meteorito cuya misión consiste en abrir puertas en el espacio, así que se trata de un espacio confinado (aunque muy extenso) imbuido en la inmensidad. Del mismo modo, la escala temporal de la misión es enorme, pero el tiempo que están conscientes los humanos apenas alcanza las semanas cada dos o tres milenios, porque solo se les despierta cuando algo no va según lo previsto.

Resulta casi imposible creer que se pueda llevar a cabo un motín en esta nave cuando los humanos apenas coinciden en sus turnos y cada vez que despiertan no saben cuánto tiempo ha pasado. Además, la IA de la nave ejerce una constante supervisión tanto de sus constantes vitales como de sus conversaciones, de sus relaciones… Y sin embargo, el ingenio humano es capaz de superar estos obstáculos, porque al fin y al cabo la inteligencia supervisora lo que hace es realizar algoritmos que analizan la relación costo-beneficio entre las acciones que realiza y el resultado que obtiene. Por lo tanto, no «merece la pena» supervisar cada nimio detalle si está dentro de los parámetros que algún programador pensó hace milenios.

Estos intersticios son los que aprovecha la tripulación para su «revolución». Estos humanos no se están enfrentado a la inteligencia artificial que controla la nave, se están enfrentando a los ingenieros que en su momento programaron sus rutinas. Y este enfrentamiento dilatado en el tiempo resulta apasionante.

The Freeze-Frame Revolution es una novela tan interesante que apenas puedo esperar a que la leáis para comentarla en profundidad sin caer en el spoiler. Espero que pronto caiga en vuestras manos.

Infinity Wars

Aunque en general la serie Infinity de Jonathan Strahan me gusta, esta última entrega me ha parecido bastante floja. Veamos por qué.

Evening of the Span of Their Days, Carrie Vaughn

Los inicios de la guerra desde la perspectiva de un taller de reparación espacial. Flojo.

The Last Broadcasts, An Owomoyela

Con una interesante premisa sobre el control de la información en un conflicto bélico y una protagonista «particular», creo que esta historia podría haber dado más de sí, pero se queda en poco.

Faceless Soldiers, Patchwork Ship, Caroline M Yoachim

Utilizando como base una de las paradojas que tanto interesan a la autora, pero con cierto toque pulp descerebrado, este relato celebra las diferencias y se postula como mensajero de las buenas relaciones entre especies.

Dear Sarah, Nancy Kress

Interesante relato sobre cómo afecta a los más desfavorecidos la adquisción de nuevas tecnologías. En este caso, llegan de la mano de los extraterrestres, pero el problema de fondo no es ese. Kress nos hace reflexionar sobre los cambios y cómo afrontarlos.

The Moon is Not a Battlefield, Indrapramit Das

Este relato mezcla la cultura india con una narración realista de combates lunares en una guerra fría que se desarrolla principalmente en nuestro satélite. Más que recomendable.

Perfect Gun, Elizabeth Bear

La antropomorfización de los objetos llevada a un límite obsesivo. Olvidable.

Oracle, Dominica Phettaplace

Inocente y divertida aproximación al nacimiento de una IA omnisciente. Al principio parece un relato premonitorio sobre la pérdida de privacidad, pero pronto deriva a un alegato pacifista.

In Everlasting Wisdom, Aliette de Bodard

En este relato, Aliette pervierte una de las ideas fundamentales del universo de Xuya, la concepción de las Mentes en un cuerpo humano. La perversión viene de introducir aliens en el cuerpo para controlar la mente, subyugada al eterno emperador. Inquietante.

Command and Control, David D. Levine

Un conflicto enquistado por un territorio con recursos eternamente en disputa, una nueva tecnología que podría cambiar el curso de la guerra pero que queda en nada y una idea original para buscar una solución al conflicto. Demasiadas casualidades sustentan este relato como para resultar creíble.

Conversations with an Armory, Garth Nix

Pasatiempo humorístico sobre la burocracia obsoleta que te arrancará una sonrisa.

Heavies, Rich Larson

Un lugar aparentemente idílico pero con un pasado reciente de rebelión visto a través de los ojos del encargado de vigilar que todo siga pacífico. El giro final es bastante previsible, la verdad.

Overburden, Genevieve Valentine

Aburrido y lento. No ha conseguido interesarme este relato repleto de traiciones.

Weather Girl, E.J. Swift

Partiendo de una base parecida al relato de An Owomoyela incluído en esta misma antología, este relato sobre el cambio climático y el manejo de información resulta atractivo y preocupante, por lo realista que es.

Mines, Eleanor Arnason

Aunque los elementos que utilizar Arnason para crear estos relatos son interesantes, como una guerra por colonizar un planeta con recursos y el uso de animales modificados para comunicarse telepáticamente con los soldados, el resultado final no es muy destacable.

ZeroS, Peter Watts

Complejo relato con algunos de los temas que se repiten periódicamente en la obra de Watts, como la compartimentación mental o la «zombificación» para usos militares. Aunque es interesante la aproximación científica a la posibilidad de que varias mentes compartan el mismo cuerpo, al final el relato no conduce nada.

En resumen, aunque hay algunos relatos llamativos, el nivel general de la recopilación es bastante decepcionante. Espero que la siguiente entrega del proyecto Infinity nos traiga una selección más atractiva.

The best science fiction & fantasy of the year Vol. 9

BestSciencieFictonFantasy9Afrontaba con mucha ilusión la lectura de este volumen, ya que después de leer Reach for infinity pensaba que Jonathan Strahan estuvo especialmente inspirado el año pasado. Y creo que lo sigue estando, aunque hace algo de trampa porque escoge varios relatos de esta recopilación para The best SF & F of the year Vol. 9 y también incluye relatos de terror. Pero le perdonamos estos deslices por el resto de relatos escogidos.

“Slipping”, Lauren Beukes

Beukes tiene la extraña capacidad de hacerme sufrir con lo que escribe, mientras que disfruto con la lectura. En este relato sobre modificaciones corporales para conseguir fines atléticos, mezcla sabiamente el anhelo por la supervivencia con los tejemanejes poco escrupulosos de la industria. Fascinante.

“Moriabe’s Children”, Paolo Bacigalupi

Fantástica relato del autor de La chica mecánica, que nos cuenta una historia de maltrato basándose en leyendas de pescadores. La repetición de las frases iniciales de los párrafos, la asfixiante atmósfera en la que se desarrolla la historia y el horror de lo cotidiano da lugar a un inquietante relato que no puedes dejar de lado.

“The Vaporization Enthalpy of a Peculiar Pakistani Family”, Usman T Mailk

Entiendo el mensaje que nos quiere hacer llegar este relato, pero lo que no me cuadra tanto es la manera de contarlo. Se narra el sufrimiento de una familia pakistaní enfrentándose a desastres naturales y artificiales.

“The Lady and the Fox”, Kelly Link

Me ha encantado este relato de Kelly Link sobre una familia muy especial con dotes artísticas «casi» mágicas.

“Ten Rules for Being an Intergalactic Smuggler (The Successful Kind)”, Holly Black

Con un estilo pulp, un relato bastante simplista sobre una adolescente que quiere aprender de su tío el oficio de contrabandista intergaláctico. Pasable.

“The Long Haul From the ANNALS OF TRANSPORTATION”, The Pacific Monthly, May 2009”, Ken Liu

Dentro de los relatos de Ken Liu, esta fantasía alternativa donde los dirigibles siguen siendo utilizados para el transporte no destaca mucho.

“Tough Times All Over”, Joe Abercrombie

Divertidísimo relato en el que más y más ladrones se enfrentan por la posesión de un valioso paquete.

“The Insects of Love”, Genevieve Valentine

No me ha convencido esta historia. Parte de una idea interesante, el uso futuro de las características propias de los insectos para mejoras variadas (como pesticidas naturales o por sus cualidades alucinógenas) pero me parece que luego pierde el rumbo.

“Cold Wind”, Nicola Griffith

Extraño relato sobre cazadores que se convierten en presas y depredadores que buscan alimentarse. No es destacable.

“Interstate Love Song (Murder Ballad No.8)”, Caitlin R Kiernan

Macabro relato sobre unas gemelas que patrullan la carretera en busca de víctimas para sus escabrosos apetitos. Lo he pasado realmente mal leyéndolo.

“Shadow Flock”, Greg Egan

Interesante relato sobre los posibles usos delictivos de los drones. Aunque la idea es buena, la finalización es bastante simplona.

“I Met a Man Who Wasn’t There”, K. J. Parker

Todo lo que voy leyendo de K.J. Parker me va gustando. Me da igual que ya se haya resuelto el misterio verdadera identidad, mientras siga escribiendo relatos tan interesantes. Este relato encierra trampas dentro de trampas para dejar asombrado al lector. No se puede enseñar nada que no se sepa ya.

“Grand Jeté (The Great Leap)”, Rachel Swirsky

Posiblemente la historia más larga de la recopilación. Swirsky escribe para ponernos el corazón en un puño, sobre una enfermedad infantil mezclada con un horrible sentimiento de pérdida. Al principio del relato lo consigue, pero conforme va avanzando la narración se pierde este efecto, quizá se alarga demasiado. Creo que la longitud es lo que estropea “Grand Jeté (The Great Leap)”.

“Mothers, Lock Up Your Daughters Because They are Terrifying”, Alice Sola Kim

Este terrorífico relato sobre posesión ha sido una lectura inquietante. El trasfondo social en el que se basa son los problemas de la adopción internacional, algo que me parece muy interesante.

“Calligo Lane”, Ellen Klages

Maravilloso relato repleto de magia sobre los mapas y sus posibilidades. Me encanta la descripción del trabajo pausado que se realiza sobre unas coordenadas.

“Shay Corsham Worsted”, Garth Nix

Un relato muy simple pero bien ejecutado. La actualización de los archivos de los servicios secretos puede llevar a que se pierda información básica para la supervivencia mundial.

“Kheldyu”, Karl Schroeder

La idea de absorber el dióxido de carbono contaminante presente en la atmósfera mediante la construcción de una enorme torre me parece sencillamente espectacular. Aunque lo que más me ha gustado es la parte científica del relato, he de decir que la parte de “acción” también estaba bastante biene llevada.

“The Devil in America”, Kai Ashante Wilson

Historia de terror (Strahan interpreta de forma muy laxa lo que es la fantasía e incluye directamente el terror en su ámbito) sobre la vieja magia africana trasladada al nuevo mundo.

“Tawny Petticoats”, Michael Swanwick

Deliciosa historia de un timo en toda regla. Un poco como El golpe en versión futurista. Muy divertido.

“The Fifth Dragon”, Ian McDonald

Esta historia de amistad que tiene como fondo la colonización de la Luna y detalla de forma magnífica la terrible decisión que deben tomar los desplazados al satélite. Existe una fecha límite a partir de la cual la pérdida de materia ósea de sus cuerpos impedirá el regreso a la Tierra. La economía lunar también forma parte de la estructura de la historia, que en su parte final cambia nuestra forma de entender a la protagonista.

“The Truth About Owls”, Amal El-Mohtar

Un relato que empieza de forma potente con las referencias a los búhos y sus características pero que luego toma otros derroteros. Me gusta especialmente el final.

“Four Days of Christmas”, Tim Maughan

Visión pesimista de un futuro relativamente cercano con un único hilo conductor, un muñeco de Papá Noel.

“Covenant”, Elizabeth Bear

Me ha recordado a El rey Lansquenete aunque las diferencias son grandes. La forma de tratar a los culpables de delitos muy graves para reintegrarse en la sociedad es «arreglar» su mente, pero tiene otras connotaciones que hacen de «Covenant» una lectura muy interesante.

“Cimmeria: From the Journal of Imaginary Anthropology”, Theodora Goss

La idea de una antropología imaginaria que crea un país es llamativa. Pero lo que me fascina realmente es el tratamiento que reciben los gemelos  en este país inventado (seguramente porque me pilla de cerca).

“Collateral”, Peter Watts

Interesantísima historia sobre el libre albedrío toda vez que las respuestas de las personas con implantes y aumentos son anteriores a sus propios pensamientos. ¿Qué pasaría si nuestro cuerpo actuara automáticamente ante una amenza antes de que fuéramos conscientes de ella?

«The Scrivener”, Eleanor Arnason

Deliciosa historia dentro de la fantasías más clásica, buscando inspiración en el propio proceso de escritura. Las tres hijas de un escritor frustrado (Imagination, Ornamentation y Plot) deben entrar en el bosque en busca de una bruja para ver si son capaces de escribir.

“Someday”, James Patrick Kelly

Daya ha de elegir quiénes serán los padres de su hijo y escoge tres donantes de semen por sus distintas cualidades. La historia tiene cierto aire pulp y un giro final que completa la narración, pero no me parece especialmente destacable.

 “Amicae Aeternum”, Ellen Klages

Sentimental historia con un punto de vista muy original: los últimos momentos antes del despegue de una nave generacional.

Esta recopilación de relatos nos da una visión de lo publicado el año pasado, pero la verdad es que entiendo que resulta imposible leer todo lo que existe. Strahan hace una buena labor, aunque deje de lado algunos relatos, sobre todo de revistas online.

Reach for infinity

reachCompré este libro en la Loncon, pero por unas causas y otras nunca encontraba el momento de sentarme a leerlo, así de agitada es la vida. Y vaya pedazo de antología me estaba perdiendo. Seguro que alguno de estos relatos va a mi votaciones para los premios Hugo, aún me queda decidir cuál.

“Break My Fall” de Greg Egan
Esta historia deja una sensación de relato inacabado, perfectamente explicado en el aspecto formal y matemático pero frío como el hielo en cuanto a los personajes. El uso de asteroides para ir cogiendo velocidad rumbo a Marte es muy curioso y factible, pero solo queda ese poso.

“The Dust Queen” de Aliette de Bodard
Precioso relato que conjuga de forma admirable la nostalgia por el pasado en la Tierra con la esperanza por la vida en otros planetas. La idea de reescribir la memoria propia o ajena para ajustarla a las necesidades de cada momento no es nueva, pero me gusta el acercamiento que habla de lo que se puede perder utilizando este método y el precio que se está dispuesto a pagar. La imagen de los espectáculos de arena en la superficie de Marte para disfrute de los que trabajan desde el espacio para su terraformación es simplemente espectacular.

“The Fifth Dragon” de Ian McDonald

Esta historia de amistad que tiene como fondo la colonización de la Luna y detalla de forma magnífica la terrible decisión que deben tomar los desplazados al satélite. Existe una fecha límite a partir de la cual la pérdida de materia ósea de sus cuerpos impedirá el regreso a la Tierra. La economía lunar también forma parte de la estructura de la historia, que en su parte final cambia nuestra forma de entender a la protagonista.

“Kheldyu” de Karl Schroeder

La idea de absorber el dióxido de carbono contaminante presente en la atmósfera mediante la construcción de una enorme torre me parece sencillamente espectacular. Aunque lo que más me ha gustado es la parte científica del relato, he de decir que la parte de «acción» también estaba bastante biene llevada.

“Report Concerning The Presence of Seahorses On Mars” de Pat Cadigan

Me encanta esta historia de desobediencia civil en las colonias marcianas. La vida en Marte es dura, y las diferencias con la Tierra son cada vez mayores, lo cual es normal cuando las distancias son tan grandes. Además, no se me ocurre una causa mejor para rebelarse contra la autoridad que la que se propone en este relato. Pat Cadigan, en un escenario similar al premiado «The girl-thing who went out for sushi»

“Hiraeth: a tragedy in four acts” de Karen Lord

Interesante relato que mezcla la colonización del sistema solar con un sentimiento de dificil explicación pero que podría equivaler a la morriña. Cuando los humanos se alejan de su planeta madre, al cabo del tiempo la angustia les supera. La única forma de superar este problema parece ser convertir a los humanos poco a poco en cyborgs.

Aunque la idea es muy interesante y el tratamiento psicológico de los personajes parece interesante, el final es muy precipitado.

“Amicae Aeternum” de Ellen Klages

Sentimental historia con un punto de vista muy original: los últimos momentos antes del despegue de una nave generacional.

“Trademark Bugs: A Legal History” de Adam Roberts

Roberts utiliza una compleja estructura imitando un documento legal para presentar un aterrador futuro en el que las grandes empresas farmacéuticas desarrollan virus ad hoc para luego vender la cura. ¡Y resulta que legalmente tienen razón!

“Attitude” de Linda Nagata

El deporte en la ciencia ficción es un campo que no ha sido muy explorado por los escritores. Hay que pensar bastante para recordar algún relato en el que sea importante, pero Linda Nagata lo toma como base para construir esta historia. La pasión por un deporte en gravedad cero proporciona los réditos necesarios para seguir con las construcción de una estación espacial en la órbita terráquea. Pero cuando se mueve tanto dinero, siempre aparecen problemas.

“Invisible Planets” de Hannu Rajaniemi

Bellísimo relato del autor finlandés que es capaz de utilizar su desbordante imaginación para presentarnos distintos mundos con apenas unos párrafos y entrelazar estas ideas con una inspiración final.

“Wilder Still, the Stars” de Kathleen Ann Goonan

Aunque trata de temas muy interesantes como qué distingue a los seres humanos de las inteligencias artificiales, la prolongación de la vida y la carrera espacial, me parece que carga demasiado el aspecto sentimental sin dejar claro los aspectos negativos. Aún así, es una lectura agradable.

“The Entire Immense Superstructure’: An Installation” de Ken Macleod

Extraño relato que mezcla lo que se considera una forma artística con la ciencia y los experimentos habitacionales. No sé dónde pretende llegar el autor y se queda en un entretenimiento ligero.

“In Babelsberg” de Alastair Reynolds

Creo que no había leído nada de Alastair Reynolds en formato corto y no sabía si su estilo, perfecto para historias muy largas se adaptaría a esta longitud. La verdad es que la historia tiene la longitud perfecta, un desarrollo agradable y un final previsible pero que se puede disfrutar perfectametne.

“Hotshot” de Peter Watts

Compleja historia sobre la libertad de elección que no estoy segura de haber entendido bien, como que pasa con otras obras de Peter Watts. ¿Cuál sería la principal razón para que la humanidad se volcara en salir del planeta Tierra?

La recopilación realiada por Jonathan Strahan me parece espectacular. Todos los relatos tienen buen nivel y hay algunos excepcionales. Una compra obligatoria para cualquier amante de la ciencia ficción.

Upgraded

upgradedAntología seleccionada por Neil Clarke, a quien el tema de los cyborgs le toca de forma muy personal como podréis descubrir en el prólogo.

Esta selección tiene grandes nombres y las expectativas por mi parte eran bastante altas.

“Always the Harvest” de Yoon Ha Lee
Un inicio un tanto frío para la antología, con un relato en el que se nota el trabajo de la autora pero que no llega a convencer. La igualdad entre cyborgs y humanos está cada vez más cercana.

“A Cold Heart” de Tobias S. Buckell
Con un original uso de la segunda persona para narrar la historia y un curioso trasfondo de satrapías espaciales, el autor caribeño nos embarca en una aventura ágil aunque previsible que deja un buen sabor de boca.

“The Sarcophagus” de Robert Reed
La increíble vastedad de la escala temporal con la que juega Robert Reed en sus obras es de por sí un aliciente para la lectura. Las probabilidades de que tenga lugar el hecho que narra son infinitesimales, pero la escala es tan grande que lo hace posible.
Aunque sólo fuera por esta grandeza merece la pena leer el relato.

“Oil of Angels” de Chen Qiufan
La ciencia ficción china me está deparando más y más sorpresas, aunque quizá debería decir alegrías. En esta ocasión, utilizando fuentes tan dispares como los aceites esenciales y la manipulación de la memoria, Chen Qiufan nos regala un bello retrato de la relación materno-filial, con sus increíbles dificultades y sus extraordinarias recompensas. En ciertos momentos me ha recordado a Benjanun, lo cual es un buen punto de partida para explorar más sobre este autor.

“What I’ve Seen With Your Eyes” de Jason K. Chapman
Preciosa historia sobre relaciones fraternales y cómo se modifica nuestra percepción de la realidad de acuerdo a nuestras expectativas. Es una lástima que el final no esté a la misma altura que el resto de la historia.

“No Place to Dream, but a Place to Die” de Elizabeth Bear
Con cuerpos modificados en extremo para dedicarse a la minería, dos miembros de facciones rivales se encuentran en una situación límite de la que solo podrán salir ayudándose mutuamente. ¿Confiarán el uno en el otro o preferirán la muerte?
Previsible pero agradable.

“Married” de Helena Bell
Espectacular y aterrador relato sobre lo que significa ser humano y lo que podrían significar las mejoras para alargar la vida cambiando órganos que dejen de funcionar correctamente. Da mucho sobre lo que reflexionar.

“Come From Away” de Madeline Ashby
Con un humor que le da un toque especial, esta historia mezcla elementos diversos, como un tiroteo en un instituto y la protección de un joven heredero para conformar un pasatiempo muy entretenido y recomendable.

“Negative Space” de Amanda Forrest
Este relato es complejo. Mezcla diversas líneas temporales y juega con la posibilidad de manipular recuerdos, por lo que no podemos confiar en el narrador. El trasfondo, con la destrucción de la interconexión total de Internet puede servir como aviso contra las actuales tendencias de hiperconectividad. Sin embargo, las relaciones familiares que parecen sustentar la historia no se definen en profundidad y no dan razones a la protagonista para actuar como lo hace.

“Fusion” de Greg Mellor
Relato demasiado metafísico para mi gusto. El punto de partida resulta muy interesante: todos los humanos de la Tierra tienen en mayor o menor medida mutaciones provocadas por un virus que cambia su carne en metal. Sin embargo, la búsqueda de conocimiento y el viaje iniciático del protagonista van perdiendo fuerza conforme avanza, con un final que no me acaba de convencer.

“Taking the Ghost” de A.C. Wise
Un relato casi de terror, sobre todo cuando se acerca a su conclusión. Los sacrificios a los que se puede estar dispuestos por la familia son la base para el desarrollo de la historia.

“Honeycomb Girls” de Erin Cashier
Escrito de una forma engañosamente simple, en este relato post-apocalíptico algunos hombres viven a base de buscar elementos valiosos en la basura mientras otros permanecen en edificios colmena. La situación es inquietante y el desenlace, aún más.

“The Regular” de Ken Liu
Una estupenda historia de detectives en un mundo donde los «aumentos» son moneda corriente. Ken Liu lleva con mano firme una trama donde la emoción va creciendo conforme avanza la investigación y el círculo sobre un asesino se va estrechando. Sin dejar de lado el aspecto sentimental, el uso que se hace de las mejoras en los humanos, en especial del Regulador de emociones me recuerda a Nexus y juegos como la saga Deus Ex, algo que me parece muy acertado.

“Tender” de Rachel Swirsky
Un relato con un comienzo arrollador, pero que luego se pierde en vericuetos y posibilidades de historias que no terminan de llegar a ningún sitio. Aunque está bien escrito, no me parece bien finalizado.

“Tongtong’s Summer” de Xia Jia
Apelando a los sentimientos familiares y con ideas sobre el tratamiento geriátrico que están cada vez más en boga, este relato llega al corazón. Todo aquel que haya conocido a sus abuelos y haya asistido a su declive se sentirá identificado en la narración.

“Musée de l’Âme Seule” de E. Lily Yu
Un accidente de automóvil puede cambiar tu vida, pero en este relato cambia incluso la concepción de lo que es la «vida». Que tu vida dependa de las máquinas a las que estás conectada, que incluso tenga que vivir en otro lugar para no provocar repulsión a la gente con la que te cruzas… todo esto forma parte de un relato sobre el que hay que reflexionar.

“Wizard, Cabalist, Ascendant” de Seth Dickinson
Complejo relato sobre el mundo tras la singularidad, las posibilidades de la evolución de la especie humana y el libre albedrío. Es necesario leerlo reposadamente porque no resulta fácil de digerir pero creo que el esfuerzo merece la pena.

“Memories and Wire” de Mari Ness
La base de este relato es el sexo como terapia para la generación de hormonas necesarias para el correcto funcionamiento de los cyborgs. Pero cuando se utiliza a parejas humanas para este «trabajo» los sentimientos se interponen en el correcto funcionamiento de los engranajes. No ha sido de mi gusto.

“God Decay” de Rich Larson
Historia sobre los méritos increíbles de un gran atleta que esconde un gran secreto, secreto que acabará siendo descubierto. Entretenido aunque previsible.

“Small Medicine” de Genevieve Valentine
Una aproximación más que curiosa a lo que podría ser la utilización médica de los robots más avanzados, donde se puedan imbuir personalidades de fallecidos para hacer más soportable la pérdida a los seres queridos. El cambio en las estructuras familiares y en la forma de relacionarnos con el mundo sería tan radical que no todos estaríamos preparados.

“Mercury in Retrograde” de Erin Hoffman
Mi interpretación particular de este relato es una crítica, no muy velada, a la sociedad actual donde estamos constantemente online. Este hecho facilita tanto la obtención de nuestro nombre, localización geográfica u otros datos a cualquier interesado que desaparece la intimidad. Me gusta especialmente la idea de la bomba de tiempo diabética. Interesante.

“Coastlines of the Stars” de Alex Dally MacFarlane
Esta historia no me ha dicho nada. Tan solo la imagen del mapa de las costas utilizado por los navegantes para guiarse al tacto me resulta llamativo, el resto es muy plano.

“The Cumulative Effects of Light Over Time” de E. Catherine Tobler
Un relato muy complejo que se pierde en simbiosis entre humanos y quimeras pero que no llega a ningún sitio.

“Synecdoche Oracles” de Benjanun Sriduangkaew
A favor de esta historia juega el hecho de haber leído otras obras de Benjanun con las que se relaciona. El universo de la Hegemonía, la historia del arquero… todo se complementa. También me gusta esa referencia informática al desarrollo de inteligencias artificiales mediante el juego de la vida. Recomendable.

“Collateral” de Peter Watts
Interesantísima historia sobre el libre albedrío toda vez que las respuestas de las personas con implantes y aumentos son anteriores a sus propios pensamientos. ¿Qué pasaría si nuestro cuerpo actuara automáticamente ante una amenza antes de que fuéramos conscientes de ella?

“Seventh Sight” de Greg Egan
Buen final para esta irregular recopilación. Egan explora las posibilidades de aumento de la vista, donde las personas condenadas genéticamente a quedar ciegas tiene una segunda oportunidad con el software adecuado. Pero todo software se puede cambiar, y si cambia la percepción del mundo, ¿cambia la persona? ¿Cómo se relacionará con los demás?

Me ha costado trabajo terminar esta antología, pues aunque tenía historias que me han gustado mucho, como la de Ken Liu, tambien me parece que tenía mucho relleno. Recomendaría leer historias sueltas, no toda la recopilación.

Echopraxia

echopraxiaAbrumador. Éste es el calificativo que me viene a la cabeza tras finalizar Echopraxia.  Durante la lectura me he sentido superada por momentos, el caudal de ideas y de conocimiento que se me venía encima supera la capacidad de cualquiera. Más de una vez he tenido que dar por concluida la sesión de lectura para dedicarme a buscar términos y referencias científicas para entender lo que Watts decía.

Echopraxia es una suerte de continuación de Blindsight, una obra que ya me dejó estupefacta en su momento (la leí en español y es muy de agradecer la estupenda labor realizada por Manuel de los Reyes para acercarnos esta novela nominada, entre otros premios, al Hugo).

Si Nexus nos ofrecía una visión optimista sobre el transhumanismo, Watts nos muestra la otra cara de la moneda:  las mejoras pueden dar lugar a que dejemos de ser humanos para ser otra cosa.

A la presencia de vampiros traídos del Pleistoceno por sus capacidades computacionales (a pesar de sus instintos predatorios) que ya conocimos en la anterior novela, se unen los zombies cuyas únicas reacciones se basan en tres respuestas básicas fight/flight/fuck. Los denominados “humanos base” son una especie en extinción. Quizá el grupo más llamativo de los que nos muestra el autor son los Bicamerals, una orden religiosa que forma una mente colmena y que a través de su contacto con Dios consiguen avances sorprendentes en sus conocimientos científicos.

No me he equivocado en la frase anterior, gran parte de lo que se expone en el libro trata sobre la existencia de Dios, no como un ente superior si no como un proceso, o incluso un virus.

El narrador de la historias es Daniel Brück, un biólogo sin mejoras que se ve envuelto en un viaje sin un destino claro, con la supervivencia como único objetivo. Pero la pregunta de fondo sería, ¿la supervivencia de quién? La trama no deja de ser una excusa para que el escritor canadiense exponga sus ideas sobre temas tan interesantes como Dios, el futuro de la humanidad, algo de exploración espacial, el transhumanismo y más. Es por estos temas que la lectura debe ser pausada y tranquila, yo incluso diría que con una segunda lectura el libro ganaría mucho.

Exigente, sin duda, pero también gratificante.

Ken Liu y Peter Watts ganadores del premio Seiun

Hace unos días hablábamos de los nominados a los premios Seiun, algo así como los Nébula de Japón.

El ganador en la categoría de relato corto traducido ha sido Ken Liu con su multipremiada “The Paper Menagerie”. Me pregunto si Ken ha tenido que comprar una nueva estantería para dar cobijo a todos los premios que este maravilloso relato le está reportando.

El ganador de la categoría novela ha sido Blindisight, de Peter Watts. El traductor de esta historia ha sido Yooichi Shimada, al que creo que merece la pena nombrar debido a la extrema dificultad que se intuye en esta traducción.

Los demás premios los tenéis en este enlace, para el que sepa entenderlo, claro.

Relatos de Upgraded

upgraded-mockup5-600Ya conocemos los relatos que se incluirán en la antología Upgraded de Neil Clarke cuya temática serán los cyborgs. Son los siguientes:

“Come From Away” de Madeline Ashby
“No Place to Dream, but a Place to Die” de Elizabeth Bear
“Married” de Helena Bell
“A Cold Heart” de Tobias S. Buckell
“Honeycomb Girls” de Erin Cashier
“What I’ve Seen With Your Eyes” de Jason K. Chapman
“Wizard, Cabalist, Ascendant” de Seth Dickinson
“Seventh Sight” de Greg Egan
“Negative Space” de Amanda Forrest
“Mercury in Retrograde” de Erin Hoffman
“Tongtong’s Summer” de Xia Jia
“God Decay” de Rich Larson
“Always the Harvest” de Yoon Ha Lee
“The Regular” de Ken Liu
“Coastlines of the Stars” de Alex Dally MacFarlane
“Fusion” de Greg Mellor
“Memories and Wire” de Mari Ness
“Oil of Angles” de Chen Qiufan
“The Sarcophagus” de Robert Reed
“Synecdoche Oracles” de Benjanun Sriduangkaew
“Tender” de Rachel Swirsky
“The Cumulative Effects of Light Over Time” de E. Catherine Tobler
“Small Medicine” de Genevieve Valentine
“Collateral” de Peter Watts
“Taking the Ghost” de A.C. Wise
“Musée de l’Âme Seule” de E. Lily Yu

Con autores tan interesantes, esta es una antología que habrá que tener en cuenta.

Nominados premios Seiun

Se han dado a conocer los nominados a los japoneses premios Seiun. Aquí os pongo los de obras traducidas:

Mejor novela

  • Incandescence, Greg Egan, traducido por Yamagishi Shin (Hayakawa)
  • Serpent’s Egg, R.A. Lafferty, traducido por Inoue Hisashi (Seishinsha)
  • Embassytown, China Miéville, traducido por Masayuki Uchida (Hayakawa)
  • Kraken, China Miéville, traducido por Masamichi Higurashi (Hayakawa)
  • The Islanders, Christopher Priest, traducido por Furusawa Yoshimi-dori (Hayakawa)
  • Blindsight, Peter Watts, traducido por Yoichi Shimada (Tokyo Somoto-sha)
  • Blackout/All Clear, Connie Willis, traducido por N. Omori (Hayakawa)

Mejor relato

  • “Final Exam”, Megan Akenberg, traducido por Jun Suzuki (Hayakawa SF 9/13)
  • “Vacuum Lad”, Stephen Baxter, traducido por Yagauchi Satoru (Hayakawa SF 9/13)
  • “Christopher Raven”, Theodora Goss, traducido por Jun Suzuki (Hayakawa SF 12/12)
  • “The Man Who Bridged the Mist”, Kij Johnson, traducido por Misumi Kazuyo (Hayakawa SF 1/13)
  • “The Paper Menagerie”, Ken Liu, traducido por Furusawa Yoshimi-dori (Hayakawa 1/13)
  • “Palimpsest”, Charles Stross, traducido por Hiroshi Kaneko (Hayakawa SF 9/13)

También en el enlace están las obras escritas originalmente en japonés, creo (los pictogramas no son lo mío).

Finalistas premios Sunburst

adjusted_award_2012Ya conocemos los nominados a los premios Sunburst dedicados a la literatura fantástica canadiense. Son los siguientes:

Literatura adulta

  • Sister Mine de Nalo Hopkinson
  • River of Stars de Guy Gavriel Kay
  • This Strange Way of Dying de Silvia Moreno-Garcia
  • A Tale for the Time Being de Ruth Ozeki
  • The Demonologist de Andrew Pyper

Literatura juvenil

  • Sorrow’s Knot de Erin Bow
  • The Cats of Tanglewood Forest de Charles de Lint
  • Homeland de Cory Doctorow
  • The Path of Names de Ari Goelman
  • Urgle de Meaghan McIsaac

Menciones honoríficas

  • The n-Body Problem de Tony Burgess
  • The Luminaries de Eleanor Catton
  • The Oathbreaker’s Shadow de Amy McCulloch
  • Wild Fell de Michael Rowe
  • Beyond the Rift de Peter Watts