Infinity Wars

Aunque en general la serie Infinity de Jonathan Strahan me gusta, esta última entrega me ha parecido bastante floja. Veamos por qué.

Evening of the Span of Their Days, Carrie Vaughn

Los inicios de la guerra desde la perspectiva de un taller de reparación espacial. Flojo.

The Last Broadcasts, An Owomoyela

Con una interesante premisa sobre el control de la información en un conflicto bélico y una protagonista «particular», creo que esta historia podría haber dado más de sí, pero se queda en poco.

Faceless Soldiers, Patchwork Ship, Caroline M Yoachim

Utilizando como base una de las paradojas que tanto interesan a la autora, pero con cierto toque pulp descerebrado, este relato celebra las diferencias y se postula como mensajero de las buenas relaciones entre especies.

Dear Sarah, Nancy Kress

Interesante relato sobre cómo afecta a los más desfavorecidos la adquisción de nuevas tecnologías. En este caso, llegan de la mano de los extraterrestres, pero el problema de fondo no es ese. Kress nos hace reflexionar sobre los cambios y cómo afrontarlos.

The Moon is Not a Battlefield, Indrapramit Das

Este relato mezcla la cultura india con una narración realista de combates lunares en una guerra fría que se desarrolla principalmente en nuestro satélite. Más que recomendable.

Perfect Gun, Elizabeth Bear

La antropomorfización de los objetos llevada a un límite obsesivo. Olvidable.

Oracle, Dominica Phettaplace

Inocente y divertida aproximación al nacimiento de una IA omnisciente. Al principio parece un relato premonitorio sobre la pérdida de privacidad, pero pronto deriva a un alegato pacifista.

In Everlasting Wisdom, Aliette de Bodard

En este relato, Aliette pervierte una de las ideas fundamentales del universo de Xuya, la concepción de las Mentes en un cuerpo humano. La perversión viene de introducir aliens en el cuerpo para controlar la mente, subyugada al eterno emperador. Inquietante.

Command and Control, David D. Levine

Un conflicto enquistado por un territorio con recursos eternamente en disputa, una nueva tecnología que podría cambiar el curso de la guerra pero que queda en nada y una idea original para buscar una solución al conflicto. Demasiadas casualidades sustentan este relato como para resultar creíble.

Conversations with an Armory, Garth Nix

Pasatiempo humorístico sobre la burocracia obsoleta que te arrancará una sonrisa.

Heavies, Rich Larson

Un lugar aparentemente idílico pero con un pasado reciente de rebelión visto a través de los ojos del encargado de vigilar que todo siga pacífico. El giro final es bastante previsible, la verdad.

Overburden, Genevieve Valentine

Aburrido y lento. No ha conseguido interesarme este relato repleto de traiciones.

Weather Girl, E.J. Swift

Partiendo de una base parecida al relato de An Owomoyela incluído en esta misma antología, este relato sobre el cambio climático y el manejo de información resulta atractivo y preocupante, por lo realista que es.

Mines, Eleanor Arnason

Aunque los elementos que utilizar Arnason para crear estos relatos son interesantes, como una guerra por colonizar un planeta con recursos y el uso de animales modificados para comunicarse telepáticamente con los soldados, el resultado final no es muy destacable.

ZeroS, Peter Watts

Complejo relato con algunos de los temas que se repiten periódicamente en la obra de Watts, como la compartimentación mental o la «zombificación» para usos militares. Aunque es interesante la aproximación científica a la posibilidad de que varias mentes compartan el mismo cuerpo, al final el relato no conduce nada.

En resumen, aunque hay algunos relatos llamativos, el nivel general de la recopilación es bastante decepcionante. Espero que la siguiente entrega del proyecto Infinity nos traiga una selección más atractiva.

Nuevo libro de E.J. Swift

En su página web, E.J. Swift ha anunciado la publicación en febrero del año que viene por parte de Rebellion Publishing de su nueva novela Paris Adrift.

La autora, a quien entrevisté hace un tiempo, Aquí os traigo los comentarios respecto a esta novela del editor en jefe de Rebellion:

“E. J. Swift’s extraordinarily rich time travel novel is a real treat of a read. Paris is evoked in all its grubby yet shiny glory, and the characters will make you fall in love with this city, its past and its misfits. An extraordinary accomplishment, bringing to mind the work of authors such as Claire North and Audrey Niffenegger.”

La portada del libro es del estupendo Joey Hi-FI:

Tamaruq

TamaruqUK-Me he sentido algo decepcionada con Tamaruq, la finalización de la trilogía Osiris Project. E.J. Swift me parece una autora que tiene cosas interesantes que contar, pero no sé si la necesidad de finalizar las historias o algún otro problema han hecho que el producto final sea apresurado y endeble.

En las dos entregas anteriores la caracterización de los personajes y sobre todo la descripción de un mundo desolado resultaban cautivadores. Sin embargo en Tamaruq no vemos nada de esto. Aunque visitamos nuevos decorados, son descritos tan someramente que no nos podemos hacer una imagen mental.

La prosa de Swift, normalmente muy trabajada, aparece algo deslavazada en la narración. Parecería escrito con urgencia, como con ganas de finalizar.

Resulta agradable volver a encontrar a personajes que ya conocíamos de las dos entregas anteriores, pero también se presentan algunos nuevos que juegan un papel decisivo en la trama y que tampoco están muy bien definidos (El Tiburón, los enviados africanos..).

Por poner un símil meteorológico, todo el libro parece envuelto en una bruma que impide disfrutar de la lectura.

La finalización de la historia tampoco acaba de ser satisfactoria, son necesarias muchas casualidades para que todos los protagonistas confluyan  en Osiris, en una suerte de serpiente Uróboros que hace que todo acabe donde comenzó.

Existen algunos aspectos positivos en el libro que no quiero dejar de destacar. El mensaje de ecologismo que podemos ver en cada página es importante y acertado, así como la crítica nada velada a las intrigas y luchas por el poder. También se mencionan los riesgos de la experimentación científica aunque en este aspecto se cae en un maniqueísmo exagerado.

La autora consigue mediante la utilización de distintas voces (los propios pensamientos de los protagonistas, emisiones de radios, diarios secretos, actas de reuniones…) cambiar el ritmo de la lectura, algo muy de agradecer ya que si de algo adolecían las entregas anteriores era un ritmo poco conseguido. Sin embargo, creo que en el camino ha sacrificado su prosa precisa, así que dudo que hayamos salido ganando con el cambio.

Me gustaría que la finalización de la trilogía hubiera sido más satisfactoria, pero por desgracia no ha sido así.

Entrevista a E.J. Swift

ejswift_author photo_colour smallEJ Swift es la autora de Osiris Project, una interesante trilogía de la que he comentado los dos primeros libros, Osiris y Cataveiro. EJ ha sido tan amable como para responder a unas pregutnas que hemos preparado en colaboración con Sense of Wonder. Podéis leer la entrevista en inglés aquí.

¿Cuándo supiste que querías ser escritora? ¿Qué otros autores te han influido? ¿Hay algún escritor actual al que admires?

He escrito historias desde que tengo memoria, así que no fue una decisión consciente convertirme en escritora. Solo era algo que siempre había hecho y espero seguir haciendo.

Hay muchos escritores que me han influido. Margaret Atwood es una grandísima inspiración. The Blind Assassin es una de mis novelas favoritas y unos de las lecturas que más me han afectado. También soy muy fan de Jennifer Egan, que es una de esos raros autores que pueden cambiar de tragedia a comedia en una sola frase.

Algunas novelas más recientes que me han gustado son The Kills de Richard House (2013), The Race de Nina Allan (2014) y The Girl in the Road de Monica Byrne (2014). Parece ser que me atraen las narrativas fragmentadas.

¿Cómo es tu proceso de escritura? ¿Tienes la trama en mente y te dejas llevar o planificas cada paso de tus personajes?

Es diferente para cada novela, pero el proceso es más orgánico que estructurado. No planifico mucho por adelantado. Escribo las escenas sin seguir una línea temporal, tal y como me vienen a la mente y cuando tengo suficiente material empiezo a ver cómo encaja todo.

Con Osiris, la historia creció desde el concepto del lugar, este entorno claramente hostil en mitad del océano, que se cree aislado del resto del mundo. Con Cataveiro, tenía una fuerte relación con los personajes Ramona y Taeo, y quería explorar la tensión entre ellos y cómo se reflejaba en los temas más amplios de la novela, aunque sus caminos se entrecruzan muy brevemente.Osiris_wraparound_Corrected03.indd

¿Cómo te afectó el cambio de editorial de Night Shade Books a Del Rey UK?

Ya tenía el contrato con Del Rey UK cuando Night Shade Books cambió de manos, así que saber que las secuelas se publicarían al menos en el Reino Unido fue muy tranquilizador durante ese periodo de incertidumbre. En EE.UU., Night Shade Books continúa publicando Osiris, y espero tener disponible la versión estadounidense de los ebooks de Cataveiro y Tamaruq muy pronto. He encargado nuevas ilustraciones para estos ebooks al maravilloso artista Ben Baldwin y estoy deseando compartirlas una vez que estén listas.

¿Qué puedes decirnos acerca de la corriente actual en la ciencia ficción sobre el cambio climático? ¿Crees que ha venido para quedarse?

Creo que es prácticamente imposible escribir algo situado en un futuro cercano sin hablar del cambio climático, aunque solo sea como detalle de fondo. Y en bastante ciencia ficción situada en un futuro más distante, hay referencias a algún tipo de “restauración ambiental”, antes de que el progreso pueda comenzar de nuevo, por ejemplo en The Quiet War de Paul McAuley. He mencionado anteriormente The Race; uno de los temas que explora son las devastadoras consecuencias medioambientales del fracking, que es una amenaza muy presente actualmente en el Reino Unido.

De tus libros, ¿cuál es tu personaje favorito?

Diría que the Alaskan que aparece por primera vez en Cataveiro. Es una marginada, exiliada de su propio país, ferozmente inteligente y aparece en primer lugar como una villana maquiavélica. Me encanta rellenar poco a poco su historia, y desarrollar la relación que mantiene con su empleado, el chico de la calle Mig. Sería muy divertido escribir algo sobre su vida anterior algún día.

sixdegreesLeyendo Osiris y Cataveiro me asombró el trasfondo de las historias, el mundo como un lugar desierto. ¿Crees que es un posible (y terrible) futuro? ¿Son tus libros un aviso?

La primera vez que leí en profundidad sobre la amenaza del cambio climático fue en Six Degrees: Our Future on a Hotter Planet de Mark Lynas. Y leerlo fue terrorífico. Desde entonces he tratado de mantenerme al día sobre este tema, y es obvio que ha ganado una creciente atención mediática.

Ciertamente, la destrucción de la Naturaleza es algo sobre lo que tengo sentimientos muy fuertes. Hace poco leí un artículo en el que se hablaba sobre la locura informativa que tendría lugar si en Marte se descubriera alguna forma de vida primitiva. El autor mostraba que, por el contrario, no nos importa si en la Tierra se extinguen cientos de especies al año, algunas de las cuales ni siquiera hemos llegado a descubrir. Así que supongo que mis libros son parte de mi reacción a lo que está ocurriendo aquí y ahora y lo que podríamos perder si no hacemos algo para detenerlo. En Cataveiro especialmente, sentí que tenía una gran oportunidad para explorar algunas de estas ideas, a través de la historia del último jaguar, por ejemplo.

swift¿Cómo te sientes con que «The Spiders of Stockholm» esté entre los nominados al premio Sunday Times EFG Short Story?

¡Fue maravilloso! Jared Shurin, que editó la historia, la mandó en julio y lo había olvidado por completo. Así que fue una gran sorpresa ver que había sido nominada. Espero que atraiga atención sobre Irregularity, que es una gran antología. Jurassic siempre publica grandes antologías.

En Osiris hay una tensión creciente porque a la gente del oeste no se le permite el acceso a la parte rica de la ciudad. ¿Qué piensas sobre los conflictos actuales causados por la inmigación ilegal en América y en Europa? ¿Cómo puede tratar la ciencia ficción ayudar a solucionar este tipo de problemas?

La ciencia ficción, y la literatura en general, puede dar cara y voz a lo que no nos es familiar, y recordarnos que debemos empatizar, que debemos ser compasivos. En particular, creo que la ciencia ficción tiene un poder único para explorar situaciones del mundo real a través de alegorías. Establecer una novela en una ciudad marina futurista me dio la libertad para examinar algunos de estos conflictos sin la ansiedad de estar representado mal a ninguna comunidad. Quería que Osiris fuera una utopía fallida; en un principio la ciudad estaba abierta a todo el mundo, pero cuando los recursos escasean a causan de una catástrofe medioambiental, se cierran las puertas. Es una reacción clásica.

tamaruqTambién en Osiris, la amenaza del terrorismo es utilizada como arma política para alcanzar ciertos objetivos. ¿Te inspiraste en algún suceso del mundo real?

Creo que la política del mundo real ha influenciado inevitablemente mi trabajo. Estaba muy interesada en explorar la retórica de la guerra, especialmente cuando escribí Tamaruq, el tercer libro, donde la ciudad de Osiris se transforma en un peón en las ambiciones del norte y el sur. Estoy fascinada por la forma en que el lenguaje encuadra, justifica o distorsiona nuestras perspectivas sobre quién es agresor y quién víctima, desde los medios a los políticos pasando por la manera en que se registra la Historia.

Dos autoras a las que admiro profundamente que escriben sobre estas tensiones son Kamila Shamsie (Burnt Shadows es un gran ejemplo) y Aminatta Forna, que en su trabajo ha explorado la guerra civil en Sierra Leona y Croacia.

¿Qué opinas de la situación de la mujer en la ciencia ficción?

Tenemos un largo camino que recorrer hacia la igualdad de género, y no solo en la ficción de género. Cuando estaba escribiendo Osiris, no pensaba sobre qué género era o cómo se etiquetaría en el mercado, estaba centrada en la historia. Solo después de publicarlo me di cuenta de las discusiones sobre género en la ciencia ficción.

Más o menos por aquel entonces empecé a catalogar mis lecturas y me quedé horrorizada al darme cuenta de que leía muchos más autores que autoras. Desde entonces he seguido una política estricta del 50-50 con algo de tendencia hacia las mujeres, y he descubierto algunas escritoras brillantes de las que nunca había oído hablar. Es preocupante cuando te identificas como feminista y te das cuenta de que inconscientemente has estado contribuyendo al problema. No hago reseñas habitualmente, pero hago un esfuerzo consciente de escribir sobre los libros que me han gustado en mi página web, especialmente los escritos por mujeres.

En Osiris, el suicidio es el tabú definitivo. ¿Crees que nuestra voluntad de sobrevivir es lo suficientemente fuerte como para guiarnos a través del peor futuro posible?

Sí, creo que sobreviviremos, la cuestión es cómo (y espero que no sea como en la sección del futuro lejano de El atlas de las nubes de David Mitchell, que es uno de los futuros más oscuros sobre los que he leído) y si podremos mantener una sociedad realmente humana. Porque siempre son las partes más vulnerables de la sociedad las que sufren. En Station Eleven de Emily St John Mandel, una de las escenas que más me impactaron es la de una chica en un aeropuerto preguntando desesperadamente si alguien tenía los antidepresivos que precisaba, porque se le había acabado la medicación. Nadie los tenía. Pero me encanta ese libro porque también remarcaba la capacidad del arte para sobrevivir. Así que, si llega el Apocalipsis, espero que sea más como Station Eleven que como El atlas de las nubes.

¿Se ha puesto en contacto contigo algún editor español para traducir tus libros?

Tristemente no, aunque me encantaría que tradujeran mis libros. También me gustaría ver más ficción no anglófona en inglés.

¿Son importantes las redes sociales para tus relaciones con otros autores y con tus lectores?

Sí, pero tengo una relación amor-odio con Twitter. Por supuesto es útil como red profesional y, aún más importante, es maravilloso conectar con otros lectores y escritores, para hablar de libros, para encontrar recomendaciones de libros de los que nunca habría oído hablar. Muchos de los libros que leo son por recomendaciones online. Por otra parte, también puede ser una pérdida de tiempo total, y muy a menudo cualquier argumento o matiz se pierden en el mar de gente chillando.

¿En qué estás trabajando ahora mismo? ¿Puedes darnos alguna pista sobre tus futuros proyectos?

Estoy trabajando en algo diferente a The Osiris Project, no tan oscuro. No puedo decir mucho sobre ello, pero será una novela autoconclusiva con un escenario contemporáneo con elementos especulativos.

¿Dónde pueden encontrar nuestros relatos más datos sobre ti y tu trabajo?

En mi página web : www.ejswift.co.uk

También en Twitter (@catamaroon) y en Facebook facebook.com/ejswiftauthor así que pasaos por allí para decir hola.

¿Alguna cosa que quieras añadir?

Gracias por tenerme en tu blog y gracias por estas preguntas tan interesantes.

Biografía de E.J. Swift

E. J. Swift is the author of The Osiris Project trilogy, a speculative fiction series set in a world radically altered by climate change, comprising Osiris, Cataveiro and Tamaruq. Her short fiction has appeared in anthologies from Salt Publishing, NewCon Press and Jurassic London, including The Best British Fantasy (Salt Publishing, 2013 and 2014). She was shortlisted for a 2013 BSFA Award in the Short Fiction category for her story “Saga’s Children” (The Lowest Heaven, Jurassic) and was longlisted for the 2015 Sunday Times EFG Short Story Award for «The Spiders of Stockholm» (Irregularity, Jurassic).
osirisproject

Cataveiro

cataveiro-pb-coverUno de los primeros libros que reseñé en el blog fue el prometedor debú de E.J. Swift, Osiris, así que cuando tuve la oportunidad de leer Cataveiro no me lo pensé dos veces.

El principio de esta segunda entrega de The Osiris Project deja bastante descolocados a los que buscaran la continuación directa del primer libro. Nada más lejos de lo que la autora nos ofrece. Se abre el enfoque de manera extraordinaria y tenemos la oportunidad de conocer mejor este mundo postapocalíptico en el que se sitúa la acción.

Uno de los pilares en los que se basa la novela es el worldbuiliding, el exhaustivo trabajo creativo que supone crear todo un nuevo mundo con sus reglas, leyes, personajes… Cada uno de los «países» que se mencionan en la lectura son distintos de los demás, con creencias políticas, religiosas y de otra índole situadas en polos opuestos. Desde el miedo atávico a la tecnología al temor al contagio, todo son detalles que dotan de profundidad a la historia. La dualidad norte-sur que se desprende en toda la historia es quizá un reflejo de la situación actual, aunque la similitud más llamativa es la presencia de una sociedad mercantilista donde todo, absolutamente todo, tiene precio

La historia narrada en Cataveiro nos ofrece varios niveles de lectura. Quizá el más obvio es el relacionado con el cambio climático, pero no es el único. La novela presenta diferentes tramas donde la política y los juegos de poder sustentan la narración. También podríamos dar importancia a la experimentación con virus que dieron lugar al mundo en el que se desarrolla la novela. Incluso podríamos hablar de literatura de viajes, ya que los personajes realizan un viaje tanto físico como espiritual. Son tantos los matices que nos encontramos al leer Cataveiro que es posible que algo se nos pase por alto.

Los personajes son otro de los puntos fuertes de esta novela. Ramona y Taeo centran el discurso, están bien construidos y son consecuentes con sus actos. Pero también se despliega ante nosotros toda una plétora de personajes secundarios intrigantes y seductores sobre los que nos gustaría saber más (y de los que quizás tengamos más noticias en Tamaruq). A mi entender, destaca entre todos the Alaskan, sobre el que acabamos sabiendo algo pero a la que envuelve un halo de misterio sobre el que me encantaría que la autora aportara algo de luz.

Un pequeño defecto que sin duda se podría obviar es el ritmo de la novela, que en ocasiones se ralentiza mucho. Creo que el tono pausado de la prosa de la autora inglesa se adapta perfectamente a lo que nos quiere contar, pero en ocasiones mi propia impaciencia lectora hacía que quisiera adelantar los acontecimientos.

El inconveniente de escribir sobre un futuro posible basándose en el presente es que a veces los acontecimientos actuales cambian la situación de partida. Me gustaría saber que pensó E.J., que comienza este libro hablando de las intocadas líneas de Nazca, cuando Greenpeace decidió dejar un mensaje allí.

El hecho de que sea una segunda parte no desluce en nada la novela, ya que salvo por pequeños detalles no parecería estar relacionada con Osiris, aunque obviamente leerla antes hace que la visión de conjunto de la obra sea la buscada por Swift.

Mis nominados para el Campbell (que no es un Hugo)

Estamos en plena fase final de nominaciones para los Premios Hugo, y aparte de saber que es materialmente imposible leer todo lo que nos pueda interesar y es nominable, lo que sí tengo claro son mis elegidos para el John W. Campbell, que como no dejan de repetir en todos lados, no es Hugo (vaya a ser que nos confundamos).

En esta categoría voy a nominar a tres autores noveles, me quedan dos huecos en la papeleta, pero no me ha sido posible leer más.

  1. Jeff Salyards. Como ya habéis podido leer en la reseña que hice de «Scourge of the betrayer», este autor me parece todo un descubrimiento.jeff-salyards-headshot-colo
  2. Stina Leicht. Aún teniendo en el tintero «And blue skies from pain», que tengo intención de leer pronto, esta autora ya me convenció con «Of blood and  honey», que mezca elementos fantásticos con la acción situada en la problemática Irlanda del IRA. Muy recomendable.stinaleicht
  3. E.J. Swift. Ha entrado en el último momento, pero ha entrado. «Osiris», como ya reseñé aquí me parece que tiene muy buenas ideas aunque falla un poco en la búsqueda del ritmo.swift

Hay otros autores que quizá hubieran podido entrar en mi lista, por ejemplo la muy recomendada Madeline Ashby con su vN o Tim Maughan, pero no ha habido tiempo material.

 

Osiris

Osiris_wraparound_Corrected03.inddLeí este libro para decidir si nominaba a E.J. Swift para los premios Campbell y he de decir que me ha puesto en un aprieto, ya que ahora no sé si nominarla a ella o a Jeff Salyards en primer lugar.

Osiris es una ciudad flotante aislada en un mundo postapocalíptico y se cree que no queda vida fuera de ella. Está dividida en dos secciones claras, la parte Este donde la vida es fácil y en la que las grandes familias de los fundadores de la ciudad campan a sus anchas y la parte Oeste, donde la miseria, el frío y el hambre son lo común.

En este contexto, conoceremos a los dos protagonistas de la historia, Adelaide y Vikram. Mientras que la primera pertenece a la familia del arquitecto fundador de Osiris y aunque haya renunciado a su apellido no lo ha hecho a su fortuna, el segundo es un activista de la parte oeste de la ciudad que lucha para cambiar el estado de las cosas.

La pareja está condenada a entenderse, toda vez que Vikram es la única ayuda que Adelaide puede recibir para resolver el enigma de la desaparación de su hermano gemelo y Adelaide es la puerta de entrada al este que utilizará Vikram para sus reivindicaciones igualitarias.

El ritmo de la novela es pausado, en ocasiones incluso demasiado lento. Quizá esta sensación se vio agudizada por el hecho de que no me di cuenta de que era la primera parte de una proyectada trilogía y cuando ya estaba acabando el libro seguía pensando: «pues no sé cómo va a cerrar todos los hilos».

La acción de la novela se divide en las dos partes de la ciudad, pero de una forma muy desequilibrada, ya que la mayoría de las escenas se producen en la parte este de la ciudad, que Swift describe muy bien. La parte oeste queda algo desdibujada.

La prosa es preciosista y parece que busca la palabra adecuada para cada situación. Los personajes principales están bien dibujados, aunque en algunas ocasiones los secundarios parecen más importantes, como cada aparición de Linus (el hermano de Adelaide) o los diálogos de Feodor, su padre.

Hay algunas cosas que me resultaron chocantes en el desarrollo de la novela, por ejemplo, las razones por las que Vikram oculta cierta información muy importante a Adelaide concerniente a su hermano o cuál es la causa de la extrema desigualdad entre zonas de Osiris. Puede ser un problema por ser una primera novela o de desarrollo, pero esto lo podremos ver en las siguientes entregas en las que espero que la autora de más vida a la trama, porque la historia merece la pena.