The dispossessed

dispossessedCon la reciente polémica sobre los premios Hugo decidí volver la vista atrás para ver qué se premiaba hace años, en los “buenos tiempos”. Realmente hay de todo, pero decidí escoger The dispossessed para mi siguiente lectura, una excusa como otra cualquiera para releer uno de los grandes clásicos del género.

Es sorprendente ver como una obra que tiene 41 años sigue teniendo vigencia en la actualidad. Y es que la discusión que se entabla en The dispossessed parece atemporal. El miedo a lo extraño, a lo distinto. El enfrentamiento de sistemas políticos, siempre imperfectos pero siempre ciegos ante esta propia imperfección. La necesidad, impuesta o no, de poseer.

Le Guin ejerce magistralmente como cronista de la historia de Shevek, que en realidad es la historia de la eterna pelea entre distintos sistemas de ordenación. Shevek es un físico nacido en la anarquista Anarres que se embarca en un peligroso viaje al planeta Urras, ya que ve que el anarquismo desarrollado en Anarres está estancado y no le permite desarrollar su Teoría General del Tiempo. Pero en Urras se encontrará en un mundo tan extraño que es incapaz de encontrar las estructuras mentales necesarias para comprenderlo.

El uso del lenguaje por parte de la autora se considera habitualmente un ejemplo de la hipótesis Sapir-Whorf, ya que el propio lenguaje desarrollado por los anarquistas se crea adaptado a su forma de pensar. Por ejemplo, no existen los posesivos, ya que todas las propiedades son comunes.

Es en los pequeños detalles donde podemos ver ideas que siguen apareciendo en la actualidad. Durante el libro se hace una pequeña mención a la maternidad, una madre da el pecho a su hijo durante tres años en Anarres. Este simple hecho desencadena una serie de comentarios al respecto, sobre si es un acto de “propiedad” ejercido sobre el hijo. Con la polémica actual sobre la lactancia materna resulta interesante ver que no es nada nuevo, que ya hace casi medio siglo se hablaba sobre ello.

Es considerado uno de los libros más importantes de la ciencia ficción política y social. Indudablemente, la creación de los distintos sistemas políticos que se nos muestran cumple una de las funciones quizá básicas del género, mostrarnos lo que podría ser, especular con las posibilidades…

El subtítulo comúnmente asociado a este libro es: una utopía ambigua. Y es que ninguno de los sistemas presentados puede sobrevivir por sí mismo. Existe la guerra, existe el comercio, existen las luchas de poder internas incluso en los sitios donde supuestamente no hay poder… Es un libro para reflexionar que no puede dejar indiferente a nadie.

Full fathom five

fullfathomfiveMax Gladstone es uno de mis autores favoritos y cada vez que sale un libro suyo escala a los puestos más altos de mi lista de lecturas. Con la inminente publicación de Last first snow me acordé de que no había hablado sobre Full fathom five y me decidí a subsanar este fallo.

Full fathom five es un libro que empieza bastante lento y al que cuesta entrar. Sin embargo, toda esta preparación del terreno merece la pena, porque conforme se va acercando el final de la historia los acontecimientos se precipitan y cada pieza que se había colocado cuidadosamente al principio de la lectura cobra su sentido.

El original mundo en el que sitúa sus obras Gladstone está lleno de mitos  y religiones en auge. Hubo una guerra entre dioses y hombrse en la que los primeros fueron derrotados pero las creencias siguen fuertes. Se utilizan partes de alma como moneda de cambio en el día a día. Hay magia, pero el poder se obtiene mediante contratos legales con los dioses o ídolos anteriormente mencionados.

En esta entrega la acción se sitúa en la isla Kavekana centro de una próspera industria religiosa. Allí se crean ídolos para la adoración de los fieles, dando lugar a un flujo económico constante que convierte a la isla en un puerto franco, protegido de las manos codiciosas de otros países.

Tenemos varios puntos de vista, ya que el libro narra las peripecias de Izza y Kai. Kai es una profesional de las transacciones de almas mientras que Izza es una niña de la calle. Pero sus caminos se verán entrecruzados por cuestiones ajenas a su voluntad.

Me gustaría hacer especial hincapié en las protagonistas femeninas de la historia. Son mujeres creíbles, tienen sus debilidades y sus dudas pero les hacen frente, son personajes con profundidad.

También resulta muy agradable volver a encontrarnos con algunos viejos conocidos de las dos entregas anteriores, algo que de nuevo da más profundidad a la historia.

Si eres capaz de superar el desarrollo lento del primer tercio de la novela, creo que disfrutarás con la lectura.

Dangerous games

DANGEROUS GAMES BIG

A veces hay que arriesgarse con las lecturas y salirse del terreno que conocemos. Esto fue lo que hice con Dangerous Games, una muy interesante recopilación más tendencia hacia la fantasía oscura que hacia otros géneros.

“Big Man” de Chuck Wendig

El estilo de Wendig es directo, se basa en comparaciones muy vívidas e impactantes. Este relato es un claro ejemplo de sus virtudes. La historia trata sobre enfrentamientos en la carretera, sobre la ira de la conducción. Muchos nos transformamos al volante, dejando que nos guíen los bajos instintos.

“The Yellow Door” de Silvia Moreno-Garcia

Las historias de horror doméstico son las peores, porque suceden en situaciones comunes en las que cualquiera podríamos encontrarnos.  En este caso la adicción al mahjong encubre un juego mucho más peligroso.

“Die” de Lavie Tidhar

Tidhar nos muestra una serie de enfrentamientos donde se manifiesta la futilidad de la competición. Para reflexionar.

“Chrysalises” de Benjanun Sriduangkaew

La guerra  como el juego al que juegan los generales no es ninguna idea nueva. Sin embargo, Benjanun cambia el tópico de la historia con la inclusión de dos líneas temporales relacionadas y con uno de sus temas fetiche, los insectos. Conforma una historia inquietante.

“South Mountain” de Paul Kearney

Este relato sobre la recreación de batallas históricas aunque previsible no deja de ser entretenido y evocador. La lucha por las libertades no conoce límites en el tiempo.

“The Game Changer” de Libby McGugan

Un relato muy sentimental sobre la batalla de un niño contra el cáncer. El comienzo y el desarrollo de la historia es conmovedor, aunque el final es banal.

“Distinguishing Characteristics” de Yoon Ha Lee

Un relato en el que se describe una partida de rol, con la información tan sesgada y tan extraño que no estoy segura de haberlo comprendido.

“Captain Zzapp!!! – Space Hero from 3000 AD” de Gary Northfield

Un cómic bastante plano, con un guión descafeinado y un dibujo demasiado esquemático. No entiendo su inclusión en el libro.

“Death Pool” de Melanie Tem

Inquietante historia sobre apuestas sobre la muerte de los demás. Los juegos mentales nos afectan más de lo que creemos.

“The Bone Man’s Bride” de Hillary Monahan

Horrible historia sobre el acuerdo al que llega un pueblo para alcanzar su bienestar. Lo más terrible del relato es que están dispuestos a ofrecer una sacrificio con la complacencia de todos los habitantes.

“Honourable Mention” de Tade Thompson

La lección final que se aprende con este relato es que Jugar con la privación del sueño es peligroso. El desarrollo me parece bastante conseguido pero el final me decepciona.

“Loser” de Rebecca Levene

Conforme voy avanzando en la lectura de este libro, me parece que los relatos se van volviendo más agresivos, incluso gore. Por eso cada vez me cuesta más seguir leyendo, aunque esta historia de Rebecca Levene merece la pena, si se es capaz de sobrellevar la violencia explícita.

“Two Sit Down, One Stands Up” de Ivo Stourton

No me ha convencido este relato sobre un juego tan conocido como es la ruleta rusa, con una variante para hacerlo más interesante.

“Ready or Not” de Gary McMahon

Previsible, muy previsible este relato que hace que no veamos el juego del escondite con los mismos ojos.

“The Monogamy of Wild Beasts” de Robert Shearman

Una historia situada en el arca de Noé, con un comienzo poco convencional y un desarrollo aún más raro. No me ha gustado nada.

“The Stranger Cards” de Nik Vincent

Hay pocos juegos de cartas en esta recopilación pero este utiliza un solitario muy peligroso.

“All Things Fall Apart and Are Built Again” de Helen Marshall

Otro horrible relato de terror, con demonios y zombies. Para mí, insoportable.

“Lefty Plays Bridge,” de Pat Cadigan

Aunque está escrito con el oficio que caracteriza a Pat Cadigan, no acabo de entender el significado de esta historia sobre el bridge.

La recopilación que ha hecho Jonathan Oliver resulta muy llamativa, mezclando autores conocidos con otros que no lo son tanto y géneros variados. Aunque algunos relatos me han resultado desagradables, en general estoy contenta de haber hecho esta incursión fuera de mis pastos habituales.

Seveneves

Seveneves-thumbSe habla mucho sobre la fantasía épica, se discute sobre su definición pero lo cierto es que el calificativo épico se puede aplicar a otros géneros. Seveneves sin duda se puede definir como ciencia ficción épica, porque cuenta la historia de unos héroes.

Ha habido bastante secretismo alrededor de la publicación de este libro, ya que tanto el autor como la editorial querían preservar durante el máximo posible los secretos que guarda la obra. ¿Búsqueda de hype, maniobra de marketing? Posiblemente ambas. Lo cierto es que los seguidores de Neal Stephenson esperaban anhelantes esta nueva obra suya, a la que ha dedicado varios años de trabajo,

Seveneves tiene lo mejor de un Stephenson desatado, con una imaginación desbordada y unas especulaciones sobre el futuro de la raza humana que me han hecho recordar por qué me gusta la ciencia ficción. Por desgracia, también tiene partes malas, como perderse por derroteros que no hacen avanzar la narración y que no llevan a ningún sitio. A partir de aquí habrá spoilers, así que si no la has leído y planeas hacerlo, sigue leyendo bajo tu responsabilidad.

El comienzo de la novela es sencillamente espectacular. Ocurre algo, nunca se nos explica el qué, y de repente la Luna explota y se divide en siete partes. Tras superar el estupor que este acontecimiento causa en la raza humana, las mentes más privilegiadas comienzan a darse cuenta de que lo peor está por venir. Los fragmentos lunares pronto comenzarán a colisionar entre ellos y en un corto plazo comenzarán a caer sobre la Tierra. ¿Lluvia intensa de meteoritos? No. Destrucción total de la humanidad.

Ante un panorama tan desolador como este, la única posibilidad es intentar sobrevivir en la Estación Espacial Internacional. Y resulta esperanzador ver cómo todas las naciones unen sus esfuerzos en un carrera contrarreloj para dotar de todo lo que se pueda salvar a la ISS.

Esta parte es la que más me gusta de todo el libro. Cómo ante cada problema se utiliza una solución de ingeniería diferente, cómo se preparan los millones de personas que van a morir para enfrentarse a su destino, cómo se manipula la opinión pública para mantenerla bajo control… La escala de los problemas y las soluciones es simplemente impresionante.  Aquí estamos hablando de ciencia ficción en mayúsculas, tanto en el aspecto hard como en las derivaciones sociales, incluso con algo de viajes espaciales.

Pero el libro, por desgracia, no acaba aquí. Y es en la parte final donde se cae todo el esquema creado. Cuando la humanidad se enfrenta realmente a su desaparación, el autor utiliza un fundido en negro y da un salto temporal de cinco mil años. ¡Cinco mil años! ¿De verdad dedicas 600 páginas a dos años y no puedes dedicar ni siquiera unos párrafos a cinco milenios? ¿No se podría haber dividido el libro en varias partes para seguir contando la historia? No sé si os podéis hacer una idea de mi decepción.

Tras este tremendo jarro de agua fría, el resto de la historia perdió su interés para mí. Sí, resulta curiosa, pero la generalización con los genotipos supervivientes me parece una simplificación excesiva y las “sorpresas” finales son tremendamente previsibles.

Durante la lectura, me he acordado en varias ocasiones de un libro que me gustó hace tiempo aún teniendo sus fallos, Neverness de David Zindell (por más de un razón como descubriréis quienes terminéis Seveneves y hayáis leído Neverness). Unas ideas muy buenas, una ejecución muy interesante en el principio de la novela y una pérdida total de orientación en la parte final.

No quiero terminar este comentario con esta connotación negativa. Realmente, recomiendo la lectura de Seveneves a cualquier aficionado a la ciencia ficción. Estoy segura de que lo encontrará apasionante por momentos y siempre interesante. Mi problema es que esperaba más.

The best science fiction & fantasy of the year Vol. 9

BestSciencieFictonFantasy9Afrontaba con mucha ilusión la lectura de este volumen, ya que después de leer Reach for infinity pensaba que Jonathan Strahan estuvo especialmente inspirado el año pasado. Y creo que lo sigue estando, aunque hace algo de trampa porque escoge varios relatos de esta recopilación para The best SF & F of the year Vol. 9 y también incluye relatos de terror. Pero le perdonamos estos deslices por el resto de relatos escogidos.

“Slipping”, Lauren Beukes

Beukes tiene la extraña capacidad de hacerme sufrir con lo que escribe, mientras que disfruto con la lectura. En este relato sobre modificaciones corporales para conseguir fines atléticos, mezcla sabiamente el anhelo por la supervivencia con los tejemanejes poco escrupulosos de la industria. Fascinante.

“Moriabe’s Children”, Paolo Bacigalupi

Fantástica relato del autor de La chica mecánica, que nos cuenta una historia de maltrato basándose en leyendas de pescadores. La repetición de las frases iniciales de los párrafos, la asfixiante atmósfera en la que se desarrolla la historia y el horror de lo cotidiano da lugar a un inquietante relato que no puedes dejar de lado.

“The Vaporization Enthalpy of a Peculiar Pakistani Family”, Usman T Mailk

Entiendo el mensaje que nos quiere hacer llegar este relato, pero lo que no me cuadra tanto es la manera de contarlo. Se narra el sufrimiento de una familia pakistaní enfrentándose a desastres naturales y artificiales.

“The Lady and the Fox”, Kelly Link

Me ha encantado este relato de Kelly Link sobre una familia muy especial con dotes artísticas “casi” mágicas.

“Ten Rules for Being an Intergalactic Smuggler (The Successful Kind)”, Holly Black

Con un estilo pulp, un relato bastante simplista sobre una adolescente que quiere aprender de su tío el oficio de contrabandista intergaláctico. Pasable.

“The Long Haul From the ANNALS OF TRANSPORTATION”, The Pacific Monthly, May 2009”, Ken Liu

Dentro de los relatos de Ken Liu, esta fantasía alternativa donde los dirigibles siguen siendo utilizados para el transporte no destaca mucho.

“Tough Times All Over”, Joe Abercrombie

Divertidísimo relato en el que más y más ladrones se enfrentan por la posesión de un valioso paquete.

“The Insects of Love”, Genevieve Valentine

No me ha convencido esta historia. Parte de una idea interesante, el uso futuro de las características propias de los insectos para mejoras variadas (como pesticidas naturales o por sus cualidades alucinógenas) pero me parece que luego pierde el rumbo.

“Cold Wind”, Nicola Griffith

Extraño relato sobre cazadores que se convierten en presas y depredadores que buscan alimentarse. No es destacable.

“Interstate Love Song (Murder Ballad No.8)”, Caitlin R Kiernan

Macabro relato sobre unas gemelas que patrullan la carretera en busca de víctimas para sus escabrosos apetitos. Lo he pasado realmente mal leyéndolo.

“Shadow Flock”, Greg Egan

Interesante relato sobre los posibles usos delictivos de los drones. Aunque la idea es buena, la finalización es bastante simplona.

“I Met a Man Who Wasn’t There”, K. J. Parker

Todo lo que voy leyendo de K.J. Parker me va gustando. Me da igual que ya se haya resuelto el misterio verdadera identidad, mientras siga escribiendo relatos tan interesantes. Este relato encierra trampas dentro de trampas para dejar asombrado al lector. No se puede enseñar nada que no se sepa ya.

“Grand Jeté (The Great Leap)”, Rachel Swirsky

Posiblemente la historia más larga de la recopilación. Swirsky escribe para ponernos el corazón en un puño, sobre una enfermedad infantil mezclada con un horrible sentimiento de pérdida. Al principio del relato lo consigue, pero conforme va avanzando la narración se pierde este efecto, quizá se alarga demasiado. Creo que la longitud es lo que estropea “Grand Jeté (The Great Leap)”.

“Mothers, Lock Up Your Daughters Because They are Terrifying”, Alice Sola Kim

Este terrorífico relato sobre posesión ha sido una lectura inquietante. El trasfondo social en el que se basa son los problemas de la adopción internacional, algo que me parece muy interesante.

“Calligo Lane”, Ellen Klages

Maravilloso relato repleto de magia sobre los mapas y sus posibilidades. Me encanta la descripción del trabajo pausado que se realiza sobre unas coordenadas.

“Shay Corsham Worsted”, Garth Nix

Un relato muy simple pero bien ejecutado. La actualización de los archivos de los servicios secretos puede llevar a que se pierda información básica para la supervivencia mundial.

“Kheldyu”, Karl Schroeder

La idea de absorber el dióxido de carbono contaminante presente en la atmósfera mediante la construcción de una enorme torre me parece sencillamente espectacular. Aunque lo que más me ha gustado es la parte científica del relato, he de decir que la parte de “acción” también estaba bastante biene llevada.

“The Devil in America”, Kai Ashante Wilson

Historia de terror (Strahan interpreta de forma muy laxa lo que es la fantasía e incluye directamente el terror en su ámbito) sobre la vieja magia africana trasladada al nuevo mundo.

“Tawny Petticoats”, Michael Swanwick

Deliciosa historia de un timo en toda regla. Un poco como El golpe en versión futurista. Muy divertido.

“The Fifth Dragon”, Ian McDonald

Esta historia de amistad que tiene como fondo la colonización de la Luna y detalla de forma magnífica la terrible decisión que deben tomar los desplazados al satélite. Existe una fecha límite a partir de la cual la pérdida de materia ósea de sus cuerpos impedirá el regreso a la Tierra. La economía lunar también forma parte de la estructura de la historia, que en su parte final cambia nuestra forma de entender a la protagonista.

“The Truth About Owls”, Amal El-Mohtar

Un relato que empieza de forma potente con las referencias a los búhos y sus características pero que luego toma otros derroteros. Me gusta especialmente el final.

“Four Days of Christmas”, Tim Maughan

Visión pesimista de un futuro relativamente cercano con un único hilo conductor, un muñeco de Papá Noel.

“Covenant”, Elizabeth Bear

Me ha recordado a El rey Lansquenete aunque las diferencias son grandes. La forma de tratar a los culpables de delitos muy graves para reintegrarse en la sociedad es “arreglar” su mente, pero tiene otras connotaciones que hacen de “Covenant” una lectura muy interesante.

“Cimmeria: From the Journal of Imaginary Anthropology”, Theodora Goss

La idea de una antropología imaginaria que crea un país es llamativa. Pero lo que me fascina realmente es el tratamiento que reciben los gemelos  en este país inventado (seguramente porque me pilla de cerca).

“Collateral”, Peter Watts

Interesantísima historia sobre el libre albedrío toda vez que las respuestas de las personas con implantes y aumentos son anteriores a sus propios pensamientos. ¿Qué pasaría si nuestro cuerpo actuara automáticamente ante una amenza antes de que fuéramos conscientes de ella?

“The Scrivener”, Eleanor Arnason

Deliciosa historia dentro de la fantasías más clásica, buscando inspiración en el propio proceso de escritura. Las tres hijas de un escritor frustrado (Imagination, Ornamentation y Plot) deben entrar en el bosque en busca de una bruja para ver si son capaces de escribir.

“Someday”, James Patrick Kelly

Daya ha de elegir quiénes serán los padres de su hijo y escoge tres donantes de semen por sus distintas cualidades. La historia tiene cierto aire pulp y un giro final que completa la narración, pero no me parece especialmente destacable.

 “Amicae Aeternum”, Ellen Klages

Sentimental historia con un punto de vista muy original: los últimos momentos antes del despegue de una nave generacional.

Esta recopilación de relatos nos da una visión de lo publicado el año pasado, pero la verdad es que entiendo que resulta imposible leer todo lo que existe. Strahan hace una buena labor, aunque deje de lado algunos relatos, sobre todo de revistas online.

All that outer space allows

allthatouterspaceHe seguido con muchísimo interés la publicación por parte de Ian Sales de Apollo Quartet. A la excelente Adrift on the Sea of Rains, le siguieron The Eye With Which The Universe Beholds Itself y Then will the great ocean wash deep above. La tendencia que parece subyacer en estas novellas es acercarse más a la historia alternativa, algo que se consolida en All that outer space allows.

En este caso conoceremos la historia de Ginny, la esposa de un piloto de jets que se postula (y consigue) una plaza como astronauta. En este hecho está implícito que Ginny debe ser una esposa ejemplar, ya que las familias de los astronautas están bajo el escrutinio de la opinión pública. El machismo que rodea al programa espacial y a la vida de las esposas de los astronautas alcanza niveles asfixiantes.

Ginny lleva una “doble vida” como escritora de ciencia ficción. En este mundo alternativo, este género es eminentemente femenino y se considera de poca importancia. Aquí, Sales aprovecha sus conocimientos casi enciclopédicos de la ciencia ficción femenina y feminista para dejar caer nombres (en la mayoría de las ocasiones sin apellidos) para que el lector piense sobre qué autoras reales está hablando (este punto se aclarará en el glosario).

En un ejercicio exhaustivo de documentación, Sales incluye hasta la descripción del módulo lunar. Me gusta este ejercicio de aportar documentación para dar verosimilitud a la narración. Especialmente interesante es la historia que Ginny escribe “The spaceships men don’t see”, que homenajea el estilo algo pulp de la ciencia ficción de época. ¿Y qué decir del listado de los premios Hugo y las discusiones sobre cómo llamar al premio del género?

Quizá esta última entrega sea la que menos se puede enmarcar como ciencia ficción pero es un homenaje tan grande al género que cualquier aficionado la disfrutará enormemente. Ardo en deseos de que este Apollo Quartet se publique como un omnibus, porque creo que la obra lo merece y porque leer todas las historias seguidas quizá de una nueva perspectiva a la obra.

Hannu Rajaniemi : Collected fiction

HannuRajaniemiAunque había tenido algún contacto con la obra corta de Hannu Rajaniemi, lo cierto es que conozco más al autor finlandés por sus novelas sobre Jean le Flambeur. Sentía mucha curiosidad por esta antología y mis impresiones han sido desiguales, como podréis comprobar a continuación.

“Deus Ex Homine”

El posthumanismo es uno de los temas fetiches de este autor, así que es normal que el relato que abre la antología trate sobre este tema.

Me gusta cómo trata el tema del “rapto”, cómo mediante la tecnología se podría pasar a un nivel superior, equiparable al de los dioses, ya que todo estaría bajo nuestro control. Un tratamiento mucho más interesante que el de la fallida Rapture of the nerds y que en pocas páginas nos sitúa en un mundo tan diferente del actual como cercano.

“The Server and the Dragon”

Un servidor perdido en la galaxia, que no puede conectarse a la red debido a su lejanía a cualquier otro nodo, decide emplear su tiempo de forma creativa y acaba encontrando la horma de su zapato. Todo un derroche de sentido de maravilla y lírica. Excelente.

“Tyche and the Ants”

Este relato ha resultado demasiado weird para mí. A pesar de la belleza de la prosa tengo dudas sobre si lo he entendido.

“The Haunting of Apollo A7LB”

Curiosa historia de fantasmas que no se podría encuadrar en la ciencia ficción a pesar de su entorno. Me ha gustado bastante.

“His Master’s Voice”

Creo que la lectura de Ciudad me ha dejado incapacitada para disfrutar plenamente de obras de ciencia ficción en las que aparezcan perros sin compararlas con la obra de Clifford D. Simak.

Afortunadamente, este relato no va “solo” de canes, así que se puede leer como una interesante historia de fidelidad y entrega.

“Elegy for a Young Elk”

Otro relato un tanto extraño sobre seres posthumanos y su relación con las personas que quedan atrás, ajenas a la evolución.

“The Jugaad Cathedral”

Relato cargado de crítica social y muy de actualidad. La proliferación de apps y del código propietario puede hacernos esclavos de las últimas tendencias sociales. Válido para provocar un debate sobre el estado actual de la tecnología, que nos empuja cada vez más a estar permanentemente conectados.

“Fisher of Men”

Algunas de las historias que aparecen en esta colección están fuertemente influenciadas por la mitología finlandesa. Una de ellas es este “Fisher of men” que roza el terror pero que permanece en la fantasía.

“Invisible Planets”

Bellísimo relato del autor finlandés que es capaz de utilizar su desbordante imaginación para presentarnos distintos mundos con apenas unos párrafos y entrelazar estas ideas con una inspiración final.

“Topsight”

Este relato versa sobre la implicación cada vez mayor en nuestras vidas de la tecnología, las apps que nos acompañan en cada momento y como pueden ayudarnos a trascender.

“Ghost Dogs”

Hannu tiene una tendencia desconocida para mí hacia la literatura de fantasmas que se muestran en varias ocasiones en sus relatos. Como dije en “His Master’s Voice”, es muy difícil que los relatos con perros me convenzan y este tampoco lo consigue.

“The Viper Blanket”

Incursión directa en el terror, con una familia maldita desde el comienzo de los tiempos y con un final bastante previsible.

“The Oldest Game”

Aunque pueda parecer otra historia más de fracaso, la inspiración de esta historia es el amor paternofilial, capaz de prever los más duros obstáculos y ayudar a superarlos. Aunque la ejecución no me haya convencido, el mensaje sí que me ha llegado.

“Shibuya no Love”

Muy curioso este relato con ambientación japonesa, quizá una crítica velada a la velocidad con la que vivimos en la actualidad nuestras vidas en general y nuestras relaciones en particular.

“Paris, in Love”

La ficción de Rajaniemi me está pareciendo bastante irregular y este relato es otra muestra más de las cosas tan extrañas que puede llegar a escribir. La personificación del amor en una ciudad puede dar lugar a problemas internacionales.

“Satan’s Typist”

Relato corto enmarcado directamente en el terror, afortunadamente, muy corto.

“Skywalker of Earth”

Curiosa historia con un aire pulp, en la que se mezclan las más modernos tecnologías con una historia de venganza. Una lectura muy llamativa.

“Snow White Is Dead”

El relato en sí no me ha parecido espectacular, pero la intrahistoria sí. Se trata de un proyecto desarrollado por Hannu y Sam Halliday, para escribir neuroficción. La forma adecuada para leer la historia hubiera sido con un casco con capacidad de realizar electroencefalogramas y utilizando un software capaz de interpretar nuestros impulsos mentales para ver por dónde debe continuar la historia. Una especia de “Elige tu propia aventura inconsciente”. Un concepto simplemente espectacular. Aquí tenéis más información.

“Unused Tomorrows and Other Stories”

Historias experimentales con las restricciones de caracteres de Twitter. El resultado no me parece bueno, pero aplaudo la decisión de intentar crear microficción.

Mi sensación final con este libro es desequilibrada, como es el propio libro. Y es que contiene piezas realmente preciosas como “The Server and the Dragon” y “Invisible Planets” pero también algunos relatos demasiado extraños para mí. También me llama mucho la atención el aspecto experimental de algunos de las historias, jugando con los formatos e implicando al lector de una manera desconocida hasta ahora. El autor finlandés sin duda es un valor que seguiremos con atención.

Slow Bullets

slowbulletsAparentemente situada en el mismo universo que la imprescindible serie Revelation Space de Alastair Reynolds (aunque no estoy muy segura por la posibilidad de salto entre estrellas), esta novella transcurre después de una guerra interestelar que acaba con un tratado de paz entre los bandos combatientes.

Al contrario de lo que nos tiene acostumbrados el autor, el escenario en el que se desarrolla Slow Bullets es restringido, prácticamente la totalidad de la historia transcurre en una única nave espacial. Me gustaría decir que no, pero algo se nota. Quizá se pierde una de las mejores bazas de Alastair que son sus mundos y culturas. O quizá es solo cuestión de expectativas.

Resulta también muy curioso el concepto de slow bullet, que incluso da nombre al libro. Estos proyectiles inteligentes son capaces de almacenar información sobre los soldados que las llevan incrustradas y son la forma de obligarles a combatir, so pena de dirigirse al corazón y provocar la muerte. También se pueden utilizar como instrumentos de tortura o para otros fines más beneficiosos, que no desvelaré para no eliminar la “sorpresa”. Me gusta la forma de hablar sobre tecnología, que puede ser buena o no dependiendo del uso, muy en la línea de Ramez Naam con su Nexus.

El conflicto social con trasfondo religioso que se desarrolla en la novella critica de forma poco velada a las religiones, que luchan por la supremacía de sus ideas ignorando las similitudes con las otras creencias. Se habla de libros sagrados, que comparten profetas pero cuyas interpretaciones son diferentes. No es el tema principal de Slow Bullets, pero si el de mayor calado.

Lo que podría entenderse como una historia de venganza en realidad se transforma en una carrera por la supervivencia de la civilización que acaba resultando entretenida aunque en cierto modo previsible.

Luigi’s Mansion 2

luigimansionRecurriendo al más vil chantaje a mis dotes de persuasión conseguí que me dejaran una Nintendo 3DS con el juego Luigi’s Mansion 2. Este juego es una continuación del primer Luigi’s Mansion que salió hace bastante años para GameCube.

El videojuego es una adaptación libre de Cazafantasmas. Utilizaremos a Luigi, que ha de explorar una serie de mundos en busca de fragmentos de la Luna Oscura, que ha sido destrozada y que calmaba a los fantasmas que campan por estos lugares. Sus armas son una linterna, una aspiradora y su (nuestro) ingenio.

El ingenio está presente en todo el desarrollo. Y es que los niveles están muy bien planteados, repletos de desafíos y puzles que harán que nos tengamos que parar a pensar en más de una ocasión. Además, cada pantalla está repleta de misterios ocultos, que habremos de investigar. Esta gran cantidad de secretos y extras hace que se pueda rejugar muchas veces, algo muy deseable en un juego de estas características.

La mecánica de combate contra los fantasmas, si bien es accesible, en ocasiones llega a resultar pesada. Es obvio que esta no es la parte principal de la diversión, aunque hay una fase en particular en la que se ha de detener a una gran cantidad de fantasmas que llega a resultar agobiante. Por lo general el juego está orientado a la exploración.

Los enemigos finales de cada fase son un punto algo más débil. Conforme va avanzando el juego, dejan de resultar desafiantes para convertirse en algo cansino, teniendo que aplicar unos patrones definidos bastante simples para derrotarlos.

Luigi’s Mansion tiene un contrapunto cómico que le viene muy bien a una historia de fantasmas como esta. Y es que Luigi es torpe, algo cobarde y salta hasta el techo ante el más mínimo indicio de fantasmas. Pero aún así, armándose del poco valor que tiene, va avanzando por los niveles succionando todos los ectoplasmas con los que se cruza.

En definitiva, es un juego muy divertido que he disfrutado, a pesar de haber tardado meses en pasármelo.

Crux

cruxLa lectura de Nexus me dejó muy buen sabor de boca, pero ha pasado bastante tiempo hasta que he podido leer Crux, la siguiente entrega de la serie con la que Ramez Naam está explorando el futuro cercano siguiendo la corriente del transhumanismo.

Los puntos fuertes de Nexus también están presentes en Crux, mezclando sabiamente la acción y el espionaje propios del technothriller con la especulación y las hipótesis sobre el cambio de la humanidad que distinguen a la buena ciencia ficción. Naam no necesita explicar ni las motivaciones de los personajes ni la situación mundial, que ya conocemos de nuestra lectura anterior. Libre de estas cargas expositivas, puede dar rienda suelta los múltiples puntos de vista desde los que narra la historia.

Este recurso, aunque sirve para acelerar de forma asombrosa el ritmo de la narración, también añade un poco de confusión al conjunto, siendo este el principal problema que le encuentro a la novela. Los múltiples hilos temporales que se desarrollan simultáneamente hacen que a veces dudemos de qué acciones suceden antes o después. Realmente no supone un gran obstáculo a la hora de la lectura, pero es cierto que se podría haber resuelto de forma más correcta.

Aunque el libro se puede disfrutar simplemente como una historia de espías, mis partes favoritas son aquellas en las que se pone en tela de juicio la capacidad de la humanidad para aceptar las mejoras que pueden llegar a crear una nueva clase de superhombres, con párrafos como estos:

Computer scientists, philosophers, futurists, writers of speculative fiction – they’d all written about the dangers of runaway superintelligence. If humanity ever created a being of radically increased mental capabilities, it placed itself at grave risk. That new being could be benevolent, of course. That would be the hope. Or it could be malicious, or simply indifferent to humans. It could seek to change the world in ways that it saw as improvements, but which were incompatible with the interest of its creators.

Dilemma, Mr. President. If you were a Neanderthal and could stop humans from coming into being, or stop them from getting a foothold, you might extend the life of your species, but leave the world a poorer place.

En definitiva, el punto fuerte de la ciencia ficción de este autor es la exposición de las ideas. Toda la serie pivota sobre una distinción, el hecho de que la tecnología puede ser utilizada para el bien o para el mal, puede ser desagradable o sublime. Este núcleo fundamental, que el egipcio adorna con una prosa eficiente y con mucha acción, constituye una lección de moralidad para todos los lectores de Crux. Espero que Apex, el desenlace de la trilogía, mantenga el nivel, porque nos encontraremos ante una serie imprescindible de llamada near-future science fiction.