Ebook en oferta : Engineering Infinity

En estos momentos se puede adquirir por solo 0,99 céntimos el libros Engineering Infinity editado por Jonathan Strahan con el que dio comienzo a su serie Infinity Project.

Los relatos que contiene son:

 

  • Malak, Peter Watts
  • Watching the Music Dance, Kristine Kathryn Rusch
  • Laika’s Ghost, Karl Schroeder
  • The Invasion of Venus, Stephen Baxter
  • The Server and the Dragon, Hannu Rajaniemi
  • Bit Rot, Charles Stross
  • Creatures with Wings, Kathleen Ann Goonan
  • Walls of Flesh, Bars of Bone, Damien Broderick & Barbara Lamar
  • Mantis, Robert Reed
  • Judgement Eve, John C. Wright
  • A Soldier of the City, David Moles
  • Mercies, Gregory Benford
  • The Ki-anna, Gwyneth Jones
  • The Birds and the Bees and the Gasoline Trees, John Barnes

 

Vendidos los derechos de los últimos tres libros de la serie Shattered Sands

Brad Beaulieu ha anunciado en su blog la venta de los derechos de las tres últimas novelas de su serie Shattered Sands a DAW (mercado norteamericano) y Gollancz (resto de países anglófonos).

Las dos primeras entregas de la series las tienes reseñadas aquí y aquí. También hay otra obra, titulada Of Sand and Malice Made, que podría considerarse como el capítulo 0,5 de la historia de Çeda.

Esto, unido a las versiones en francés de su obra, nos hace albergar esperanzas sobre su publicación en español.

Desde aquí, nuestra más sentida enhorabuena a Brad, que ha dado el salto al profesionalismo total como escritor recientemente y al que parece que la suerte le sonríe.

The Last Good Man

Lo he vuelto a intentar, pero creo que los títulos más recientes de Linda Nagata no son para mí. En esta ocasión The Last Good Man más que una novela de ciencia ficción militarista se podría considerar un thriller político-militar situado en un futuro muy cercano. La diferencia es muy sutil, e incluso entendería que alguien no pensara como yo. Por poner un ejemplo por contraste, mientras que Nexus giraba en torno a la parte de ciencia ficción y no tenía sentido sin ella, en The Last Good Man la ciencia ficción es atrezzo.

Mientras que en The Red : First Light Nagata comenzaba la historia con una alegato sobre la maldad intrínseca de una empresa contratista de defensa, en esta ocasión nos muestra la otra cara de la moneda, la existencia de vacíos legales y zonas sin ley en las que la intervención de estos agentes libres es la única posiblilidad que se puede utilizar para rescatar prisioneros secuestrados.

Por desgracia, la historia es muy tópica. True Brighton, la protagonista, es descendiente de una familia de militares pero ahora trabaja para uno de estos contratistas al mejor postor. La compañia para la que trabaja tiene que realizar una “extracción” de prisioneros en una zona peligrosa y se prepara para ello.

Hasta aquí todo normal. La parte más avanzada es la utilización de diversas tecnologías en el campo de batalla, desde drones pilotados por IA a simulacros de animales para introducirse en las defensas. Esta parte si es entretenida, a poco que te interese algo la robótica, pero para esto preferiría leer un ensayo como Wired for War y no una novela.

El hecho de que uno de los personajes sea prácticamente un cyborg, con una mano y un ojo prostético podría haber dado más juego, pero no se estudia en profundidad su relación con los demás a causa de estos cambios en su cuerpo. Se etiqueta como “no apto” para el combate y Santas Pascuas. Demasiado frío y distante como para que nos podamos sentir identificados con él o con otros personajes.

La amenaza que para los profesionales militares representan las inteligencias artificiales y la automatización del proceso de guerra también tienen su reflejo en The Last Good Man pero insisto, le falta profundidad en el tratamiento de los temas, las implicaciones no solo retributivas sino filosóficas serían muchas y de gran calado. Se me ocurre por ejemplo si habría que tener siempre a un humano supervisando las acciones para dar el visto bueno a pesar de ralentizarlas o dejarlo todo el poder de decisión al algoritmo. Pero algo tan trascendental como esto no se investiga, solo se pasa de puntillas.

En definitiva, me he vuelto a llevar una pequeña decepción. Creo que me tendré que poner con The Bohr Maker u otras obras más antiguas de Linda Nagata, que parece que serán más de mi gusto.

The Dispatcher

Dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Para defender esta teoría, que tendrá también sus detractores, llega John Scalzi con una historia que se lee de un tirón, adictiva y muy bien planteada.

La premisa de partida es muy original. De repente las víctimas de asesinatos comienzan a “resucitar” en su casa tras su deceso. Al principio esto causa mucha confusión en el mundo, pero luego se  ve como una oportunidad para enmendar errores. Si alguien se ve envuelto en un accidente y se teme por su vida, se le mata directamente y aparecerá en su casa incólume. Alrededor se crea una figura nueva llamada dispatcher, que se encarga de este tipo de casos, generalmente contratados por aseguradoras. O de otro tipo de asuntos, en una zona más gris moralmente hablando.

La propia brevedad de la que hace gala The Dispatcher hace que no se entretenga mucho ni explicaciones ni en examinar a fondo las consecuencias.Se trata de una trama detectivesca de investigación de una desaparación, pero mientras otras obras solo añaden una ambientación de ciencia ficción, Scalzi consigue que el novum sea una parte consustancial de la trama.

El estilo de escritura es tremendamente directo, basado sobre todo en diálogos que rozan peligrosamente el infodump pero sin llegar a caer en él. Por esta misma abundancia de conversaciones, la trama avanza a muy buen ritmo. También se nota un cierto toque noir que le viene a la historia como anillo al dedo, cuando se explica hipotéticamente que otras aplicaciones podría tener la figura del dispatcher.

En resumen, The Dispatcher es una muestra perfecta de las virtudes de Scalzi como escritor. Imaginación, brevedad y entretenimiento. No te la puedes perder.

Existe una versión en audio que se pudo descargar de forma gratuita durante un tiempo. Esta versión está narrada por Zachary Quinto y puede ser una muy buena opción para adentrarte en el mundo de los audiolibros. La dicción es clara y el relato no es excesivamente enrevesado como para no entenderlo. Si te defiendes con el inglés oído, no dejes de intentarlo.

Libro gratis : Soulmates

Está disponible para su descarga en la modalidad paga-lo-que-quieras el libro Soulmates, de Mike Resnick y Lezli Robyn.

Aquí os pongo la sinopsis y la portada:

Multiple award-winning authors, Mike Resnick and Lezli Robyn, get to the heart of the matter in Soulmates, which showcases all the words they have penned together over their years as collaborators (with a bonus solo piece by each). Whether a robot, alien, some kind of supernatural being or human, rising above our prejudices and ignorance allows us to make emotional connections that can have a profound effect on our lives.

Each of these stories examine a facet of the simple, yet incredibly complex, concept of companionship. They will make you laugh; will make you cry…but most importantly they will make you look at the very basic notion of soul-mates in a different light.

Finalistas y ganadores Grand Prix de l’Imaginaire

Se han dado a conocer los ganadores (en rojo) de los Grand Prix de l’Imaginaire. Son los siguientes:

Novela francesa

  • Le Mur de Planck, de Christophe Carpentier
  • Vostok, de Laurent Kloetzer
  • Latium, tomes 1 & 2, de Romain Lucazeau
  • Défaite des maîtres et possesseurs, de Vincent Message
  • Jardin d’hiver, de Olivier Paquet

Novela extranjera

  • Mémoires, par lady Trent, tomes 1 & 2 [The Memoirs of Lady Trent, volumes 1 & 2], de Marie Brennan
  • L’Espace d’un an [The Long Way to a Small Angry Planet], de Becky Chambers
  • Les Chroniques du Radch [Imperial Radch trilogía], de Ann Leckie
  • Le Problème à trois corps [The Three-Body Problem], de Cixin Liu
  • Merfer [Railsea], de China Miéville
  • Frankenstein à Bagdad [Fraankishtaayn fii Baghdaad], de Ahmed Saadawi

Relato corto francés

  • Le Syndrome Potemkine,” de Ayerdhal (Scintillements)
  • Dragon, de Thomas Day (Bélial’)
  • La Cité des Lamentations,de Paul Martin Gal (Nestiveqnen)
  • Pigeon, Canard et Patinette, de Frédérick Guichen (Le Passager Clandestin)
  • L’Échelle de Dieu,” de Brice Tarvel (Galaxies #44)

Relato corto extranjero

  • Une brève histoire des formes à venir” [“The Thing About Shapes to Come”], de Adam-Troy Castro
  • Un Pont sur la brume [“The Man Who Bridged the Mist”], de Kij Johnson
  • L’Homme qui mit fin à l’histoire [“The Man Who Ended History”], de Ken Liu
  • “Honey Bear,” de Sofia Samatar
  • Infinités [“The Woman Who Thought She Was a Planet”], de Vandana Singh
  • Au-delà du gouffre, de Peter Watts

Novela francesa juvenil

  • Scorpi, tomes 1 à 3, de Roxane Dambre
  • La Voie des Oracles, tomes 1 à 3, de Estelle Faye
  • Les Sous-vivants, de Johan Heliot
  • Jeunesse éternelle, de Nathalie Le Gendre
  • Ne ramenez jamais une fille du futur chez vous, de Nathalie Stragier
  • Les Loups chantants, de Aurélie Wellenstein

Novela juvenil extranjera

  • La Partie infinie [The Eye of Minds], de James Dashner
  • Forget Tomorrow, de Pintip Dunn
  • Lady Helen – Le Club des mauvais jours [Lady Helen and the Dark Days Club], de Alison Goodman
  • La Malédiction Grimm, tomes 1 à 3 [The Grimm Legacy, volumes 1-3], de Polly Shulman
  • La Fille qui navigua autour de Féérie dans un bateau construit de ses propres mains [The Girl Who Circumnavigated Fairyland in a Ship of Her Own Making] & La fille qui tomba sous Féerie et y mena les festoiements [The Girl Who Fell Beneath Fairyland and Led the Revels There], de Catherynne M. Valente

Premio Jacques Chambon de traducción

  • Jacques Collin por L’Inclinaison, de Christopher Priest
  • Hélène Collon por L’Exégèse, de Philip K. Dick
  • Patrick Marcel por Les Chroniques du Radch, tomes 1 à 3, de Ann Leckie
  • Nathalie Mège por Merfer, de China Miéville
  • France Meyer por Frankenstein à Bagdad, de Ahmed Saadawi
  • Laurent Philibert-Caillat por La Fille qui navigua autour de Féérie dans un bateau construit de ses propres mains and La fille qui tomba sous Féerie et y mena les festoiements, de Catherynne M. Valente

Premio Wojtek Siudmak de arte

  • Nicolas Fructus por Gotland, de Thomas Day & Nicolas Fructus
  • Todd Lockwood por Mémoires, par lady Trent, tomes 1 & 2, de Marie Brennan
  • Manchu por Au-delà du gouffre, de Peter Watts
  • Stéphane Perger por Adar, editado de Léo Henry
  • Aurélien Police por L’Inclinaison, de Christopher Priest
  • Laura Vicédo, Marion & Philippe Aureille por BOXing dolls, de Pierre Bordage

No ficción

  • Pour une histoire des possibles: Analyses contrefactuelles et futurs non advenus, de Quentin Deluermoz & Pierre Singaravélou
  • Les Ombres du fantastique, de Claude Fierobe
  • Du yéti au calmar géant: Le bestiaire énigmatique de la cryptozoologie, de Benoît Grison
  • Le Langage de la nuit: Essai sur la science-fiction et la fantasy, de Ursula Le Guin
  • Cinema Hermetica, de Pacôme Thiellement

Premio Especial

  • Alma, por republicar los trabajos de Jean Ray
  • Armada, por “Carnets de croquis
  • Aux Forges de Vulcain, por La Source au bout du monde, de William Morris
  • Bélial’, por “Une Heure-lumière
  • Hélène Collon y Nouveaux Millénaires, por L’Exégèse, de Philip K. Dick
  • Adar, editado po Léo Henry

¡Enhorabuena a los ganadores!

Skullsworn

Tenía ganas de conocer la obra de Brian Staveley, así que cogí Skullsworn, una novela autoconclusiva, aunque situada dentro de un mundo más elaborado en el que el autor ha desarrollado otras historias, llamado The Chronicles of the Unhewn Throne.

Por desgracia, lo que me he encontrado es una novela de fantasía épica al uso, muy encasillada en los clichés más sobreexplotados del género (la secta del Dios de los asesinos, la profecía / prueba / excusa / requisitos para entrar en la susodicha secta, la ciudad llena de peligros a la que vuelve el protagonista para alcanzar su meta…) que acaban resultando cansinos.

Podría ser una novela de crecimiento, de despertar al mundo adulto, con ese viaje iniciático para ser admitida finalmente en el culto al Dios de la muerte. Sí, aquí también están presentes los famosos puntos del monomito campbelliano, el molde de tantos y tantos libros de fantasía calcados.

Y no es que esté mal escrita. Las descripciones y sobre todo el ambiente opresivo de una ciudad rodeada de peligrosos pantanos son extremadamente vívidas. Pero es un desperdicio utilizar un lenguaje tan cuidado para volver a contar la misma historia. Como dice un amigo mío y cito textualmente :

una vez has probado el maná perdido de la fantasía épica moderna, la clásica ya es como ir por tu casa sin luz (que ya te sabes todos los giros)

A lo que yo añado que te aburres como una ostra.

Aunque la protagonista Pyrre podría tener fuerza a pesar de estar estereotipada hasta límites insospechados, la pierde toda cuando se enfrenta a dudas sobre qué es el amor y por qué ella no lo siente. ¿En serio que una asesina despiadada tiene estas dudas? ¿Y esto te lo preguntas antes o después de cortarle el pescuezo al lugarteniente de turno? Pues lo pregunta antes, DURANTE y después. La pobre está en un mar de dudas y no hay cuchillo que le sirva para cortar este nudo gordiano. Y lleva unos cuantos encima, “inspirada” tal vez por Logen Nuevededos.

Algunos de los personajes secundarios sí que me han caído algo más en gracia, como por ejemplo Ela, que será testigo de la prueba de Pyrre. Sus constantes insinuaciones sexuales sirven de contrapunto a las dudas ya mencionadas anteriormente, pero no consiguen equilibrar la novela.

En la parte final la narración cambia un poco (ligerísimamente) y hay alguna que otra escena de lucha muy bien narrada, pero por lo general el libro es plomizo y perfectamente prescindible.

Down Among the Sticks and Bones

Hace poco se anunció la publicación por parte de Runas de la serie Wayward Children en España, una estupenda noticia porque si ya me gustó Every Heart a Doorway, creo que Down Among the Sticks and Bones no le va para nada a la zaga.

Este libro se puede considerar una precuela de la historia ganadora del Nébula este año, ya que exploraremos a fondo la verdadera historia de Jack y Jill, las gemelas que tan importante jugaron en EHaD.

La narración consigue transitar desde una historia eminentemente humorística a un cuento muy oscuro. Y parece que no nos hemos dado cuenta del viaje. Esto es un gran mérito por parte de la autora, que ha conseguido que yo disfrute de una historia en la que el vampirismo y la licantropía están presentes.

Pero creo que la característica principal es luchar contra el encasillamiento. Muchas veces las personas jóvenes y no tan jovenes se ven obligadas a cambiar la que sería su conducta normal para adaptarse a lo que se espera de ellas. Pero, ¿quién tiene la potestad de decidir qué es lo más conveniente? En muy pocas páginas Maguire es capaz de mostrar toda la panoplia de posibilidades entre las que se puede escoger cuál será tu camino en la vida, especialmente en el terreno de definición de género. Y nos regala también una visión del primer amor que es creíble y tierna.

¿Es una novela de rito de paso? Pues también, porque las protagonistas viajan a su mundo particular con 12 años y el tiempo que pasan allí las cambiará inexorablemente. Aunque creo que este no es el principal objetivo de Down Among the Sticks and Bones, pero es una novela tan completa que consigue pasar por muchos estadios sin definirse definitivamente en ninguno. De nuevo, la lucha contra la rigidez y las normas impuestas desde el exterior.

La edición que yo he leído también traía unas ilustraciones bastante adecuadas para la historia, envueltas en un halo de claridad para resaltar aún más las figuras. Me parecen una inclusión interesante.

El único problema que le veo a ambas entregas es que según cuál leas en primer lugar te habrá destrozado parte de la trama de la otra. ¿Por qué no tendremos un botón para borrar estos recuerdos y poder disfrutar de la historia como algo totalmente nuevo? Éste sí que sería un invento interesante para la ciencia ficción.