Anunciada una nueva novela de Neal Stephenson

En abril del año que viene podremos disfrutar de una nueva novel de Neal Stephenson, que llevará por título Fall, or Dodge in Hell, publicada por Haper Collins.

La novela es descrita como un thriller de ciencia ficción muy inventivo y entretenido (Paradise Lost por Phillip K. Dick) que se desarrollará en un futuro cercano en mundos paralelos.

En su juventud, Richard “Dodge” Forthrast fundó la Corporación 9592, una compañía de juegos con la que se hizo multimillonario. Ahora en la mediana edad, Dodge aprecia su vida confortable y despreocupada, controlando sus muchísimos intereses mercantiles y pasando el tiempo con su adorada sobrina Zula y su pequeña hija Sophia.

Un bello día de otoño, mientras le llevan a cabo un procedimiento médico rutinario, algo va terriblemente mal. Se le declara en muerte cerebral y es mantenido con vida mediante máquinas, dejando a su sorprendida familia y a sus amigos cercano al frente de difíciles decisiones. Hace mucho tiempo, un Dodge mucho más joven escribió su testamento, en el que donaba su cuerpo a la compañía criogénica controlada por el enigmático Elmo Shepherd. Legalmente obligados a hacerlo a pesar de no desearlo, la familia de Dodge escanea su cerebro y lo sube a la nube, hasta que pueda revivir.

En los años posteriores, la tecnología permite volver a encender el cerebro de Dodge. Ha conseguido vencer a la muerte. Se crea una vida eterna (el Bitworld) en la que los humanos continúan existiendo como almas digitales.

Pero este nuevo mundo feliz inmortal no es la utopía que en un primer momento podría parecer…

Fall, or Dodge in Hell es diversión en estado puro: un gran drama analógico y digital, de hombres y máquinas, ángeles y demonios, dioses y sus seguidores, lo finito y lo eterno. En esta narración épica, Neal Stephenson  nos enfrenta a profundas cuestiones existenciales y habla sobre los cambios revolucionarios que están transformando nuestro futuro. Combinando lo tecnológic, lo filosófico y lo espiritual en un gran mito, nos ofrece una saga literaria especulativa de la era moderno que nos abrirá la mente.

Aquí os traigo la portada:

Neal Stephenson gana el premio Robert A. Heinlein

El escritor Neal Stephenson es el ganador del premio Robert A. Heinlein 2018, destinado a trabajos publicados en ciencia ficción o escritos técnicos que inspiren la exploración humana del espacio.

Aquí podéis ver los ganadores anteriores de este galardón:

 

  • 2017 Robert J. Sawyer
  • 2016 Kim Stanley Robinson
  • 2015 Jack McDevitt
  • 2014 Geoffrey A. Landis
  • 2013 Allen Steele y Yoji Kondo
  • 2012 Stanley Schmidt
  • 2011 Connie Willis
  • 2009 Joe Haldeman y John Varley
  • 2008 Ben Bova y Spider Robinson
  • 2007 Elizabeth Moon y Anne McCaffrey
  • 2006 Greg Bear y Jack Williamson
  • 2005 Jerry Pournelle y Larry Niven
  • 2004 Arthur C. Clarke
  • 2003 Michael Flynn y Virginia Heinlein

 

Anunciada la publicación de la nueva novela de Neal Stephenson

El otro día me tropecé por casualidad con este anuncio: en Junio de 2017 verá la luz la nueva novela de Neal Stephenson, en colaboración con Nicole Galland. Su título será The Rise and Fall of D.O.D.O.: A Novel. Aquí os traigo la portada y la más que curiosa sinopsis:

From bestselling author Neal Stephenson and critically acclaimed historical and contemporary commercial novelist Nicole Galland comes a captivating and complex near-future thriller combining history, science, magic, mystery, intrigue, and adventure that questions the very foundations of the modern world

When Melisande Stokes, an expert in linguistics and languages, accidently meets military intelligence operator Tristan Lyons in a hallway at Harvard University, it is the beginning of a chain of events that will alter their lives and human history itself. The young man from a shadowy government entity approaches Mel, a low-level faculty member, with an incredible offer. The only condition: she must sign a non-disclosure agreement in return for the rather large sum of money.

Tristan needs Mel to translate some very old documents, which, if authentic, are earth-shattering. They prove that magic actually existed and was practiced for centuries. But the arrival of the scientific revolution and the Age of Enlightenment weakened its power and endangered its practitioners. Magic stopped working altogether in 1851, at the time of the Great Exhibition at London’s Crystal Palace—the world’s fair celebrating the rise of industrial technology and commerce. Something about the modern world “jams” the “frequencies” used by magic, and it’s up to Tristan to find out why.

And so the Department of Diachronic Operations—D.O.D.O.—gets cracking on its real mission: to develop a device that can bring magic back, and send Diachronic Operatives back in time to keep it alive . . . and meddle with a little history at the same time. But while Tristan and his expanding operation master the science and build the technology, they overlook the mercurial—and treacherous—nature of the human heart.

Written with the genius, complexity, and innovation that characterize all of Neal Stephenson’s work and steeped with the down-to-earth warmth and humor of Nicole Galland’s storytelling style, this exciting and vividly realized work of science fiction will make you believe in the impossible, and take you to places—and times—beyond imagining.

Seveneves

Seveneves-thumbSe habla mucho sobre la fantasía épica, se discute sobre su definición pero lo cierto es que el calificativo épico se puede aplicar a otros géneros. Seveneves sin duda se puede definir como ciencia ficción épica, porque cuenta la historia de unos héroes.

Ha habido bastante secretismo alrededor de la publicación de este libro, ya que tanto el autor como la editorial querían preservar durante el máximo posible los secretos que guarda la obra. ¿Búsqueda de hype, maniobra de marketing? Posiblemente ambas. Lo cierto es que los seguidores de Neal Stephenson esperaban anhelantes esta nueva obra suya, a la que ha dedicado varios años de trabajo,

Seveneves tiene lo mejor de un Stephenson desatado, con una imaginación desbordada y unas especulaciones sobre el futuro de la raza humana que me han hecho recordar por qué me gusta la ciencia ficción. Por desgracia, también tiene partes malas, como perderse por derroteros que no hacen avanzar la narración y que no llevan a ningún sitio. A partir de aquí habrá spoilers, así que si no la has leído y planeas hacerlo, sigue leyendo bajo tu responsabilidad.

El comienzo de la novela es sencillamente espectacular. Ocurre algo, nunca se nos explica el qué, y de repente la Luna explota y se divide en siete partes. Tras superar el estupor que este acontecimiento causa en la raza humana, las mentes más privilegiadas comienzan a darse cuenta de que lo peor está por venir. Los fragmentos lunares pronto comenzarán a colisionar entre ellos y en un corto plazo comenzarán a caer sobre la Tierra. ¿Lluvia intensa de meteoritos? No. Destrucción total de la humanidad.

Ante un panorama tan desolador como este, la única posibilidad es intentar sobrevivir en la Estación Espacial Internacional. Y resulta esperanzador ver cómo todas las naciones unen sus esfuerzos en un carrera contrarreloj para dotar de todo lo que se pueda salvar a la ISS.

Esta parte es la que más me gusta de todo el libro. Cómo ante cada problema se utiliza una solución de ingeniería diferente, cómo se preparan los millones de personas que van a morir para enfrentarse a su destino, cómo se manipula la opinión pública para mantenerla bajo control… La escala de los problemas y las soluciones es simplemente impresionante.  Aquí estamos hablando de ciencia ficción en mayúsculas, tanto en el aspecto hard como en las derivaciones sociales, incluso con algo de viajes espaciales.

Pero el libro, por desgracia, no acaba aquí. Y es en la parte final donde se cae todo el esquema creado. Cuando la humanidad se enfrenta realmente a su desaparación, el autor utiliza un fundido en negro y da un salto temporal de cinco mil años. ¡Cinco mil años! ¿De verdad dedicas 600 páginas a dos años y no puedes dedicar ni siquiera unos párrafos a cinco milenios? ¿No se podría haber dividido el libro en varias partes para seguir contando la historia? No sé si os podéis hacer una idea de mi decepción.

Tras este tremendo jarro de agua fría, el resto de la historia perdió su interés para mí. Sí, resulta curiosa, pero la generalización con los genotipos supervivientes me parece una simplificación excesiva y las «sorpresas» finales son tremendamente previsibles.

Durante la lectura, me he acordado en varias ocasiones de un libro que me gustó hace tiempo aún teniendo sus fallos, Neverness de David Zindell (por más de un razón como descubriréis quienes terminéis Seveneves y hayáis leído Neverness). Unas ideas muy buenas, una ejecución muy interesante en el principio de la novela y una pérdida total de orientación en la parte final.

No quiero terminar este comentario con esta connotación negativa. Realmente, recomiendo la lectura de Seveneves a cualquier aficionado a la ciencia ficción. Estoy segura de que lo encontrará apasionante por momentos y siempre interesante. Mi problema es que esperaba más.

Portada de Seveneves

Aquí os traigo la portada de la nueva novela de Neal Stephenson, Seveneves, que se publicará en mayo de este año.

Seveneves

También tenéis aquí la sinopsis:

When the moon blows up, the earth’s atmosphere is predicted to go through changes that will eventually lead to a Hard Rain, a meteorite storm that could last for thousands of years, rendering the earth’s surface uninhabitable. In preparation, the nations of the earth send an ark of humans to an International Space Station. But the Station isn’t immune to the galactic catastrophe and many of its people are lost, mostly men. When stability is reached, only seven humans remain, all of them women. Jump forward thirty thousand years. Two peoples exist: those who survived on Earth, living rustic, primitive lives; and those who derived from the Seven Eves of the space station, affluent, sophisticated, organized sects looking to colonize the surface of earth. Stephenson’s next novel is an epic potboiler, with political and military intrigue, and plenty to say about evolution, genetic engineering, and civilization as we know it.

¿Es ya mayo? ¿Y ahora?

Anatema en oferta

82563-anatemaDurante todo el mes de febrero estará de oferta el ebook «Anatema» de Neal Stephenson, una estupenda novela de ciencia ficción, incluída, por ejemplo en los mejores 20 libros de ciencia ficción de los últimos 20 años de Sense of wonder.

Aquí tenéis la sinopsis:

Hace miles de años, el planeta Arbre estuvo al borde del colapso. Los nuevos intelectuales, los avotos, se reunieron para iniciar un nuevo tipo de vida. Mientras el planeta sufre multitud de transformaciones, el ritmo de evolución de los avotos es lento. Ahora, casi cuatro mil años después de la fundación del sistema, el Poder Secular parece ocultar que hay una nave alienígena orbitando el planeta. Descubrirla y establecer contacto con esos extraños seres es el gran trabajo que espera al protagonista, fra Erasmas.

Mongoliad

mongoliadAunque el proyecto Mongoliad parecía interesante en un principio, no me decidí a apuntarme a esta especie de serial por entregas que habían ideado varios autores, entre los que sobresalía Neal Stephenson. Sin embargo, una vez que se finalizó el proceso y como resultado final se publicaron una serie de libros, sí que me acerqué a la primera entrega en español de este título, situado en una Europa medieval en la que el avance de las hordas mongolas está en Hungría y aún no se ha visto frenado.

Lo primero que me interesaba saber era qué resultados había tenido la homogeneización de estilos, ya que una novela en la que han intervenido tantas manos necesita una cuidadosa labor de edición, para asegurar que no haya errores de continuidad, de estilo… Un trabajo que se ha llevado a cabo en esta primera entrega de una forma muy acertada, han conseguido incluso reprimir los infodumps de Stephenson, algo muy meritorio.

También me interesaba la narración de las escenas de combate, punto fuerte de Mongoliad, ya que los autores llevaban a rajatabla el realismo en el combate y las descripciones son tan detalladas que a veces dan ganas de repetirlas en vivo para ver si son realizables (algo que sin duda habrá hecho Greg Bear y compañía). En este punto he de decir que a veces el detallismo resulta excesivo.

Los diversos puntos de vista narrativos no llegan a entremezclarse nunca, aunque se supone que como los personajes comparten un destino en algún momento lo harán. Hay muchos, muchos protagonistas y aunque algunas historias nos llamen más la atención que otras, los capítulos acaban todos o casi todos en un oportuno cliffhanger folletinesco que hace que no podamos dejar de pasar páginas.

De estos protagonistas, hay de todo, como en botica. Desde el caballero tocado por Dios que se cree en misión divina, hasta la prisionera china que enseña las sutilezas de la corte a un visitante mongol… el abanico es muy amplio e interesante. Precisamente las dos mujeres que aparecen, Cnán y Lian, me parecen las más llamativas, por su bagaje y su participación en la trama.

En cuanto a la historia, esta primera entrega se queda corta, muy corta. Apenas hemos comenzado a entrever las motivaciones de los numerosos personajes cuando ya se acaban las casi 500 páginas de la edición española. ¿Es esto un problema? Pues por desgracia, sí, porque no sabemos cuál va a ser la continuidad de la edición de Mongoliad en español. Esperemos que se publiquen todas las novelas.

Ganadores Prometheus Awards

Hoy se han dado a conocer los ganadores de los Prometheus Awards, dedicados a los libros de ciencia ficción cuyos autores exploran la libertad.

El ganador de este año es:

Cory Doctorow por «Pirate Cinema»

Se ha incluído en el Hall of Fame de los premios a:

Neal Stephenson por «Cryptonomicon»

¡Enhorabuena a los ganadores! Y recordad que si queréis leer «Pirate Cinema», lo podéis bajar aquí.

The stars do not lie

Jay_LakeMorgan Abutti se dispone a revelar los sorprendentes resultados de su investigación astronómica. La humanidad no apareció de repente en el planeta en el que habita de la mano de los dioses (Increates) como todas las pruebas paleontológicas y arqueológicas demuestran. Esto hará temblar los cimientos de la civilización, basada en el precario equilibrio de fuerzas entre la Iglesia y la Talasocracia, que se encuentra en un punto de inflexión por la llegada de la electricidad y de nuevos avances científicos.

Sin embargo, Morgan no llega a avanzar mucho en su discurso, ya que es echado de malos modos de la Sociedad Planetaria y llevado ante la justicia por sus ideas, para acabar embarcado en una carrera que cambiará el mundo.

Este es el punto de partida de The stars do not lie, nominado a los premios Hugo en la categoría novella. La prosa es muy atractiva y me gusta la idea en la que se basa, pero me encuentro con el problema de los referentes de los que bebe el autor que no son nada velados.

Para empezar, esa imagen de un científico exponiendo sus teorías ante una audiencia que se las toma a chifla ha sido utilizada hasta la saciedad. El último ejemplo que se me ocurre es El mapa del cielo de Félix J. Palma, pero hay más. La idea de una Iglesia que retiene el avance científico por su propio interés es el centro sobre el que gira toda la novela Pavana, aunque he de decir que Lake lo hace mucho más entretenido que Roberts. La astronomía como clave para el descubrimiento de verdades ocultas también fue utilizada por Neal Stephenson en su interesantísima Anatema… Incluso diría que me recuerda a Gene Wolfe en su Libro del Sol Nuevo.

Con esto no quiero decir que The stars do not lie no sea entretenida, que lo es, ni que esté mal escrita, nada más lejos de mi intención. Se disfruta de la historia, los personajes son creíbles y la idea de una talasocracia como sistema político sí que es original. Es solo que me parece que es una historia que ya se ha contado en otras ocasiones, a veces mejor y a veces peor.