The Constant Rabbit

De nuevo tenemos el placer de contar con Antonio Díaz en nuestro blog, en esta reseña conjunta de la última publicación de Jasper Fforde. Como siempre, muchas gracias a Antonio por su ayuda.

Nunca sabes lo que te puedes encontrar en una novela de Jasper Fforde, lo mismo aparece un Neanderthal que te encuentras con un conejo antropomorfizado. O quizás la humanidad se enfrenta a unos inviernos larguísimos y se ceba en los breves veranos para poder hibernar. O incluso puede que clasifiquen a las personas en función de la cantidad de colores que pueden ver, siendo los que ven solo gris el tipo peor considerado.

Todo ello aderezado de ese humor británico que puede llegar a ser hilarante, pero también en ocasiones choca de manera frontal con nuestras expectativas. El humor es una de las formas de expresión más difíciles de traducir y de interpretar cuando los referentes no son comunes.

Sirva esto de advertencia al navegante. Se requiere un correo gusto por el humor típicamente británico para disfrutar plenamente de The Constant Rabbit.

Con esta advertencia en mente, la novela nos sitúa en un mundo donde hay conejos «humanizados» y también algún que otro animal de otra raza. Esto es consecuencia de un suceso del que no hay explicación alguna, pero que, lógicamente, cambia la historia.

Uno pensaría que un acontecimiento de esta magnitud que tuvo lugar en 1965 habría afectado a grandes decisiones políticas como el Brexit pero estaría equivocado. Los británicos se han ido Europa también en esta realidad. Y la reacción del público en general ante estos conejos no debería sorprendernos, por desgracia, se ven como parias que buscan arruinar la sociedad. El racismo impera por doquier.

Existe un miedo, que el autor deja claro que es infundado, a que la capacidad reproductiva de los conejos infle su población hasta superar la de los británicos. Es parte de una campaña de acoso y derribo esgrimida por UKARP (United Kingdom Anti-Rabbit Party), un trasunto de UKIP. Este partido ha logrado numerosas victorias contra los conejos, siendo la más relevante que no tengan la consideración de personas.

Las referencias a la desigualdad por parte del autor son constantes. Excepto algunos privilegiados, los conejos viven en colonias que asemejan campos de refugiados. No se les reconocen derechos pero sí que se les hace trabajar por un salario máximo (de hecho meten en la cárcel a empresarios si les pagan más). E incluso, en una de las acciones más odiosas del libro, está permitido su asesinato a manos de zorros antropomórficos si se cumplen unas determinadas cuotas.

No se puede decir que Fforde sea muy sutil en su comparación entre los conejos y la inmigración de países considerados como no deseables. Esta crítica salvaje se ve aderezada por una exploración de las costumbres de esta especie como los duelos, la necesidad de excavar para crear madrigueras, el veganismo radical y la asimilación del consumo de las zanahorias en exceso con el alcohol o las drogas, que proporciona un contrapunto divertido a un escenario bastante preocupante

Es un libro que denuncia desigualdades a través del humor, algo para nada fácil. Pero tampoco está exento de fallos, como la reiteración de tópicos y que el protagonista sea un pusilánime, algo que tampoco ayuda en la narración. La obsesión del protagonista con sus propios fallos y errores pasados y con la relación que tuvo en la universidad con una coneja, se mencionan con machacona insistencia durante la lectura. Y además el final va flojeando con una resolución que, si bien sorprendente, no resulta para nada satisfactoria.

En definitiva estamos hablando de una novela con una denuncia social a través del humor, pero es un humor específico que puede no ser de todos los gustos.

The Thousand Deaths of Ardor Benn

Esta trilogía cayó dentro de mi área de interés cuando Orbit decidió relanzar con una nueva portada, porque fijaos cuál es la antigua:

y la nueva:

La noche y el día, como quien dice.

Una vez atraída mi atención, la sinopsis también me pareció atractiva, con un ladrón experto en timos y un mundo secundario abierto con muchas posibilidades.

Al afrontar la escritura de esa reseña tengo sentimientos encontrados, porque hay cosas que me han gustado mucho y otras que me han decepcionado. La experiencia de lectura, por lo tanto, ha sido agridulce, especialmente debido a la longitud del libro. Es una novela muy muy larga, a la que a lo mejor le hubiera venido bien algún que otro recorte.

Los aspectos positivos me han influido más que los negativos. Principalmente, el sistema mágico en el que se sustenta la economía del mundo, un mundo restringido a un archipiélago. Al explicárselo a mi amigo Josep María Oriol lo definió como «copromagia» y es una palabra muy acertada. El sistema se basa en la utilización de una especie de pólvora que se obtiene tras el tratamiento de los excrementos de los dragones que pueblan una de las islas del archipiélago. Las propiedades de esta pólvora varían según lo que haya comido el dragón o como dirían en mi familia «según come el mulo, así caga el culo».

Los personajes también son atractivos, desde el propio protagonista Ardor (se me ocurren pocos nombre peor puestos para un lector español, no hacía más que recordarme el Almax) a su compañero de fatigas Raek y otros que va añadiendo a su complicado plan. La primera parte de la lectura, con el reclutamiento del personal y el desarrollo en sí del timo es muy entretenida.

Pero es que la justificación del timo en sí y los aspectos eminentemente religiosos que también ocupan algunos de los capítulos se me han hecho bastante cuesta arriba. Estos capítulos, protagonizados por un religioso en vez de por Ardor, se recrean demasiado en la erudición y en la investigación del pasado para justificar la conspiración. Son hechos que son necesarios para el subsiguiente desarrollo de la trama pero la exposición es excesiva. La relación con un personaje del pasado de Ardor también me parece bastante forzada, para añadir algo más de salsa a una historia que no la necesitaba.

Sin embargo, lo que peor ha sido el último tercio del libro en el que el autor no es que rice el rizo, es que realiza un doble salto mortal tirabuzón carpado en una piscina sin agua. No desvelaré aquí la GRAN REVELACIÓN (TM) que cambia totalmente el sentido de todo el libro, pero me parece una salida un tanto tramposa y efectista, que echa a perder todo el bueno trabajo de los primeros tercios del libro.

Tendrá que pasar algo de tiempo y algo de olvido hasta que me ponga con el siguiente ejemplar de la trilogía, pero no lo descarto del todo por algunas de las buenas ideas presentes en este libro.

Kings of the Wyld

Cuando varias de las personas que considero que tienen un gusto similar al mío recomiendan un libro, al final tengo que acabar leyéndolo. Así ha sucedido con Kings of the Wyld, de Nicholas Eames, una novela de fantasía bastante gamberra y divertida, con ese toque de profundidad que la puede hacer destacar entre otras obras eminentemente humorísticas.

La banda a la que hace referencia el nombre de la serie estaba formada por un grupo de aventureros que parece sacada de una partida de rol entre colegas que llevan años con los mismos personajes: el ladrón, el mago, el guerrero… Y sin embargo, Eames decide comenzar la historia en un punto bastante alejado de lo habitual, con los miembros de la banda ya retirados y en lo que parece el crepúsculo de sus vidas. Pero, como dicen, los viejos rockeros nunca mueren, así que cuando uno de ellos necesita ayuda para rescatar a su hija de una ciudad asediada por una horda, el grupo se une de nuevo (con alguna que otra reticencia, eso sí).

A partir de aquí el libro deviene en la narración de un alocado viaje contra viento y marea, afrontando peligros innombrables pero siempre con un toque de humor que hace que la novela se convierta en un entretenidísimo pasapáginas. El desfile de criaturas que pasea ante nosotros es digno de cualquier bestiario de AD&D y resulta especialmente entrañable cómo las relaciones de amistad entre los protagonistas se han mantenido fuertes a pesar del distanciamiento y el tiempo transcurrido.

El elenco de personajes también merece mucho la pena. Aunque la mayoría de las figuras son un poco arquetípicas, el autor utiliza esas mismas convenciones de la fantasía más habitual para retorcerlas y ofrecer una nuevo punto de vista. Hay que reconocer que tiene cierta afición malsana a acabar con todos los bardos que hacen acto de presencia o se mencionan de pasada, pero salvo esta minucia los demás personajes, sean miembros de la banda o no, están muy bien descritos y son atractivos para el lector.

Y por si fuera poco, esta es una novela que ha sido traducida al español por David Tejera que se publicará en marzo por la editorial Gamon, así que ya no quedan excusas.

The Two-Faced Queen

Me gusta explorar los nuevos autores de fantasía que van publicando, porque aunque algunos pregonaran el estancamiento del género hay obras que se dedican a refutar estas afirmaciones de manera contundente. Ahí tenemos a Josiah Bancroft o Gareth Hanrahan, con otras voces y otras ideas para asombrarnos con sus mundos fantásticos. Quizá sea demasiado pronto para decirlo, pero me atrevería a afirmar que Nick Martell es otro más de esos autores a los que deberíamos seguir la pista sin dilación. Y es que si bien Kingdom of Liars fue un estupendo comienzo de saga, The Two-Faced Queen no hace si no confirmar nuestras sospechas.

Aunque de nuevo el ámbito de la novela está restringido a la ciudad de Hollow, esto es solo geográficamente, porque la ambición del autor ha ganado muchos enteros. Empezaremos a conocer otros lugares de este mundo y sobre todo, nuevos sistemas mágicos que harían pensar a cualquiera que ha escamoteado la libreta de ideas de Brandon Sanderson.

También hay que decir que los personajes siguen creciendo en la novela, tanto los antiguos como los nuevos, dotando de mucha más profundidad e interés a una historia un tanto alocada y que en algunas ocasiones nos obliga a suspender nuestra incredulidad, con momentos totalmente increíbles y algunas acciones que se resuelven casi recurriendo al deus ex machina. Pero creo que da igual, porque nos están ofreciendo emoción y divertimento a raudales, con revelaciones cada vez más epatantes y con apuestas tan altas que resulta muy difícil imaginar con qué nos sorprenderá en la siguiente entrega, porque ya os digo que en esta se ha sacado tantos trucos de la manga que haría palidecer a Juan Tamariz.

Es cierto que en ocasiones esta búsqueda de la revelación y la sorpresa hace que el entramado acabe resultando demasiado intrincado para el lector que pretenda encontrarle la lógica a toda la historia, pero también hay que decir que el autor en ningún momento se salta las reglas que se ha impuesto al principio, con soluciones muy originales a los problemas de pérdida de memoria ocasionados por el uso de la magia, como tatuajes y diarios. Me encanta cuando en una ocasión le preguntan algo a uno de estos fabricators y responde algo como que no se acuerda, pero que es lo suficientemente importante como para habérselo tatuado en un sitio accesible y encuentra la respuesta en su propio cuerpo. Pero esto es solo un ejemplo, ya que los otros tipos de magia que hacen una aparición fugaz en la novela tienen otros costes asociados también muy elevados.

A veces cansa la utilización de los apodos en lugar de los nombres propios de algunos personajes o de las referencias a su linaje en vez de aclarar a quién se refieren exactamente en vez de ir con alusiones, pero me parece que esto es una imposición más del autor para que el lector entre en el juego. Quizá no recuerdes el nombre a causa de la magia, pero puede que utilices el apodo para circunvalar este escollo.

Como ya digo, se trata de un libro muy pero que muy recomendable, que deseo que vea la luz en español, ya que creo que podría tener mucho éxito.

On Fragile Waves

Tenía muchísimas ganas de leer la primera novela de E. Lily Yu, pero no esperaba que su prosa preciosista fuera capaz de destrozarme tan completamente, con una historia terriblemente dura y realista.

A través de las páginas de la novela seguiremos las desventura de una familia afgana que huye de su país y busca refugio en Australia, pasando antes por diversas etapas a cada paso más complicadas y exigentes. El tono fantástico en este caso es muy leve, similar al que usó por ejemplo Jesmyn Ward en su Sing, Unburied, Sing, con la presencia de un fantasma que acompañará a la hija de la familia.

Me gusta mucho el recurso de utilizar la narración de cuentos fantásticos para intentar asimilar la terrible realidad a la que se enfrentan los protagonistas y es también un refuerzo más del mensaje el hecho de que cada vez estos relatos se van volviendo más oscuros y maduros.

El formato de la novela en ocasiones no ayuda a la legibilidad del texto, ya que no se separan de la manera habitual los diálogos, quizá para enfatizar la corta edad de la narradora, pero en ocasiones ralentiza la lectura.

También puede resultar interesante para el lector cómo va madurando la narradora, obligada a perder su infancia en escasos momentos y cómo va cambiando su relación con el resto de los personajes.

On Fragile Waves es una historia de racismo, de indiferencia ante el sufrimiento ajeno y de una profunda injusticia. Nos sirve para quitarnos esa venda privilegiada que normalmente llevamos sobre los ojos que convenientemente nos impide ver los problemas a nuestro alrededor.

Across the Green Grass Fields

Se ha convertido en una costumbre empezar el año con la nueva entrega de la saga Wayward Children de Seanan McGuire. Este años nos ha sorprendido con Across the Green Grass Fields, emplazada en el mismo mundo del resto de los libros pero con personajes totalmente nuevos, como si la autora quisiera dar un nuevo punto de entrada a los lectores para que se pudieran subir al carro de la saga sin tener que echar mano de los cinco anteriores.

Yo he aprovechado que tenía disponible el audiolibro, que con apenas cuatro horas de duración he devorado en un solo día. La narración de Annamarie Carlson es muy adecuada al tono de la historia, con el paso de la infancia a la adolescencia de la protagonista.

Across the Green Grass Fields empieza de una manera muy atractiva, con Regan, una protagonista que descubre una característica de su desarrollo que la hace diferenciarse del resto de las niñas de su clase. Esta parte, que es la más interesante del libro por la exquisita forma en que la trata la autora, no es si no el preámbulo para la «verdadera aventura» que vivirá en la tierra de los centauros, al pasar por una de esas puertas que ya empezamos a conocer tan bien los lectores de la saga.

Es esta una novela corta distinta de las anteriores en el sentido de que es mucho más reposada y tranquila, dejándonos ver más por qué los niños no quieren volver de sus mundos de fantasía, donde se sienten amados, que la propia aventura en sí. Quizá por eso resulte un tanto anticlimático en su desarrollo, porque estamos acostumbrados a otra cosa.

Lo que es cierto es que si te gustan los caballos disfrutarás mucho de la lectura, porque el desprende amor por estos nobles animales desde la primera página. Ahora entiendo la «obsesión» de la autora por su colección de Mi Pequeño Pony.

Notes from Small Planets

Creo que el humor es una de las cosas más difíciles de escribir, porque es algo que puede parecer universal pero no lo es, ya que cada región o país tiene sus particularidades al respecto. Sin embargo, Nate Crowley ha conseguido con este Notes from Small Planets algo tan difícil como meritorio, escribir una guía de viajes sobre mundos fantásticos que subvierte los tropos del género sin llegar a caer en la repetición.

El formato elegido para el libro, con capítulos dedicados a cada mundo diferente favorece la lectura y el interés por cada exposición, siguiendo la estructura formal de muchas guías de viaje pero introduciendo algunos elementos que se podrían considerar trama, aunque sea de una manera sutil y casi inapreciable.

Floyd es el autor de este libro, donde va comentando sus diversos viajes haciendo hincapié en las especialidades de cada lugar, haciendo un completo comentario en campos como el culinario, el económico, las visitas recomendadas… Pero hay que reconocer que Floyd tiene ese punto de vista del hombre heterosexual blanco de mediana edad que hace turismo sin que las otras culturas hagan mella en él y creo que el autor juega con esto y con el contrapunto de Eliza, la editora de la guía. Eliza es una voz de cordura que interviene de vez en cuando en las parrafadas de Floyd y que es un contrapunto tan inteligente como divertido, de forma que acabarás deseando escuchar su voz.

Los distintos mundos que visita Floyd inevitablemente nos traerán a la mente universos muy conocidos dentro de los géneros de la fantasía y la ciencia ficción, así como de los personajes que esperamos encontrar allí. No es sorprendente que en SPACE! aparezca un trasunto de Zapp Brannigan que a su vez está inspirado en todos los famosos capitanes de naves espaciales que vienen a pacificar la galaxia. Tampoco debería pillarnos a contrapié la existencia de un mundo postapocalíptico con su Mad Max de turno, aunque en este mismo lugar encontraremos una cultura de primates evolucionados, una zona controlada por robots o los siempre socorridos zombies que no puedes faltar en el fin del mundo. Cada capítulo está dedicado a retorcer estos tropos fantásticos tan conocidos y quizá demasiado utilizados. Personalmente, me parece menos atractivo el capítulo dedicado a los piratas, por ser un tema que me alcanza menos pero no me cabe duda que el capítulo dedicado a las distopías juveniles donde cada cierto tiempo se derroca al gobierno corrupto para acabar cometiendo sus mismos errores hará las delicias de muchos lectores de género.

El audiolibro está narrado por varios actores, Aysha Kala, Richard Trinder y Jot Davies y he de decir que consiguen hacer un libro ya de por sí entretenido toda una experiencia auditiva. Si bien es cierto que la versión impresa tiene mapas que creo que deben ser un muy buen complemento al libro y que yo no he podido disfrutar.

Howling Dark

Llevaba tiempo detrás de leer Howling Dark de Christopher Ruocchio la segunda entrega de la saga Sun Eater, pero he de reconocer que la extensión de la obra me echaba para atrás. Saber que es un libro largo influye, pero intuir que se te puede «hacer» largo es aún peor, al entrar en el terreno de lo subjetivo.

En la primera entrega el autor soslayaba este problema con acción e intriga, desplegando un espectacular escenario con cambios de planetas y de situación, desde la infancia privilegiada del protagonista hasta su caída en desgracia como gladiador pasando por su labor como tutor, que no te dejaba distraerte en ningún momento. Sin embargo, en esta segunda entrega no ha optado por este camino. Ruocchio decide que la acción esté mucho más comedida, aunque la haya y se lo juega todo a la baza del sentido de la maravilla, a la exposición de variantes humanas que se encuentran tan alejadas de la línea base que prácticamente son una escisión. El despliegue de imaginación es apabullante y las revelaciones que tienen lugar sobre todo en el último tercio de la novela despiertan el interés del autor, pero hay que decir que algunos tramos no mantienen el nivel de atractivo que los demás. Algo normal en un libro de esta extensión, pero que con la primera entrega al menos a mí no me sucedió.

El protagonista de la historia continúa siendo Hadrian Marlowe, empecinado en su idea de llegar a entablar conversaciones de paz con los aliens Cielcin, esta vez en su papel de capitán mercenario. El comienzo de la historia puede resultar algo confuso porque han pasado varios años desde el final de Empire of Silence y el autor hace referencias a estos hechos pasados de los que no tenemos conocimiento. Pero una vez que pasamos esta confusión inicial, ya nos encontramos totalmente en situación para esta fantasía épica en un entorno espacial.

La novela tiene algo también de primer contacto, sobre la imposibilidad de entender a otras criaturas que han evolucionado de forma distinta a la nuestra. De hecho, en un momento de la narración se menciona que el hecho de poder hablar y comunicarse con los Cielcin es más un accidente casual que una característica normal en las relaciones con alienígenas. Esta idea me recordó, salvando muchísimo las distancias, a Solaris o Visión Ciega.

La comparación entre Hadrian, prácticamente un recién llegado al mundo y otro personaje con quince mil años de vida a sus espaldas es tan contrastada que resulta dolorosa, pero sin embargo, aún tienen un nexo en común: la curiosidad, la necesidad de saber. Me gusta mucho que se haga hincapié en este aspecto, en un libro que es más oscuro que el anterior y que no deja mucho lugar a la esperanza.

La relación amorosa que tiene lugar en la novela se me antoja un tanto superflua, pero quizá sea necesaria para la evolución del personaje. Lo que si me parece que está magistralmente reflejado es la historia de traición que se despliega ante nuestros ojos, cómo las maniobras políticas y la búsqueda de una ventaja temporal puede dar al traste con una posibilidad de entendimiento. El universo es cruel y aquí se refleja muy bien.

Creo que tendré que volver a reunir fuerzas y tiempo para acometer la lectura de la tercera entrega de la saga, ya que requiere mucha implicación por mi parte. Pero también pienso que merece mucho la pena.

The Invisible Life of Addie LaRue

Cada nuevo lanzamiento de V.E. Schwab es un fenómeno superventas internacional, así que no es de extrañar que en cuanto tuve la oportunidad de leer The Invisible Life of Addie LaRue no dudara en lanzarme a por él. La temática de un personaje que pasa por el tiempo sin que los demás sean capaces de acordarse de él ya lo conocíamos por Claire North y The Sudden Appearence of Hope, pero Schwab utiliza la mucho más tradicional aproximación del pacto faústico.

Addie es una joven francesa que a comienzos del siglo XVIII no se conforma con vivir la vida que parece predestinada para ella, limitada a las cuatro casas que constituyen su aldea y se niega a casarse y formar una familia. Sin embargo, parece que el destino conspira contra ella cuando la muerte de la esposa de un vecino del pueblo hace que sus ojos se vuelvan hacia ella en busca de una suplente que críe a su descendencia. Desesperada por huir de este destino, suplica a los dioses del bosque que la liberen de estas cadenas, pero no se percata de que lo hace cuando los que pueden responder son las criaturas de las sombras.

Los términos del acuerdo al que llega le permiten ser prácticamente inmortal, pero ¿se puede llamar vida a una existencia en la que no es capaz de dejar huella en nadie? Addie va explorando poco a poco los límites de su pacto y uno de los temas más interesantes del libro es la capacidad de inspirar ideas, que ella explota para ser musa de diversos creadores.

Su existencia va pasando por altibajos hasta que en el año 2014, cuando vive en Nueva York, conoce a una persona que es capaz de recordarla… y todo cambiará para ella.

Aunque la premisa del pacto con el diablo o con las fuerzas oscuras no es para nada novedosa, sentía mucho interés por ver que nos ofrecía la autora. Pero, por desgracia, me he encontrado con una oportunidad perdida, ya que de los trescientos años de vida de Addie solo se hace hincapié en el principio y en el final, dejando casi tres siglos a nuestra imaginación con escasísimas pinceladas en forma de flashbacks que más que informar nos dejan entrever lo que podría haber sido una narración más interesante. Y aún así, es innegable que el libro está inflado, que lo que se cuenta se podría haber resumido muchísimo y que no hacían falta tantas y tantas páginas para contar una historia que al final nos parece bastante manida y poco sorprendente. Tiene un tono que llega a resultar repetitivo y el romance sobre el que debería girar la historia es anodino. Ha resultado una lectura bastante decepcionante.

Orbit adquiere una nueva trilogía de David Dalglish

La editorial Orbit ha anunciado la adquisición de una trilogía fantástica del prolífico autor David Dalglish, que se titulará The Vagrant Gods.

Esta es la sinopsis:

The Reborn Empire murdered Prince Cyrus’s family. They conquered his nation, killed his goddess, and swept through his kingdom, imprisoning and executing any dissidents. They even tried to kill him. 

But after faking his death, young Cyrus is smuggled into the care of the crumbling resistance, and offered a chance at revenge. The people need to believe they can win against the overwhelming forces of the empire. Cyrus can be that hope. He can become an assassin and a symbol. Hiding his face behind a skull mask with a silver crown, he can become the vagrant prince unwilling to surrender even beyond death.

Cyrus won’t fight alone though. Legends will fight at his side. Stasia, a dual-ax wielding berserker. Mari, a god-whisperer who can shapeshift into the form of slain deities. Rayan, loyal paladin and defender of the throne who blames himself for the death of Cyrus’s parents. Arn, a heretical knight betraying the empire to redeem his many sins committed in its name.

Ax, Lioness, Paladin, Heretic, and Vagrant: these five will be the spark of a new resistance. A new war. One that will go beyond a small, conquered nation, break the hold of an empire, and threaten the eternal life of the God-Emperor himself.

Mi traducción:

El Imperio Renacido asesinó a la familia del príncipe Cyrus. Conquistaron su nación, mataron a su diosa y barrieron todo su territorio ajusticiando a los disidentes. Incluso trataron de matarlo a él.

Pero tras fingir su muerte el joven Cyrus queda al cuidado de la frágil resistencia y tendrá una oportunidad para vengarse. La gente necesita creer que hay una posibilidad de victoria frente al Imperio y Cyrus puede ser su esperanza. Ocultando su rostro tras una calavera con una corona plateada, se convertirá en un príncipe vagabundo inasequible a la derrota aún en la muerte.

Sin embargo, Cyrus no está solo en la lucha, ya que tiene personajes legendarios a su lado. Stasia, una berserker con un hacha doble. Mari una cambiaformas que habla con los dioses y puede tomar su forma. Rayan, un paladín leal defensor del trono que se culpa por la muerte de los padres de Cyrus. Arn, un caballero herético que traicionará al Imperio buscando redención por sus pecados.

Los cinco conformarán una nueva resistencia. Una nueva guerra. Una con un alcance mayor que una pequeña nación, que romperá el yugo del Imperio y amenazará la vida del propio Dios Emperador.

No conozco la obra del autor y la sinopsis de la partida de rol… digo, de la serie me parece un poco genérica ¿Conocéis su obra? ¿Puede ser que esté equivocada?