The Trouble with Peace

En las galeras romanas existía una figura que marcaba el ritmo de los remeros a base de golpes de tambor y cuando estaba leyendo The Trouble with Peace no me costaba imaginar ese sonido dominado por Abercrombie, capaz de marcar un ritmo hipnótico desde el principio de la novela y que este vaya in crescendo conforme vas devorando los capítulos.

Y es que el autor de Lancaster es todo un maestro en la gestión del tempo de sus libros, manteniéndote atado a sus páginas gracias a sus maravillosos personajes, su convulsa trama y una dosis de culebrón folletinesco digna de una mezcla entre Cristal y Topacio.

The Trouble with Peace es una continuación directa de A Little Hatred, donde ya comenzó a pasar el testigo de unos personajes a los que conocíamos como la palma de la mano a una nueva generación que también acabará haciéndose un hueco en nuestros corazones. Supongo que lo más destacado en este aspecto es la renuncia de cierto personaje al que considerábamos tan poderoso como insoslayable, pero que sale del libro sin apenas alharacas.

Esta segunda novela difiere de la anterior en una menor carga de crítica explícita al capitalismo (existe pero no es tan señalada) para virar hacia la inutilidad de la guerra, un tema que ya trató en la maravillosa Los héroes. Las ambiciones de alfeñiques encumbrados por su herencia y su sensación de importancia acaban con la vida de miles de personas en un solo día, en un resumen acertado y cruel de lo que implica la guerra .

Me parece también excelente que vuelva a utilizar en un capítulo de descripción de la batalla, algo eminentemente confuso ya de por sí, esa especie de travelling de cámara con el que va cambiando de personajes y narrando un pequeño momento, un fogonazo que nadie recordará pero que puede ser desde el momento final de sus vidas en un carga a una simple aportación en el esfuerzo bélico.

Abercrombie dedica una parte importante de la novela a los movimientos estratégicos en la búsqueda de aliados y refuerzos para el enfrentamiento, haciéndonos creer que la superioridad numérica es la que puede desequilibrar la batalla, pero conforme va avanzando la lectura vemos que hay acciones aisladas, aparentemente inanes, que son las que cambian el curso de los acontecimientos y por lo tanto, de la historia.

The Trouble with Peace es una historia tan absorbente que el único consuelo que me queda en espera del siguiente libro es saber que Abercrombie ya lo tiene escrito y que no pasará mucho tiempo hasta que podamos terminar la trilogía The Age of Madness.

Portada de The Trouble with Peace

El 15 de septiembre se publicará The Trouble with Peace, la esperadísima segunda entrega de la nueva serie de Joe Abercrombie. Y además, ya sabemos cuál será la portada, diseño de Tomás Almeida.

Esta es la sinopsis:

Savine dan Glokta, once Adua’s most powerful investor, finds her judgement, fortune and reputation in tatters. But she still has all her ambitions, and no scruple will be permitted to stand in her way.

For heroes like Leo dan Brock and Stour Nightfall, only happy with swords drawn, peace is an ordeal to end as soon as possible. But grievances must be nursed, power seized and allies gathered first, while Rikke must master the power of the Long Eye . . . before it kills her.

The Breakers still lurk in the shadows, plotting to free the common man from his shackles, while noblemen bicker for their own advantage. Orso struggles to find a safe path through the maze of knives that is politics, only for his enemies, and his debts, to multiply.

The old ways are swept aside, and the old leaders with them, but those who would seize the reins of power will find no alliance, no friendship, and no peace, lasts forever.

Mi traducción:

Savine dan Glotka, una vez la inversora más poderosa de Adua, se encuentra con su criterio, su fortuna y su reputación en ruinas. Pero todavía le queda su ambición y ningún escrúpulo se interpondrá en su camino.

Para héroes como Leo dan Brock y Stour Nightfall, que solo están contentos con sus espadas desenvainadas, la paz es una tortura que debe acabar cuanto antes. Pero se deben cuidar las formas, confirmar el poder y la presencia de los aliados, mientras que Rikke debe controlar el poder del Long Eye… antes de que la mate.

Los Breakers todavía urden complots en las sombras para liberar al hombre común de sus cadenas, mientras que los nobles se perpetúan en sus ventajas. Orso lucha para encontrar un lugar seguro en el laberinto de cuchillos que es la política, para ver que sus enemigos y sus deudas se multiplican.

Los viejos días han desaparecido y los viejos líderes con ellos, pero los que podrían tomar las riendas no encuentran ni aliados, ni amistades ni paz que dure para siempre.

La portada:

Un poco de odio

Por si os parecieron poco las colaboraciones de lujo que tuvimos la semana pasada, aquí os traigo otra que no les va a la zaga. Pablo Bueno ha tenido a bien enviarnos su reseña sobre Un poco de odio, la versión traducida de A Little Hatred que ya comentamos por aquí.

Hace ya unas semanas el sello Runas publicó Un poco de odio, de Joe Abercrombie. La esperada continuación del mundo de La primera ley parece haber sido acogida con bastante entusiasmo por unos fans que cada vez cuentan con más fieles entre sus filas.

Y es que, a nuestro juicio, la espera ha merecido la pena. En esta nueva trilogía que comienza se nota que el bueno de Joe ha perfeccionado su método y todo funciona como un reloj.

Para empezar, hay que decir que el mundo no se ha detenido mientras esperábamos. La sociedad y la tecnología han seguido evolucionando de suerte que nos meten de lleno en una revolución industrial que nos recuerda a la de nuestra propia historia: fábricas expeliendo humo negro, barrios insalubres con trabajadores hacinados, revueltas obreras y destrucción de maquinaria… nuestro propio pasado se repite en Un poco de odio, pero a través de un espejo muy logrado.

Y es que Abercrombie tiene, al menos, dos talentos que descollan entre los demás: en primer lugar ese olfato prodigioso para captar la contradicción y la ironía en el pensamiento, en las intenciones y en las obras de los hombres. Es capaz de urdir intrigas como quien cose un jersey usando hilos de intereses que, ahí radica lo sorprendente, son tan propios de la realidad en que vivimos.

Y, por otra parte, está su extraordinaria capacidad para crear personajes y hacer que los conozcamos y que, los amemos o los odiemos, siempre nos fascinen. Y en esta ocasión no defrauda, sobre todo al presentarnos a toda una vieja guardia de buenos conocidos y, sobre todo, y digámoslo así, a los herederos más o menos naturales de estos. Dos o tres párrafos es todo lo que le hace falta para que primero nos interesemos y luego le cojamos cariño a la desconocida que abre la historia. Poco más o menos pasa con los demás.

Una de las cuestiones que más se han comentado es si es necesario conocer todo lo que va antes para leer este libro y la respuesta, sin duda alguna, es “no”. A los lectores veteranos les esperan grandes reencuentros, sorpresas y una mayor profundidad en la trama, pero, pese a esto, creo que puede ser una buena entrada a este mundo para quien todavía no conozca a Abercrombie. Sobre todo teniendo en cuenta que casi la totalidad de la acción recae sobre los hombros de los personajes recién llegados.

Yo, por mi parte, solo puedo recomendar a @Lordgrimdark más y más a cada libro suyo que leo.

La traducción al español ha corrido a cargo de Manu Viciano.

Espero que os haya gustado la colaboración de Pablo. Él ya sabe que tiene las puertas abiertas para cuando le apetezca comentar algo.

A Little Hatred

Joe Abercrombie ha vuelto y vuelve con sus características literarias más agudizadas que nunca y también con algunas innovaciones que añaden un nuevo interés a la lectura de sus novelas, por si antes tuviera poco.

A Little Hatred es el comienzo de una trilogía en la que Abercrombie, muy perfeccionista, ha utilizado un método nuevo. Ha escrito los tres libros del tirón y aunque todavía quedan revisiones por hacer, en realidad la publicación de las novelas va a ser mucho más continuada de lo habitual. Esto, a pesar de haberle llevado más tiempo, le ha permitido tener más control de la obra en su totalidad, de la trilogía propiamente dicha, pero supongo que es algo que podremos observar con más claridad en las siguientes entregas.

Sobre el libro en sí, creo que una de las cosas más certeras del autor ha sido cómo gestionar el relevo generacional de su historia. Aunque algunos personajes de los libros anteriores siguen teniendo presencia, vemos cómo van perdiendo protagonismo en favor de la savia nueva que va llenando las páginas. Y no solo las páginas, si no también nuestros corazones, porque con ese cuidado especial que le caracteriza, los personajes (aún los que cometen los actos más atroces) se van haciendo querer.

Es la primera vez que leo a Abercrombie directamente en inglés y he de decir que no me ha resultado especialmente difícil aunque no se trata de una prosa excesivamente clara, pero sí que es muy fluida. Una vez te acostumbras a la forma de hablar de cada región, el ritmo te va llevando por cada página con una facilidad pasmosa.

Me gustaría también hacer hincapié en la evolución de la historia, ya que ahora nos encontramos en una época industrial donde la lucha obrera cobra una gran importancia en la narración. Resulta impactante el contraste de la guerras del norte, donde las batallas siguen siendo una épica mezcla de sangre, despojos y armas afiladas, con la industria textil organizada en las zonas más avanzadas. Pero esta supuesta «civilización» no hace si no enmascarar la terrible realidad del trabajo esclavo y las condiciones infrahumanas en las que los trabajadores viven. Resulta incluso más estremecedor pensar que Abercrombie no está exagerando en absoluto.

El final, que se nota muy trabajado por el autor, no hace si no aumentar el interés por las próximas entregas, porque lo que se ha ido cociendo a lo largo de los capítulos anteriores estalla con gran intensidad. Me tranquiliza saber que el segundo libro ya está en camino, porque así la espera será menos tensa.

Novedades sobre la nueva trilogía de Joe Abercrombie

Gollancz ha anunciado la adquisición de una nueva trilogía de Joe Abercrombie, cuya primera entrega, A Little Hatred, se publicará en septiembre del año que viene.

La editorial la define como una mezcla entre Los Miserables y Juego de Tronos, porque todo queda bien con Juego de Tronos (es una comparación imprescindible en cualquier editorial que se precie).

Estará situada en el universo de la Primera Ley y tendrá personajes nuevos así como caras familiares. También comenta que en la nueva serie tendrá lugar una especie de revolución industrial, sin dejar la política y sus luchas de poder con apuñalamientos incluidos.

Ya sabíamos que la idea del autor, que finalmente ha podido llevar a cabo, era escribir la trilogía de un tirón, para conseguir que fuera coherente y formara un todo. Esperemos que esta espera haya merecido la pena.

En la noticia también aparece que los derechos han sido vendidos en seis países, así que cruzamos los dedos para que vea la luz en España.

The Best Science Fiction and Fantasy of the Year Vol. 11

O el año pasado fue muy irregular en cuanto a relatos cortos, o Strahan y yo ya no conectamos como antes. Esta antología ha resultado ser un tanto decepcionante, con pocas aunque honrosas excepciones.

The Future is Blue, Catherynne M. Valente

Aunque es demasiado surrealista para mi gusto, entiendo los puntos positivos de este relato. La tendencia actual a tratar el cambio climático encuentra aquí una nueva iteración. Me resulta interesante la idea de un viaje iniciático para encontrar tu propio nombre.

Mika Model, Paolo Bacigalupi

Es imposible leer este relato y no acordarse de «Casas Rojas» de Nieves Delgado. Es una aproximación parecida al tema de los robots sexuales, superior en prosa pero menos especulativa.

Spinning Silver, Naomi Novik

Un relato que parece ir por los cauces habituales en cuanto a relaciones con el mundo mágico y las hadas pero con algún que otro cambio intermedio que le permite salirse de lo corriente.

Two’s Company, Joe Abercrombie

Divertidísimo este relato de @LordGrimdark quien de una cosa tan común en la fantasía como cruzar un puente y encontrarse alguien en el camino es capaz de sacar oro.

You Make Pattaya, Rich Larson

Mezclando realidad virtual y filtros a lo que se ve muy del estilo de Crashing Heaven con algún que otro toque de The Wind-Up Girl de Bacigalupi, Larson nos ofrece una historia cyberpunk muy bien llevada.

You’ll Surely Drown Here If You Stay, Alyssa Wong

Una fantasía demasiado oscura para mi gusto. En este western se mezclan las danzas de los muertos con la búsqueda de un futuro.

A Salvaging of Ghosts, Aliette de Bodard

Un relato sobre la nostalgia por los seres queridos que quedaron atrás y cómo superar el dolor. No me parece de los más redondos de la autora, aunque tiene una belleza inherente.

Even the Crumbs Were Delicious, Daryl Gregory

Lisérgico relato en el que no he conseguido entrar. Para mí, un fallo en la selección.

Number Nine Moon, Alex Irvine

Poco que destacar de un relato muy clásico de supervivencia en el espacio.

Things with Beards, Sam J. Miller

Un retrato distorsionado sobre como intentar encajar en una vida que no reconoces como tuya y la aceptación de nuestro monstruo interior. Me interesa más la parte realista que la fantástica.

Successor, Usurper, Replacement, Alice Sola Kim

Un poco fuera de lugar en la antología ya que este relato parece más de terror que de fantasía. Un grupo de amigos reunidos que no pueden salir de un recinto cerrado, una extraña visita…

Laws of Night and Silk, Seth Dickinson

Dickinson busca la respuesta a la pregunta de si merece la pena el sacrificio de los hijos por el bien de los padres, como ya hizo en su momento LeGuin.

Touring with the Alien, Carolyn Ives Gilman

Con un giro final que no me esperaba para nada, una historia sobre la autoconciencia y la comunicación con una entidad totalmente ajena a nosotros. Invita a la reflexión.

The Great Detective, Delia Sherman

Delicioso pastiche holmesiano, mezclando steampunk y fantasmas. Una original aproximación al canon, que podría haber tenido cabida perfectamente en 221 Baker Streets.

Everyone from Themis Sends Letters Home, Genevieve Valentine

Inquietante relato sobre los peligros de la realidad virtual.

Those Shadows Laugh, Geoff Ryman

Ryman utiliza la biología para inventarse una especie «humana» aparte pero la protagonista de la historia falla a varios niveles. Una historia incompleta.

Seasons of Glass and Iron, Amal El-Mohtar

Con un tono marcadamente de fábula, Amal versiona cuentos antiguos para dejar un mensaje feminista. Interesante.

The Art of Space Travel, Nina Allan

Nina Allan es una escritora que mima cada palabra y esto se nota también en este relato, que se sitúa en un futuro no muy lejano, jugando con la percepción de una mente debilitada. Por desgracia, el final un tanto abrupto no le hace justicia.

Whisper Road (Murder Ballad No. 9), Caitlín R. Kiernan

Del mismo estilo “Interstate Love Song (Murder Ballad No.8)” pero con peor resultado. No llega a interesarme esta road movie truculenta.

Red Dirt Witch, N.K. Jemisin

Aunque entiendo y comparto el mensaje antirracista del relato, me ha parecido flojo.

Red as Blood and White as Bone, Theodora Goss

Revisión de un cuento infantil pero modernizado. No me acaba de convencer.

Terminal, Lavie Tidhar

Un relato muy lírico sobre la colonización de Marte. El riesgo y la aventura atraen a almas muy dispares hacia el mismo destino.

Foxfire, Foxfire, Yoon Ha Lee

Aunque me suele gustar el trabajo de Yoon Ha Lee y la premisa de mezclar leyendas antiguas con tecnología moderna me parece interesante, el resultado final es un relato un tanto precipitado. Me gustaría saber más sobres los zorros cambiaformas.

Elves of Antarctica, Paul McAuley

En la introducción Strahan hablaba de la tendencia de la ciencia ficción actual a hablar sobre el cambio climático, pero me parece excesiva la cantidad de relatos sobre el tema que ha incluido en la selección. Este es otro más, que quizá en otro contexto hubiera resultado interesante, pero que tras leer varios me ha parecido más de lo mismo.

The Witch of Orion Waste and the Boy Knight, E. Lily Yu

Yo creía saber hacia dónde se dirigía Yu con este cuento, pero o se queda a medio camino o la idea era otra. Adaptar lo que sería un típico cuento medieval con brujas y caballeros no es excesivamente original, pero según cómo se haga puede dar buenos resultados.

Seven Birthdays, Ken Liu

En una nueva muestra de la amplitud de su capacidad creativa, Liu nos regala una historia con un marco temporal casi inalcanzable capaz de aunar las preocupaciones familiares con el futuro de la humanidad. Espléndido.

The Visitor from Taured, Ian R. MacLeod

Me parece interesante la idea de la narración lineal como algo en decadencia, por que se ve realista en un futuro no muy lejano. El resto de la historia, sin embargo, no me llama la atención.

Fable, Charles Yu

Relato muy muy duro sobre la enfermedad de un hijo, de nuevo envuelto en el manto de un cuento tradicional.

Este año la selección de Strahan no me ha acabado de convencer. A pesar de algunos cuentos brillantes, hay otros que no quedan en la memoria.

Portadas de Sharp Ends, colección de Joe Abercrombie

Aquí os traigo las portadas de la edición inglesa y americana de Sharp Ends, la colección de relatos cortos de Joe Abercrombie. Después de leer su relato “Tough Times All Over» confieso que siento mucha curiosidad por el resto de su obra corta.

Sharp-Ends-FC Abercrombie_SharpEnds-HC.jpgThe Union may be full of bastards, but there’s only one who thinks he can save the day single-handed when the Gurkish come calling: the incomparable Colonel Sand dan Glokta.

Curnden Craw and his dozen are out to recover a mysterious item from beyond the Crinna. Only one small problem: no one seems to know what the item is.

Shevedieh, the self-styled best thief in Styria, lurches from disaster to catastrophe alongside her best friend and greatest enemy, Javre, Lioness of Hoskopp.

And after years of bloodshed, the idealistic chieftain Bethod is desperate to bring peace to the North. There’s only one obstacle left – his own lunatic champion, the most feared man in the North: the Bloody-Nine . . .

Sharp Ends combines previously published, award-winning short tales with exclusive new short stories. Violence explodes, treachery abounds, and the words are as deadly as the weapons in this rogue’s gallery of side-shows, back-stories, and sharp endings from the world of the First Law.