Anunciado nueva antología de Lavier Tidhar: The Lunacy Comission

Se habla mucho del gran número de publicaciones de Adrian Tchaikovsky o Brandon Sanderson, pero no parece que Lavie Tidhar se les quede muy a la zaga. Se ha anunciado la publicación para el 13 de abril de The Lunacy Comission, una antología de relatos protagonizada por Wolf, el protagonista de A Man Lies Dreaming, trasunto de Adolf Hitler.

Esta es la portada de Sarah Anne Langton., aunque no os puedo asegurar que sea en serio o no:

Entrevista a Peter F. Hamilton

Para los que seáis más de leer que de escuchar, aquí os dejo la transcripción de la entrevista que le hicimos en Tryperion a Peter F. Hamilton.

Afortunadamente vamos a poder leerte de nuevo en español gracias a la publicación de Salvation por parte de Orok Editorial. Y es que han pasado unos cuantos años desde que La Factoría de Ideas publicase varias de tus novelas anteriores. 

Es genial estar de vuelta. Creo que mi última editorial en castellano tuvo algunos problemas financieros y obviamente tuve que moverme a una distinta. Me han publicado en varios idiomas a lo largo de los años y es fantástico poder llegar a una audiencia tan amplia. Parece que la ciencia ficción es algo que gusta a todo el mundo y es algo que me alegra especialmente porque uno de los temas más importantes de mis libros es la del optimismo a largo plazo. Y esto parece interesar independientemente de la cultura de la que provengas. 

Así que sí, ¡es genial estar de vuelta!

Una de las características más representativas de tus novelas es la enorme escala de tiempo que utilizas. Esto es normal cuando hablamos de viajes por el espacio con sus increíbles distancias. Pero, ¿cómo mantiene la coherencia de todos los escenarios y las líneas temporales? ¿Utilizas una hoja de cálculo o algo así o lo llevas todo en la cabeza?

No tengo todo en la cabeza, porque no es lo suficientemente espaciosa. En Salvation hay distancias muy, muy grandes. Tienen que viajar a lo largo de muchísimos años luz. Todo está planificado con antelación, no puedo empezar a escribir algo con una estructura tan compleja y esperar que salga bien, tiene que estar preparado de antes. No utilizo hojas de cálculo pero tomo muchísimas notas para evitar cualquier error. Las repaso rigurosamente antes de comenzar a escribir para comprobar que las distancias, los tiempos y la estructura se corresponden correctamente. 

Con esto que nos cuentas, hay ciertos autores que crean incluso una wikipedia sobre la que incluir toda esta información. ¿Has pensado alguna vez en ello?

No, la verdad es que no. Como digo, preparo una gran cantidad de notas en distintos archivos. Escribo con tres pantallas delante de mí. Una sería la principal, con el manuscrito y luego las otras con el resto de notas y apuntes. 

Como comentabas al inicio, eres un autor principalmente optimista con las posibilidades de la humanidad para superar las distintas amenazas que se presenten. 

Soy optimista a largo plazo. No suelo leer libros sobre distopías porque me deprimen. Creo que con la cantidad de malas noticias que hay en los medios de comunicación, televisión o internet, especialmente con lo revuelta que está la situación ahora mismo, resulta difícil encontrar buenas noticias o descubrimientos que nos van a resultar beneficiosos. Sin embargo, están ahí. Incluso en estos momentos hay ciertos indicadores que son positivos, como la cada vez mayor concienciación sobre la ecología y las energías verdes. Hay un gran movimiento detrás de esto. 

Es evidente que llevará mucho tiempo y tendrá un coste que nadie quiere, pero creo que hemos comenzado ese camino y es algo que terminará por cumplirse. Con suerte seremos testigos de ello. Es un camino difícil, pero podemos hacer las cosas bien y esa es la opción de ver la vida que yo he escogido. La space opera trata sobre nosotros siendo capaces de llegar al espacio. Por supuesto que habrá cosas que saldrán mal, pero al final es todo para nuestro propio beneficio. 

¿Tienes planeado volver al universo de la Commonwealth?

He escrito siete novelas en el universo de la Commonwealth y esa es la razón por la que necesitaba hacer algo diferente: no podía seguir escribiendo en el mismo escenario. Y no, no tengo planes para volver a escribir en este universo, pero si en algún momento surge una trama que se ajuste a él, lo escribiré. Ahora mismo estoy escribiendo una trilogía sobre una arcología espacial que va a salir en formato audio. Está escrito en primera persona, que es algo bastante novedoso para mí y con un protagonista juvenil. Este es mi objetivo actual. Creo que el primer volumen será publicado en marzo, aunque ya he escrito el segundo y estoy trabajando en el tercero. Después tengo otro proyecto del que no puedo hablar y tras esto escribiré un libro sobre el Santuario, situado en el universo de Salvation. Es una forma un poco larga de decir que sí, que voy a volver al universo de Salvation, pero dentro de un tiempo. Tras esto, ¿quién sabe?

Eres bien conocido por tu ciencia ficción pero también has tenido la oportunidad de escribir fantasía, como en la trilogía The Queen of Dreams

Sí, fue un libro para niños de en torno a los 10 años de edad. Es una serie de fantasía mágica al estilo de Harry Potter y fue un buen descanso entre otras obras. Tiene bastantes reminiscencias de los que fueron los primeros libros de la saga de J.K. Rowling, aunque en realidad es bastante distinto. Es el tipo de público al que va dirigido lo que es realmente similar.

Fue divertido hacer algo tan distinto. No solo porque sea fantasía sino, por el cambio de audiencia, el cambio de estilo, etc. No puedo escribir siempre sobre el mismo universo, me gusta cambiar y creo que fue una buena oportunidad. 

¿Qué te parece la space opera que se escribe en la actualidad? ¿Es más popular que antes o sigue teniendo la misma audiencia?

No estoy seguro. Cuando voy a algunas firmas de libros y a otros actos de este tipo, no puedo decir quién acabará yendo a verme. Es una audiencia muy amplia, con gente mayor que yo y también gente muy joven, tanto hombres como mujeres. Sea lo que sea lo que llama la atención de la space opera, termina llegando a muchos lugares. Afortunadamente hay una audiencia joven que lee ciencia ficción, así que no puedo afirmar que el público haya ido cambiando, pero sí que va acogiendo nuevos miembros. Lo que sí puedo decir es que la naturaleza de la space opera, así como la de la ciencia ficción, ha cambiado y se ha expandido. Hay tantas subdivisiones en el género que hay mucho donde escoger. Si no te gusta lo que yo escribo, puedes escoger lo que escriben otros autores. Espero que sea mejor que la space opera original, la de los años 30 y 40, que me encantaba cuando era joven, pero que no creo que aguantara una relectura por mi parte.

Hablando de tu nueva saga, Salvation. Tanto para los viejos como para los nuevos lectores que se acerquen a tu obra ¿qué pueden esperar de esta nueva saga? 

Estos libros forman parte de un universo completamente nuevo. Los viejos lectores encontrarán algunos temas familiares, como el caso del conflicto a gran escala que se van a encontrar. Está contado de una manera muy distinta, sobre todo el primer libro. Es algo que copié de Geoffrey Chaucer, quien escribió una historia estructurada de forma que un grupo de gente se encuentra en un viaje y cada uno de ellos te cuenta su historia, lo cual es perfecto para una historia de ciencia ficción, dado que te permite dar el trasfondo de cada uno de los personajes. Desde ese punto de vista es muy distinto, pero encontrarán un desafío inmenso al que enfrentarse y el final puede ser algo inesperado. 

Como digo, no me gusta repetir lo mismo dos veces. Por tanto, los viejos lectores se encontrarán en un territorio distinto, pero conocido al mismo tiempo. De cara a nuevos lectores, además, espero que el tipo de mundo, cómo se estructura y cómo los personajes son presentados les resulte atractivo. 

¿Cuál es tu personaje favorito de Salvation?

Callum. Al principio es muy joven. Como hemos dicho antes, las novelas transcurren en un largo espacio de tiempo. Cuando lo conocemos está en plenitud de sus facultades, hace un trabajo de emergencias con vertidos tóxicos y es la persona a la que hay que recurrir cuando no se sabe qué hacer y él lo soluciona todo. Es un chico para todo. Y después, de repente, su mundo se derrumba de la forma más inesperada posible. No solo la vida a su alrededor, sino la política y la economía del mundo entero. De repente ya no es tan importante y tiene que hacer frente al futuro como la gente normal. Se vuelve mucho más cínico, probablemente sea una copia de mí mismo, pero su desarrollo como personaje creo que será muy atractivo para los lectores, especialmente para los más maduros.

Siendo Salvation una saga completamente nueva tengo curiosidad por conocer cómo te enfrentas a un lienzo en blanco y cuál es el punto que da inicio a la historia y cómo te vas enfrentando a ella según la escribes. 

Salvation, y sus tres libros, me llevó unos cuatro años desde que firmé el contrato. Los seis primeros meses los dediqué por completo a tomar notas. Empecé con la idea general de que los extraterrestres aparecen desde el inicio y también del “ten cuidado en quién confías”. Ese fue el inicio de todo. 

A partir de aquí empecé a pensar en el tipo de sociedad que estos extraterrestres iban a encontrar. La parte política y económica, qué nivel tecnológico iba a poseer esta sociedad y cómo los distintos aspectos se habrán desarrollado. Y con esto escogí el tipo de gente que quería que formase parte de este mundo. Por eso elegía, como te decía, a Callum, el “hombre para todo” y uno de los personajes desde el que quería contar la historia. También pensé en qué tipo de trabajo quería que tuviese y construir el resto desde ahí. Me tomé bastante tiempo para preparar las notas. 

También tenía que saber cómo terminaba la historia. No podía preparar una historia en esta escala sin tener claro cuál sería el final de la misma. Hay muchas cosas que se van incorporando durante el proceso de escritura, lo que hace que tengas que reescibrir algunas de las notas, pero el final siempre fue el mismo, aunque la trama principal fuese variando por momentos.

Tus libros podrían ser definidos como “tochos” debido a su longitud. Nos preguntamos cómo es tu proceso de escritura, si tienes un objetivo diario de palabras…

No tengo una meta diaria de palabras de forma deliberada. Algunos días fluye de forma fácil y otros días es una pesadilla, porque no puedes forzar la escritura. Teóricamente, siempre sé adónde quiero llegar en una sesión, pero nunca se cumple. A pesar de todo, normalmente escribo unas dos mil palabras al día. Conforme se acerca la fecha de entrega trabajo más horas e incluso los fines de semana, de una forma un tanto frenética y consigo más que esas dos mil palabras. Pero la norma general suele ser esa. Si la cosa se me está dando bien, sigo escribiendo. Ahora tengo una familia y una vida real, así que no puedo quedarme hasta las tres de la mañana escribiendo porque tengo que llevar a los niños a clase al día siguiente. Así que hay aspectos prácticos sobre la escritura que he de tener en cuenta, pero intento conseguir ese objetivo. Si no lo consigo, tampoco me fustigo. Y si lo supero, pues eso que me encuentro.

Light Chaser, la novela corta que has escrito junto a Gareth L. Powell supone una manera distinta de plantear una obra. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Especialmente hablando de mí, hay que decir que se trata de una novella, una novela corta. Por lo que no es muy larga. 

Ya había tenido una experiencia de este tipo anteriormente. Escribí un par de historias cortas hace unos años junto a Graham Joyce, quien falleció hace unos años. Pero esta es la primera vez que realmente me siento a planear la historia. En el caso de las que hice con Joyce, ambos teníamos unas ideas que no terminaban de funcionar y nos las intercambiamos. 

Con Gareth lo hicimos de forma muy diferente. Él vino a mí con una idea ya definida, pero le propuse hacer unos cambios para que funcionara. Se vino una mañana a mi casa y nos sentamos a planear toda la historia. Nos llevamos cada uno una copia y escribimos la historia en capítulos alternos. Luego lo pulimos juntos. Estoy contento con el resultado final. Es, seguramente, algo que no hubiera escrito por mí mismo y tampoco creo que en su caso, por lo que es puramente una colaboración al cincuenta por ciento. 

Teniendo en cuenta que llevas escribiendo ciencia ficción desde hace 30 años, ¿hay alguna idea sobre la que escribieras en el pasado que se haya hecho realidad o se vaya a hacer pronto?

Gracias por recordarme cuánto hace que escribo. Hay algunas bastantes obvias, como en los libros de Greg Mandel, donde usaba un cyberfax que es básicamente un MacBook Pro actual. Pero lo más interesante es algo muy prometedor: los tatuajes de circuitería orgánica, algo que inventé para el universo de la Commonwealth. El nombre es bastante descriptivo, tienes un circuito integrado tatuado en tu piel, algo que tiene muchas aplicaciones en el mundo de la ciencia ficción. En la actualidad he visto estudios online, con transferencias electrónicas en la piel, cada vez más parecidas a los tatuajes, con estructuras moleculares que pueden generar electricidad desde el cuerpo, así que nos estamos acercando a mi idea. Supongo que la primera aplicación será en el campo de la medicina. Será muy útil tener estos medios en nuestra piel. El siguiente paso podría ser el de las pulseras de actividad que miden nuestro pulso, pero creo que la primera aplicación de consumo masivo sería tener algo como un móvil impreso en la palma de la mano. Es algo que está avanzando y que creo que puede ser real en unos años, aunque no me lo reconozcan.

Hace un par de años se emitió la serie Love, Death and Robots en Netflix. En ella se incluía un episodio que adapta tu historia Sonnie’s Edge. ¿Hasta qué punto estuviste involucrado en el proceso? ¿Qué te ha parecido el resultado?

En realidad, mi participación es muy simple y rápida de explicar: muy poca. Básicamente, solo tuve que decir “sí” a la propuesta. El director era alguien reconocido, Tim Miller, quien había dirigido Masacre y la última película de Terminator. Se realizó en los Blur Studios y no me había dado cuenta hasta ese momento de cuánto había avanzado el mundo de la animación por ordenador. Tuve suerte de que me fueran enviando algunas partes de lo que iban haciendo, así que en parte fui testigo de cómo se iba desarrollando. 

Fui a Londres con Alastair Reynolds para la premiere. Había visto parte de ello anteriormente, pero ver el capítulo en pantalla grande es algo increíble. Creo recordar que este episodio se proyectó junto a otro de Reynolds, además de otros cinco o seis en total. La adaptación es completamente fiel a la historia, lo cual siempre es genial, y la parte visual era impresionante. Estoy muy contento con el resultado.

Creo que están preparando una segunda temporada donde, lamentablemente, no hay ninguna adaptación mía, pero espero que si hacen una tercera me vuelvan a llamar. Fue una experiencia distinta y, hasta donde sé, ha sido un éxito. 

Tras el éxito de series de televisión como The Expanse, ¿crees que algunos de tus libros se podrían adaptar a la gran pantalla? (¿O a la pequeña?)

Los derechos de un par de ellas que no puedo desvelar están adquiridos por algunas productoras. Es algo que suena apasionante, pero que no lo es porque estas cosas van muy despacio ya que el productor tiene que tener un guión y moverlo para obtener financiación… Así que desde hace 10 años esto ha sido una constante en mi vida. Creo que las historias que escribo, debido a su tamaño, son más adecuadas para adaptarlas a una serie de televisión que a una película, principalmente por la cantidad de tramas que escribo y todo lo que habría que recortar.

Cerramos la entrevista preguntándote por algún libro que hayas leido ultimamente y que nos puedas recomendar.

La primera recomendación que me viene a la cabeza es Las Primeras Quince Vidas de Harry August escrito por Claire North. Un libro de ciencia ficción muy distinto que creo que está siendo adaptado a película. Lo recomiendo sin duda. Claire es una escritora genial.

Gideon La Novena de Tamsyn Muir es también es uno de los que más disfruté el año pasado. Y añado uno más, que sería la serie de Luna de Ian McDonald, la trilogía situada en la Luna. Ian es un escritor excelente y creo que esta es una obra magnífica. 

The Unbroken

Había mucha expectación con la publicación de esta novela, con una portada de rompe y rasga, que trata temas como el colonialismo y el abuso de poder. He de decir que el mensaje que la novela pretende hacer llegar está ahí, pero que pierde un poco la fuerza que sería necesaria para dejar marca debido a la forma en que está escrita.

La protagonista de la novela es Touraine, una militar que fue secuestrada en su infancia de una de las colonias del imperio de cuyo ejército forma parte. En un ejemplo clarísimo de intento de asimilación, el imperio ha creado unos destacamentos formados exclusivamente por extranjeros criados desde la más tierna infancia en la cultura imperante. Sin embargo, no se los considera ciudadanos y sufren ese sentimiento de no pertenecer realmente a ningún lugar. Esto está muy bien representado en la novela y creo que es uno de sus puntos fuertes, el tremendo choque cultural provocado por el regreso al lugar de nacimiento pero como fuerza invasora y «apaciguadora». Es bastante clara también la inspiración francesa en la creación del mundo, pero no me atrevería a asemejar estos regimientos con la Legión Extranjera, ya que tengo entendido que después de unos años de servicio se consigue la nacionalidad francesa y esto es algo que aquí ni se plantea.

Sin embargo, el desarrollo de los acontecimientos es bastante fortuito y demasiado basado en la casualidad. Justo cuando llegan al puerto Touraine salva la vida de la princesa heredera del trono destinada a calmar la rebelión sea por los medios que sea. Y uno de los atacantes la reconoce por su increíble parecido con su madre, miembro de la resistencia.

A partir de aquí comienzan una serie de peripecias y traiciones, de vaivenes de la narración que no le hacen ningún favor al mensaje que se pretende transmitir. La existencia de una magia curativa cuya consecución es uno de los objetivos principales de la expedición y que era un secreto bien guardado, queda expuesto de la manera más tonta. Y sinceramente la relación de atracción entre Luca y Touraine me parece poco sana, basada en principio en el agradecimiento pero también en la propia subyugación.

Las intrigas políticas son bastante de manual, aunque he de reconocer que en el terreno militar, las escaramuzas que dirimirán el resultado del conflicto se basan más en la inteligencia que la fuerza bruta.

Me gustaría también destacar la representación de personajes variados en el espectro LGBTIQ+. Esto es algo totalmente normalizado en la sociedad, tanto en la cultura imperante como en la subyugada. Indudablemente hay otros problemas, pero este tema en particular está completamente superado.

The Unbroken es un libro del que esperaba más, quizá cegada por la campaña de marketing a su alrededor. No digo que no merezca la pena leerlo y quizá le de una oportunidad a la siguiente parte, pero tampoco puedo recomendarlo fervorosamente.

Finalistas de los premios Asimov’s Readers 2020

Es toda una tradición anunciar los finalistas de los premios Asimov’s Readers y este año no lo iba a ser menos. Aquí los tenéis con los enlaces correspondientes para poder juzgar por vosotros mismo sobre la calidad de las obras.

MEJOR NOVELA CORTA

Maelstrom de Kristine Kathryn Rusch (September/October 2020)
Nic and Viv’s Compulsory Courtship de Will McIntosh (July/August 2020)
Semper Augustus de Nancy Kress (March/April 2020)
Take a Look at the Five and Ten de Connie Willis (November/December 2020)
Tool Use by the Humans of Danzhai County de Derek Künsken (July/August 2020)
 

MEJOR RELATO LARGO

Beyond the Tattered Veil of Stars de Mercurio D. Rivera (March/April 2020)
The Beast Adjoins de Ted Kosmatka (July/August 2020)
The Hind de Kevin J. Anderson & Rick Wilber (November/December 2020)
The Long Iapetan Night de Julie Novakova (November/December 2020)
Tunnels de Eleanor Arnason (May/June 2020)
 

MEJOR RELATO

Father de Ray Nayler (July/August 2020)
GO. NOW. FIX. de Timons Esaias (January/February 2020) versión audio
Rena in the Desert de Lia Swope Mitchell (March/April 2020)
Return to Glory de Jack McDevitt (November/December 2020)
Return to the Red Castle de Ray Nayler (March/April 2020)
The Conceptual Shark de Rich Larson (September/October 2020)
 

MEJOR POEMA

After a Year of Solitude by Lora Gray (November/December 2020)
Incomplete Adaptation by Bruce Boston (September/October 2020)
Ode to Cassini by Jane Yolen (May/June 2020)
Relic by Jane Yolen (March/April 2020)
The Hot New Collectible by Suzanne Palmer (May/June 2020)
Unlooping by Marie Vibbert (January/February 2020)

MEJOR PORTADA

A History of What Comes Next

Hay que reconocerle al Sylvain Neuvel que se le da bien escribir novelas con grandes teorías conspiratorias de fondo y A History of What Comes Next es una de ellas. Me encanta la manera en que va enlazando realidad y ficción, de forma totalmente verosímil, para contarnos la historia de la carrera especial desde sus orígenes a finales de la segunda guerra mundial cuando todo el mundo pretendía hacerse con los servicios de Von Braun para copiar sus V-2.

En esta novela conoceremos la historia de las Kibsu, una estirpe de mujeres dedicadas en cuerpo y alma a conseguir que la humanidad pueda salir del planeta Tierra, con unas normas estrictas para la supervivencia y ciertas características peculiares que hacen posible la perpetuación de su tarea. Este elemento de ciencia ficción le permite al autor hacernos todo un recorrido por la historia de la ingeniería de cohetes y el espionaje de la época que hará las delicias de cualquier aficionado a esta convulsa época. Lo más curioso de todo es que todo es cierto, salvo algunos pequeños detalles.

Creo que gran parte del éxito que ha tenido para mí esta lectura es el plantel de voces escogidas para el audiolibro. Estamos casi casi ante una versión teatral, porque para cada personaje con diálogo hay un actor diferente, algo a lo que no estoy acostumbrada a la hora de escuchar libros y que hace muy dinámica una obra que ya de por sí está pensada para funcionar como un thriller y ser por definición, rápida. Es un libro basado fuertemente en estos diálogos, y es posible que la versión escrita tenga más problemas que ésta en audio, un formato al que se ajusta como anillo al dedo.

Sylvain Neuvel aprovecha algunos interludios en la novela para dar un poco más de trasfondo a la historia de las Kibsu, retrotrayéndose a otros momentos históricos de interés marginal pero que influyen en el relato de esta sociedad matriarcal. Y de paso, nos da un somero repaso al estudio sobre el cambio climático a través del tiempo, que si bien no es más que un pasatiempo para las protagonistas, sí que nos hace llegar un mensaje bastante poco tranquilizador.

Las referencias personajes históricos son innumerables, no solo los propios Von Braun o Korolev, si no todo un plantel de figuras sobre las que se puede (de hecho, el autor invita a ello) investigar.

Es cierto que hay algunos puntos de la narración donde las casualidades o las extraordinarias capacidades de las protagonistas son forzadas en exceso, y esta es la principal pega que le pongo al libro. Esto y el final que lo deja todo a merced del siguiente volumen de la saga. Pero me temo que esto ya es algo a lo que debería estar acostumbrada.

Portada de A Spindle Splintered

Alix E. Harrow ha conseguido que cada nueva publicación suya sea una noticia, así que aquí os traigo la portada de la que será su nueva novela, A Spindle Splintered, que publicará el cinco de octubre Tor.com.

Esta es la portada,  de David Curtis, basada en las ilustraciones originales de Arthur Rackham para la Bella Durmiente:

Portada de The Hand of the Sun King

Ya sabemos cuál será la portada de The Hand of the Sun King, la primera novela de J. T. Greathouse, que verá la luz en agosto de la mano de Gollancz.

Esta es la sinopsis:

My name is Wen Alder. My name is Foolish Cur.

All my life, I have been torn between two legacies: that of my father, whose roots trace back to the right hand of the Emperor. That of my mother’s family, who reject the oppressive Empire and embrace the resistance.

I can choose between them – between protecting my family, or protecting my people – or I can search out a better path… a magical path, filled with secrets, unbound by empire or resistance, which could shake my world to its very foundation.

But my search for freedom will entangle me in a war between the gods themselves…

Mi traducción:

Mi nombre es Wen Alder. Mi nombre es Foolish Cur.

Durante toda mi vida, he estado dividido entre dos legados: el de mi padre, cuyas raíces se pueden seguir hasta la mano derecha del Emperador. Y la de mi madre, que reniegan del opresivo Imperio y abrazan la resistencia.

Puedo escoger entre ambos, entre proteger a mi familia o a mi gente… o puedo buscar un camino mejor, un camino mágico, lleno de secretos desconocidos para el Imperio y la resistencia, que pueden hacer temblar los propios cimientos del mundo.

Pero mi búsqueda de libertad me inmiscuirá en una guerra entre los propios dioses.

Esta es la portada:

The Space Between Worlds

Aprovechando que este libro estaba en oferta me hice con él, ya había hablado sobre su portada por aquí y las historias de realidades paralelas me chiflan, así que no pasó mucho tiempo hasta que me lo acabé.

Me he encontrado con una sólida novela de viajes entre realidades, pero sobre todo una aguda crítica contra el clasismo y el racismo, apoyada en una historia muy atractiva con un trasfondo distópico.

Los viajes entre realidades muy cercanas son posibles para los humanos, pero con una premisa: tu contraparte en el otro universo ha de estar muerta. Esto hace que haya que recurrir a los desgraciados, a los que menos oportunidades han tenido en esta vida y por ende en las demás, para estos viajes. Pero necesitar a estas personas no significa aceptarlas en la sociedad, ya que vienen de fuera de la ciudad, viven en una cultura de supervivencia supeditados a los caprichos del Emperador de la zona.

La protagonista de la historia es capaz de viajar a más mundos que ningún otro, lo que la convierte en un valioso recurso para su empresa. Aún así, todavía vive en la incertidumbre de no ser ciudadana y conforme vaya avanzando la trama y se van descubriendo detalles sobre su vida, sorprende mucho que haya conseguido sobrevivir, lo que explica la fuerza con la que se aferra a la vida.

Creo que lo mejor para disfrutar de este libro es no saber demasiado sobre el desarrollo de la historia, ya que tiene varias vueltas de tuerca muy interesantes facilitadas por las infinitas posibilidades de las realidades alternativas. No todo es constante en todos los mundos pero las similitudes son tantas que a veces hay que pensar cuidadosamente dónde estamos para poder hacernos una idea precisa del lugar en que se encuentra la historia. Y sin embargo, Micaiah Johnson consigue que nada de esto sea confuso, lo cual es prueba de lo bien que escribe. Su prosa es dura cuando tiene que serlo, cuando describe las torturas a las que se ven sometidos algunos de los personajes o cuando habla de las condiciones de la vida en condiciones a lo Mad Max de algunas zonas. Y sin embargo, también es capaz de desarrollar una historia de amor de forma delicada y sugerente, una relación fraternal capaz de superar fronteras o el sacrificio de una persona por el bien de otra. Todo este cóctel emocional está presente en un libro muy completo, al que se le pueden encontrar pocos fallos. No puedo hacer más que recomendarla.