Faller

Esta es mi primera novela de Will McIntosh y aunque ya iba sobre aviso, no puede dejar de sentirme decepcionada por un libro que tiene un comienzo prometedor, pero que luego fracasa tanto narrativa como estructuralmente.

El comienzo, aunque no excesivamente original, está bien planteado. El protagonista es una persona sin recuerdos rodeada de gente también sin recuerdos. Los primeros capítulos se desarrollan en un entorno relativamente reducido y son una curiosa mezcla entre lucha por la supervivencia y gestos de humanidad. Lo mismo hay muertes por una lata de conserva que sacrificios para salvar a un desconocido. Pero en un momento determinado, el protagonista “cae” de este mundo a otro, ayudado por un paracaídas casero.

Ahi ya empieza a entrar en juego la suspensión de incredulidad, por ese apego  que tenemos a las leyes de la física, pero leyendo hay que intentar ser flexible así que dejé pasar este importante detalle, esperando una explicación que llegaría más tarde. La “explicación” llegó pero mucho más tarde, quizá demasiado.

Por otra parte, se desarrolla una trama que sospechamos está relacionada pero no podremos situar correctamente en la narración hasta que avance el libro. En este ocasión se habla de la relación de dos brillantes investigadores, con el trasfondo de un progresivo empeoramiento de las relaciones internacionales. El desarrollo de la relación entre ambos es previsible e incluso ingenuo, pero fundamental para la trama.

El momento en que se unen las dos tramas, que debería ser un importante hito en la novela es sin embargo un parche algo torpe. Se sitúa sobre el último tercio del libro, pero por las pistas dejadas por el autor ya intuíamos lo que había sucedido y destroza la posible sorpresa que quedara en el futuro de la línea temporal. Como digo, una ejecución bastante simplona.

Al final acabé el libro casi por inercia, por curiosidad de saber si mis intuiciones coincidían con la idea del autor. No puedo recomendar esta obra, aunque tengo algo de curiosidad por otras del autor que estén más pulidas (no olvidemos que esta fue su primera obra).

Contenidos de Best American Science Fiction and Fantasy 2017

Ya sabemos cuáles serán los relatos incluidos en Best American Science Fiction and Fantasy 2017 editado por John Joseph Adams y Charles Yu. Son los siguientes:

Fantasía

“Head, Scales, Tongue, Tail” de Leigh Bardugo
“I’ve Come to Marry the Princess” de Helena Bell
“The Witch of Orion Waste and the Boy Knight” de E. Lily Yu
“Vulcanization” de Nisi Shawl
“Not by Wardrobe, Tornado, or Looking Glass” de Jeremiah Tolbert
“This is Not a Wardrobe Door” de A. Merc Rustad
“The Story of Kao Yu” de Peter S. Beagle
“The City Born Great” de N.K. Jemisin
“Successor, Usurper, Replacement” de Alice Sola Kim
“I Was a Teenage Werewolf” de Dale Bailey

Ciencia Ficción

“Teenagers from Outer Space” de Dale Bailey
“Everyone From Themis Sends Letters Home” de Genevieve Valentine
“When They Came to Us” de Debbie Urbanski
“Openness” de Alexander Weinstein
“The Future is Blue” de Catherynne M. Valente
“On the Fringes of the Fractal” de Greg van Eekhout
“Smear” de Brian Evenson
“Welcome to the Medical Clinic at the Interplanetary Relay Station | Hours Since the Last Patient Death: 0” de Caroline M. Yoachim
“Caspar D. Luckinbill, What Are You Going to Do?” de Nick Wolven
“The Venus Effect” de Joseph Allen Hill

Kickstarter de The Name of the Wind

Quedan pocos días, pero quizá os interesa saber que Patrick Rothfuss ha vuelto a organizar un Kickstarter para conseguir un mazo de cartas de El Nombre del Viento.

El poker no es lo mío, pero hay que reconocer que las imágenes de las cartas son preciosas.

No es la primera vez que el autor se embarca en un proyecto similar, así que se supone que la experiencia fue buena.

6 preguntas sobre The Long Way to a Small Angry Planet

Bienvenidos a una nueva entrega de 6 preguntas sobre… En esta ocasión nuestro invitado es Jordi Balcells, conocedor del género y traductor técnico, para hablar sobre The Long Way to a Small Angry Planet. Esperamos que con sus respuestas aportemos un nuevo punto de vista a este estupendo libro.

 

Tú mismo has definido la novela así pero, ¿hace falta ciencia ficción buen rollista?
Disfruto cual gochín en cochiquera con la mala leche que destila, por ejemplo, Abercrombie con las desventuras y el destino de sus personajes. Sin embargo, reconozco que es un disfrute sádico y poco sano que tiene más que ver con quitarme el sombrero ante su originalísima maldad y menos con que desee que sus personajes sufran.
Llamadme loco, pero prefiero que la gente que aprecio no sufra. Y es que prácticamente todos los personajes de esta novela son muy riquiños y disfrutas con ellos como si fueran tus amigos. De hecho, cuando lo acabé me quedé con ganas de irme de farra con ellos: eso es buena construcción de personajes.
En este libro, ni las personas ni las especies en general buscan hacer el mal, con unas pocas excepciones. Si bien pueden pasarle cosas malas a gente buena, no es lo esperable ni se juega con la muerte o la tortura para impresionar al lector. La sensación de buen rollo general me recuerda a la saga Vorkosigan de Bujold: ahí también pasan desgracias, a menudo fuera de plano, pero hay empatía y comprensión y, si bien existe la amenaza de armas letales, suele optarse por no matar gente a lo loco.

¿Te sorprende que The Long Way to a Small Angry Planet sea una primera novela?
Da la impresión de ser una novela muy trabajada a lo largo del tiempo, pero no solo en personajes, sino también en trasfondo y en estructura. Si bien la trama no es importante, al ser un road trip sí que hay que planificar bien las paradas a lo largo del camino, qué aprovechas para contar en ellas y cómo sigues desarrollando los personajes. Por una parte tiene el escenario muy claro en la cabeza y por otra, parece que pasó por un buen número de borradores hasta llegar a condensar todo lo que quería contar: no da la sensación de que le sobre nada.

¿Consideras la novela una buena muestra de la diversidad en el género? ¿Crees que esto es una moda pasajera o algo que se va a quedar en la ciencia ficción?
Casi todos los personajes y especies de la historia destilan apertura de miras, empatía y solidaridad. La humanidad está más remezclada y las libertades galácticas están más presentes, aunque aún quedan tabúes a la vista. Aquí nos podemos identificar con todo tipo de personajes: no tienen por qué ser blanquites, ni machotes, ni siquiera humanes. Sexualmente, no nos limita la monogamia ni la orientación ni el binarismo. Ni siquiera hace falta ser orgánicx y hay más respeto por los animales no sapientes. Obviamente, lo socialmente aceptable varía entre una especie y otra, entre una comunidad y otra, pero se respira el respeto a le otre, a le diferente. Y sí, en inglés se usan pronombres neutros y quizá en la traducción se usen ocasionalmente sufijos neutros, como he hecho yo ahora.
La orientación de los premios Hugo en los últimos tiempos ciertamente parece traer buenos presagios. Esperemos que sea algo que viene para quedarse, que la vergüenza mundial de Charlottesville no sea un prólogo de tiempos interesantes.

Los paralelismos de la Wayfarer con Firefly son innegables pero, ¿cuáles crees que son los más destacados? ¿En qué se diferencian?
En Firefly también teníamos una tripulación que hace piña y es casi una familia bien avenida (aunque siempre hay alguien menos simpático) y a la que le coges cariño con mucha facilidad como lector. Por otra parte, el desarrollo de la novela es bastante episódico y las paradas por el camino sirven para conocer más a fondo a los personajes, como también pasaba en esa serie, si bien esto es algo habitual en la TV.
Sin embargo, en la forma, Firefly se parece bastante más a Cowboy Bebop que a The Long Way…: vaqueros en el espacio y cazarrecompensas dentro de un sistema solar cerrado. Hay formas de ir del punto A al punto B a velocidades supralumínicas, con lo cual no nos limitamos a uno o varios sistemas terraformados cercanos entre sí, solo con humanos (y sus creaciones), como sí pasaba en Firefly.
Pero esto va más allá de Firefly. Tenemos una tripulación no exclusivamente humanoide y más exótica incluso que la de Farscape; una inteligencia artificial que gobierna la nave y que es un personaje más, como vimos en Andromeda; un gobierno galáctico multiespecie con sus áreas de influencia por especie, como en los videojuegos Mass Effect. De hecho, The Long Way… viene a ser una mezcla actualizada entre Mass Effect y Firefly.

¿Crees que tendrá buena acogida entre el público español?
Mentes más preparadas que la mía intentan adivinar qué novelas funcionarán o no y raramente aciertan. Es un pasapáginas que te hace destilar endorfinas con una lectura fácil, un trasfondo riquísimo, reflexiones sociales cautivadoras y personajes de lo más achuchables. Creo que triunfará en el boca-oreja y en redes sociales porque nos gusta recomendar cosas que nos hacen sentir bien, cual virus memético que busca reproducirse de mente en mente. Además, lo publica Insólita, una editorial joven con buen gusto y que está pegando fuerte. Espero que funcione, sí.

Como traductor, ¿ves creíble la forma de comunicarse entre las distintas razas alienígenas?
Hay bastante diversidad comunicativa entre especies. Hay quien complementa el habla mediante gestos con tentáculos, hay quien prefiere comunicarse por colores y tiene que ingeniarse un aparato fonador para hablar con otras especies, los gestos como la risa o el asentir con la cabeza no son universales…
Aquí no se dan situaciones de incomprensión por un nuevo contacto y choque cultural, como los que vemos en La mirada extraña de Felicidad Martínez, aunque sí tenemos una nueva especie que, por necesidades del guion, resulta que es muy, pero que muy lista, y aprende el estándar galáctico en dos patás. Curiosamente, me fijé en que la traducción automática (entre idiomas bien conocidos) de los mensajes funciona a la perfección: ya podría haber incluido la autora al menos algún error por ambigüedad que diese lugar a un gracioso malentendido, pero no, se ve que los traductores (orgánicos) en el futuro nos hemos extinguido.

Muchas gracias a Jordi por su ayuda. Y ahora, a buscar a la siguiente víctima colaborador para la sección. Se admiten sugerencias.

Anunciada la publicación de Middlegame

En Tor.com han anunciado la publicación de una nueva novela de Seannan McGuire para la primavera del 2019, que se titulará Middlegame.

Como todavía falta mucho para que salga el libro, no hay muchos datos al respecto, pero cuando oyes términos como historia de amistad, familia, dioses y vida frente a la muerte… pues el hype sube, ¿no?

Aquí os dejo unas reseñas de obras de la autora para ir abriendo boca.

Portada de Extrasolar

Se ha puesto en preventa la antología Extrasolar que cuenta con un plantel de autores más que recomendable. Aquí os dejo los contenidos y la portada:

Holdfast – Alastair Reynolds
Shadows of Eternity – Gregory Benford
A Game of Three Generals – Aliette de Bodard
The Bartered Planet – Paul Di Filippo
Come Home – Terry Dowling
The Residue of Fire – Robert Reed
Thunderstone – Matthew Hughes
Journey to the Anomaly – Ian Watson
Canoe — Nancy Kress
The Planet Woman By M.V. Crawford – Lavie Tidhar
Arcturean Nocturne – Jack McDevitt
Life Signs – Paul McAuley
The Fall of the House of Kepler – Ian R. MacLeod
The Tale of the Alcubierre Horse – Kathleen Ann Goonan

Orbit publicará una nueva trilogía de Django Wexler

Orbit acaba de anunciar la adquisición de una nueva trilogía de fantasía épica escrita por Django Wexler, más conocido por sus libros de la serie Shadows Campaigns.

Aunque los libros no se publicarán hasta 2019, aquí tenéis un pequeño adelanto de lo que será la historia:

Gyre and his sister Fiera were torn from each other when they were children. Twelve years later, they will meet again as enemies. Trained in the ways of the Order, Fiera believes the only way to keep the world safe is to eliminate all traces of the forbidden blood magic that almost destroyed civilization many centuries ago. But Gyre, a mercenary on the lawless frontier, seeks out the lost arts to break free of the Order’s domination and release mankind from the dead hand of the past.  As the tensions across the country rise, not even the ties of blood will keep these two siblings from splitting the world apart.

Mientras tanto, ¿habéis leído algo de este autor? ¿Me lo recomendáis?

Weaver’s Lament

La primera entrega de las historias gaslamp fantasy de Emma Newman me dejó con ganas de más, así que en cuanto cayó en mis manos Weaver’s Lament me puse con él y he de decir que prácticamente lo devoré.

Newman sigue utilizando ese tono entre ingenuo y reivindicativo que es característico de la protagonista, que se revuelve ante las injusticias, pero que por un mal entendido sentido del deber familiar supedita sus creencias al bienestar de su hermano.

Afortunadamente, esta entrega no sufre para nada del síndrome del segundo libro, es más, se aprovecha de que el mundo ya está más o menos definido para centrarse en la historia. Me gusta especialmente el “realismo” de la narración, si me permitís esta expresión, porque aunque la explicación de lo que ocurre en el telar es mágica, todo lo que la envuelve es perfectamente creíble.

Se podría entender el sufrimiento y la pérdida de “alma” de los trabajadores como una metáfora de la alienación que sufrieron los obreros de la Revolución Industrial, asi como la persecución de los peligrosos agitadores socialistas que amenazan la estabilidad. Las insalubres condiciones laborales, el trabajo infantil, los frecuentes accidentes… todo está permitido para el beneficio del patrón.

Todo esto no quiere decir que Weaver’s Lament sea un panfleto. La parte mágica es entretenida y las relaciones interpersonales avanzan para la que será la tercera entrega de la serie. Pero todo esto parece poco importante respecto al aspecto social del libro. ¿Lo habéis leído? ¿Os da la misma impresión que a mí?