The Shadow Speaker

DAW acierta de lleno con la reedición de The Shadow Speaker, una novela de tinte juvenil que Okorafor ya publicó en 2007 pero que ahora veremos en una versión extendida con prólogo de la propia autora. Aunque hace ya 16 años de su primera publicación, ya se veían las semillas de lo que será el africanfuturism, en un libro que mezcla ciencia ficción y fantasía, con un marcado mensaje ecologista y muy completo.

Hay veces en que ves los ingredientes de una receta y no te explicas cómo es posible que tantas cosas tan distintas mariden bien, pero al final el resultado es muy agradable al paladar. Pues algo así pasa con The Shadow Speaker, una novela en la que Nnedi Okorafor mezcla un escenario postnuclear, humanos transformados con poderes, viajes entre mundos y cultura y tradiciones ancestrales.

Ejii es una joven que habla con las sombras (de ahí el nombre del libro) que asiste a la decapitación de su padre por los abusos que este llevaba a cabo desde su posición de privilegio como mandatario de su ciudad. A partir de este momento partirá en un viaje con una compañía bastante variopinta, en un rito de madurez que puede servir para salvar al mundo de sus propios fantasmas.

El personaje de Ejii es cautivador, porque es creíble. A pesar de los grandes poderes con los que está investida, lo cierto es que no los conoce y desde el principio no es capaz de controlarlos, por lo que asistiremos a su lucha interior hasta que consigue conocerse a sí misma. Pero lo realmente atractivo del mundo son los personajes con los que se irá encontrando, desde creadores de lluvia a animales parlantes, desde traficantes de esclavos no demasiado disimulados a seres de otros planetas. Resulta bastante complicado resumir una experiencia tan variada como es la lectura de The Shadow Speaker, sobre todo teniendo en cuenta que es la primera parte de una duología, pero se podría definir como la quintaesencia de Okoraforismo. Aquí vemos la semilla de lo que luego expandirá en Binti, con una protagonista femenina joven que viaja para alcanzar la madurez, el misticismo de Remote Control con una ciencia ficción de profundas raíces culturales africanas o el aire postapocalíptico de algunos relatos de Kabu Kabu.

He podido disfrutar de la versión en audiolibro en este lanzamiento, narrada por Délé Ogundiran. Al principio me ha costado cogerle el acento, pero tras los primeros capítulos no ha habido ningún inconveniente más, de forma que la narración me ha parecido más que correcta.

Shigidi and the Brass Head of Obalufon

Tengo entendido que es muy importante a la hora de vender una novela que el primer párrafo enganche a la persona que lo está leyendo de forma que capte su interés para seguir leyendo. Desde luego, Wole Talabi se ha tomado esta sugerencia al pie de la letra porque el impacto que causa en el lector una persecución en taxi por las calles de Londres de un semidios con un brazo recién arrancado de cuajo por varios seres mitológicos es de los que no se olvidan fácilmente. El problema puede venir luego si el resto del libro no cumple con las expectativas creadas, como me pasó con Some Desperate Glory, por ejemplo. Afortunadamente, Shigidi and the Brass Head of Obalufon es una novela compensada, que aunque no mantenga el altísimo ritmo con el que empieza siempre mantiene el interés del lector.

No es la primera vez que leo sobre la modernización de los dioses en nuestra época y la comercialización del poder que obtienen de la adoración de sus seguidores, sin ir más lejos, toda la saga Craft Sequence de mi querido Max Gladstone se basa en esta premisa. En esta novela, el protagonista comienza siendo un subalterno de baja categoría en una gran corporación de orishas. Shigidi es un dios de las pesadillas, pero entre el poco poder que tiene y su aspecto repulsivo tiene pocas perspectivas en su inmortalidad. Su relación con la súcubo Nneoma cambiará radicalmente su forma de desenvolverse, pero no será algo fácil escapar de las garras de sus empleadores.

La forma de narrar que escoge Talabi, con muchos flashbacks tanto de la historia de Shigidi como de la de Nneoma para ir completando lo que no sabemos de ellos es convencional, pero muy efectiva. Se manejan distintas líneas del tiempo, pero mientras que el momento “actual” (por llamarlo de alguna manera) avanza muy pausadamente, los relatos del pasado a veces ocupan capítulos enteros, un poco como en Salvation de Hamilton. El autor consigue que los distintos puntos de vista y momentos temporales estén bastante bien compensados, tarea que no debe haber resultado banal.

También seremos testigos de diversas conspiraciones, ya que el hilo conductor del libro es la “recuperación” de una poderosa máscara tribal africana que mira tú por dónde, está en el Museo Británico (como si en este museo hubiera algún elemento que perteneciera a otras culturas, ¡qué imaginación le echan algunos autores a sus obras!).

He podido disfrutar de la versión en audiolibro de esta obra gracias a la encomiable labor de Ben Arogundade, que personifica de manera muy creíble a los poderosos dioses envueltos en esta historia. Cuesta un poco acostumbrarse al acento de Ben, pero esto es sin duda un problema de mi dureza de oído, no de su labor como narrador.

Mi recomendación es ignorar la poco afortunada elección de la cubierta y dejarse llevar por una novela fantástica de magnífico ritmo que se disfruta de principio a fin.

The Illusions

The Illusions me ha recordado un poco a The Beatiful Ones, en el sentido de que la fantasía es tan leve en el desarrollo del libro que si se retirara este pequeño elemento el libro seguiría siendo coherente y completo. Es por esto a los lectores de género, que son los que habitualmente pueden leer mis reseñas, que en The Illusions van a encontrar poco.

No obstante, es un libro casi costumbrista con unos personajes entrañables y un entorno más que atractivo, ya que aúna los trucos de los mejores magos en los escenarios con los principios del cine y sus imágenes en movimiento, donde todavía era posible sorprender con una nueva tecnología que hoy forma parte de nuestro día a día.

El reparto de la novela es bastante coral, desde la joven que hereda la empresa de fotografía a la muerte de su padre y lucha contra viento y marea por mantenerla a flote en un mundo eminentemente masculino al mago que trabaja con un ilusión por hacerse un nombre en los escenarios. Todo aderezado de malentendidos románticos bastante edulcorados, con un maniqueísmo extremo en la descripción de los personajes, problemas a los que no damos importancia durante la lectura porque al final queremos que los buenos ganen y los malos fracasen.

Estoy segura que en el buen sabor de boca que me ha dejado el libro ha influido de manera muy positiva el trabajo de Anna Burnett, la narradora. Ha conseguido transportarme a finales del siglo XVIII solo con sus palabras y su buen hacer.

En cuanto a la trama, no es para nada compleja. El libro está situado en Bristol, que en aquella época era prácticamente la segunda ciudad más importante del Reino Unido, y se nota el meticuloso proceso de documentación que ha llevado a cabo Liz Hyder al escribir el libro, bastante bien explicado en la parte final de la novela. Creo que ha conseguido aunar muy bien ese aire fantasioso y espectacular de los espectáculos de magia en vivo con una historia no demasiado original pero si bien hilada y narrada.

Si hace poco hablábamos de The Only Purple House in Town como un ejemplo de cozy fantasy, The Illusions sería un ejemplo de cozy ficción histórica.

Prophet

A pesar de no conocer previamente ni a Sin Blaché ni a Helen Macdonald, al leer la sinopsis de Prophet sentí un gran interés. Utilizar como arma la nostalgia, ese sentimiento definido en el siglo XVII, me parecía una poderosísimo punto de inicio para una novela de ciencia ficción. Aunque desde el principio la novela toma derroteros más de thriller que especulativos, no por ello pierde interés la parte más creativa de la obra.

Sunil Rao es un detector de mentiras humano, pero con tal capacidad que es capaz de saber si cualquier frase es real o no, independientemente de lo que piense quien lo pronuncie, de si la frase se refiere al presente o al pasado. Incluso puede saber si un objeto es real o una copia. Pero hay un punto ciego en su radar, el coronel Adam Rubenstein, su compañero y “cuidador”. Cuando en una remota zona del Reino Unido comienza a aparecer de la nada objetos de mayor o menor complejidad, asociados normalmente al pasado de la gente que ha pasado por allí, los envían a la zona a investigar. Todo se vuelve más truculento cuando se descubre que estos objetos normalmente acaban acarreando la muerte de su “creador”.

A les autores de la obra no les duelen prendas a la hora de mostrar de forma muy descarnada cómo la investigación de Prophet, la sustancia que provoca estas alteraciones, pasa por encima de todas las cortapisas morales y éticas que podamos tener para sacar un provecho armamentístico. La intervención de distintas agencias gubernamentales estadounidenses no hace si no reafirmarnos en la convicción de que está dirigidas por psicópatas incapaces de la más mínima empatía.

La pareja protagonista tiene una química muy especial y creo que esto es lo que mantiene y da coherencia al libro, porque las dos premisas de las que parte (la capacidad de Rao y la existencia de Prophet) resultan demasiado descabelladas para llevar el peso de toda la obra. Y el worldbuilding así como las explicaciones coherentes al respecto, lo cierto es que flojean.

Los saltos temporales hacia el pasado para ir contando la infancia de los protagonistas descolocan un poco al principio, ya que suceden sin avisar, pero luego ya te acostumbras a ellos. Es posible que estoy sea por la reproducción del audiolibro, mientras que en forma físico o ebook se puede distinguir con más facilidad la diferencia entre párrafos.

No he encontrado al narrador del audiolibro, porque en la portada solo pone narrado por TBO y no sé lo que quiere decir. Lo que sí he notado son algunos fallos en la producción del propio audiolibro, como si al corregir algunos pasajes o frases dentro de la locución no se hubieran grabado en las mismas condiciones que el resto del libro, resultando en un momento de extrañeza mientras se pronuncian esta palabras.

The Assassin Thief

Gracias a los audiolibros descubro autores y obras a los que quizá no daría una oportunidad si no fuera en este formato. En The Assassin Thief me he encontrado una fantasía bastante típica con algunos toques de romance y con un atractivo sistema mágico, todo ello envuelto en la narración de Tanya Schneider que insufla el libro de atractivo.

En esta obra seguiremos los pasos de Telium, una poderosa asesina desterrada del servicio de su reina durante mucho tiempo, que de repente se encontrará con las hadas, los peligros enemigos de su antiguo hogar. Pero parece que lo que le habían contado hasta entonces no corresponde exactamente con la realidad.

Madeline Te Whiu ha escogido para su narración seguir los pasos de Telium en todo momento, aderezando la historia con algunos flashbacks que nos ayudarán a situar el contexto de las acciones de la protagonista. Quizá lo más atractivo del libro sea el sistema mágico que utilizan los ladrones, capaces de apoderarse de la magia y de la fuerza vital de otros seres. Moralmente es algo reprochable, pero en ocasiones es la única manera de sobrevivir. Telium lucha por aplacar sus oscuros deseos, ya que durante un tiempo indeterminado cayó víctima de su influjo y desconoce qué hizo entonces.

Las hadas utilizarán sus poderes para conspirar contra el rey loco que las gobierna, y gran parte del libro se dedica a narrar el viaje hacia territorio feérico con este objetivo en mente. Aunque el trayecto en sí está salpicado de escenas de acción, el ritmo de la historia se resiente durante el desplazamiento, que ocupa la mayor parte de la novela. Los poderes a veces son un poco deus ex machina, pero al ser la primera entrega de una serie tiene algo de sentido que no conozcamos a fondo la intrahistoria. También la tensión sexual va in crescendo, con diversas interrupciones inoportunas como todo buen romance que se precie.

Me ha resultado un tanto chocante que para referirse a las hadas se utilicen los términos male y female, desterrando man y woman por ser referidos a humanos. No sé si es la solución más elegante, la verdad.

En la última parte de la novela sí que se irá despejando la niebla que obnubilaba a Telium sobre las verdaderas intenciones de todos los implicados, dejando el camino expedito para las continuaciones que tendrá la saga.

House of Odysseus

House of Odysseus es la segunda entrega de la serie The Songs of Penelope y no sé si será debido a que ya conocemos el juego que propone la autora o al cambio de voz narrativa por la sensual Afrodita, pero me ha gustado bastante más que Ithaca. Además, la versión en audiolibro que yo he escuchado narrada por Catrin Walker-Booth me ha cautivado especialmente por su forma de sugerir y engalanar cada párrafo con tonos casi eróticos.

No deja de ser un juego malvado por parte de North titular el libro House of Odysseus cuando Ulises es precisamente el gran ausente de toda la serie, el héroe griego al que todos esperan pero contra el que todos conspiran. La autora nos cuenta en esta ocasión los acontecimientos tras el asesinato de Clitemnestra, y las maniobras poco sutiles de Menelao para convertirse en rey de reyes aprovechando la locura de Orestes.

En el libro disfrutaremos de una intriga y un misterio bien planteados, de unos personajes atractivamente definidos y, sobre todo, del mensaje feminista del que la autora ya hizo gala en su momento, pero con una Penélope más segura de sí misma capaz de enfrentarse de tú a tú con los héroes de la época, siempre con una gran preparación por su parte y haciendo gala de una inteligencia que pocos le hubieran reconocido.

También me parece muy interesante la representación de Elena, que parece una mosquita muerta, un guiñapo del que resulta difícil creer que fue la causa de la guerra de Troya, por más que su belleza siga siendo legendaria. Pero North, lejos de quedarse en la bidimensionalidad del mito, dota a la bella Elena de profundidad y redaños, como a todas las mujeres de la saga, mientras que a algunos de los personajes masculinos los retrata como simples peleles llevados y traídos por sus bajos instintos. Se insiste mucho en la violación como herramienta de humillación de la mujer, transformado a las personas en simples objetos sin valía, pero no es solo esta espada de Damocles la que pende sobre todas las mujeres, si no la consideración de que son menos valiosas per se, simplemente por haber nacido mujer.

No sé si la autora tiene intención de seguir con la serie, pero desde luego tiene mi interés.

The Only Purple House in Town

Reconozco que de vez en cuando me gusta leer algo de fantasía romántica, lejos de las naves espaciales y futuros distópicos que suelen poblar mis lecturas. The Only Purple House in Town cumple perfectamente este requisito, incluso diría que tiene más hacia el romance más que hacia la fantasía, aunque estos toques de un mundo donde la magia es real influyen de manera definitiva en el devenir de los personajes.

Iris Collins es la oveja negra de su familia, ya que todas sus hermanas tienen carreras exitosas mientras que ella apenas llega a fin de mes con su negocio de joyería online. El destino se pondrá de su parte cuando recibe en herencia de su tía abuela una casa victoriana que necesita más de una reparación, pero que es habitable. Ni corta ni perezosa se mudará a la casa y alquilará las habitaciones para ganarse la vida.

Cada habitante de su nuevo hogar le dará una nueva perspectiva sobre su propia vida, ayudándola a tener más confianza en sí misma. Especialmente, ese joven atractivo que es el primero en responder al anuncio, aunque esto no sea para nada una casualidad.

The Only Purple House in Town es un ejemplo perfecto de la familia encontrada en oposición a la familia tradicional, con unos personajes achuchables y maravillosos, sin apenas conflicto a no ser que tengamos en cuenta a la indispensable vecina cotilla que intentará hacerles la vida imposible.

Los toques de fantasía, que como digo son bastante escasos, se basan en la presencia de brujas, cambiaformas y otros seres fantásticos que están integrándose en la sociedad civil, aunque todavía existen reticencias por parte de los humanos “normales”. Esta presencia es prácticamente testimonial, aunque sí que tendrá importancia sobre todo al final del relato, con algún que otro deus ex machina que resolverá situaciones peliagudas.

La narración de Carly Robins es estupenda, ajustándose muy bien al tono almibarado del relato de Ann Aguirre.

The Only Purple House in Town no es un libro que te vaya a cambiar la vida ni lo pretende, pero es un entretenimiento ligero que se disfruta en un suspiro. No tiene complicaciones y pasará pronto al olvido, dejando una agradable sensación.

Dark Water Daughter

H.M. Long es una autora que ha publicado varias novelas de fantasía a la que por alguna razón no había leído todavía. Cuando tuve la oportunidad de escuchar el audiolibro de su nueva obra, inicio de saga, pensé que era el momento oportuno. Ni confirmo ni desmiento que el hecho de que uno de los lectores fuera Samuel Roukin, al que adoro por su trabajo en la serie The Sun Eater puede haber influido algo en la decisión. La otra intérprete, Moira Quirk, también hace un buen trabajo, pero es que Samuel es insuperable.

Dark Water Daughter comienza como una fantasía bastante típica de piratas, con su sistema mágico para dominar el tiempo atmosférico y facilitar las travesías, pero poco a poco va deviniendo en una historia más oscura y traicionera.

Long utiliza dos puntos de vista para narrar la historia, el de Mary Firth, cuyas dotes mágicas se habían ocultado desde su infancia a pesar de ser descendiente de una poderosa figura materna que a pesar de estar ausente en la mayor parte de la novela ejerce una influencia más que notable.

Samuel Rosser es un oficial naval caído en desgracia que busca redimirse de su pasado capturando un notorio pirata. También tiene capacidades mágicas, pero como se irá descubriendo conforme pasen los capítulos, quizá el control que ejerza sobre ellas no sea tan férreo como desearía.

La novela tiene muchos personajes e interacciones entre ellos, pero no resulta confusa en ningún momento, quizá debido a la estupenda interpretación de los lectores, pero también a la mano de la autora, que construye un mundo atractivo del que todavía quedan bastantes pasajes por explicar.

Es posible que lo más atractivo de la historias sea el sistema mágico, que poco a poco se va desenvolviendo ante nuestros ojos. Long quizá abusa un poco del infodump aunque lo hace con un método bastante explotado, pero no por ello menos efectivo. La introducción de cada capítulo explica de manera somera algún aspecto de este mundo feérico, como si fuéramos consultando nuestras dudas en una enciclopedia ilustrada.

Algo que me gusta menos es la introducción del romance en la trama, un poco forzado, ya que aunque Mary esté en situaciones precarias o directamente luchando por su vida, no deja pasar la oportunidad de describir los pectorales de los personajes masculinos por los que se siente atraída (en esto exagero un poco, pero no os creáis que mucho).

En definitiva, Dark Water Daughter es un buen comienzo para una serie fantástica que no parece destinada a romper moldes, pero que gustará a los lectores que disfruten de un mundo bien construido y escenas navales atractivas, con una pizca de romance y un sistema mágico más que atractivo.

Fourth Wing

Sé que no soy el público objetivo de las novelas juveniles, pero no por ello voy a dejar de leerlas, si ofrecen algo que me interesa. En el caso del audiolibro de Fourth Wing, reconozco que los dragones mezclados la academia militar me llamaba la atención, aunque el resultado ha acabado por debajo de mis expectativas. Y eso que la narradora del audiolibro Rebecca Soler, lo vive tanto que hace que te metas mucho en la historia. Pero no consigue compensar una trama muy exagerada y descompensada, con unos personajes bastante histriónicos que se encuentran inmersos en un cóctel hormonal que entre su juventud y su líbido hacen que estén más calientes que la superficie de Mercurio.

La protagonista es Violet Sorrengail, la hija menor de la militar al cargo de la defensa del reino de Navarre, que esperaba tener una vida tranquila como escriba, pero que se ve forzada a entrar en la prestigiosa academia militar del país, donde se forma a la flor y nata del ejército destinada a cabalgar dragones… si es que sobreviven al curso.

El ambiente en la escuela militar es extremadamente competitivo y peligroso, porque casi en cualquier momento se puede eliminar a otro cadete si crees que no está a la altura de las expectativas… Y el hecho de que la madre de Violet sofocara de manera muy violenta una rebelión interna no hace que ella sea bien recibida entre los descendientes de los ajusticiados. Un caldo de cultivo para “accidentes” e “infortunios” que ella deberá esquivar.

Rebecca Yarros plantea por tanto una historia bastante convencional, que podríamos adscribir al subgénero de la “dark academy” pero con fantasía militarista y personajes de sexualidad desbocada. El secretismo de las operaciones militares ya nos da una idea de que no todo lo que se conoce de la interminable guerra es creíble, con una maquinaria propagandística detrás que haría llorar de felicidad a Goebbels. El caso es que a mí no me ha terminado de convencer, tanto por lo manido del argumento como por lo previsible de los giros conforme vas avanzando en la lectura. Es una novela muy cinemática de la que no extrañaría para nada que tuviera versión audiovisual dentro de poco, con su retahíla de adolescentes y jóvenes hipermusculados y atractivísimos que viven al filo del abismo por defender su patria.

Wings Once Cursed and Bound

En su momento me llamó la atención la cubierta de Wings Once Cursed and Bound y la mención a la mitología tailandesa también le hizo ganar puntos, así que cuando tuve la oportunidad de escuchar el audiolibro de la obra de Piper J. Drake decidí priorizarlo.

Por desgracia, el libro es una acumulación de clichés sobre criaturas sobrenaturales muy occidentales, con la incorporación casual de la kinnaree para darle un poco de exotismo a la historia, que por otra parte es muy convencional.

La protagonista del libro es Peeraphan Rahttana, que en el transcurso de una representación de ballet cae víctima de influjo de unos zapatos mágicos que la harán bailar hasta la muerte, o lo harían, si ella fuera solo humana. Su naturaleza desconocida la protegerá en primer lugar, pero la hará convertirse en el objetivo de varias asociaciones sobrenaturales que buscan hacerse con todos los objetos mágicos del mundo para su protección o para su venta.

La novela gira entorno a la relación romántica que Peeraphan desarrollará con uno de sus perseguidores, casualmente un vampiro atractivo que ha renunciado a alimentarse de la sangre de inocentes. Como digo, el romance, la trama, el desarrollo… son una concatenación de escenas conocidas y bastante simples que no sorprenden para nada. Esperaba algo más de innovación o al menos referencias a algunas criaturas mitológicas más desconocidas, pero el elenco lo componen vampiros, hombres lobos, hadas… nada nuevo bajo el sol.

Los capítulos transcurren en un intervalo bastante corto, pero los personajes principales tienen tiempo de sobra para enamorarse, aunque cualquiera pensaría que un ser inmortal se lo tomaría con un poco más de calma, no sé, algo más de un día para descubrir quién va a ser tu amada por los siglos de los siglos. Eso sí que son capacidades sobrenaturales y lo demás son tonterías.

La labor como narradora de Cindy Kay es muy correcta, pero es que el material de partida tampoco daba para mucho más. Hacedme caso y ahorraros unas horas de vuestra vida no leyendo este libro.