Ironclads

Ironclads ha significado una pequeña decepción para mí, que estaba viendo como lo que iba leyendo de Tchaikovsky me iba convenciendo cada vez más, con la estupenda Children of Time como obra más interesante, pero sin desmerecer Spiderlight o Dogs of War.

Sin embargo, esta nueva historia resulta ser demasiado tópica en su desarrollo, cuando no en su concepción. El discurso primordial es una crítica social sobre las desigualdades económicas y el poder de las grandes corporaciones.

La novela se sitúa en un futuro cercano y para situarnos el autor hace guiños al Brexit sin llegar a mencionarlo nunca, aunque particularmente lo que más me gusta es la distinción cruda y realista que hace entre la carne de cañón y las élites de la guerra. En este sentido, el libro es una vuelta al pasado bélico, aunque sea con la más moderna tecnología. Este contraste histórico se ve reforzado por las “ideas” que se enfrentan, capitalismo contra comunismo, aunque esto es solo una fachada para ocultar el verdadero objetivo, que es exclusivamente económico.

El apartado militarista me parece correcto, con toda la parafernalia relacionada con las operaciones encubiertas y la tecnología aplicada a la destrucción a varios niveles. También me gusta que las modificaciones no sean exclusivamente armamento añadido y si me permitís una comparación comiquera, algunos enfrentamientos recuerdan a Namor contra Iron Man, carne contra metal.

El ritmo de la historia es bastante elevado, como corresponde a una obra de ciencia ficción militar. Las escaramuzas y batallas son entretenidas y no demasiado confusas.

Hasta ahora parece que todo bien. ¿Qué es lo que ha fallado para mí en Ironclads entonces?

Creo que el autor abusa de la amenaza desconocida a la que se enfrenta el equipo protagonista, cuando es bastante patente por donde van los tiros. La conspiración es transparente desde el minuto uno y ninguno de los giros de la trama consigue hacerte pestañear, ya que todo parece seguir un guión prefijado que ya hemos leído con anterioridad. Además, avanzar de encuentro casual en encuentro casual no favorece para nada la tensión que debería ir creciendo.

Es por esto que no puedo ponerle mejor nota al libro, que prometía más de lo que realmente entrega. No por ello voy a dejar de lado a su autor, porque hasta el mejor escribano tiene algún borrón.

Ganadores premios Utopiales 2017

Ya conocemos los ganadores de los premios Utopiales de esta año.

The European Utopiales Award

L’Installation de la peur de Rui Zink, traducido del portugués  “A Instalação do Medo” (The Installation of Fear) de Maira Muchnik

Prix Utopiales Européen Jeunesse 2017 (Premio novela juvenil)

Le jardin des épitaphes, tome 1: Celui qui reste debout, Taï-Marc Le Thanh (Didier jeunesse)

Prix Utopiales BD 2017 (Mejor tebeo)

La terre de fils de Gilpi (Éditiones Futuropolis)

Prix Extraordinare Utopiales 2017

Pierre Bordage, escritor francés de ciencia ficción y fantasía

Prix Joel-Champetier

Feldrik Rivat por Le Contrat Antonov-201

Este premio es para una historia corta inédita escrita en francés por autores no canadienses.

Prix Julia Verlanger

L’espace d’un an et Libration de Becky Chambers (L’Atalante) (A Closed and Common Orbit)

¡Enhorabuena a los ganadores!

Max Gladstone y Amal El-Mohtar publicarán una novella de viajes en el tiempo

Es una buenísima noticia saber que se van a publicar más obras de un autor que me gusta mucho, así que saber Max Gladstone ha colaborado con Amal El-Mohtar para escribir This Is How You Lose the Time War me ha alegrado el día.

La novella, que será publicada por Saga Press en otoño del año que viene, aparte de tener un título molón, parece que tendrá un estilo epistolar. Según se ve en la noticia, los protagonistas serán dos agentes temporales de futuros distintos, cada uno luchando para que “su” futuro sea el que ocurra.

Esta es la descripción:

Among the ashes of a dying world, an agent of the Commandant finds a letter. It reads: Burn before reading.

And thus begins an unlikely correspondence between two rival agents hellbent on securing the best possible future for their warring factions. Now, what began as a taunt, a battlefield boast, grows into something more.

Except discovery of their bond would be death for each of them. There’s still a war going on, after all. And someone has to win that war. That’s how war works. Right?

Aunque todavía es pronto, mis niveles de hype ya van subiendo.  ¿Y los vuestros?

Ganadores de los premios World Fantasy 2017

Se han anunciado los ganadores de los premios World Fantasy, son los siguientes:

Novela
The Sudden Appearance of Hope, Claire North

Ficción larga
The Dream-Quest of Vellitt Boe, Kij Johnson

Ficción corta
“Das Steingeschöpf,” G.V. Anderson

Antología
Dreaming in the Dark, Jack Dann, ed.

Colección
A Natural History of Hell, Jeffrey Ford

Artista
Jeffrey Alan Love

Premio especial, profesional
Michael Levy & Farah Mendelsohn, por Children’s Fantasy Literature: An Introduction(Cambridge University Press)L. Timmel Duchamp, por Aqueduct Press

Premio especial, no profesional
Neile Graham, por ayudar a la excelencia en el género a través de su papel como Workshop Director, Clarion West

¡Enhorabuena a los ganadores!

Dogs of War

He de admitir que devoré Dogs of War en poco tiempo. Es un libro muy rápido y entretenido, quizá por que no entra en profundidad en ninguno de los muchos palos que toca, pero también por que el autor consigue despertar nuestra lado empático haciendo que nos preocupe el devenir de las vidas de los protagonistas. Y esto no es nada fácil si los personajes no son ni siquiera personas, sin entrar en el hecho de que sean humanos.

Tchaikovsky se está especializando en antropomorfizar animales, ya sea de forma física como en Spiderlight o a través de su psique como en Children of Time. Este recurso, que no es nada fácil de usar, le permite crear paralelismos y ahondar en lo que realmente significa ser humano.

Decía antes que el autor toca muchos temas y ese es quizá uno de los problemas de la novela, que va cambiando conforme vas pasando las páginas de una novela de ciencia ficción militar a una discusión sobre el transhumanismo y el futuro de la humanidad pasando por una fase que simula los juicios de Nuremberg (y me dejo cosas en el tintero, pero habrá que dejar espacio a la sorpresa). No es que este vaivén sea para mí un incoveniente de por sí, pero me temo que Adrian no consigue que estos tránsitos sean fluidos,  aparecen de forma algo brusca, rompiendo el agradable ritmo que tenía la lectura. Este ritmo se recupera pronto, pero en poco tiempo llega otro cambio que tiene el mismo inconveniente, en una suerte de movimiento pendular que consigue desconcertarte.

Somos testigos de los hechos principalmente a través de los ojos de Rex, una bioform creada para liderar un grupo entrenado de expertos en combate. Vemos cómo Rex va evolucionando en una maduración similar, salvando las distancias, a aquella de la que fuimos testigos en la excepcional Flores para Algernon. Mucho del material genético de Rex es de origen canino, y el autor aprovecha este hecho para ensalzar las cualidades que tradicionalmente se asocian con los perros, como la lealtad (reforzada al más puro estilo Pavloviano), el olfato o el instinto de manada. Este proceso de madurez vertebra el libro, pero para ofrecer otros puntos de vista Tchaikovsky introduce otros elementos, como capítulos prospectivos de gran interés y sembrados de ideas interesantes (supuestamente extraídos del libros The Beast Within). Por desgracia, los otros personajes a los que da voz en ocasiones, como Honey y HumOS me parecen claramente desaprovechados. Ya sé que no se puede tener todo, pero ¿un plantígrado en la universidad? Esto está pidiendo a gritos un spin-off.

Dogs of War también se puede leer como un libro con los primeros pasos hacia el transhumanismo y los problemas que esto pudiera causar. Aunque en general el miedo impregna las relaciones con estos nuevos “seres” y con los que vendrán, se van viendo pequeños avances y cambios en la opinión pública, más dispuesta a acoger las novedades si estas muestran sus debilidades a la vez que sus ventajas inherentes. Dogs of War es realmente optimista en este sentido, quizá demasiado, pero no puedo dejar de recordar otros libros también en esta misma onda, como Nexus de Ramez Naam o algunos relatos de Upgraded.

No sé si el nombre del libro es un homenaje a Frederick Forsyth o un guiño a las novelas militares y no estoy segura de que represente lo que realmente vas a encontrar en este volumen, pero tengo por seguro que si le das una oportunidad te gustará. Cada vez me estoy aficionando a este escritor. Tengo por ahí Ironclads y no creo que tarde mucho en ponerme con él.

Nuevo Humble Bundle Multigénero

Mirad con que pack se han descolgado en esta ocasión en Humble Bundle, donde por un solo euro te puedes llevar Scourge of the Betrayer, de Jeff Salyards, entre otros libros.

Estos son los libros incluidos en el pack:

Por un dólar

Brave New Worlds Second Edition, editado por John Joseph Adams
Best Horror of the Year Volume 1, editado por Ellen Datlow
Scourge of the Betrayer, Jeff Salyards
Reanimatrix, Pete Rawlik
Hitchers, Will McIntosh
The Daedalus Incident, Michael Martínez

Por ocho dólares

Other Worlds Than These, editado por John Joseph Adams
Beyond the Woods, editado por Paula Guran
Just One Damned Thing After Another, Jodi Taylor
Best Science Fiction of the Year, Volumen 2, editado por Neil Clarke
A Cruel Wind, Glen Cook
Witches be Crazy, Logan Hunder
Book of Cthulhu 2, editado por Ross Lockhart

Por quince dólares

Pump Six and Other Stories, Paolo Bacigalupi
Field of Fantasies, editado por Rick Wilber
Entropy in Bloom, Jeremy Robert Johnson
Galactic Empires, editado por Neil Clarke
The Edge of Worlds, Martha Wells
Southern Gods, John Hornor Jacob
I am Providence, Nick Mamatas

Conclusiones sobre #leoautorasoct

Este año mi reto para #leoautorasoct era compaginar novedades con algunas obras que desde hace tiempo quería leer pero nunca encontraba el momento adecuado para hacerlo.

De los siete libros que he tenido tiempo de terminar antes de que empezara noviembre (otros se han quedado a medias), cinco eran novedades y dos eran libros más antiguos. Si tenemos en cuanta que los tres que estoy leyendo ahora mismo no han sido publicados este año, el resultado es una paridad que ya quisiera yo haber conseguido en mis lecturas de todo el año. Por esa parte al menos objetivo conseguido.

Estos han sido los libros finalizados:

Despertares

Winterglass

A Taste of Marrow

After Swarm

Autonomous

The Bohr Maker

Starlings

Y estos los que no me ha dado tiempo:

The Goblin Emperor

The Snow Queen

What makes this books so great?

En cuanto a las sensaciones que me ha dejado #leoautorasoct, tengo un poco de mezcla. Me gusta haber dedicado un mes solo a autoras, pero aún así no he conseguido “compensar” los libros leídos el resto del año, de forma que no he llegado todavía al 50% hombres y 50% mujeres que creo que debería ser lo normal, aunque me he acercado mucho. También he de decir, que he sentido muy acusadamente las ganas de estar leyendo otra cosa a pesar de estar disfrutando de la lectura actual (unos sentimientos que muchos lectores empedernidos sufren, según me consta). Que esto sea debido a las imposiciones de #leoautorasoct o a mi propia inquietud lectora es algo que debo analizar más en profundidad.

En referencia a las temáticas, también hay que reconocer que excepto por una curiosa repetición de adaptaciones del cuento de la reina de hielo, los libros son muy diferentes entre sí, algo que celebro. Tenemos desde el precursor del nanopunk a un libro de “ensayos” sobre libros, pasando por una fantasía más al uso con goblins y elfos. Quizá el fallo haya sido la escasa representación patria, algo que me propongo solucionar en breve con Horizonte Lunar. Algunos relatos cortos aunque predominan las novelas, siendo esto también ejemplo de que hay autoras que escriben en el formato más adecuado para sus ideas.

En cuanto a la calidad, las obras escogidas han sido lo suficientemente variadas como para que me hayan gustado más o menos, de forma independiente a que sean de escritoras. No sé si un libro debería verse influido por si quien lo ha escrito es hombre, mujer o unicornio alado. Pero lo que es seguro es que para un lector debería ser transparente.

Y vosotros, ¿cómo habéis vivido #leoautorasoct?

Portada de Rogue Protocol

El mundo editorial se mueve muy rápido. No hace tanto que comentábamos la primera entrega de la Murderbot Series y ya tenemos aquí la que será portada de la tercer entrega, que se publicará en agosto del año que viene.

Un pequeño adelanto:

SciFi’s favorite crabby A.I. is again on a mission. The case against the too-big-to-fail GrayCris Corporation is floundering, and more importantly, authorities are beginning to ask more questions about where Dr. Mensah’s SecUnit is.

And Murderbot would rather those questions went away. For good.

Aunque es innegablemente más impersonal que las anteriores, me gusta esa sensación de grandiosidad que transmite. ¿Qué os parece?

The Bohr Maker

¡Por fin! Por fin he leído un libro de Linda Nagata que me convence. Probablemente sea debido a que sus últimos trabajos han derivado hacia la ciencia ficción militarista, un subgénero que no es de mis favoritos, pero siempre me parecía que le faltaba algo a esta autora para convencerme. Sin embargo, con The Bohr Maker, a pesar de no estar exenta de fallos, el final de la película ha sido muy distinto.

Siempre me ha llamado la atención el uso de la biotecnología en las novelas de ciencia ficción, ya que parece un camino verosímil hacia el futuro de la humanidad. En este caso, el “objeto de deseo” sobre el que gira toda la novela es la posesión del llamado Bohr Maker, una obra maestra de la nanotecnología que permite la modificación del propio cuerpo para adaptarse y autoevolucionar, si se me permite la expresión. Ya sea para utilizarlo o para destruirlo, todos los personajes del libro pelean por él, menos la receptora, que se encuentra inmersa sin comerlo ni beberlo en esta lucha de poder.

El principio de la novela es un poco sorprendente, porque Nagata nos coloca en un escenario donde no parece haber nada de tecnología. Y digo parece porque de soslayo nos muestra una avance que haría las delicias de cualquier ecologista actual, algún tipo de nanomaquinaria que transforma toda la contaminación de los ríos en alimento para los humanos.

También me parece muy conseguido la idea de interactuar con otros seres humanos a través de una presencia “fantasmal” en sus cerebros. Poder viajar entre localizaciones cambiando de cuerpo y utilizar a otros seres, no necesariamente humanos, como “porteadores”.  Aunque estas ideas ahora no resultan tan originales, en un libro del año 95 no eran conceptos tan trillados.

Sin embargo, lo que más me interesa de la novela es su situación temporal. La narración nos deja en un punto anterior a la Singularidad, que se vislumbra en el futuro pero que el gobierno intenta impedir a toda costa. Y es que trabar el desarrollo y la investigación en la tecnología es como ponerle puertas al campo, una labor fútil condenada al fracaso. Más aún cuando la propia policía hace uso de esta tecnología para impedir los delitos. Nagata utiliza de una forma muy inteligente la hipótesis Gaia para explicar la resistencia al cambio de una parte de los humanos, escudándose en la inteligencia de la propia Tierra para compensar los desvaríos de sus hijos, al tiempo que da voz mediante el primer posthumano a los abanderados del cambio. La novela es un diálogo con argumentos a favor y en contra de esta evolución.

Los personajes, aunque bien caracterizados y perfectamente distinguibles, adolecen de falta de empatía. Phousita sí es capaz de despertar sentimientos en el lector, pero los demás son demasiado fríos y cerebrales para conseguirlo. Cumplen su función perfectamente de exponer las ideas de la autora, pero en conjunto se les notan un poco los hilos con los que los va moviendo Nagata, con unas transiciones poco naturales y cierta ofuscación con sus obsesiones personales.

Un libro definitivamente recomendable, uno de los mejores de este #leoautorasoct en el que estoy embarcada.