This is How You Lose the Time War

Esperaba con gran expectación la llegada de This is How You Lose the Time War, principalmente por la coautoría de Max Gladstone, un escritor que me encanta, pero también por la temática de viajes en el tiempo, uno de los grandes temas clásicos de la ciencia ficción

Al contrario de lo que imaginaba, no se trata de una obra exclusivamente epistolar, porque aunque las cartas que se envían las dos agentes temporales de bandos enfrentados sustentan la novela corta, también hay variedad de pasajes descriptivos que no utilizan este formato.

Lo que si destacaría es la belleza de la prosa utilizada, capaz de hacer que te entretengas en captar los distintos matices y referencias imbuidos en las frases. Este mismo juego de referencias puede llegar a cansar a algún lector que busque una aproximación más directa. Creo que en esto se nota la influencia de Amal El-Mohtar pero Gladstone no se le queda atrás.

La intrincada forma en que las agentes se van dejando mensajes en las distintas líneas temporales que modifican según los planes de cada una de sus facciones es una fuente constante de sorpresa y regocijo para el lector, en una vuelta de tuerca constante cada vez más hiperbólica.

Sin embargo, la información que acabamos recibiendo de un futuro o de otro, o de la propia guerra que libran las agentes Rojo y Azul, es muy escasa. Es señal de gran maestría por parte de los autores ser capaces de desvelar tan poca información pero que aún así nos veamos arrastrados por el flujo de la narración, rebuscando pequeños detalles para hacernos una composición de lugar que por la propia naturaleza de la historia no va a quedar completa.

Es esta una historia romántica unida de forma inseparable a la ciencia ficción de sus viajes en el tiempo. Es una apuesta arriesgada para los autores, pero creo que merece la pena dedicar nuestra atención a esta pequeña joya.

Entrevista a Max Gladstone

En colaboración con el blog Sense of Wonder (donde podéis leer la entrevista en inglés) os traemos esta entrevista a Max Gladstone, al que en fechas cercanas podremos al fin leer en español. Espero que os guste y que os entre el gusanillo por The Craft Sequence y por disfrutar de La primera y la última nieve.

Estamos muy contentos con la publicación en España de La primera y la última nieve. ¿Qué te parece que en España se publique The Craft Sequence en orden cronológico? ¿Puedes decirnos algo sobre el proceso de traducción?

The Craft Sequence es una historia de gente que vive en un mundo que acaba de pasar por un siglo de cambios calamitosos. De esta manera, los principales personajes de la historia se parecen mucho a nosotros, aunque algunos de ellos sean magos, esqueletos o algunos estén hechos de piedra. Quería contar esa historia como lo hacía Terry Pratchett con su Mundodisco, moviéndome entre perspectivas diferentes y dando más importancia a la gran cantidad de relatos diferentes que podría contener el mundo. Así que, aunque escribí las historias fuera del orden cronológico, lo que quería es que cada lector las pudiera leer como prefiriera (aunque hay algunas opciones de orden de lectura que tienen más sentido que otras). ¡Es fascinante ver cómo afecta el relato a los lectores que lo comienzan por el “principio”! Aunque como todos sabemos, no hay ni principios ni finales en la Rueda del Tiempo.

No he estado muy involucrado en el proceso de traducción al español, aunque he estado disponible para responder cualquier pregunta que ha surgido.

Se dice que la narrativa en libros y videojuegos es diferente. ¿Cómo te apañaste para escribir no uno si no dos videojuegos en la Craft Sequence?

¡Con un poco de sudor y mucha mecanografía! Para ser sinceros, la narrativa de los videojuegos y la forma “tradicional” lineal de contar las cosas tienen mucho en común. En cada escena, necesitas averiguar lo que quiere el personaje en respuesta a las condiciones externas. Esta elección te muestra quién es el personaje y lo lleva al conflicto con su entorno de forma muy interesante. En una narrativa lineal, el escritor controla al personaje y el lector puede especular qué significan las elecciones de la protagonista (¿por qué besó a su amiga en vez de abrazarla o darle una palmada en la espalda?). En una historia interactiva, tienes que ofrecer a los jugadores una serie de opciones para elegir qué quieren hacer y después continuar con lo que pueda conllevar esa elección. Puede parecer que los juegos ofrecen libre albedrío, pero es dentro de unos límites específicos, y los diseñadores han tenido en cuenta (casi) todas las posibilidades. Así que… ¿es realmente libre albedrío? Esa pregunta se la dejaremos a la teología. Personalmente, me encantó el desafío de dejar a los lectores que forjaran su propio camino en la Craft Sequence.

¿Qué nos puedes decir sobre tu colaboración con with Amal El-Mohtar en This Is How You Lose the Time War? ¿Escribisteis cada parte por vuestra cuenta o el proceso fue más complejo?

Los personajes principales de This Is How You Lose the Time War son Rojo y Azul, agentes secretos enfrentados en una guerra en el tiempo. Al principio son enemigos, luchando a lo largo de la Historia, que empiezan a escribirse cartas como una forma de desafío, pero mientras su peligrosa correspondencia se hace más profunda se dan cuenta de que tienen mucho en común, siendo como son ambos guerreros en lo más profundo de la guerra. Amal y yo escribimos a cada uno de los personajes y sus cartas, las historias se iban entrelazando conforme las íbamos escribiendo. Durante la mayor parte del proceso estábamos sentados uno enfrente del otro. ¡Fue realmente eléctrico!

En 2019 se publicará Empress of Forever. Se ha descrito como un relato de ciencia ficción, “unos Guardianes de la Galaxia feministas mezclados con Star Wars”. Pero he de reconocer que mi parte favorita es cuando la han comparado con los libros de Iain M. Banks. ¿Es un tributo a su figura o es una influencia más sutil?

¡Me encanta Banks! Soy un gran fan de su trabajo y me parece que su pregunta central, el gran “¿qué pasaría si ganáramos?” es fascinante. ¿Cómo sería una cultura (o Cultura) si tuviéramos todo lo que quisiéramos en un mundo sin restricciones materiales? ¿Qué historias contaríamos? ¿Cómo se relacionaría con el resto del universo? Creo que Empress of Forever toma un giro más oscuro, una visión de hacia dónde nos podrían conducir el poder y la lógica posthumana. También tiene mucho amor y muchas explosiones. No diría que me senté a escribir una novela tipo Banks pero mi admiración por su trabajo es evidente en el libro. E incluso hay un huevo de pascua escondido, pero no te lo voy a contar.

La última vez que hablamos, eras un escritor novel comenzando su carrera y ahora has publicado varias novelas (y relatos cortos, videojuegos, seriales…). ¿Ha cambiado tu forma de escribir? ¿Te resulta más fácil?

Ciertamente el hecho de escribir no ha cambiado. Todavía tengo que sentarme al teclado y hacer aparecer las palabras en orden. Pero creo que mi estilo ha cambiado. Ahora planifico más, porque tengo que escribir más rápido y las consecuencias de cometer un error son peores. No me importaba mucho pasarme meses persiguiendo carreteras sin retorno narrativas, pero ahora tengo fechas de entrega. Siento que debo tener cierto nivel de consistencia, así que hago todo lo posible como trabajo previo, exploro estos caminos de manera abstracta y cuando me pongo a escribir sé que los cimientos son firmes.

Algunas partes son mucho más fáciles. Sé que cuando llego a los dos tercios del libro voy a sentir una gran desesperación. Me pasa todas las veces. Sabiéndolo, puedo prepararme para salir de este problema. Pero, por otro lado, cuando me siento a escribir una escena en particular, me preocupan otras versiones de esa misma escena que ya he escrito antes. Esto me ralentiza mientras busco la forma de hacerlo mejor esta vez, o al menos hacerlo diferente. Es divertido buscar el equilibrio.

¿Te gusta ir a festivales literarios como la Worldcon? ¿Qué es lo que más te gusta hacer en estos sitios?

Me encantan los grandes festivales literarios. Se pueden tener conversaciones de alto nivel, con gente de diferentes orígenes y estilos de vida, que comparten su interés por los libros. Mi convención ideal es una gran conversación continuada, viendo amigos, atendiendo a nuevas propuestas, encontrando a nuevos artistas y aprendiendo sobre lo que une a la gente.

¿Qué nos puedes decir que tus nuevos proyectos?

No tanto como me gustaría. Creo que puedo decir que estoy trabajando en un gran final para la Craft Sequence, pero más allá de esto… mis labios están sellados.

Quiero agradecer especialmente a Max su predisposición para la entrevista y a Elías su colaboración para publicarla de forma conjunta.

Portada de This Is How You Lose the Time War

Después del notición de la publicación de Max Gladstone en España, me da incluso más alegría publicar esta otra noticia, con la portada de su obra en colaboración con Amal El-Mohtar, que se titulará This Is How You Lose the Time War. El libro se publicará el verano del año que viene de la mano de Saga Press.

Ya habíamos hablado de ella con anterioridad, pero ahora os traigo la portada, diseñada por  Greg Stadnyk.

Esta es la sinopsis:

Two time-traveling agents from warring futures, working their way through the past, begin to exchange letters—and fall in love in this thrilling and romantic book from award-winning authors Amal-El Mohtar and Max Gladstone.

Among the ashes of a dying world, an agent of the Commandant finds a letter. It reads: Burn before reading.

Thus begins an unlikely correspondence between two rival agents hellbent on securing the best possible future for their warring factions. Now, what began as a taunt, a battlefield boast, grows into something more. Something epic. Something romantic. Something that could change the past and the future.

Except the discovery of their bond would mean death for each of them. There’s still a war going on, after all. And someone has to win that war. That’s how war works. Right?

Mi traducción:

Dos agentes temporales de futuros en guerra, trabajando su camino en el pasado, comienzan a intercambiar cartas y acaban enamorándose en este apasionante y romántico libro de los premiados Amal-El Mohtar y Max Gladstone.

Entre las cenizas de un mundo moribundo, un agente de Commandant encuentra una carta en la que pone: «Quemar antes de leer».

Así comienza una inesperada correspondencia entre dos agentes rivales dedicados en cuerpo y alma a asegurar el mejor futuro posible para sus facciones enfrentadas. Ahora, lo que comenzó como una broma en el campo de batalla, resulta ser algo más. Algo épico. Algo romántico. Algo que puede cambiar tanto el pasado como el futuro.

El único problema es que el descubrimiento de su unión significaría su muerte. Todavía está teniendo lugar una guerra, al fin y al cabo. Y alguien tiene que ganarla. Así es como funciona la guerra, ¿verdad?

 

 

Nueva novela de Max Gladstone

Se ha anunciado la publicación de Empress of Forever el 18 de junio del año que viene. No he encontrado mucha información al respecto, pero una nueva novela de Max Gladstone siempre es una buena noticia, pero es que estamos hablando de una space opera, uno de mis géneros favoritos.

Aquí os traigo la sinopsis:

A wildly successful innovator to rival Steve Jobs or Elon Musk, Vivian Liao is prone to radical thinking, quick decision-making, and reckless action. On the eve of her greatest achievement, she tries to outrun people who are trying to steal her success.

In the chilly darkness of a Boston server farm, Viv sets her ultimate plan into motion. A terrifying instant later, Vivian Liao is catapulted through space and time to a far future where she confronts a destiny stranger and more deadly than she could ever imagine.

The end of time is ruled by an ancient, powerful Empress who blesses or blasts entire planets with a single thought. Rebellion is literally impossible to consider–until Vivian Liao arrives. Trapped between the Pride – a ravening horde of sentient machines – and a fanatical sect of warrior monks who call themselves the Mirrorfaith, Viv must rally a strange group of allies to confront the Empress and find a way back to the world and life she left behind.

Y mi traducción:

Una innovadora tremendamente exitosa rival de Steve Jobs y Elon Musk, Vivian Liao is propensa a pensar de formar radical, tomar decisiones rápidamente y actuar de forma temeraria. A punto de conseguir su mayor éxito, intenta adelantarse a quienes tratan de robarle el mérito.

En la fría oscuridad de una granja de servidores en Boston, Viv pone su último plan en funcionamiento. Un terrorífico instante después, es catapultada a través del tiempo y del espacio a un lejano futuro donde se enfrentará a un destino más extraño y mortífero que cualquiera que hubiera imaginado.

El fin del tiempo es controlado por una poderosa y antigua Emperatriz que bendice o destruye planetas enteros con un solo pensamiento. La rebelión es literalmente imposible – hasta que llega Vivian Liao. Atrapada entre el Orgullo (una horda de máquinas sentientes) y una secta fanática de guerreros monjes que se autodenominan Mirrorfaith, Viv debe reunir un grupo de aliados para enfrentarse a la Emperatriz y volver a la vida que dejó atrás.

The Ruin of Angels

Creo que no será ninguna novedad para un lector habitual del blog que Max Gladstone es un autor que me encanta. En algún programa de VerdHugos he recomendado sus libros y realmente me haría muy feliz que alguna vez sus obras llegarán a ver la luz en español, por que creo que lo merece.

Por todo lo anterior no será sorprendente que esta reseña de The Ruin of Angels sea muy elogiosa, pero es que puede que nos encontremos ante la mejor entrega de su Craft Sequence.

La novela comienza con un tono de humor muy marcado, aprovechando  situaciones incómodas cotidianas revestidas de una pátina de fantasía, que permite acomodar al lector en un mundo que no conoce pero en el que se encuentra con problemas habituales, como cuando el pasajero de delante en un vuelo comercial se dedica a reclinar el asiento sin pensar en tu comodidad. Pero claro, si en vez de un avión normal estamos hablando de un dragón, la cosa cambia. ¿O no?

Este tono ligero es una pequeña trampa del autor, para pronto lanzarnos a una espiral de acción. De nuevo los personajes callejeros cobran una vital importancia en la historia, como ya sucedió en Two Serpents Rise, algo que podría llegar a entenderse como una marca personal del autor. Pero esto es solo un detalle más en el elenco de protagonistas que desfilan ante nuestros ojos. Y he aquí un detalle que quiero resaltar. Prácticamente todos los personajes son mujeres, de una u otra orientación sexual y en ningún momento parece forzado. Aquí me podéis responder a lo George RR Martin y decirme que como las mujeres son personas es normal que las describa bien, pero no por ello voy a dejar de alabarle el gusto y el trabajo que se ha tomado.

Dentro de esa habilidad para mezclar lo corriente con lo fantástico, se encuentra la idea sobre la que gira la novela. Una ciudad dentro de la misma ciudad no es nada nuevo, ya lo sé. Ahí está The City and The City de Mièville sin ir más lejos. Pero que en un mundo de fantasía se deje entrever que se puede navegar entre ambas ciudades gracias al colapso de la función de onda me parece un hito destacable. Y no puedo comentar más en profundidad por no entrar en el azaroso tema de los spoilers, pero el proyecto sobre el que trabajan algunos de los personajes es verdaderamente revolucionario.

La variedad de temas que se tratan en el libro es grande, desde el amor casi reverencial a los libros antiguos a las adicciones y sus consecuencias pasando por su marchamo habitual de crítica contra el capitalismo desenfrenado. Pero me interesa también detenerme en la relación fraternal de Kai y Ley. Una relación totalmente creíble, basada en el amor pero que necesita distancia para florecer, capaz de enfrentarse a las adversidades y en la que se puede confiar contra viento y marea.

Un problema que tiene The Ruin of Angels es que es la sexta entrega de la secuencia y aunque Max ha intentado que cada una sea de lectura más o menos independiente, me temo que el bagaje que portamos los que hemos leído los libros anteriores nos permite disfrutar muchísimo más de este. No quiero decir que sea una novela que no se pueda leer de forma independiente (el departamento de marketing de Tor.com ya se ha encargado de ello al cambiar el título y el estilo de las portadas) pero no lo recomiendo. Hay otras novelas que me parecen una puerta de entrada mejor a esta serie, como por ejemplo Three Parts Dead.

Max Gladstone y Amal El-Mohtar publicarán una novella de viajes en el tiempo

Es una buenísima noticia saber que se van a publicar más obras de un autor que me gusta mucho, así que saber Max Gladstone ha colaborado con Amal El-Mohtar para escribir This Is How You Lose the Time War me ha alegrado el día.

La novella, que será publicada por Saga Press en otoño del año que viene, aparte de tener un título molón, parece que tendrá un estilo epistolar. Según se ve en la noticia, los protagonistas serán dos agentes temporales de futuros distintos, cada uno luchando para que «su» futuro sea el que ocurra.

Esta es la descripción:

Among the ashes of a dying world, an agent of the Commandant finds a letter. It reads: Burn before reading.

And thus begins an unlikely correspondence between two rival agents hellbent on securing the best possible future for their warring factions. Now, what began as a taunt, a battlefield boast, grows into something more.

Except discovery of their bond would be death for each of them. There’s still a war going on, after all. And someone has to win that war. That’s how war works. Right?

Aunque todavía es pronto, mis niveles de hype ya van subiendo.  ¿Y los vuestros?

Four Roads Cross

Comentaba hace poco con un amigo que hay escritores a los que se le va notando la evolución novela a novela, pues se vuelven más duchos tanto con la prosa como con el propio oficio de escribir. Max Gladstone, que parecía que ya venía enseñado con su primera publicación, Three Parts Dead, se encarga de sustentar esta teoría (gracias Max) con mi última lectura, Four  Roads Cross.

Como ya he comentado en alguna ocasión, el orden de publicación de las novelas de la Craft Sequence no sigue el orden «temporal» de los sucesos que se desarrollan en ellas, consiguiendo un objetivo claro (que cada novela sea una nueva puerta de acceso a la serie sin necesidad de leer las anteriores) pero dejándose por el camino el beneficio de la complicidad con un lector que ya conoce el terreno que pisa.

Por tanto, los lectores de Four Roads Cross pueden encontrarse con viejos conocidos o con personajes completamente nuevos. Y es signo de la pericia del autor que esto de absolutamente igual. Para mi experiencia lectora, el hecho de recuperar personajes a los que ya he acabado cogiendo cariño con el tiempo es un plus, pero entiendo que se pueda leer como novela independiente y completa.

Los distintos puntos de vista están tratado con mimo, con una cadencia en principio lenta pero que va subiendo de intensidad conforme se acerca el juicio, el final del conflicto. Las maniobras de las facciones rivales desvelan planes que se pusieron en marcha desde tiempo atrás, funcionando como un mecanismo de relojería bien engrasado. Quizá demasiado oportuna la aparición de algunos de los elementos que intervienen en la acción, en un toque «sandersoniano» que me ha sorprendido en esta novela, pero es una apreciación personal. Sobre las semejanzas entre Gladstone y Sanderson, os recomiendo este artículo, que es muy esclarecedor y que me ha hecho replantearme algunos de los puntos sobre los que quería hablar en la reseña.

La fantasía urbana moderna a veces resulta ser un reflejo oscuro de la situación actual y Max no es ajeno a esta tendencia. En Four Roads Cross aparecen temas de patente actualidad, como el tratamiento de los refugiados, el maltrato psicológico o las guerras de religión (esto último es una constante en todas las novelas, el poder de los dioses se basa en la fe de sus seguidores, en una suerte de transacción comercial que beneficia a ambos). Que el mundo en el que se desarrollan las historias sea mágico no impide que haya gente que se tenga que despertar de madrugada para montar su puesto de venta de huevos al por menor. Y es que el sistema funciona de forma muy similar aquí y en otros lugares. El autor utiliza su obra para hacer crítica social, lo hace de un modo muy velado pero no por ello menos contundente. El atronador silencio de los testigos de una violencia doméstica que no llega a ser física pero que es manifiesta duele aun más cuando la única protección que encuentran las víctimas se la brinda una gárgola que, por definición, no tiene corazón.

A mi entender, se trata de una estupenda conclusión para las novelas de la Craft Sequence antes de su cambio de editorial. En Tor.com ya está disponible Ruin of Angels, que aunque situada en el mismo universo pretende cambiar el concepto de las novelas, dejándolas como escenarios puntuales no necesariamente interrelacionados. Como dice el gran Elías Combarro, unos minutos de silencio por la serie de títulos más imaginativa de la fantasía actual (títulos en el sentido propio del término) y un fuerte abrazo de bienvenida al nuevo concepto. Seguro que lo disfrutaremos.

Last First Snow

Max Gladstone ha sido nominado al nuevo Hugo a la mejor serie por sus novelas de la Craft Sequence, así que decidí celebrar este hecho leyendo una de las dos novelas que me faltaban de la serie, también para prepararme para la nueva entrega que se va a publicar este año.

Last First Snow es una novela de mecha lenta y tarda mucho en alcanzar su potencial. Esto puede resultar un grave problema durante la lectura, porque hasta la mitad del libro no sucede nada relevante. Se están preparando las bases para un final trepidante, pero es demasiado lento en su desarrollo.

El principal motor de la narración es la dualidad entre el deber hacia la familia y hacia la comunidad. ¿Es más valiente quien deja a atrás a los suyos por defender un ideal o el que renuncia a la gloria para proteger a sus seres queridos?

Me gustan ver a los personajes varios años antes de los hechos que se desarrollan en Two Serpents Rise, pero Gladstone acaba jugando con fuego. Sabemos que los personajes van a sobrevivir porque los hemos visto en historias posteriores, así que se pierde parte de la emoción. No obstante, hay cierto interés también en conocer los orígenes de las relaciones de Temoc, Caleb, The Red King… Pero lo que creo que me gustaría más leer, la propia Guerra de los Dioses, sigue siendo una incógnita.

Los mitos en la que se basa el autor para esta novela no están muy explotados. Se me ocurren autoras como Aliette de Bodard y T.L. Morganfield pero la mitología mesoamericana sigue siendo todavía un terreno inexplorado en el mundo fantástico (si sabéis más ejemplos, me gustará conocerlos).

La curiosa aproximación del autor a la magia, relacionando el poder con los contratos entre los seguidores y los dioses, recibe aquí otra vuelta de tuerca cuando se introducen en la ecuación las compañías de seguros. Desde una perspectiva claramente mercantilista, los consorcios juegan con el alma de las personas (la moneda de uso común) para enriquecerse. No es nada sutil el mensaje que lanza el escritor en contra de las corporaciones, pero es adecuado. También hay ciertas referencias antibelicistas, pero son contadas.

Creo que esta es la novela más floja de las que he leído hasta ahora de Gladstone, pero aún así me sigue interesando el mundo creado por el autor. Leeré Four Cross Roads a no mucho tardar.

Portada de Ruin of Angels

Cuando supe cómo se iba a llamar la nueva novela de la Craft Sequence de Max Gladstone, guardé un minuto de silencio junto a mi amigo @odo por la muerte de una de las series de títulos más originales de la fantasía. Y es que hay que tener mucho valor para introducir en los títulos de tus novelas un número para indicar la posición temporal con que se deberían leer las novelas, distinta al orden de publicación.

Cuando he visto la portada de Ruin of Angels, he tenido un sentimiento similar. No digo que la portada no me guste, pero es que también romper con el estilo, muy acertado para mí, que guardaban las cinco entregas anteriores. Es cierto que el cambio de editorial tenía que implicar necesariamente novedades, pero no puedo evitar acordarme con nostalgia de esa armonía de colores.

5 libros en busca de traducción

Con el tiempo me voy dando cuenta de que algunos de los libros que más disfruto leyendo en inglés y que quiero recomendar por una razón o por otra no ven la luz en castellano. Así que he decidido escribir un poco sobre cinco obras que no solo es que me gusten, si no que también considero interesante su publicación desde un punto de vista editorial.

Promise of Blood de Brian McClellan

Es el primer volumen de la trilogía Powder Mage. Este libro de fantasía está situado en un mundo alternativo que no es pseudomedieval. Con personajes fuertes, con un sistema de magia bien pensado y con intrigas políticas. Muy «sandersoniano», si me permitís la expresión. Es representante de la tendencia llamada flintlock fantasy, donde se podría enmarcar en cierto modo las aventuras de Wax y Wayne.

Te gustará si: te gusta Brandon Sanderson. Aquí juego sobre seguro.

The Long Way to a Small Angry Planet de Becky Chambers

Es el primer volumen de una serie, pero es perfectamente autoconclusivo. Engañosamente simple, entrelaza las vidas de los variopintos  miembros de una tripulación en un trabajo rutinario como pueda llegar a ser crear túneles de gusano. Con un sentido del humor sutil y efectivo y con un tratamiento normalizante de las relaciones interespecies no necesariamente heterosexuales, su continuación ha sido publicada hace poco.

Te gustará si: disfrutaste con la parte más culebronera de Luna o necesitas una buena infusión de optimismo. También si eres un poco trekkie.

Three parts dead de Max Gladstone

El primer volumen publicado de la Craft Sequence aunque no el primero en la línea temporal. Un autor que consigue hacer apasionante la lectura de un contrato mercantil forzosamente tiene que tener algo especial. La magia que llena este mundo alternativo se basa en ganancias, balances y contraprestaciones, pero a la hora de la verdad los nigromantes son capaces de enfrentarse y vencer a los mismos dioses con un despliegue pirotécnico digno de La fura dels Baus.

Te gustará si: buscas una fantasía que se salga de lo habitual. Además, tiene ya varias entregas publicadas, videojuegos… es un mundo por descubrir.

The Mechanical de Ian Tregillis

Ian Tregillis no es un desconocido en el mercado español, porque ya se tradujo su tríptico de Milkweed. No obstante, en The Mechanical cambia de tono y de contexto histórico para narrar una historia de profunda reflexión sobre el libre albedrío, con resonancias históricas sobre la esclavitud en el nuevo y en el viejo mundo. Sin dejar de lado su tendencia a mostrar la crueldad intrínseca del ser humano. De un tono decididamente más oscuro que las recomendaciones anteriores.

Te gustará si: quieres ciencia ficción que sea algo más que disparos y naves espaciales.

Wolfhound Century de Peter Higgins

Se podría describir como fantasía urbana situada en un mundo alternativo con raíces folclóricas soviéticas, pero es más que eso. Aunque el uso de la magia y su presencia es inquietante, aún lo es más el estado opresor y su vigilancia constante de los ciudadanos. La labor de ambientación del autor es encomiable y los personajes son duros como el diamante.

Te gustará si: te gustó The secret history of Moscow de Ekaterina Sedia o las historias de espionaje.

¿Has leído alguna de estas sugerencias? ¿Tienes algún otro libro que te gustaría ver traducido?