Contenidos de The Big Book of Modern Fantasy

Cuando los VanderMeer se ponen a editar antologías, desde luego no se quedan cortos. Ojo a los relatos que contiene su último lanzamiento, The Big Book of Modern Fantasy, lo que viene siendo una lectura ligerita.

Dean Francis Alfar, “The Kite of Stars” (Filipinas)

Erik Amundsen, “Bufo Rex”

J.G. Ballard, “The Drowned Giant”

Nathan Ballingrud, “The Malady of Ghostly Cities”

Greg Bear, “The White Horse Child”

Aimee Bender, “End of the Line”

Jorge Luis Borges, “The Zahir” (Argentina), traducido por Andrew Hurley

Richard Bowes, “The Bear Dresser’s Secret”

Paul Bowles, “The Circular Valley”

Mikhail Bulgakov, “The Sinister Apartment” (Ucrania), traducido por Ekaterina Sedia

Italo Calvino, “The Origins of the Birds” (Italia), traducido por William Weaver

Leonora Carrington, “A Mexican Fairy Tale” (UK/Mexico)

Angela Carter, “Alice in Prague or The Curious Room”

Angela Carter, “The Erl-King”

Stepan Chapman, “State Secrets of Aphasia”

Fred Chappell, “Linnaeus Forgets”

C.J. Cherryh, “The Dreamstone”

Alberto Chimal, “Mogo” (Mexico), traducido por Lawrence Schimel

Alberto Chimal, “Table with Ocean” (Mexico), traducido por Lawrence Schimel

Julio Cortázar, “Cronopios and Famas” (Argentina), traducido por Paul Blackburn

Samuel R. Delany, “The Tale of Dragons and Dreamers”

Manuela Draeger, “The Arrest of the Great Mimille” (Francia), traducido por Brian Evenson y Valerie Mariana

David Drake, “The Fool”

Rikki Ducornet, “The Neurosis of Containment”

Henry Dumas, “Ark of Bones”

Carol Emshwiller, “Moon Songs”

Musharraf Ali Farooqi, “The Jinn Darazgosh: A Qissa” (Pakistan)

Rosario Ferré, “The Youngest Doll” (Puerto Rico), traducido por Rosario Ferré y Diana Vélez

Jeffrey Ford, “The Weight of Words”

Karen Joy Fowler, “Wild Boys: Variations on a Theme”

Sara Gallardo, “The Great Night of the Trains” (Argentina), traducido por Jessica Sequiera

Alasdair Gray, “Five Letters From an Eastern Empire”

Elizabeth Hand, “The Boy in the Tree”

M. John Harrison, “The Luck in the Head”

Zenna Henderson, “The Anything Box”

Marie Hermanson, “The Mole King” (Suecia), traducido por Charlie Haldén

Joe Hill, «Pop Art»

Nalo Hopkinson, “Tan-Tan and Dry Bone” (Canada)

Rhys Hughes, “The Darktree Wheel”

Intizar Husain, “Kaaya-Kalp (or Metamorphosis)” (Pakistan), traducido por C. M. Naim

Shelley Jackson, “Foetus”

Tove Jansson, “The Last Dragon in the World” (Finlandia), traducido por Thomas Warburton

Diana Wynne Jones, “Warlock at the Wheel”

Vilma Kadlečková, “Longing for Blood” (República Checa), traducido por Martin Klima y Bruce Sterling

Bilge Karasu, “The Prey” (Turquía), traducido por Aron Aji

Caitlín R. Kiernan, “La Peau Verte”

Stephen King, “Mrs Todd’s Shortcut”

Marta Kisiel, “For Life” (Polonia), traducido por Kate Webster

Leena Krohn, “The Bystander” (Finlandia), traducido por Hildi Hawkins

R.A. Lafferty, “Narrow Valley”

Victor LaValle, “I Left My Heart in Skaftafell”

Tanith Lee, “Where Does the Town Go At Night”

Ursula K. Le Guin, “The Ones Who Walk Away from Omelas”

Fritz Leiber, “Lean Times in Lankhmar”

D.F. Lewis, “A Brief Visit to Bonnyville”

Kelly Link, “Travels with the Snow Queen”

Rochita Loenen-Ruiz, “The Wordeaters” (Filipinas/Países Bajos)

Gabriel García Márquez, “A Very Old Man with Enormous Wings” (Colombia), traducido por Gregory Rabassa

George R.R. Martin, “The Ice Dragon”

Patricia McKillip, “The Fellowship of the Dragon”

Edgar Mittelholzer, “Poolwana’s Orchid” (Guyana)

Michael Moorcock, “The Dreaming City”

Haruki Murakami, “TV People” (Japón), traducido por Alfred Birnbaum

Pat Murphy, “On the Dark Side of the Station Where the Train Never Stops”

Vladimir Nabokov, “Signs and Symbols” (Rusia)

Garth Nix, “Beyond the Sea Gate of the Scholar Pirates of Sarsköe” (Australia)

Silvina Ocampo, “The Topless Tower” (Argentina), traducido por James y Marian Womack

Ben Okri, “What the Tapster Saw” (Nigeria)

Victor Pelevin, “The Life and Adventures of Shed XII” (Rusia),traducido por Andrew Bromfield

Rachel Pollack, “The Girl Who Went to the Rich Neighborhood”

Sumanth Prabhaker, “A Hard Truth About Waste Management”

Terry Pratchett, “Troll Bridge”

Qitongren, “The Spring of Dongke Temple” (China), traducido por Liu Jue

Maurice Richardson, “Ten Rounds with Grandfather Clock”

Joanna Russ, “The Barbarian”

Edgardo Sanabria Santaliz, “After the Hurricane” (Puerto Rico), traducido por Beth Baugh

Ramsey Shehadeh, “Creature”

Leslie Marmon Silko, “One Time” (poema)

Han Song, “All the Water in the World” (China), traducido por Anna Holmwood

Margaret St. Clair, “The Man Who Sold Rope to the Gnoles”

Avrom Sutzkever, “The Gopherwood Box” (Bielorusia), traducido por Zackary Sholem Berger

Antonio Tabucchi, “The Flying Creatures of Fra Angelico” (Italia), traducido por Tim Parks

Sheree Renée Thomas, “The Grassdreaming Tree”

Karin Tidbeck, “Aunts” (Sweden), traducido por la autora

Tatiana Tolstaya, “The Window” (Russia), traducido por Anya Migdal

Amos Tutuola, extracto de “My Life in the Bush of Ghosts” (Nigeria)

Jack Vance, “Liane the Wayfarer”

Satu Waltari, “The Monster” (Finland), traducido por David Hackston

Sylvia Townsend Warner, “Winged Creatures”

Manly Wade Wellman, “O Ugly Bird”

Jane Yolen, “Sister Light, Sister Dark”

The Wolf of Oren-Yaro

The Wolf of Oren-Yaro es la primera instancia de una trilogía fantástica bastante recomendada que a mí sin embargo no me ha terminado de convencer.

Me gustaba la idea de partida de una protagonista fuerte, una reina en su mundo que ha conseguido mantener su puesto a pesar del abandono de su marido, en un matrimonio de interés político pero que parecía también sostenido por el amor. Pero es que casi desde el principio todas las decisiones que va tomando Talyein no hacen si no abocarla al fracaso, con una ingenuidad preocupante para alguien que supuestamente ha estado toda su vida preparándose para el trono.

Desde el principio, el hecho de doblegarse a las condiciones bastante peregrinas de su marido para una reunión con unos objetivos poco claros en un terreno manifiestamente no neutral nos puede parece una maniobra bastante torpe, pero si está acompañada de sus consejeros más astutos y una guardia leal… pues sigue pareciéndome torpe, aunque con algunos visos más de deparar un éxito.

Nada mas lejos de la realidad. Talyein se ve arrastrada por los suburbios de una ciudad desconocida y ha de poner en juego todos sus recursos tan solo para sobrevivir. Y gran parte de sus avances se deben más a la casualidad que a sus propios méritos.

La figura de Khine, el estudiante de medicina devenido en timador hace algo más llevadera con su presencia la lectura, porque al menos parece tener la cabeza sobre los hombros aunque tenga un sentido del honor bastante peculiar. Las primeras escenas en las que aparece su familia me parecen las más divertidas del libro con diferencia.

Poco a poco se van desvelando planes y traiciones que llevan años desarrollándose sin que la reina se haya percatado de nada, obsesionada como estaba con otros temas más acuciantes, como mantener a duras penas la paz entre sus belicosos súbditos.

La presencia de la magia es testimonial y verdaderamente parece más un recurso deus ex machina que una decisión premeditada por parte de la autora.

He leído en varias reseñas que la influencia filipina es palpable a lo largo de la novela. Mi total desconocimiento de esa cultura hace que no pueda juzgar si esto es cierto o no, o si está bien planteado. Me gusta la fantasía que huye de los tópicos medievales europeos ofreciendo algo distinto, pero no he sabido disfrutarlo lo suficiente con este libro debido a la endeblez del planteamiento. Ha resultado un poco frustrante en su lectura.

Portada de Winter’s Orbit

Aquí os traigo la portada de la primera novela de Everina Maxwell, titulada Winter’s Orbit que se publicará en febrero del año que viene.

Esta es la sinopsis:

While the Iskat Empire has long dominated the system through treaties and political alliances, several planets, including Thea, have begun to chafe under Iskat’s rule. When tragedy befalls Imperial Prince Taam, his Thean widower, Jainan, is rushed into an arranged marriage with Taam’s cousin, the disreputable Kiem, in a bid to keep the rising hostilities between the two worlds under control.

But when it comes to light that Prince Taam’s death may not have been an accident, and that Jainan himself may be a suspect, the unlikely pair must overcome their misgivings and learn to trust one another as they navigate the perils of the Iskat court, try to solve a murder, and prevent an interplanetary war… all while dealing with their growing feelings for each other.

Mi traducción:

El Imperio Iskat ha dominado durante mucho tiempo el sistema gracias a sus alianzas políticas y tratados, pero muchos planetas, incluido Thea, empiezan a sentirse incómodos bajo su orden. Cuando la tragedia se ceba sobre el príncipe imperial Taam, su viudo theano, Jainan, es obligada a casarse con su primo, el irreprochable Kiem, en una apuesta para conseguir mantener bajo control las hostilidades entre ambos mundos.

Pero cuando sale a la luz que el motivo de la muerte del príncipe Taam puede no haber sido accidental y que la propia Jainan es sospechosa, la inesperada pareja deberá superar sus diferencias y aprender a confiar mutuamente para evitar los peligros de la corte Isktat, resolver el asesinato y evitar la guerra interplanetaria… mientras hacen frente a sus inesperados sentimientos.

La portada es de Magdiel Lopez con diseño de Katie Klimowicz.

The Relentless Moon

Mary Robinette Kowal continúa de forma brillante con su serie Lady Astronaut, esta vez cambiando de protagonista y de tono, pero continuando con la interesante ucronía que planteó en The Calculating Stars.

The Relentless Moon se sitúa temporalmente después de los hechos acaecidos en la primera entrega de la serie y transcurre en paralelo con The Fated Sky, pero la autora sabe separar convenientemente ambas narraciones para que se puedan leer de forma independiente.

En esta ocasión la protagonista es Nicole Wargin, astronauta y esposa del gobernador de Texas, estado en el que se encuentra la capital de Estados Unidos tras la caída del meteorito. Me gusta que Kowal haya decidido centrar esta vez la atención en otro personaje, ya que la historia de Elma comenzaba a dar signos de cansancio. Aunque existen particularidades en común entre ambas (ambas son pilotos, se encuentran felizmente casadas…) también hay diferencias importantes. Mientras que York debía luchar con su trastorno de ansiedad Wargin sufre anorexia nerviosa y esto puede poner en peligro su desempeño en la base lunar. La autora trata estos trastornos de manera exquisita, exponiendo los hechos, las posibles motivaciones y las consecuencias, pero sin cargar demasiado las tintas en ello.

Desde el principio, la novela se torna en un juego de espías con envenenamientos y sabotajes, en un clima conspiranoico que recuerda a la Guerra Fría que no tiene lugar en esta línea temporal, pero de la que la trama es claramente deudora. No hay demasiadas personas en la Luna entre astronautas y colonos, por lo que las sospechas desde el principio están bastante centradas en unos cuantos personajes, pero aún así no es fácil descubrir y probar todos los subterfugios que utilizan los infiltrados, poniendo en peligro la misión lunar. La autora maneja de forma muy hábil la creciente tensión y la sensación de peligro, aunque en algunas ocasiones los descubrimientos que llevan a estrechar el cerco que rodea a los culpables se deben más a casualidades que a los méritos del personal.

La labor de documentación que ha llevado a cabo la autora me parece admirable, haciendo accesible la tecnología que se utilizó al principio de la carrera espacial. Me gusta también que haga referencias a los primeros astronautas de nuestra línea temporal y que aparecen en la suya, como Armstrong y Aldrin. En este sentido, la novela tiene esos detalles que convierten la lectura es una pequeña búsqueda de huevos de pascua.

Otro tema que también aparece en el libro y que me parece importante destacar es la valía de los veteranos. A la protagonista se refieren despectivamente como «old hat», dando a entender que una mujer en la cincuentena ya tiene poco que ofrecer a la misión lunar y no hay nada más alejado de la realidad. Nadie se refiere en estos términos a los astronautas hombres, así que también tenemos presente la discriminación por sexos que ya aparecía en las anteriores novelas. También se tratan temas como el racismo, aunque quizá de una manera menos agresiva que en las novelas anteriores.

A todo esto, ni siquiera he mencionado el brote de polio que tiene lugar en la Luna y que será fundamental para el desarrollo de la novela. Leer términos como cuarentena, brote, tasa de mortalidad… en estos tiempos podría parecer premeditado y oportunista, pero la novela estaba acabada antes de que nos encontráramos en esta situación.

En definitiva, The Relentless Moon me parece una excelente incorporación a la saga y tengo interés por ver con qué nos sorprende la autora en la próxima ocasión.

Anunciada The Fallen, la continuación de The Outside

The Outside fue una de las gratas sorpresas del año pasado, así que saber que Ada Hoffman ha escrito la continuación y que verá la luz en julio del año que viene gracias a Angry Robot es una muy buena noticia.

La novela se titulará The Fallen y también hay confirmada una tercera entrega.

Esta es la sinopsis:

The laws of physics acting on the planet of Jai have been forever upended; its surface completed altered, and its inhabitants permanently changed. The artificially intelligent Gods that ruled the galaxy, fearing heresy and chaos, have become the planet’s jailers. Tiv Hunt once trusted these Gods absolutely, but now her world has changed and her allegiance has shifted.

Now Tiv spends her days helping the last remaining survivors of Jai. Everyone is fighting for their freedom against unthinkable odds, and they call out for drastic action from their saviour, Yasira. But she has become deeply ill, debilitated by her Outside exposure, and she struggles to keep breathing let alone lead a revolution.

Hunted by the Gods, and Akavi, the disgraced angel, Yasira and Tiv them must delve further than ever before into the maddening mysteries of their fractured planet in order to save – or perhaps destroy – their fading world.

Mi traducción:

Las leyes de la física que actuaban sobre el planeta de Jai han acabado para siempre, su superficie está completamente alterada y habitantes cambiados. Los Dioses, inteligencias artificiales que regían la galaxias, temiendo la herejía y el caos, se han convertido en los carceleros del planeta. Tiv Hunt confiaba ciegamente en estos Dioses, pero ahora su mundo ha cambiado y sus lealtades también.

Tiv pasa sus días ayudando a los últimos supervivientes de Jai. Todos luchan por su libertad contra todo pronóstico, y exigen una acción drástica por parte de Yasira, su salvadora. Pero ella está terriblemente enferma, debilitada por su exposición al Outside y bastante tiene con seguir respirando como para liderar una rebelión.

Perseguida por los Dioses y por el ángel caído Akavi, Yasira y Tiv deberán introducirse aún más en los enloquecedores misterios de su fracturado planeta para salvar, o tal vez destruir, su mundo.

Esta es la portada:

Las aventuras del caballero Kosmas

En este año Perucho tenía que empezar a tapar algunos de los muchos huecos que tengo en el fantástico español. Quizá Las aventuras del caballero Kosmas no era la puerta de entrada más adecuada, pero era la que tenía más a mano y he de reconocer que la he acabado en un suspiro.

Se trata de una novela bizantina, con su viaje de autodescubrimiento, una «road movie» a lo antiguo. Los toques fantásticos son escasos, pero existen, con la presencia de autómatas y animales fantásticos. Me ha recordado un poco a Baudolino, de Umberto Eco, pero mucho más contenida y algo más accesible.

La lectura puede ser ágil o más pausada si nos ponemos a buscar todas las referencias de las que habla Perucho, cuya erudición es palpable casi en cada párrafo. En ocasiones esto puede resultar un impedimento para el avance de la trama, ya que tenemos textos en idiomas muy variados, a veces acompañados de traducción y en otras ocasiones, no.

También se puede considerar la obra como un canto al cristianismo, ya que sus páginas están plagadas de santos de la Edad Media que entablan conversaciones con el protagonista y también muchas referencias al Concilio de Toledo o la herejía arriana. Por momentos he sentido que volvía a las clases de sociales, pero de una forma más entretenida que la que tenían mis profesores de dar clase. Algunas discusiones teológicas me pasaban por encima, eso también he de reconocerlo.

Lo que resulta muy curioso en el libro es la presencia de anacronismos, como por ejemplo las libertades que se toma el autor para definir ciudades con textos que se escribirán en un futuro muy posterior al tiempo en que se sitúa la novela, en una suerte de flash forward sin mucha explicación, más que el capricho del propio autor.

Mi impresión es que este no era el libro más adecuado para conocer la obra de Joan Perucho, pero es no quiere decir que no vaya a seguir investigando. Esas lagunas de conocimiento no van a desaparecer solas.

Portada de Machinehood

Saga Press publicará en marzo Machinehood de S.B. Divya. No hay muchos más datos, pero de momento hemos tenido acceso a la portada.

Portada diseño de Richard Yoo, modelo 3D de Zi Won Wang:

Esta es la sinopsis:

It’s 2095. Humanity is entirely dependent on pills that not only help them stay alive, but allow them to compete with artificial intelligence in an increasingly competitive gig economy. Daily doses protect against designer diseases, flow enhances focus, zips and buffs enhance physical strength and speed, and juvers speed the healing process.

All that changes when Welga Ramirez—executive bodyguard and ex-special forces—witnesses the murder of her client, killed by a new and mysterious terrorist group that has simultaneously attacked several major pill funders. It’s known as The Machinehood.

The Machinehood operatives seem to be part human, part machine, something the world has never seen. They issue an ultimatum: stop all pill production in one week.

Global panic ensues as pill production slows and many become ill. Thousands destroy their bots in fear of a strong AI takeover. But the US government believes the Machinehood is a cover for an old enemy. One that Welga is uniquely qualified to fight.

Welga, determined to take down the Machinehood, is pulled back into intelligence work by the government that betrayed her. But who are the Machinehood and what do they really want?

Mi traducción:

Es 2095. La humanidad depende en gran medida de pastillas no solo para sobrevivir, si no para competir con las inteligencias artificiales en una economía de microtrabajos altamente competitiva. Dosis diarias que protegen contra enfermedades de diseño, incrementan la capacidad de concentración, aumentan la fuerza y la velocidad y aceleran los procesos de recuperación.

Todo cambia cuando Welga Ramírez -guardaespaldas de ejecutivos y ex fuerzas especiales- presencia el asesinato de su cliente a manos de un nuevo grupo terrorista que ha atacado de forma simultánea a varios magnates de la industria farmacéutica. Su nombre es Machinehood.

Los agentes de Machinehood parecen ser en parte humanos y en parte máquinas, algo nunca visto. Y lanzan un ultimatum: detener la producción de pastillas en una semana.

Se desencadena el pánico global cuando las pastillas empiezan a escasear y muchos enferman. Miles de personas destruyen sus robots ante el temor de que tomen el poder.

Pero el gobierno de EE.UU. cree que Machinehood es una tapadera para un viejo enemigo. Uno para el que Welga está especialmente preparada.

Welga quiere destruir Machinehood y vuelve al trabajo de inteligencia para el gobierno que la tracionó. Pero, ¿quiénes son Machinehood y qué buscan en realidad?

Portada de The Unbroken

Aquí os traigo la portada de The Unbroken, la primera novela de C.L. Clark, que Orbit publicará en marzo del año que viene.

El diseño es de Lauren Panepinto y la ilustración de tommy Arnold, no sé vosotros pero yo la veo llena de fuerza.

Esta es la sinopsis:

Touraine is a soldier. Stolen as a child and raised to kill and die for the empire, her only loyalty is to her fellow conscripts. But now, her company has been sent back to her homeland to stop a rebellion, and the ties of blood may be stronger than she thought.

Luca needs a turncoat. Someone desperate enough to tiptoe the bayonet’s edge between treason and orders. Someone who can sway the rebels toward peace, while Luca focuses on what really matters: getting her uncle off her throne.

Through assassinations and massacres, in bedrooms and war rooms, Touraine and Luca will haggle over the price of a nation. But some things aren’t for sale.

Mi traducción:

Touraine es una soldado. Secuestrada de pequeña y criada para matar y morir por el imperio, su única lealtad es para sus compañeros. Pero ahora, su compañía ha sido destinada a su hogar para detener una rebelión, y los lazos de sangre pueden ser más fuertes de lo que pensaba.

Luca necesita un traidor. Alguien lo suficientemente desesperado para caminar por el filo de la bayoneta entre la traición y las órdenes. Alguien que puede llevar a los rebeldes hacia la paz, mientras que Luca se concentra en lo que realmente importa: es pulsar a su tío del trono.

A través de asesinatos y masacres, en dormitorios y salas de guerra, Touraine y Luca regatearán sobre el precio de una nación. Pero algunas cosas no están a la venta.

Interlibrary Loan

Comentaba mi amigo Josep María Oriol que existen bastante prejuicios sobre novelas póstumas, ya que realmente no sabes si el «producto» está terminado o quedó incompleto. Después de leer Interlibrary Loan de Gene Wolfe, creo que es un caso para abogar a favor de estos prejuicios.

Esta novela es la continuación de A Borrowed Man, con su peculiarísimo entorno. La tecnología para clonar personas se utiliza para reproducir a los escritores y almacenarlos en las bibliotecas. Se pueden pedir prestados previo pago de una tarifa algo elevada, pero no tienen derechos como personas por sí mismos. Suena raro y lo es, aunque en otros aspectos el mundo ha avanzado bastante permanece fácilmente reconocible.

En Interlibrary Loan E. A. Smithe, el escritor de novelas de misterio que protagonizó la primera entrega, viaja a otra biblioteca merced a un préstamo interbibliotecario. Como es de esperar, lo sacan de la biblioteca para resolver un misterio, con la particularidad de que en esta biblioteca en particular ya existía una copia de él mismo y estuvo en préstamo en el mismo domicilio al que va ahora.

Y con este interesante principio, se comienza a desarrollar la historia. Pero, por desgracia, resulta bastante confusa y deslavazada. Es cierto que la forma de escribir de Wolfe exige al lector un esfuerzo constante para comprender la trama, pero en este caso me temo que le faltaban revisiones al resultado final. Hay un falso final muy brusco que luego enlaza con una nueva investigación con algunos personajes compartidos con la primera parte que ya digo, da la impresión de no estar pulido del todo.

No puedo recomendar este libro por ese aire de estar ante una obra incompleta, sobre todo proviniendo de un genio como Gene Wolfe. Mucho mejor volver a sus maravillosas obras anteriores.