Solaris publicará una trilogía de fantasía épica de Caskey Russell

Solaris ha anunciado la adquisición de The Door on the Sea y sus dos secuelas, del autor Caskey Russell, obras que conforman la serie The Raven and Eagle. La primera de las novelas se publicará en septiembre de 2025.

Según el autor, esta obra es la respuesta del pueblo Tinglit a Tolkien, en la que un marginado estudioso debe liderar un equipo que incluye guerreros, un lobo gigante y el mítico Cuervo para robar la única arma que puede derrotar a los colonos cambiaformas que amenazan a su comunidad.

Definida como una recuperación indígena moderna del género de fantasía, una oda al poder de la narración y una narración alternativa del colonialismo misionero blanco. Indican que gustará a quien haya disfrutado de Black Sun o The Adventures of Amina al-Sirafi, así que aquí la estamos esperando con los brazos abiertos.

Alien Clay

Aunque hay varios libros de ciencia ficción que giran en torno al tropo de la gestalt, desde en fundacional Más que humano a los más recientes como Unity de Elly Bangs, creo que Adrian Tchaikovsky labra su propio camino al utilizar la gestalt como motor de evolución de todo un planeta. Es un planteamiento biológicamente rompedor que el autor utiliza como vehículo para servirnos en bandeja un drama carcelario que puede recordar por momentos a su estupenda Cage of Souls pero que deja de lado el tinte ecologista que tenía esta obra para lanzar un mensaje mucho más reivindicativo y social.

Arton Daghdev es un académico y activista político que acaba con sus huesos en una penitenciaría extrasolar con billete solo de ida. Su delito, conspirar contra el Mandato, el hegemónico poder que rige con mano de hierro el destino de la Tierra y las colonias. Arton es el narrador de la historia, en una primera persona de la que no nos podemos fiar desde un principio y que a veces chirría un poco en el disfrute de la novela.

El planeta del exilio de Arton es Kiln, un caldo de cultivo exuberante de flora y fauna que haría las delicias de cualquier estudioso exobiólogo. Pero hete aquí que lo que se va descubriendo sobre el planeta no cuadra con la estricta doctrina del Mandato, dando lugar una pantomima de investigación que resulta exasperante para cualquier científico que se precie de serlo.

El planeta es tremendamente inhóspito, pero no lo son menos los militares destinados al control de los convictos y la aplicación estricta de un tardocapitalismo que ha convertido a la fuerza de trabajo en meros elementos intercambiables que se desecharán antes el más mínimo problema o inconveniente que pueda descuadrar los asientos contables.

Tchaikovsky no da puntada sin hilo, y aprovecha también la flexibilidad de la vida en el planeta para introducir algún que otro ejemplo de body horror a la mezcla, porque se ve que le parecía poco todo lo que incluía la novela.

Leer a Adrian Tchaikovsky suele ser una apuesta segura, pero creo que con Alien Clay ha vuelto a subir un peldaño en el escalón de la ciencia ficción, más que recomendable.

Cubierta y sinopsis de Emily Wilde’s Compendium of Lost Tales

Penguin Random House ha desvelado cuál será la cubierta de Emily Wilde’s Compendium of Lost Tales, la tercera entrega de la saga escrita por Heather Fawcett que se publicará el 11 de febrero del año que viene.

Esta es la sinopsis:

Emily Wilde has spent her life studying faeries. A renowned dryadologist, she has documented hundreds of species of Folk in her Encyclopaedia of Faeries. Now she is about to embark on her most dangerous academic project yet: studying the inner workings of a faerie realm—as its queen.

Along with her former academic rival—now fiancé—the dashing and mercurial Wendell Bambleby, Emily is immediately thrust into the deadly intrigues of Faerie as the two of them seize the throne of Wendell’s long-lost kingdom, which Emily finds a beautiful nightmare filled with scholarly treasures.

Emily has been obsessed with faerie stories her entire life, but at first she feels as ill-suited to Faerie as she did to the mortal world: How can an unassuming scholar such as herself pass for a queen? Yet there is little time to settle in, for Wendell’s murderous stepmother has placed a deadly curse upon the land before vanishing without a trace. It will take all of Wendell’s magic—and Emily’s knowledge of stories—to unravel the mystery before they lose everything they hold dear.


Mi traducción:

Emily Wilde se ha pasado la vida estudiando las hadas. Una reconocida experta en dríadas, ha documentado centenares de especies feéricas en su Enciclopedia. Ahora se va a embarcar en su proyecto académico más peligroso hasta la fecha: estudiar el funcionamiento interno del reino féerico como su reina.

Junto con su antiguo rival académico ahora prometido, el elegante y voluble Wendell Bambleby, Emily se ve inmediatamente inmersa en las intrigas de las hadas cuando se hacen con el trono del largo tiempo perdido reino de Wendell, que a Emily le parece una bella pesadilla desbordada de tesoros de conocimiento.

Emily ha estado obsesionada con las historias de hadas toda su vida, pero primero se siente tan poco preparada para el mundo mágico como lo estaba para el mundo mortal, ¿cómo podría una estudiosa hacerse pasar por reina? Además, con poco tiempo para asentarse, ya que la malévola madrastra de Wendell ha lanzado una maldición sobre la tierra antes de desvanecerse sin dejar rastro. Será necesaria toda la magia de Wendell y todo el conocimiento de Emily para desvelar el misterio antes de que lo pierdan todo.


Esta es la cubierta, obra de Vera Drmanovski con diseño de Rachel Ake:

Cubierta y sinopsis de Interstellar MegaChef

Otra cosa no, pero la nueva novela de Lavanya Lakshminarayan tiene pinta de que nos va a hacer reír. La publicará Rebellion el 7 de noviembre.

Esta es la sinopsis:

Stepping off a long-haul star freighter from Earth, Saras Kaveri has one bag of clothes, her little flying robot Kili… and an invitation to compete in the galaxy’s most watched, most prestigious cooking show. Interstellar MegaChef is the showcase of the planet Primus’s austere, carefully synthesised cuisine. Until now, no-one from Earth―where they’re so incredibly primitive they still cook with fire―has ever graced its flowmetal cookstations before, or smiled awkwardly for its buzzing drone-cams.

Corporate prodigy Serenity Ko, inventor of the smash-hit sim SoundSpace, has just got messily drunk at a floating bar, narrowly escaped an angry mob and been put on two weeks’ mandatory leave to rest and get her work-life balance back. Perfect time to start a new project! And she’s got just the idea: a sim for food. Now she just needs someone to teach her how to cook.

A chance meeting in the back of a flying cab has Saras and Serenity Ko working together on a new technology that could change the future of food―and both their lives―forever…

Mi traducción:

Al salir de su largo viaje en un carguero de la Tierra, Saras Kaveri tiene una bolsa de ropa, su pequeño robot volador Kili y una invitación para competir en el show de cocina con más audiencia y más prestigioso de la galaxia. Interstellar MegaChef es la muestra de la cocina austera y sintetizada del planeta Primus. Hasta ahora ningún terráqueo, donde son tan primitivos que todavía cocinan con fuego, ha podido rozar sus cocinas de metal fluido o ha podido sonreír incómodo a sus cámaras dron.

La prodigio corporativo Serenity Ko, inventora del exitoso simulador SoundSpace, se ha emborrachado en un bar flotante, ha escapado por los pelos de una masa enfurecida y tendrá dos semanas de libranza forzosa para conseguir equilibrar su vida y su trabajo. ¡El momento perfecto para empezar un nuevo proyecto! Y tiene una idea estupenda: un simulador de comida. Ahora solo necesita que alguien le enseñe a cocinar.

Un encuentro casual en la parte de atrás de un taxi hará que Saras y Serenity Ko trabajen juntos en una nueva tecnología que puede cambiar el futuro de la comida y de sus vidas para siempre.


Esta es la cubierta:

The Splinter King

Con lo que me gustó The Black Coast, estaba claro que no pasaría mucho tiempo antes de que continuara con la lectura de la trilogía de Mike Brooks. Brooks apuesta por ampliar el mundo y casting de personajes para evitar el temido síndrome del segundo libro, y a fe mía que la apuesta es ganadora.

El número de puntos de vista y de protagonistas cuyos caminos se entrecruzan crece exponencialmente (bueno, exagero un poco, pero crecer crece) en The Splinter King, pero el autor ha conseguido equilibrar todas las tramas y servirnos una historia absorbente e intrincada a la vez que divertida y emocionante. Lo que antes se desarrollaba prácticamente en un solo pueblo, ahora se expande por toda la geografía imaginada para estas crónicas. El hecho de las distancias sean tan grandes también le sirve a Brooks para ir jugando con la información de la que dispone cada personaje, mientras que nosotros lo sabemos todos desde nuestra posición omnisciente. El escritor ha salido jugar sus bazas presentándonos tanto batallas como relaciones románticas, en un tapiz donde mezcla hilos de distintas tonalidades para dar lugar a una obra mayor que la suma de sus partes.

Aunque el aumento de personajes vaya en detrimento del protagonismo de Daimon y Saana, también tendremos nuestra ración de los recién casados mientras siguen resolviendo los conflictos que surgen entre sus dos pueblos, unidos frente a la adversidad. La trama de la princesa Tila cobra más importancia y podremos verla enfrentarse a una amenaza terrible recurriendo a su inteligencia y a sus influencias, pero también repartiendo estopa a base de lanzamientos de cuchillos. Otros puntos de vista que me han gustado mucho son los de Zhanna, en un arco de rito de madurez muy bien construido y el de Darel, saliendo de la sombra alargada que tanto su padre como su hermano lanzaban sobre él y demostrándose a sí mismo que su título no es solo una herencia por ser vos quién sois. Y muchos otros como Jaya o Marin. Es que este libro es un no parar, una visión caleidoscópica de una historia muy completa.

Quizá resulte un tanto extraño que la amenaza exterior apenas aparezca en unos párrafos de todo un libro que por otra parte tiene una longitud considerable, casi 700 páginas, pero es que no hace falta. Bastante tienen ya los habitantes de este mundo con sobrevivir a sus rencillas internas y sus luchas de poder como para tener que preocuparse por una amenaza que apenas se vislumbra en el horizonte.

También es muy recomendable la lectura crítica de los choques culturales inevitables cuando se conviven miembros de distintas culturas, con lenguajes, usos y costumbres diferentes que habrán de armonizar.

Muy pero que muy recomendable.

Lake of Souls

El año pasado tuve la suerte de entrevistar a Ann Leckie en el Festival 42 y entre otras cosas, me recordó a esa señora mayor que te da un tupper de croquetas porque te ve desmejorado. Pues bien, siguiendo con este ejemplo os diría que, por desgracia, las croquetas-relatos de esta recopilación están un poco revenidas.

Las obras recopiladas en Lake of Souls se dividen entre bloques: las independientes, las del universo de Radch y las del universo de Raven Tower.

Las del universo de Radch son lo más salvable que tiene la recopilación, pero claro, esto puede ser debido a que conozco el contexto y no a la propia calidad de los relatos. Por desgracias las del universo de Raven Tower, que no he leído, se basan todas en la misma idea de que los dioses no pueden mentir porque todo lo que dicen se tiene que cumplir y quizá no tengan poder para hacer realidad lo que dicen. Además el poder de los dioses se basa en cuántos seguidores tienen, una percepción muy mercantilista pero nada original, ya que sin irnos muy lejos ahí tenemos la Craft Sequence de Max Gladstone o la saga The Tyrant Philosophers de Adrian Tchaikovsky. Lo del uso del lenguaje pues puede tener gracia como recurso en una relato, pero no en todos los del universo, se acaba haciendo muy cansino.

Y ya el remate del melonar son los relatos independientes, que es que no hay por dónde cogerlos. Aunque el que da título a la colección y es el primero que leemos tiene cierto interés, recuerda demasiado a The Long Game, la contribución de la autora a la recopilación Far Reaches. A partir de ahí, cuesta abajo y sin frenos. “Footprints” es tan corto como innecesario, “Hesperia and Glory” recurre a unos trucos muy burdos para justificarse, “The Endangered Camp” tiene un pase porque lo protagonizan dinosaurios y todo es mejor con dinosaurios aunque sea un relato sobre exploración espacial justo cuando cae el meteorito que ya conocemos… para cuando llegamos a “The Sad History of the Tearless Onion” lo que apetece es llorar sin cebollas de por medio.

No puedo recomendar para nada el libro, que para mí ha sido una tremenda decepción.

Bethany Jacobs gana el Philip K Dick con These Burning Stars

Se ha anunciado la ganadora del premio Philip K Dick de este año, Bethany Jacobs con These Burning Stars, con mención especial del jurado para The Museum of Human History de Rebekah Bergman.

Recordemos que el premio reconoce a la ciencia ficción publicada originalmente en rústica en Estados Unidos y que está esponsorizado por la Philadelphia Science Fiction Society.

El jurado este año lo han formado: Nicky Drayden, Gordon Eklund, Christopher Rowe, Kali Wallace y Lisa Yaszek.

Ashing-Giwa gana el premio Compton Crook

La Baltimore Science Fiction Society (BSFS) ha anunciado que The Splinter in the Sky de Kemi Ashing-Giwa publicado por Saga ha sido elegida ganadora del premio Compton Crook 2023. Este premio se otorga a la mejor primera novela del año dentro de los géneros de ciencia ficción, fantasía o terror.

Los otros nominados fueron:

  • To Shape a Dragon’s Breath, Moniquill Blackgoose (Del Rey)
  • These Burning Stars, Bethany Jacobs (Orbit)
  • Deathwind, Brad Pawlowski (Sunquake)
  • How to Be Remembered, Michael Thompson (Sourcebooks Landmark)

At the Stroke of Midnight

Cada uno tenemos nuestras preferencias a la hora de leer y si a mi me pones delante una historia de viajes en el tiempo es bastante complicado que la deje pasar, en especial cuando se recurre al tropo del bucle temporal del que parece imposible salir, entonces ya me tienes totalmente ganada. Lo malo de esto es que tras haber leído la maravillosa The Seven Deaths of Evelyn Hardcastle, es muy difícil encontrar algún libro que siquiera se le acerque en cuanto a complejidad de trama e inmersión en la lectura. Es por esto que aunque At the Stroke of Midnight es una buena novela, palidece en la comparación.

El principal problema de At the Stroke of Midnight es un comienzo bastante lento que lastra el desarrollo de la historia. Tanto la situación geográfica, con un misterio de “mansión cerrada” por llamarlo de alguna manera como el momento temporal en que Jenni Keer sitúa su historia son muy acertados para un relato de este tipo, pero quizá se demora demasiado en los detalles preliminares antes de llegar al meollo del asunto. El año es 1923, como buen misterio con toques a lo Agatha Christie, y la protagonista es Pearl Glenham, una joven apocada que siempre ha estado al servicio de su frío y distante padre. Todo esto cambiará cuando los inviten a una retirada mansión sin una causa clara y sobre todo cuando empiece el bucle temporal al que se ve abocada por enigmáticas causas.

Pearl vivirá un rito de madurez tras otro de forma muy acelerada en cada una de las iteraciones del día que le toca revivir, algo que la autora nos muestra de una forma concisa e inteligente, partiendo de la confusión inicial al disfrute de la libertad sin compromisos ni consecuencias y finalizando en la reflexión y madurez. En este aspecto, Pearl Glenham es el sujeto perfecto de anodino presente que va desarrollándose gracias a esta oportunidad para florecer en su vida adulta.

El casting mental que realizó la autora para los personajes no llega a sorprender tanto, quizá por lo escaso de su número o por lo estereotipado de algunos de ellos. Cumplen perfectamente su función, pero quizá son un poco bidimensionales si los comparamos con Pearl. Aún así, cumplen perfectamente su papel como figurantes en el misterio.

Respecto al misterio en sí, las causas de la repetición del día y también cómo salir del atolladero no son excesivamente originales, pero si que son funcionales y plausibles (dentro de cierta suspensión de la incredulidad) y dan a la novela cierto toque de verosimilitud que ayuda mucho a disfrutar de la lectura, ya que son coherentes dentro de la lógica interna del propio libro.

En resumen At the Stroke of Midnight es una novela agradable para leer, que no viene a revolucionar el género pero que tampoco lo pretende.