The Galaxy, and the Ground Within

Cuando tu estado de ánimo no está muy boyante a veces es necesario volver a los lugares que sabes que te harán sentir cómoda y contribuirán a tu bienestar. Uno de esos lugares para mí son los libros de Becky Chambers, son como tomar un chocolate caliente arrebujada en una mantita.

Con esta cuarta entrega de la saga Wayfarers, la autora vuelve a un escenario muy pequeño y restringido, como ya hizo en A Closed and Common Orbit. Toda la novela tratará de la interacción durante un corto espacio de tiempo de tan solo cinco personajes y de estos cinco solo habremos conocido a uno con anterioridad, aunque fuera fugazmente. La estructura de la historia es por tanto minimalista, pero aún así Chambers logra tratar temas bastante universales con ese toque tierno que caracteriza su prosa. Y tampoco descuida la parte biológica a la que nos tiene acostumbrados con las definiciones de la morfología de cada especie representada en la novela, y cómo sus peculiaridades físicas influyen en su comprensión del exterior y, por ende, del resto de especies. Aunque se trata también de un constructo sociológico para que la escritora pueda dar voz a sus inquietudes, representando en las especies alienígenas distintos puntos de vista sobre la sociedad, la familia, las relaciones, la crianza… toda una serie de temas muy importantes y tratados con mucho respeto y cariño, de una forma muy «humana», aunque la presencia humana real en la novela es prácticamente testimonial.

Quizá sea importante destacar la presencia de un joven de una de estas especies alienígenas y el hecho de que se refieran a su persona con pronombres neutros, dando a indicar que cuando alcance la madurez será cuando pueda escoger libremente cuál será su sexo, sea macho, hembra o cualquier otra opción intermedia. Me gusta cómo está tratado este tema con total naturalidad, pero también con cierta intención didáctica cuando en el transcurso de una conversación se habla sobre algunos seres que tratan de influir sobre esta decisión y cómo esto puede resultar confuso para el afectado. Una forma maravillosa de promulgar la libertad de decisión ante las presiones del mundo exterior.

No he contado mucho de la trama porque la verdad, no hay mucha. Hay algunos puntos de inflexión pero realmente sirven para dar un nuevo giro de tuerca y dar a la autora más herramientas para seguir exponiendo las interacciones entre los personajes esta vez con un poco más de presión y urgencia, debido a las circunstancias. Y es que básicamente, los personajes de Chambers son buenas personas, aunque tengan puntos de fricción y por supuesto algún que otro encontronazo, aunque por lo general, todo es muy civilizado.

Aunque he leído por ahí que está era la última entrega de la serie, no descarto que Becky Chambers vuelva a explorar algún aspecto del universo Wayfarers, ya que le quedan cosas por contar.

Portada de A Psalm for the Wild-Built

Me parece maravillosa la nueva portada de Becky Chambers, para su novela A Psalm for the Wild-Built, así que quería compartirla con vosotros. La mala noticia es que tendremos que esperar hasta el 13 de julio del año que viene para leerla.

Esta es la sinopsis:

It’s been centuries since the robots of Earth gained self-awareness and laid down their tools; centuries since they wandered, en masse, into the wilderness, never to be seen again; centuries since they faded into myth and urban legend.

One day, the life of a tea monk is upended by the arrival of a robot, there to honor the old promise of checking in. The robot cannot go back until the question of “what do people need?” is answered.

But the answer to that question depends on who you ask, and how. They’re going to need to ask it a lot.

Becky Chambers’ new series asks: in a world where people have what they want, does having more matter?

Mi traducción:

Hace siglos desde que los robots de la Tierra llegaron a la autoconsciencia y dejaron sus herramientas, siglos desde que se adentraron en masa en los bosques para no volver a ser vistos, siglos desde que se diluyeron entre el mito y la leyenda urbana.

Un día, la vida del monje del te se vuelve patas arribas con la llegada de un robot, que llega para cumplir una vieja promesa. El robot no podrá irse hasta que la pregunta «¿Qué necesita la gente?» tenga respuesta.

Pero la respuesta depende de a quién le preguntes y cómo lo hagas. Va a hacer falta preguntar mucho.

La nueva serie de Becky Chambers nos plantea una cuestión: ¿Cuando la gente tiene lo que quiere, tener más importa?

La portada es obra de Feifei Ruan con diseño de Christine Foltzer:

To be Taught, if Fortunate

Becky Chambers abandona el universo Wayfarers para escribir una novela corta mucho más personal, en la que aún se ven su característico optimismo, que nos lleva a encuadrarlo dentro del subgénero conocido como hopepunk.

To be Taught, if Fortunate es el relato de una exploración espacial particular, para lo que sería habitual en el género. Para empezar, la financiación de todo el programa espacial no es ni respaldada por un gobierno ni por una empresa, si no que es una especie de crowdfunding abierto al público. Si esto no es empezar con optimismo, pocas cosas se me ocurren que puedan dar más señal de la fe en la bondad intrínseca de la humanidad.

Becky se ha documentado profundamente sobre algunos temas biológicos y especula de forma muy cercana y haciéndolo fácilmente comprensible para el lector sobre una posibilidad para la adaptación del ser humano a la vida en el espacio. Que esta opción pueda ser real o no en un futuro relativamente cercano es más difícil de creer, pero no por ello deja de ser interesante plantearla.

La investigación científica es la base de toda la historia, que esta vez recae menos en los personajes aunque claro, siendo de Chambers son adorables. Me gusta cómo vuelca la pasión por la ciencia en las páginas, haciendo entretenido lo que podría ser bastante árido, como la clasificación de nuevas especies descubiertas en otros planetas.

La prosa de la autora sigue siendo tan pulida como nos tiene acostumbrados y vuelvo a insistir en que la usa de una forma muy didáctica, casi como si aparte de una novela corta de ciencia ficción estuviéramos leyendo un ensayo novelado.

Como contrapunto, he de decir que aunque los planetas visitados son distintos, quizá el propio proceso de exploración de cada planeta puede llegar a resultar repetitivo. La longitud de la obra ayuda a soslayar este inconveniente.

Lo que sí me parece una apuesta arriesgada es un final tan abierto que invita a la reflexión. Me ha dejado pensando sobre cuál sería mi respuesta a la pregunta que mandan los protagonistas y creo que eso era lo que pretendía la autora precisamente.

2001: An Odyssey in Words

Cuando desde Cuentos para Algernon me ofrecieron la oportunidad para colaborar en un pequeño proyecto, ni siquiera me lo pensé. Siendo una de las páginas más importantes del panorama español, no me cabía duda de que la idea sería atractiva. Gracias a Marcheto por darme esta oportunidad.

La idea que relaciona todos los relatos comprendidos en 2001: An Odyseey in Words es tan sencilla como que todos tengan 2001 palabras. El punto de partida es sencillo, pero la ejecución no lo es tanto. Veremos qué han conseguido los autores.

Golgotha – Dave Hutchinson

Un inicio fuerte para la colección de relatos, con un visitante alienígena en conversaciones con un sacerdote. La posibilidad de la existencia de un Mesías cetáceo da pie a Hutchinson para dudar de la fe.

The Monoliths of Mars – Paul McAuley

Un relato muy evocativo sobre uno de los grandes iconos de la ciencia ficción de Arthur C. Clarke, con los monolitos marcando las distintas paradas en el camino hacia la elevación espiritual.

Murmuration – Jane Rogers

Un relato con regusto a ciencia ficción clásica sobre los viajes de colonización a otras planetas y los posibles encuentros con alienígenas. Recomendable.

Ouroboros – Ian R MacLeod

La vida cambia para un hacker cuando recibe la visita de un monje con una extraña proposición. Lo que en principio me había parecido un homenaje a «Los nueve mil millones de nombres de Dios» acaba tomando caminos más metafísicos.

The Escape Hatch – Matthew De Abaitua

Una puerta a un nuevo mundo se abre en una autovía y quienes la cruzan tienen la sensación de que todo es mejor en el otro lado. Aunque la premisa es interesante, el desarrollo de la historia no lo es tanto.

Childhood’s Friend – Rachel Pollack

Pollack ha escrito lo que parece más el comienzo de una novela que un relato por sí mismo, empezando con el nacimiento de unos bebés con «capacidades especiales».

Takes from the White Hart – Bruce Sterling

Un relato que no deja de ser una charada de Sterling homenajeando a un homenaje de Arthur C. Clarke pero sin llegar a ningún sitio.

Your Death, Your Way, 100% Satisfaction Guaranteed! – Emma Newman

Un cuento sobre lo que dejamos atrás cuando morimos. Lo que creemos que dejamos y lo que realmente hacemos.

Distraction – Gwyneth Jones

Una crítica a uno de los pasajes más polémicos de Cita con Rama.

Dancers – Allen Stroud

Una investigación de sucesos violentos en la nueva Estación Espacial desvelará un culpable inesperado. Entretenido.

Entropy War – Yoon Ha Lee

Muy curioso este relato de Yoon Ha Lee sobre la entropía del universo presentándolo como un reglamento de juego de mesa, basado principalmente en el azar.

The Ontologist – Liz Williams

Este cuento versa sobre la clasificación de todas las cosas, labor realizada por un ontologista. Pero, ¿qué ocurre cuando se encuentra con algo inclasificable?

Waiting in the Sky – Tom Hunter

Homenaje a David Bowie y a su relación con la ciencia ficción, me ha dejado pensando bastante rato.

The Collectors – Adrian Tchaikovsky

Maravilloso relato razón de esta colaboración entre Cuentos para Algernon y Fantástica Ficción. Aprovechad que lo tenéis en español a vuestro alcance para disfrutarlo.

I Saw Three Ships – Phillip Mann

Lo que comienza como un homenaje a un astronauta que se va a retirar finaliza de una forma un tanto abrupta.

Before They Left – Colin Greenland

Entiendo que la longitud de estos relatos constriñe en cierto modo a los autores, pero mientras que muchos de ellos nos ofrecen historias completas, este de Colin Greenland deja una muy rara sensación de vacío, de que falta algo. La historia de una niña que desea viajar a Marte y así se lo solicita a nuestros Overlords alienígenas.

Drawn From the Eye – Jeff Noon

El verdadero poder de una lágrima desvelado en un cuento que hará aflorar nuestras emociones.

Roads of Silver, Paths of Gold – Emmi Itäranta

Mitología finlandesa que aparece un tanto fuera de lugar en esta antología, la verdad.

The Fugue – Stephanie Holman

Un alien enviado a la Tierra como infiltrado para investigar nuestra civilización que se olvida de su misión principal.

Memories of a Table – Chris Beckett

Un recurso válido como los atisbos del pasado recuperados como grabación sirve para contar una historia sentimental

Child of Ours – Claire North

Cuando los robots estudian si reproducirse tiene sentido, les resulta difícil llegar a un consenso sobre cuáles serían las capacidades más deseables para la criatura.

Would-Be A.I., Tell Us a Tale! #241: Sell ’em Back in Time! by Hali Hallison – Ian Watson

Una broma de Watson a base de juegos de palabras y con cierta obsesión por los pechos femeninos.

Last Contact – Becky Chambers

A pesar de entrar en contradicción con en propio nombre del relato, lo que Chambers nos cuenta aquí es un «primer contacto» de forma física. Me gusta la idea de la comunicación a través de feromonas y creo que el relato tiene la longitud adecuada para la idea que quiere transmitir.

The Final Fable – Ian Whates

Una aproximación a la paradoja de Fermi con un cierto regusto a ciencia ficción clásica.

Ten Landscapes of Nili Fossae – Ian McDonald

Un relato muy visual sobre descripciones de arte aplicadas a la llegada del hombre a Marte. Destaca más por su lirismo que por su contenido y me ha recordado algo a Before Mars.

Child – Adam Roberts

Partiendo de la base de un hecho improbable que homenajea 2001, Roberts relata un escenario apocalíptico de final imprevisible.

Providence – Alastair Reynolds

Un final muy adecuado para la parte de ficción de la antología, con un viaje de colonización que no consigue llegar a su destino pero que sin embargo busca aprovechar en lo posible su situación.

2001: A Space Prosthesis – The Extensions of Man – Andrew M. Butler (no ficción)

Curioso ensayo sobre la versión cinematográfica de 2001 con algunas referencias al libro que la inspiró.

On Judging The Clarke Award – Neil Gaiman (no ficción)

Anécdotas sobre la participación de Neil Gaiman como jurado en la concesión de los premios Arthur C. Clarke.

Once More on the 3rd Law – China Miéville (no ficción)

Complejo estudio sobre la literatura de ciencia ficción relacionándola con la tercera Ley de Clarke. Me encanta la conclusión:

It is, though, profoundly exciting to consider that any sufficiently advanced literature must be indistinguishable from science fiction.

De nuevo, gracias a Marcheto por animarme a participar en este proyecto conjunto.

Anunciada nueva novella de Becky Chambers

Se ha dado a conocer cuál será la nueva novella de Becky Chambers, titulada To Be Taught, If Fortunate. 

Aunque hay pocos datos al respecto, pero lo que se sabe es que será un novela única situada en un mundo donde los exploradores del sistema solar deben transformarse para poder afrontar los ambientes hostiles que se van encontrando.

Es el primer libro de Chambers fuera de su universo Wayfarers, así que habrá que ver cómo se desenvuelve en un entorno nuevo.

La fecha de publicación es agosto de 2019 y yo sé de más de uno que lo esperará con impaciencia.

Anunciado el serial The Vela

Hace poco se ha anunciado la publicación de The Vela, una libro en formato serie con un plantel de autores realmente recomendable. Y es que si no os llama la atención la presencia de Yoon Ha Lee, Becky Chambers, S.L. Huang y Rivers Solomon, no sé qué más se podría ofrecer.

La primera temporada consta de 11 episodios y está es la sinopsis:

Orphan, refugee, and soldier-for-hire Asala Sikou doesn’t think too much about the end of civilization. Her system’s star is dying, and the only person she can afford to look out for is herself. When a ship called The Vela vanishes during what was supposed to be a flashy rescue mission, a reluctant Asala is hired to team up with Niko, the child of a wealthy inner planet’s president, to find it and the outer system refugees on board. But this is no ordinary rescue mission; The Vela holds a secret that places the fate of the universe in the balance, and forces Asala to decide—in a dying world where good and evil are far from black and white, who deserves to survive?

Mi traducción:

Huérfana, refugiada y soldado de fortuna Asala Sikou no pienso mucho sobre el fin de la civilización. La estrella de su sistema está muriendo, y la única persona de la que puede preocuparse es ella misma. Cuando una nave llamada The Vela desaparece durante lo que se supone que es una misión de rescate rápida, una reticente Alasa es contratada para hacer equipo con Niko, el hijo del presidente de un rico planeta interior, para encontrarla, así como a los refugiados que albergaba. Pero esto no es una misión de rescate ordinaria: The Vela guarda un secreto que pone en juego el destino del universo, y fuerza a Asala a decidir : en un mundo  moribundo donde el bien y el mal están lejos de ser blanco y negro, ¿quién merece sobrevivir?

Tor.com publicará dos novellas de Becky Chambers

Después de conocerla en el Celsius, me da mucha alegría saber que la carrera literaria de Becky Chambers continúa imparable. A la publicación de sus tres primeras novelas se une ahora el anuncio de estas dos novellas con la editorial Tor.com.

El género en el que se adscriben estas historias es solarpunk (que no sé lo que es, pero ya le preguntaremos a la propia autora para enterarnos). ¿Será ciencia ficción optimista? Por las declaraciones del editor, parece que sí.

No hay muchos más datos sobre la publicación, excepto las fechas orientativas. Nos tendríamos que ir al 2020 para leer estas historias, así que tampoco aguantéis la respiración mientras se publican o no.

Record of a Spaceborn Few

Seguramente resulte difícil de creer, pero Becky Chambers ha conseguido escribir una historia de naves generacionales y especies alienígenas con marcados tintes autobiográficos.

Record of a Spaceborn Few no es una novela al uso, ya que los distintos puntos de vista que van narrando su historia son como teselas separadas de un mosaico que no vemos por completo, ni siquiera al final de la lectura. No me atrevería tampoco a definirla como una colección de relatos ni como un fix-up por que la intención del libro es ser un todo cohesionado. Quizá esta falta de definición sea un problema del propio libro, que no sabe a qué carta quedarse. Ello no es óbice para disfrutar de la lectura, pero sabiendo a qué atenerse.

La idea de una flota de éxodo de un planeta moribundo no es nueva, sin ir más lejos podemos acordarnos de la serie Mass Effect y sus quarianos. Pero la autora establece diferencias desde el principio: la Flota del Éxodo ya ha estabilizado su situación orbitando alrededor de una estrella y no está cerrada al intercambio de bienes y personas. De hecho, también se puede interpretar como un relato sobre flujos migratorios y cómo las diferencias culturales de los que vienen y los que se van hacen evolucionar a las distintas especies. De nuevo, algo que la autora ha vivido en su propia piel.

La Flota comenzó como un sistema cerrado que debía ser autosuficiente por su propia naturaleza y nada se desaprovecha. Este es otro de los mensajes principales del libro, un alegato a favor del ecologismo y la reutilización y aprovechamiento de todos los elementos posibles. Este hito fundacional se recoge incluso en las costumbres funerarias, pero choca frontalmente con las sociedades mercantilistas con las que se relaciona la flota. No estamos hablando de un mundo postescasez, hablamos de un comunismo efectivo por la propia necesidad de sus habitantes. Nadie pasará hambre ni sed, mas  tendrá que trabajar para contribuir al bienestar general. No existe la moneda y la economía de intercambio se basa en el trueque, pero cuando se trata de adquirir tecnología del exterior, la flota tiene poco que ofrecer. En ocasiones, se trata más bien de aceptar la caridad ajena.

Chambers es una autora de personajes y en Record of a Spaceborn Few nos presenta una panoplia de humanos y un solo personaje alienígena importante. ¿Por qué es esto? Es una decisión técnica que me parece interesante aunque algo arriesgada, dado que una de las principales características por las que destaca la primera entrega de la serie Wayfarers son sus personajes no humanos. Las perspectivas de los dos recién llegados a la Flota (humano y estudioso alienígena) le sirven para presentar datos esquivando a duras penas el infodump. Pero este contraste entre la interpretación de la información que reciben y, por qué no decirlo, la acogida que les dan, también le sirve a la autora para establecer diferencias entre inmigrantes «de primera» y «de segunda». Explora el sentimiento de pertenencia como algo connatural al ser humano, provenga de donde provenga.

Respecto a la prosa, sigue siendo funcional y adaptada perfectamente al tono de la obra, aunque en el prólogo aparece una imagen de pequeños restos de hielo formándose entre los cabellos de las víctimas de un accidente que me ha parecido maravillosa. Me encantaría que Chambers explorara ese aspecto más elaborado de su estilo en sus futuros trabajos. La distinción entre las distintas voces de los personajes funciona a las mil maravillas, ya que son de distintas edades, orientaciones y profesiones y se nota en cada uno de ellos. Quizás los personajes son demasiado inocentes y pueden caer en las trampas más evidentes, pero mi impresión es que esto es algo íntimamente relacionado con el optimismo de la ciencia ficción de la autora. Si todos los encallecidos personajes estuvieran de vuelta de todo, solo quedaría espacio para la desesperanza.

Hay otros temas en el libro de los que también se podría hablar, como la transformación del sexo en un servicio a la comunidad o la utilización de insectos como principales fuentes de proteínas en la alimentación, pero no son tan fundamentales en la novela como los anteriormente mencionados.

Creo que Record of a Spaceborn Few está un peldaño por debajo de sus anteriores trabajos, lo que no quiere decir que no sea una lectura recomendable. Ahora que se ha anunciado la publicación de otras historias situadas en otro universo, podremos ver a Chambers trabajando otro registro. Por mi parte, estoy deseando leerla.

Ganadores premios Utopiales 2017

Ya conocemos los ganadores de los premios Utopiales de esta año.

The European Utopiales Award

L’Installation de la peur de Rui Zink, traducido del portugués  “A Instalação do Medo” (The Installation of Fear) de Maira Muchnik

Prix Utopiales Européen Jeunesse 2017 (Premio novela juvenil)

Le jardin des épitaphes, tome 1: Celui qui reste debout, Taï-Marc Le Thanh (Didier jeunesse)

Prix Utopiales BD 2017 (Mejor tebeo)

La terre de fils de Gilpi (Éditiones Futuropolis)

Prix Extraordinare Utopiales 2017

Pierre Bordage, escritor francés de ciencia ficción y fantasía

Prix Joel-Champetier

Feldrik Rivat por Le Contrat Antonov-201

Este premio es para una historia corta inédita escrita en francés por autores no canadienses.

Prix Julia Verlanger

L’espace d’un an et Libration de Becky Chambers (L’Atalante) (A Closed and Common Orbit)

¡Enhorabuena a los ganadores!