Sir Pyle

pyle_portadaMe he llevado una sorpresa más que agradable con este recopilatorio que compré en un arrebato y del que he disfrutado como un niño el día de Reyes.

Sir Pyle. S Culapio es un mitólogo al mejor postor, ofrece sus servicios a todos los seres de leyenda con que se encuentra, desde la momia alérgica a las vendas al yeti con problemas de frío. La mayoría de los arcos argumentales son historias cortas que va contando a su criado, casi siempre con un giro final hilarante.

El tono del tebeo es satírico a más no poder, cargado de mucha mala idea, la que tiene el propio personaje y la que va encontrando por el mundo.

En este tomo recopilatorio tenemos los tres álbumes que se publicaron hace más de diez años en Francia. El nivel, excelente en la primera entrega, va bajando en las posteriores, aunque no dejan de ser entretenidos.

En el aspecto gráfico la labor de Munuera se adapta perfectamente al guión de Morvan. El español despliega todo su don para la caricatura y para la antropomorfización de los animales. El color de los tebeos también es acorde al dibujo y al público al que está dirigido, ya que nos encontramos ante una obra juvenil.

Sir Pyle es una persona ruin y como tal se comporta. Aún así, en el segundo tomo vemos algunos flashbacks de su extenso pasado (a pesar de su aspecto se trata de una persona muy longeva) que se utilizan para dar profundidad al personaje, quizá pensando en futuras entregas que quedaron en el tintero.

La longitud de los relatos permite a los creadores plantear multitud de escenarios, pudiendo pasar de algunas imágenes con la Alhambra de fondo al lejano Oeste en un breve espacio de tiempo.

En el tercer álbum, el que menos me ha gustado, los autores se ríen de sí mismos, atraviesan la cuarta pared y nos hacen partícipes de su labor. Aquí interviene también como dibujante Rubén.

Un tebeo muy recomendable si quieres pasar un buen rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.