Other worlds than these (I)

Other_Worlds_Than_TheseCreo que los universos alternativos son una de las temáticas más interesantes de la ciencia ficción, ya que da al autor un lienzo en blanco para desarrollar sus ideas sin restricciones, aunque también puede ser una trampa por esta misma libertad. Es por ello que a priori esta antología parece hecha a medida para mí.

Moon Six de Stephen Baxter

Esta historia de presentación de la antología no está mal, aunque quizá se podría haber escogido alguna un poco más potente.

Un astronauta que se encuentra en la Luna cumpliendo una misión se ve transportado a través de distintos mundos alternativos que sirven al autor para exponer las distintas posibilidades de un programa espacial distinto, liderado por los rusos, los británicos… y las consecuencias de las distintas tecnologías que se hubieran desarrollado. Esta parte técnica es interesante, la parte humana no lo es tanto.

A brief guide to other stories de Paul McAuley

La premisa de este relato es muy interesante. La llamada Tierra original manda tropas a algunas de las Tierras alternativas donde la historia ha cambiado tanto que no hay democracia. Esto daría lugar a un interesante debate filosófico sobre cuál es el mejor camino en la historia y quién puede decidir esto, pero el final es un tanto fallido y se queda en un alegato pacificista no muy conseguido.

Crystal Halloway and the forgotten passage de Seanan McGuire

Este es el primer contacto que tengo con la multinominada Seanan McGuire y no ha podido ser más positivo.

En el primer corto de la recopilación que es fantástico, la autora nos relata la pérdida de la inocencia de una heroína al estilo de Narnia, que accede a otro mundo mediante un pasaje en su dormitorio. Al acabarlo, te embarga la nostalgia por el tiempo que pasó que ya no volverá. Maravilloso.

An empty house with many doors de Michael Swanwick

Como carta de presentación de Michael Swanwick me encanta la foto que le hicieron para el proyecto WhereIWrite. Si no lo conocíais, pasad por la página para ver los antros en los que escriben algunos autores de género (mención especial para Chip Delany).

Nos encontramos con una historia de amor truncada por la muerte de uno de los cónyuges. El marido pasa sus días bebiendo hasta caer inconsciente, pero una extraña oportunidad le permite viajar a un universo paralelo donde su esposa todavía está viva. El problema es que él también está vivo allí.

Me encanta como representa los sentimientos Swanwick y la solución final me resulta muy satisfactoria.

Twenty-two centimeters de Gregory Benford

22 centímetros es la distancia que separa la Tierra del universo paralelo más cercano. Una vez descubierto este hecho, los científicos terrestres no pueden evitar investigar este plano y mandan una misión en busca de vida.

Benford utiliza este relato para contarnos un primer contacto con otra raza aunque el uso de un traductor universal facilita mucho las comunicaciones, con lo que se desvirtúa un poco el proceso. Me quedo con la sensación de inevitabilidad con la que finaliza.

Armored (y III)

Última entrega de la reseña de Armored. Podéis leer las anteriores aquí y aquí.

Heuristic Algorithm and Reasoning Response Engine por Ethan Skarstedt & Brandon Sanderson

En esta ocasión el enemigo son unas máquinas que evolucionan  y que arrasan con todo lo que encuentran a su paso. Para proteger a los civiles de otra especie, lo único que puede interponer el soldado acorazado Karith Marvudi es su vida. ¿Habrá esperanza si muere?

Una historia que pretende ser aleccionadora, pero que no acaba de llegar a buen puerto.

Don Quixote de Carrie Vaughn

En la recopilación hay algunos escenarios sorprendentes, como en The last days of the Kelly gang, pero el que más me ha gustado, supongo que por transcurrir en España, es éste.

En los últimos días de la Guerra Civil dos soldados pertenecientes al bando republicano desarrollan un arma secreta, una especie de tanque unipersonal al que llaman Don Quixote. La guerra está ya perdida ¿o no?

 Muy recomendable.

The poacher de Wendy N. Wagner y Jack Wagner

Se ha declarado la Tierra Espacio Protegido y como tal la recorren los rangers para proteger sus insustituibles recursos. Aunque la humanidad se haya expandido por el sistema solar, hay muchas necesidades básicas que sólo puede cubrirse con materiales terrestres.

Karen es una habitante de la Luna que admira el trabajo de los rangers y se une a ellos, a pesar de la dificultad que entraña la gravedad para alguien no acostumbrado. Gracias a su armadura y a una medicación constante consigue realizar su trabajo de protección de los recursos naturales. Pero este trabajo no está exento de peligros.

Me ha gustado más la ambientación que la historia en sí, creo que la Tierra como Parque Natural podría haber dado más juego.

The Green por Lauren Beukes

La ambientación recuerda a Find Heaven and Hell in the smallest things. Pero en este caso la flora el planeta en el que se desarrolla la historia se considera muy valioso para la investigación y se despliegan equipos con armaduras para recolectar los especímenes.

Me gusta la descripción que hace de las megacorporaciones que intentan obtener beneficios a toda costa y no pude evitar un escalofrío al acabarlo.

Stick and stones de Robert Buettner

El transfondo del relato es una idea muy interesante y la lectura merece la pena. Hace 35.000 años una especie alienígena cosechó humanos en la Tierra y expandió su semilla por muchísimos planetas similares a la Tierra. Ahora los humanos originales están investigando estos planetas, en una suerte de misión arqueológica.

La misión del teniente Schwartz transcurre en uno de estas tierras alternativas, con un desarrollo similar a  la Edad del Hierro en la Tierra original. Las normas de la misión impiden influir decisivamente en las historia del planeta, pero cuando la vida de un inocente corre peligro, las órdenes directas pierden peso.

Helmet de Daniel H. Wilson

Las duras descripciones de este relato son lo que más perduraran en mi memoria. En una tierra devastada, aldeas aisladas sobreviven como pueden al asalto de los Helmets, que con sus lanzallamas lo arrasan todo. La terrible respuesta a cuál es el origen de estos robots será la base de toda la historia.

The N-Body Solution de Sean Williams

No he entendido este relato, ni la idea que quiere desarrollar ni la moraleja final.

En conjunto, la antología Armored me ha parecido muy irregular, con algunos destellos de genio como en los relatos Power Armor: a love story, The last Days of the Kelly gang y Don Quixote, pero otros son francamente olvidables. Esperaba más de la recopilación de John Joseph Adams, pero eso no es óbice para que Other Worlds Than These sea otra de mis próximas lecturas.

Armored (II)

Debido a la longitud de la reseña, he tenido que dividirla. Aquí podéis leer la primera parte.

Field Test de Michael A. Stackpole

Cuando se escribe ciencia ficción en un futuro cercano, existe el riesgo de que los acontecimientos de la realidad sobrepasen a la ficción y este ha sido el caso de Field Test, ya que estaba situado en una Libia bajo el control de Gadaffi.

En cuanto a la historia no destaca por nada en particular. Una operación secreta de los EE.UU. que no acaba bien en la que el rescate es ayudado por una armadura de combate.

Trauma pod de Alastair Reynolds

Alastair Reynolds es un autor que me gusta, especialmente cuando escribe space opera.

No cabe duda de que este relato es de ciencia ficción, pero inextricablemente unido al horror. Y ése es un campo que yo no llevo bien.

¿Qué pasa cuando se confunde el humano y la cápsula con la que se le mantiene con vida? ¿Qué separa la humanidad de la inteligencia artificial?

Contained vacuum de David Sherman

En esta historia los marines abordan un navío espacial que parece abandonado que esconde una trampa, pero gracias a su buen hacer (¡somos marines!) consiguen llevar la misión a buen puerto. Muy previsible.

You do what you do de Tanya Huff

Una revisitación al tema tratado en Trauma pod, con un final similar. No entiendo cómo dos historias tan parecidas han entrado en la recopilación, además la de Reynolds me parece mejor.

Nomad de Karin Lowachee

Este relato sí que me ha gustado. Los humanos y las armaduras adaptables se fusionan creando un nuevo ser, pero persiste la individualidad de cada uno. El problema viene cuando uno de los dos muere.  ¿Se busca la fusión con otro o se vuelven nómadas?

En esta historia de amor y traición, el final no será el que esperamos, pero es el más lógico.

Human Error de John Jackson Miller

Una guerra casi imposible de ganar sería aquella que nos enfrentara con una plaga que no piensa, pero que fagocita todo lo que se pone en su camino y que alcanza otros planetas a través del espacio. Los humanos en coalición con otras especies desarrollan una forma de eliminación quirúrgica de la plaga mediante soldados con armaduras especiales. El problema viene con los errores burocráticos, ya que alguien manda el equipamiento inadecuado y la armadura que se recibe es para otra especie no humanoide.

La historia de la plaga no es original (en los libros de Alastair Reynolds ya está presente) pero la forma de utilizar los recursos disponibles, sí.

Transfer of ownership de Christie Yant

Uno de los relatos más cortos de la recopilación, pero no por ellos menos interesante. Cuando muere el ocupante de un exoesqueleto e intentan volver a utilizarlo a la fuerza, ¿podrá resistirse o no tendrá voluntad de existir?

Jack Glass

jackglassEs una pena que ya haya acabado el plazo de nominaciones para los premios Hugo, porque creo que esta novela de Adam Roberts se hubiera merecido entrar entre mis elegidos.

El autor plantea el libro como tres homenajes a la Edad de oro de las novelas de misterio y de ciencia ficción. De este modo, cada una de las tres partes que constituyen el libro se desarrollan como un caso típico de los libros de detectives: el asesinato en un habitación cerrada, el crimen que nadie pudo cometer en la casa de campo y el asesinato con un arma inexistente.

En todos los casos sabemos, o creemos saber quién es el asesino, el famoso Jack Glass, buscado en todo el sistema solar por sus crímenes contra la familia gobernante, los Ulanova.

El contexto en el que se desarrolla el libro es importante, la humanidad se ha expandido por el sistema solar, utilizando burbujas que sostienen la vida (recuerdan a La saga de las Burbujas de Vinge). Las diferencias sociales son extremas, entre la casta superior, liderada por la familia Ulanova y sus cinco familias auxiliares y los pobres que proliferan en las burbujas de más baja calidad, expuestos a la radiación y a todos los peligros de la vida en el espacio.

En la primera parte del libro, adecuadamente llamada In the box, siete convictos son encerrados en un asteroide con los dispositivos mínimos para sobrevivir a su condena de 11 años, el procedimiento estándar. Su tarea consiste en convertir en habitable el trozo de roca en el que están atrapados, encontrando hielo para beber y transformar en aire. De esta forma los comerciantes que los han llevado así consiguen beneficios de los trabajos forzados de los presos, si es que sobreviven. La convivencia es extremadamente dura y Roberts no se corta ni un pelo en explicar todos los pormenores de las relaciones que se desarrollan en el vacío.

Un preso que se hace llamar Jac ha sido atrapado en esta cárcel por error, pero sabe que cuando las autoridades se den cuenta de quién es volverán a por él, así que debe escapar de una prisión de la que es imposible huir.

Esta primera parte de la lectura me costó mucho trabajo, no porque no fuera interesante, si no por el nivel de crudeza y casquería que exhibe el autor. Demasiado para mi estómago. Aún así, seguí leyendo fascinada por el desarrollo de la historia.

La segunda historia, titulada The FTL Murders, se desarrolla en la Tierra. Las dos herederas (Eva y Diana) de una poderosa familia solo un escalón por debajo de los Ulanov pasan una temporada en la Tierra, adaptándose al pozo gravitacional que convierte todo movimiento en una tortura para alguien acostumbrado a la ingravidez. Las dos son extremadamente inteligentes, de hecho fueron creadas para orientarse a la resolución de problemas. Mientras Eva está realizando su séptima tesis doctoral sobre el fenómeno conocido como Champagne Supernova, Diana disfruta resolviendo los misteriosos asesinatos de un mundo virtual.

En los primeros días de adaptación, se comete un homicidio en la residencia de las hermanas. Uno de los sirvientes aparece muerto con el cráneo resquebrajado, y el arma del crimen es un pesado martillo que ninguno de los sirvientes (los únicos sospechosos, porque nadie más ha entrado o salido de la finca) podría manejar en esta gravedad. Diana se encarga de investigar lo sucedido, que por alguna extraña razón parece estar relacionado con la investigación de su hermana.

El desarrollo de esta segunda parte es todavía más interesante que la anterior, ya que aunque a priori puede parecer poco importante sienta las bases para el desarrollo de todo el libro.

La tercera historia, The impossible gun, se desarrolla en el espacio. Y no se puede contar mucho porque destriparía el fina del relato anterior, pero se puede decir que se narra una huida y hay una muerte provocada por un arma que no puede existir. Y también me gustaría mencionar que tiene un capítulo con un gran título-homenaje: “The murder of Roger RACdroid”.

La tercera parte, aunque también muy bien escrita y de una lectura difícil de dejar de lado es la que menos me ha gustado, porque me parece que tiene un final tramposo y que deja hilos sueltos que no sabemos si se finalizarán algún día. Este es el único impedimento que hace que no piense en el libro como excelente si no como muy bueno.

Como colofón, se incluyen dos historias adicionales en el mismo escenarios, escritas en verso por Roberts. Merecen mucho la pena y creo que voy a buscar algún libro más de él.

Mis nominados para el Campbell (que no es un Hugo)

Estamos en plena fase final de nominaciones para los Premios Hugo, y aparte de saber que es materialmente imposible leer todo lo que nos pueda interesar y es nominable, lo que sí tengo claro son mis elegidos para el John W. Campbell, que como no dejan de repetir en todos lados, no es Hugo (vaya a ser que nos confundamos).

En esta categoría voy a nominar a tres autores noveles, me quedan dos huecos en la papeleta, pero no me ha sido posible leer más.

  1. Jeff Salyards. Como ya habéis podido leer en la reseña que hice de “Scourge of the betrayer”, este autor me parece todo un descubrimiento.jeff-salyards-headshot-colo
  2. Stina Leicht. Aún teniendo en el tintero “And blue skies from pain”, que tengo intención de leer pronto, esta autora ya me convenció con “Of blood and  honey”, que mezca elementos fantásticos con la acción situada en la problemática Irlanda del IRA. Muy recomendable.stinaleicht
  3. E.J. Swift. Ha entrado en el último momento, pero ha entrado. “Osiris”, como ya reseñé aquí me parece que tiene muy buenas ideas aunque falla un poco en la búsqueda del ritmo.swift

Hay otros autores que quizá hubieran podido entrar en mi lista, por ejemplo la muy recomendada Madeline Ashby con su vN o Tim Maughan, pero no ha habido tiempo material.

 

On a Red Station, drifting

red_stationActualmente parece haber una tendencia en la fantasía hacía escenarios distintos del típico entorno pseudomedieval europeo, como en “The Emperor’s Soul” de Brandon Sanderson. Pero creo que es la primera vez que leo algo parecido en el terreno de la ciencia ficción y no puedo estar más de acuerdo con el cambio de ambiente.

Aliette de Bodard es una escritora franco-vietnamita que ha tenido la gentileza de dejarme leer su novella para ver si la nominaba a los Premios Hugo. Esta mezcla cultural se nota en el libro, ya que bebe directamente de las tradiciones de Vietnam y de la indiscutible influencia china.

La historia que nos cuentan se sitúa en la estación espacial Prosper, a la que llega como refugiada Lê Thi Lihn, magistrada del vigésimo tercer planeta al que ha llegado la guerra. Allí es recibida por Lê Thi Quyen, que se encuentra a cargo de la estación en ausencia de su marido y de los otros responsables de Prosper, desplazados también por la guerra. La relación entre ambas mujeres será tensa y dará lugar a los conflictos que harán avanzar la novela, porque ambas recelan de la posición de la otra.

Mención aparte merece la propia estación, ya que es controlada por una Mente, la Honoured Ancestress, que recuerda en cierto modo a las Mentes de la Cultura, pero que es muy distinta por lo que nos deja entrever Aliette. Las Mentes nacen de mujeres humanas pero son preparadas para controlar las naves y las estaciones en un especie de simbiosis que me gustaría que se explorara más.

También me ha llamado mucho la atención la existencia de los implantes de memoria con los recuerdos y la personalidad de los antepasados, que aconseja en la toma de decisiones y que habría incluído en De implantes y cyborgs, si lo hubiera leído antes.

El comportamiento de los personajes me ha recordado también “Los caballos celestiales” de Guy Gavriel Kay, por el respeto a los antepasados y el uso de la poesía para la comunicación, por ejemplo.

Lo que no me ha gustado nada en absoluto es la portada, me ha recordado a una película hongkonesa de las de un euro el puñado. Es terrible.

En resumen, me ha encantado leer “On a Red Station, drifting” y la voy a nominar para los Premios Hugo. Espero ansiosa la publicación por RBA de Sirviente del inframundo, porque va a ser una compra segura.

Osiris

Osiris_wraparound_Corrected03.inddLeí este libro para decidir si nominaba a E.J. Swift para los premios Campbell y he de decir que me ha puesto en un aprieto, ya que ahora no sé si nominarla a ella o a Jeff Salyards en primer lugar.

Osiris es una ciudad flotante aislada en un mundo postapocalíptico y se cree que no queda vida fuera de ella. Está dividida en dos secciones claras, la parte Este donde la vida es fácil y en la que las grandes familias de los fundadores de la ciudad campan a sus anchas y la parte Oeste, donde la miseria, el frío y el hambre son lo común.

En este contexto, conoceremos a los dos protagonistas de la historia, Adelaide y Vikram. Mientras que la primera pertenece a la familia del arquitecto fundador de Osiris y aunque haya renunciado a su apellido no lo ha hecho a su fortuna, el segundo es un activista de la parte oeste de la ciudad que lucha para cambiar el estado de las cosas.

La pareja está condenada a entenderse, toda vez que Vikram es la única ayuda que Adelaide puede recibir para resolver el enigma de la desaparación de su hermano gemelo y Adelaide es la puerta de entrada al este que utilizará Vikram para sus reivindicaciones igualitarias.

El ritmo de la novela es pausado, en ocasiones incluso demasiado lento. Quizá esta sensación se vio agudizada por el hecho de que no me di cuenta de que era la primera parte de una proyectada trilogía y cuando ya estaba acabando el libro seguía pensando: “pues no sé cómo va a cerrar todos los hilos”.

La acción de la novela se divide en las dos partes de la ciudad, pero de una forma muy desequilibrada, ya que la mayoría de las escenas se producen en la parte este de la ciudad, que Swift describe muy bien. La parte oeste queda algo desdibujada.

La prosa es preciosista y parece que busca la palabra adecuada para cada situación. Los personajes principales están bien dibujados, aunque en algunas ocasiones los secundarios parecen más importantes, como cada aparición de Linus (el hermano de Adelaide) o los diálogos de Feodor, su padre.

Hay algunas cosas que me resultaron chocantes en el desarrollo de la novela, por ejemplo, las razones por las que Vikram oculta cierta información muy importante a Adelaide concerniente a su hermano o cuál es la causa de la extrema desigualdad entre zonas de Osiris. Puede ser un problema por ser una primera novela o de desarrollo, pero esto lo podremos ver en las siguientes entregas en las que espero que la autora de más vida a la trama, porque la historia merece la pena.

Armored (I)

armoredDentro de los libros que el editor John Joseph Adams ha puesto a disposición de los que pueden votar en los Premios Hugo, estaba esta antología, “Armored”. No tenía muy buenas referencias de ella por @Odo, pero como recomendó uno de los relatos empecé por ahí y poco a poco la he ido terminando. He decidido dividir la reseña debido a su longitud.

 The Johnson Maneuver por Ian Douglas

Este relato se desarrolla en el planeta Pi3 Orionis IV, donde una delegación humana se encuentra casi bajo el asedio de los habitantes del planeta. Los nativos rodean la embajada y amenazan con rebelarse, ya que siguiendo sus costumbre el terreno que ocupa se tiene que defender mediante combate. El valor de un hombre dará solución al conflicto. Continuar leyendo “Armored (I)”

Los cien mil reinos

loscienmilreinosDecidí leer este libro por varias razones: desintoxicarme un poquito de Premios Hugo, leer en español que tampoco viene mal y darle una oportunidad a esta obra de la que se hablaba muy bien el año de su publicación.

La narradora principal es Yeine, la dirigente de uno de los cien mil reinos del título (título que según aparece en uno de los apéndices, fue una decisión editorial, porque lo que es en la novela cien mil, cien mil no salen. Ni cien. Ni diez, ya puestos). Su abuelo Dekarta, el dirigente de los reinos, reclama su presencia en la capital en un movimiento sorprendente, ya que ella es el fruto de la relación de su real madre y un cazador por el que renunció a su herencia y por el que fue repudiada. Continuar leyendo “Los cien mil reinos”

The fractal prince

FRACTALComo ya comenté en esta entrada, Hannu Rajaniemi me parece un escritor muy bueno, lleno de buenas ideas de ciencia ficción dura pero sin dejar de lado la importancia de la trama y de los personajes. Su tratamiento de la “Singularidad” es muy interesante, junto con otros autores que escriben sobre el mismo tema, como Charles Stross y Vernor Vinge.

En The fractal prince seguimos con las aventuras del ladrón cuántico Jean le Flambeur. Todo el primer libro no fue más que un preámbulo para lo que se nos venía encima en esta segunda entrega. Una vez conseguido su objetivo en Marte, Mieli, Perhonen y el ladrón se dirigen a la Tierra. Continuar leyendo “The fractal prince”