The Ikessar Falcon

Aunque la lectura de The Wolf of Oren-Yaro no había sido totalmente redonda, la historia era lo suficientemente interesante como para que me acercara a la segunda entrega. Afortunadamente K.S. Villoso consigue expandir tanto el mundo como la trama de una forma muy completa en esta segunda novela, haciendo que haya merecido la pena la apuesta.

La novela es continuación directa del anterior volumen y se puede resumir como la vuelta de la reina Talyien a sus dominios, en un viaje tremendamente complicado con muy pocos aliados y enemigos por doquier. Este viaje le sirve a Villoso para que podamos descubrir la ingente tarea de creación de mundo que ha llevado a cabo, con distintas culturas integradas dentro del mismo reino, pero que mantienen su personalidad propia. Además, la autora aprovecha para ir profundizando en las distintas intrigas políticas que ya dejó entrever en el libro anterior, pero en las que ahora profundiza con mayor intensidad, dando lugar a un entramado de traiciones y maniobras totalmente inmersivo. En el volumen anterior la magia tenía un papel poco destacado, pero ahora resulta ser un componente fundamental en esta fantasía de inspiración filipina, donde el honor y la familia tienen un lugar preponderante. También me gustaría destacar la presencia de dragones, algo que sirve para romper definitivamente con la monotonía a la que nos podía haber llevado el primer libro.

En cierto sentido el libro también es una reivindicación de los personajes femeninos fuertes, que solo por serlo tienen el estigma de no cumplir su papel como mujeres sumisas y la acusación constante de dar rienda suelta a sus anhelos, mientras que de cualquier personaje masculino no se pondría su capacidad de mando e incluso se aplaudiría su hombría.

Quizá la parte que menos me ha convencido es el triángulo amoroso del que la reina es el centro, con tres vértices que se sienten atraídos por ella casi gravitacionalmente y que son incapaces de alejarse de su influjo. Estos tres personajes, serán fundamentales para el desarrollo de la historia, bien sea porque Talyien se aprovecha de ellos para sus planes o intenta protegerlos según cuál sea su relación con cada uno.

Las revelaciones sobre el pasado de la reina, hábilmente dosificadas, hacen que se descubran conspiraciones y engaños que están influyendo en el desarrollo presente de los acontecimientos. La verdad, siento mucha curiosidad por la siguiente entrega, para ver cómo se podrá desvelar la intriga, ya que Talyien cuenta con muy pocas herramientas a su favor.

Unity

A veces leo libros sobre los que no tengo muchas referencias porque creo que es bueno salirse de la zona de confort y además así tengo la oportunidad de encontrar auténticas joyas como este Unity de Elly Bangs.

Durante la lectura me he encontrado con muchas ideas de ciencia ficción y una interesantísima discusión sobre la posible progresión del ser humano. Conceptos de la ciencia ficción pionera, como la gestalt de Sturgeon en Más que humano puestos al servicio de una novela especulativa e inmersiva. Unity se lee a una velocidad endiablada, lo que hace que dejemos pasar algunas casualidades demasiado convenientes para que avance la trama, pero aparte de esto detalles nimios nos encontramos ante un gran obra. ¡Y es la primera novela de la autora! No puede esperar a ver qué nos deparará su labor en el futuro.

Tachyon nos ha traído una novela que tiene profundas inquietudes filosóficas, pero también un mundo distópico asolado por distintas catástrofes, ciudades submarinas controladas por sindicatos criminales, intolerantes sectas religiosas, máquinas de Von Neuman con ataques víricos y más y más ideas por página que muchos otros libros de ciencia ficción. Pero esto no resulta abrumador en ningún momento, de forma sorprendente la autora es capaz de dosificar la información que nos va dando sobre el pasado de los protagonistas y sus antagonistas para que cada revelación llegue en el momento justo, elevando la tensión y haciéndonos desear llegar al siguiente capítulo, al siguiente giro del guion.

En cuanto a la prosa, es una novela bien escrita que supedita el lucimiento personal de la autora al mensaje que quiere hacernos llegar, sin dejar por ello de utilizar algunas metáforas bastante bien traídas. Que la lectura sea accesible en este sentido ayuda a que las ideas desborden nuestra imaginación. Quizá ninguna sea especialmente rompedora de por sí, pero la construcción que lleva a cabo Bangs con estos aportes sí que me parece destacable.

Los personajes me parece muy bien definidos y extraordinariamente atractivos, claro que en el caso de Danae, la protagonista principal, no parece excesivamente difícil teniendo tantas y tantas vivencias de las que escoger. Alexei, en cambio, es un poco más limitado tanto por su pasado y adoctrinamiento como niño soldado como por el desarrollo de su historia. Sin embargo, ambos se complementan muy bien, con sus fallos y aciertos, como el ying y el yang que la casualidad pone en contacto en el momento adecuado.

No puedo dejar de aconsejar este libro, que me ha resultado realmente fascinante. Ojalá lo leáis y podamos comentar los entresijos de los distintos tipos de evolución de la humanidad que aquí se plantean, porque creo que esa semilla que la autora ha dejado plantada puede florecer con el cuidado adecuado.

Winter’s Orbit

Hay libros de ciencia ficción que tienen cierto componente de romance y hay libros centrados en el romance que tienen cierto componente de ciencia ficción. Winter’s Orbit es uno de los de la segunda categoría, aprovechando un pequeño imperio con distintos planetas y la necesidad de diplomacia entre ellos para contarnos una historia de amor. La historia podría ser fácilmente transportable a otro entorno salvo ligeros detalles, pero no por ello perdería su fuerza.

Estando sobre aviso de esta característica, lo cierto es que Winter’s Orbit es un libro maravillosamente disfrutable, con unos personajes de esos que te dan ganas de achuchar. La muerte de Taan, marido de Jainan (representante diplomático de Thea), hace que su viudo tenga que casarse aprisa y corriendo con otro príncipe del imperio para mantener el tratado de paz. El elegido para esta tarea es Kiem, que no tiene lo que se puede decir un historial intachable. Sobre este matrimonio girará todo el libro, ya que los personajes estarán condenados a entenderse a pesar de los muchos impedimentos iniciales.

La relación entre ambos está tratada con gusto exquisito, desde los titubeantes comienzos hasta el desarrollo pleno, pasando por esos momentos tan de comedia romántica que dan ganas de coger a los protagonistas y obligarles a hablar a las claras para que al fin se digan la verdad. No podían faltar las confusiones, las malas interpretaciones y los arrepentimientos que constituyen la salsa de este tipo de historias.

Pero, a pesar de ser bastante típica, no deja de tener detalles interesantes. Me gusta mucho por ejemplo cómo para evitar errores existen distintos tipos de adornos que permiten definir el género de cada persona, sea masculino, femenino o no binario. El hecho de que la relación homosexual no de siquiera lugar a comentario también es importante en cuanto a la normalización de estos matrimonios. El papel de la mujer en el imperio es igual al del hombre, otro triunfo si me permitís que lo llame así.

Un tema muy pero que muy importante en el desarrollo de la historia y que quizá se debería advertir antes de leer el libro es la presencia de violencia y maltrato dentro de alguna de las relaciones mencionadas. Me parece que está tratado con gran sensibilidad, pero no por ello deja de hablarse sobre el estado mental de la víctima, que no cesa de justificar el maltrato por pensar que es culpa suya. Sin ser experta en el tema, creo que es una representación fidedigna del sentimiento que genera en algunas víctimas el maltrato de pareja.

Como digo, la parte de ciencia ficción es ambiental en su mayoría, aunque también aparece una sección en la que se utiliza una tecnología avanzada para acceder a las memorias de los implicados, pero nada más.

Un libro con el que he disfrutado y que me gustaría recomendar, sabiendo de qué se trata, claro.

Shall Machines Divide the Earth

Tengo una cita inexcusable con cada nuevo lanzamiento de Benjanun Sriduangkaew, sobre todo si está dentro del universo Machine Mandate. Si bien es cierto que esta entrega me ha parecido algo menos innovadora que las anteriores y la autora vuelve a incidir en sus temas recurrentes, no por ello deja de ser una lectura más que recomendable. Además, si a esto le añadimos que nuestro conocimiento sobre el universo va aumentado y que podemos ir encontrando referencias a los libros anteriores, como los haruspex o la esfera de Dyson Shenzhen, cada nueva historia añadida sirve para darle profundidad al universo así creado.

La acción gira entorno a un torneo cuyo ganador podrá obtener aquello que más desee, prácticamente sin limitaciones. Pero los perdedores pueden no solo morir, si no ser destinados a futuros mucho peores que simplemente desaparecer. Las condiciones del torneo no están claras, siendo esta misma indefinición uno de los principales atractivos del combate. Sabemos que los duelistas deberán emparejarse con una inteligencia artificial para participar en la contienda, pero el resto de condiciones se podrán ir desvelando sobre la marcha. Quizá está ambigüedad juegue un poco en contra de la obra, porque da tanto margen de actuación a la autora que en realidad cualquier cosa puede acontecer.

La protagonista de la historia es una detective de un planeta bajo asedio, que perdió al amor de su vida y que parece que se encamina al torneo para recuperarlo, aunque esto tampoco está claro. El concepto de unión con la IA para la participación es en esta caso mucho más profundo y, cómo se irá revelando, nada casual. No estaríamos hablando de Sriduangkaew si no hubiera escenas de sexo, dominación e incluso sadomasoquismo, pero me parece que aquí se ha contenido algo más (o que ya me he acostumbrado a su obra).

El principal interés de la lectura, por lo tanto, es ver la labor de investigación que lleva a cabo la detective respecto al torneo y sus posibilidades de victoria. Las escenas de combate están trufadas de violencia pero narradas de una forma maravillosamente cinética, realmente parece que estamos presenciando el enfrentamiento. Algo especialmente difícil de conseguir manteniendo la bellísima prosa que es sello de identidad de la autora, algo que consigue sin fallo.

El final está a la altura de la trama, aunque quizá se vea venir un poco una vez que todas las cartas están sobre la mesa. La saga Machine Mandate es un valor seguro en la space opera y esperamos que siga así durante mucho tiempo.

Purgatory Mount

No tenía pensado leer este Purgatory Mount tan pronto, pero si Alexander Paez te recomienda algo, es mejor que te pongas rápido con ese libro.

Las obras que he leído hasta ahora de Adam Roberts han sido bastante satisfactorias y esta no es una excepción. Es cierto que tiene una estructura un tanto extraña porque las dos tramas que la forman se conectan de una forma muy laxa. La primera y la última parte, que son cortas en comparación con la parte central, tienen un alto componente especulativo, con la exploración de un artefacto en un planeta lejano por parte de unos «humanos» tan evolucionados que son capaces de controlar el tiempo. Mientras tanto, la parte del león en cuanto a longitud de la novela se la lleva la parte central, con una relato de futuro muy cercano terriblemente verosímil.

Si hay algo que destaca en la obra de Adam Roberts es la cantidad de ideas que lanza al lector, a veces con una retranca inglesa que hay que aceptar y disfrutar. En este libro, por ejemplo, es capaz de hablar de Alzheimer usado como arma de destrucción masiva y a la vez del tratamiento de la enfermedad con un simple teléfono móvil. Roberts es capaz de estar narrando los estallidos de bombas tremendamente destructivas mientras parafrasea hits musicales de los últimos años. Su extenso conocimiento de la cultura clásica le permite hacer similitudes entre los personajes y los mitos griegos, pero en las últimas páginas de la obra nos hace ver que hubiera preferido con mucho utilizar los nombres de los magos del Señor de los Anillos, si no fuera por unos problemillas de copyright.

Aunque me han gustado las dos partes de la novela, personalmente hubiera preferido que se hubiera dedicado más a la parte más futurista de la novela, que me llamaba mucho más la atención que el grueso de libro. No obstante, he de reconocer que a pesar del desequilibro entre ambas tramas la lectura es más que interesante, y que yo hubiera preferido más hincapié en la otra parte es solo una preferencia personal. Resulta aterrador por lo verosímil cómo Adam Roberts narra la desintegración de los Estados Unidos, en una narración que podríamos describir como «Doctorowzada», si me permitís la expresión, basándose en los medios de control de masas y con protagonistas jóvenes atrapados por el sistema, como en Little Brother , Homeland y otras obras de Cory Doctorow.

El mensaje de redención y expiación de los pecados que lanza Roberts es también digno de estudio. El hecho de que el cielo y el infierno sean atemporales mientras que el purgatorio requiera por definición el paso del tiempo da lugar a una especulación filosófica bastante interesante. Como has podido ver, hay muchas razones por las que recomendar Purgatory Mount, espero que alguna de ellas te haya convencido.

Finalistas de los premios Hugo 2021

Se han dado a conocer los finalistas de los premios Hugo de este año. Son los siguientes:

Mejor novela

Mejor novela corta

  • Finna, Nino Cipri (Tordotcom)
  • Ring Shout, P. Djèlí Clark (Tordotcom)
  • Upright Women Wanted, Sarah Gailey (Tordotcom)
  • Come Tumbling Down, Seanan McGuire (Tordotcom)
  • Riot Baby, Tochi Onyebuchi (Tordotcom)
  • The Empress of Salt and Fortune, Nghi Vo (Tordotcom)

Mejor relato largo

  • “The Inaccessibility of Heaven”, Aliette de Bodard (Uncanny 7-8/20)
  • “The Pill”, Meg Elison (Big Girl)
  • Helicopter Story, Isabel Fall (Wyrm)
  • “Burn or the Episodic Life of Sam Wells as a Super”, A.T. Greenblatt (Uncanny 5-6/20)
  • “Monster”, Naomi Kritzer (Clarkesworld 1/20)
  • “Two Truths and a Lie”, Sarah Pinsker (Tor.com 6/17/20)

Mejor relato corto

  • “Badass Moms in the Zombie Apocalypse”, Rae Carson (Uncanny 1-2/20)
  • “Metal Like Blood in the Dark”, T. Kingfisher (Uncanny 9-10/20)
  • “Little Free Library”, Naomi Kritzer (Tor.com 4/8/20)
  • “The Mermaid Astronaut”, Yoon Ha Lee (Beneath Ceaseless Skies 2/27/20)
  • “A Guide for Working Breeds”, Vina Jie-Min Prasad (Made to Order)
  • “Open House on Haunted Hill”, John Wiswell (Diabolical Plots 6/15/20)

Mejor serie

  • The Daevabad Trilogy, S.A. Chakraborty (Harper Voyager)
  • The Lady Astronaut, Mary Robinette Kowal (Tor; Solaris; Audible; F&SF)
  • The Poppy War, R.F. Kuang (Harper Voyager)
  • October Daye, Seanan McGuire (DAW)
  • The Interdependency, John Scalzi (Tor; Tor UK)
  • The Murderbot Diaries, Martha Wells (Tordotcom)

Mejor trabajo relacionado

  • A Handful of Earth, A Handful of Sky: The World of Octavia E. Butler, Lynell George (Angel City)
  • Beowulf, Maria Dahvana Headley (MCD x FSG Originals)
  • FIYAHCON, L.D. Lewis, Brent Lambert, Iori Kusano & Vida Cruz
  • “George R.R. Martin Can Fuck Off Into the Sun, or: The 2020 Hugo Awards Ceremony (Rageblog Edition)”, Natalie Luhrs (Pretty Terrible 8/20)
  • The Last Bronycon: a fandom autopsy, Jenny Nicholson (YouTube)
  • CoNZealand Fringe, Claire Rousseau, C, Cassie Hart, Adri Joy, Marguerite Kenner, Cheryl Morgan & Alasdair Stuart

Mejor cómic

  • Parable of the Sower: A Graphic Novel Adaptation, Octavia E. Butler, adaptado por Damian Duffy, ilustrado por John Jennings (Abrams ComicArts)
  • Die, Volume 2: Split the Party, Kieron Gillen, ilustrado por Stephanie Hans (Image)
  • Once & Future, Volume 1: The King Is Undead, Kieron Gillen, ilustrado por Dan Mora (BOOM!)
  • Monstress, Volume 5: Warchild, Marjorie Liu, ilustrado por Sana Takeda (Image)
  • Ghost-Spider, Volume 1: Dog Days Are Over, Seanan McGuire, ilustrado por Takeshi Miyazawa, Rosie Kämpe, e Ig Guara (Marvel)
  • Invisible Kingdom, Volume 2: Edge of Everything, G. Willow Wilson, ilustrado por Christian Ward (Berger)

Mejor presentación dramática, formato largo

  • Birds of Prey: And the Fantabulous Emancipation of One Harley Quinn
  • Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga
  • The Old Guard
  • Palm Springs
  • Soul
  • Tenet

Mejor presentación dramática, formato corto

  • Doctor Who: “Fugitive of the Judoon”
  • The Expanse: “Gaugamela”
  • The Good Place: “Whenever You’re Ready”
  • The Mandalorian: “The Jedi”
  • The Mandalorian: “The Rescue”
  • She-Ra and the Princesses of Power: “Heart” (partes 1 y 2)

Mejor editor, formato corto

  • Neil Clarke
  • Ellen Datlow
  • C.C. Finlay
  • Mur Lafferty & S.B. Divya
  • Jonathan Strahan
  • Sheila Williams

Mejor editor, formato largo

  • Nivia Evans
  • Sheila E. Gilbert
  • Sarah Guan
  • Brit Hvide
  • Diana M. Pho
  • Navah Wolfe

Mejor artista profesional

  • Tommy Arnold
  • Rovina Cai
  • Galen Dara
  • Maurizio Manzieri
  • John Picacio
  • Alyssa Winans

Mejor semiprozine

  • Beneath Ceaseless Skies
  • Escape Pod
  • Fiyah
  • PodCastle
  • Uncanny
  • Strange Horizons

Mejor fanzine

  • The Full Lid
  • Journey Planet
  • Lady Business
  • nerds of a feather, flock together
  • Quick Sip Reviews
  • Unofficial Hugo Book Club Blog

Mejor fancast

  • Be the Serpent
  • The Coode Street Podcast
  • Kalanadi
  • Canal de YouTube de Claire Rousseau
  • The Skiffy and Fanty Show
  • Worldbuilding for Masochists

Mejor escritor aficionado

  • Cora Buhlert
  • Charles Payseur
  • Jason Sanford
  • Elsa Sjunneson
  • Alasdair Stuart
  • Paul Weimer

Mejor artista aficionado

  • Iain J. Clark
  • Cyan Daly
  • Sara Felix
  • Grace P. Fong
  • Maya Hahto
  • Laya Rose

Mejor videojuego

  • Animal Crossing: New Horizons
  • Blaseball
  • Final Fantasy VII Remake
  • Hades
  • The Last of Us: Part II
  • Spiritfarer

Premio Lodestar a la mejor novela juvenil (no es un premio Hugo)

  • Legendborn, Tracy Deonn (McElderry; Simon & Schuster UK)
  • Elatsoe, Darcie Little Badger (Levine Querido)
  • Raybearer, Jordan Ifueko (Amulet)
  • A Wizard’s Guide to Defensive Baking, T. Kingfisher (Argyll)
  • A Deadly Education, Naomi Novik (Del Rey; Del Rey UK)
  • Cemetery Boys, Aiden Thomas (Swoon Reads)

Premio Astounding al mejor nuevo escritor (no es un premio Hugo)

  • Lindsay Ellis
  • Simon Jimenez
  • Micaiah Johnson
  • A.K. Larkwood
  • Jenn Lyons*
  • Emily Tesh*

*Segundo año

¡Enhorabuena a los nominados!