A Song for a New Day

Sarah Pinsker es una de las voces más personales que he leído últimamente en la ciencia ficción, con algunos relatos cortos de esos que se te quedan clavados en la memoria y con el divertidísimo «And Then There Were (N-One)» como colofón. Así que cuando tuve la oportunidad de leer su primera novela, A Song for a New Day, no dudé en hacerlo.

A Song for a New Day nos va relatando dos líneas temporales, antes y después de que el temor a atentados terroristas y a infecciones provoque la prohibición de cualquier tipo de reunión. Esto influye en los deportes de masas y sobre todo, en los conciertos en directo, que pasan a ser movimientos clandestinos que se dan a conocer por el boca a boca. Pinsker es música además de escritora y es innegable la pasión con la que hablar de las canciones, de las giras, de la música en general y de los directos en particular. Si asistes o has asistido a conciertos, te hará volver a sentir esa conexión especial que puede dar la música en vivo.

Los dos personajes principales tienen visiones muy distintas de la vida, una desde la perspectiva de alguien que vivió antes de la prohibición (y encima música para más señas) y otra desde la de una joven que solo ha conocido el mundo tal y como es ahora, sin apenas relaciones interpersonales si no son online y con una estricta separación de clases que te impide progresar por más que lo intentes.

Se puede interpretar como una novela con cierto componente distópico, ya que la mayoría de las familias ha ido buscando el aislamiento para protegerse de unos riesgos que tampoco está claro que sigan estando presentes. La sociedad ha cambiado y se prima por encima de todo la conectividad permanente y la inmersión en mundos virtuales, que ofrecen lo que la vida real ya no es capaz de dar.

Es una lectura que da que pensar, comenzando por lo verosímil de la trama, ya que ese aislamiento social está a la orden del día y continuando por el control de una sociedad a la que se le impide reunirse y organizarse, siempre por su bien. Me gusta ver cómo las grandes corporaciones instigan que prosiga el status quo que les reporta pingües beneficios. Quizá la aproximación de Pinsker es un poco ingenua y menos reivindicativa de lo que podría haber sido, pero el mensaje de fondo está ahí para quien quiera verlo.

Anunciada la publicación de una nueva novela de Sarah Pinsker

Bicheando por internet me he encontrado con esta novela de Sarah Pinsker, anunciada para el 3 de septiembre. El título es A Song for a New Day y todavía no hay portada, pero al menos tenemos la sinopsis:

In this captivating science fiction novel from an award-winning author, public gatherings are illegal making concerts impossible, except for those willing to break the law for the love of music, and for one chance at human connection.

In the Before, when the government didn’t prohibit large public gatherings, Luce Cannon was on top of the world. One of her songs had just taken off and she was on her way to becoming a star. Now, in the After, terror attacks and deadly viruses have led the government to ban concerts, and Luce’s connection to the world–her music, her purpose–is closed off forever. She does what she has to do: she performs in illegal concerts to a small but passionate community, always evading the law.

Rosemary Laws barely remembers the Before times. She spends her days in Hoodspace, helping customers order all of their goods online for drone delivery–no physical contact with humans needed. By lucky chance, she finds a new job and a new calling: discover amazing musicians and bring their concerts to everyone via virtual reality. The only catch is that she’ll have to do something she’s never done before and go out in public. Find the illegal concerts and bring musicians into the limelight they deserve. But when she sees how the world could actually be, that won’t be enough.

Y mi traducción:

En esta cautivadora novela de ciencia ficción, las reuniones públicas son ilegales, por lo que los conciertos también lo son, excepto para aquellos que osan quebrantar la ley por amor a la música y por tener la oportunidad de conectar con otros seres humanos.

En el Antes, cuando el gobierno no prohibía las reuniones públicas, Luce Cannon estaba en la cima del mundo. Una de sus canciones estaba teniendo éxito y ella iba de camino al estrellato. Ahora, en el Después, los ataques terroristas y los virus mortales han llevado al gobierno a prohibir los conciertos, y la conexión de Luce con el mundo (su música, su sentido) está cerrada para siempre. Hace lo que tiene que hacer y toca en conciertos ilegales para un comunidad pequeña pero apasionada, siempre evadiendo la ley.

Rosemary Laws apenas recuerda el Antes. Pasa sus días en Hoodspace, ayudando a los clientes a hacer sus pedidos online que luego serán servidos por drones, ya que el contacto humano no es necesario. Por fortuna, encuentra un nuevo trabajo y una nueva vocación: descubrir nuevos músicos y hacer llegar sus conciertos online a todo el mundo mediante realidad virtual. El único problema es que tendrá que hacer algo que no ha hecho nunca y salir ante el público. Encontrar los conciertos ilegales y poner el foco en los músicos que lo merecen. Pero cuándo ve cómo puede llegar a ser el mundo, quizá no sea suficiente.

¿Qué os parece? Muy del estilo de Pinsker, ya que ella misma es música.

Portada de Sooner or Later Everything Falls into the Sea

Aquí os traigo la que será portada de la nueva recopilación de relatos cortos de Sarah Pinsker, creada por Matt Muirhea.

El libro tendrá por nombre Sooner or Later Everything Falls into the Sea y todavía desconocemos cuál será la tabla de contenidos, pero sí se ha anunciado la inclusión de una historia totalmente nueva. Es de suponer que incluirá sus recientemente nominados “And Then There Were (N-One)” o “Wind Will Rove”pero realmente no sabemos nada más.

¿Qué os parece la portada?

Portada y contenidos de Funny science fiction

Alex Shvartsman tiene un objetivo en la vida: hacernos reir. Y con ese empeño, nos trae una nueva recopilación similar a las antologías UFO, pero en este caso dedicado en exclusiva a la ciencia ficción con relatos publicados en la última década.

El libro se llamará Funny science fiction y aquí tenéis los contenidos y la portada.

“Observation Post” de Mike Resnick (Beyond the Sun, Fairwood Press, 2013)

“Flying on My Hatred of My Neighbor’s Dog” de Shaenon Garrity (Drabblecast, 2013)

“Wikihistory” de Desmond Warzel (Abyss & Apex, 2007)

“Distant Gates of Eden Gleam” de Brian Trent (Crossed Genres, 2015)

“Half a Conversation, Overheard While Inside an Enormous Sentient Slug” de Oliver Buckram (F&SF, 2013)

“Hark! Listen to the Animals” de Ken Liu and Lisa Tang Liu (Galaxy’s Edge, 2014)

“Whaliens” de Lavie Tidhar (Analog, 2014)

“See Dangerous Earth-Possibles!” de Tina Connolly (Lightspeed Women Destroy Science Fiction, 2014)

“Kallakak’s Cousins” de Cat Rambo (Asimov’s, 2008)

“Kulturkampf” de Anatoly Belilovsky (Immersion Book of Steampunk, Immersion Press, 2011)

“Let Us Now Praise Awesome Dinosaurs” de Leonard Richardson (Strange Horizons, 2009)

“Miss Darcy’s First Intergalactic Ballet Class” de Dantzel Cherry (Galaxy’s Edge, 2015)

“Pidgin” de Lawrence M. Schoen (Aliens and A.I., Eggplant Literary Productions, 2005)

“Nothing, Ventured” de James Beamon (AE: The Canadian Science Fiction Review, 2013)

“Last Thursday at Supervillain Supply Depot” de Sarah Pinsker (Daily Science Fiction, 2015)

“Chicka-Chicka-Bow-Wow” de Mike Rimar (Cucurbital 2, Paper Golem Press, 2011)

“Troublesolver” de Tim Pratt (Subterranean Press, 2009)

funnyscifi_cover

Nominados al Nebula 2013 : Novelette

Dentro de los nominados a los premios Nebula en la categoría novelette, hay algunas historias que estaban disponibles online de forma gratuita. He aprovechado esta circunstancia para leerlos de forma que me pudiera hacer una idea clara de sus virtudes y defectos. Las otras dos, habrán de esperar otra ocasión.

chris“Paranormal Romance” de Christopher Barzak

“En casa del herrero, cuchillo de palo” parece ser la máxima que rige la vida de la protagonista de esta historia, una bruja especializada en el amor, que puede conseguir mediante sus hechizos renovar la pasión de una esposa desencantada o ayudar a encontrar a alguien a su media naranja. Sin embargo, en el terreno personal las cosas no son tan fáciles.

La historia es amena, pero bastante previsible. Para pasar el rato está bien, pero no creo yo que para ganar un premio.

aliette“The Waiting Stars” de Aliette de Bodard

La escritora francovietnamita continúa explorando su universo de Xuya, y en esta ocasión asistimos de cerca al génesis de uno de los elementos más originales (con permiso de Banks) de este mundo literario, las mentes de las naves espaciales. Esa simbiosis entre electrónica y ser vivo, originado en un vientre humano es una de las características más llamativas de Xuya y, por extensión, de esta novelette.

El dominio del lenguaje por parte de de Bodard sigue sorprendiéndome, así como la expresión de los sentimientos de los protagonistas. Un voto seguro.

Ken Liu“The Litigation Master and the Monkey King” de Ken Liu

Muy al estilo de Barry Hughart en su serie de novelas sobre el maestro Li y Buey Número Ocho, esta historia puede considerarse fantasía o ficción histórica, en esa línea difusa en la que también se encuentra “Los caballos celestiales” de Guy Gavriel Kay. También me ha recordado a la película de Jackie Chan con Jet Li, «El reino prohibido».

Os preguntaréis por qué pongo tantas referencias, pues es porque ése es el problema de la historia, que recuerda a muchas cosas por que no es original en nada. Y aunque la “moraleja” final es aleccionadora la sensación que deja es la de una historia bien contada, pero ya conocida.

sara“In Joy, Knowing the Abyss Behind” de Sarah Pinsker

Todo un descubrimiento este relato. Una anciana, que ha compartido toda su vida con su marido arquitecto, nos va contando su vida en dos líneas temporales, el pasado y el presente. En el pasado asistimos a cómo se conocen, cómo forman una familia y cómo un suceso concreto cambia sus vidas. En el presente, su esposo es víctima de una apoplejía y le vemos luchar contra la muerte.

El toque de ciencia ficción es leve, pero importante y la historia está contada con mucho cariño, reflejando de una forma amable una historia de amor que es capaz de reponerse tras las adversidades. Precioso.

Tras leer los candidatos a la categoría short story y estos, creo que es cada vez más clara la tendencia hacia el intimismo y la expresión de los sentimientos en los nominados a los premios de ciencia ficción. Veremos si con las otras categorías ocurre lo mismo.