Fearsome Journeys

fearsomejourneysPara tenerlo en consideración a la hora de votar al mejor editor en formato corto como parte del Hugo Voter Packet venía este Fearsome Journeys de Jonathan Strahan. Aunque nuestros gustos no siempre coinciden, por lo general sus antologías tienen una gran calidad, así que me decidí a leerlo casi en cuanto descargué el HVP.

La nómina de escritores es espectacular, os invito a leer mi opinión sobre cada relato para ver si se han cumplido mis expectativas que ya os digo que eran altas.

“The Effigy Engine: A Tale of the Red Hats” de Scott Lynch

Las mentiras de Locke Lamora fue un libro que me gustó mucho en su momento, se veía que Scott Lynch era un autor muy prometedor. En esta historia tenemos atisbos de lo que nos ofrecía en su primera novela pero debido a su extensión nos quedamos con ganas de más.

Se podría clasificar como perteneciente a la llamada flintlock fantasy, donde en vez del típico escenario medieval fantástico, la tecnología ha avanzado y existen armas de fuego. La combinación entre pólvora y magia da lugar a resultados… ¡sorpresa!… explosivos, todo ello aliñado con el sentido del humor del autor.

La historia me ha gustado mucho por los toques de humor del cronista y por ser una analogía bastante clara de los cambios en las guerras por la llegada de las divisiones acorazadas. Os la recomiendo.

“Amethyst, Shadow, and Light” de Saladin Ahmed

Este relato se encuadra dentro del universo que Saladin creó para Throne of the Crescent Moon, su exitosa primera novela.

La historia del grupo de reclusos unidos a la fuerza para completar una tarea no es original. Es un poco precipitado en su desarrollo, que parece constreñido por la longitud del relato. Y también es previsible, salvo un giro final que lo saca de la rutina.

Podéis leer online otra versión de este mismo relato aquí.

“Camp Follower” de Trudi Canavan

En todas las batallas y guerras han existido personas que ejercen la profesión más antigua del mundo para solaz de los soldados. En este relato, sin embargo, la puta del capitán Reny demuestra ser mucho más de lo que todos pensaban.

La forma de describir la sinrazón de las guerras, la suciedad y el asco que generan hasta en los más curtidos luchadores es muy acertada. Pero la historia de fondo ya la hemos visto muchas veces.

“The Dragonslayer of Merebarton” de K J Parker

Podéis disfrutar de este relato en español gracias a la excelente traducción de Marcheto en Cuentos para Algernon.

Gracias a mis últimas lecturas, veo que resulta muy difícil escribir relatos de humor sin caer en la típica gracieta insulsa. Sin embargo, el misterioso autor K J Parker consigue mezclar humor y drama sin que sobre ni lo uno ni lo otro. Un caballero venido a menos se lanza a la aventura cuando un dragón (resulta que sí existen) asola las tierras de sus vecinos.

Un relato altamente recomendable.

“Leaf and Branch and Grass and Vine” de Kate Elliott

Esta historia, en contraposición con las anteriores, es fallida. Una viuda cuyo marido murió víctima de una guerra civil encubierta se encuentra en la tesitura de ayudar al general que lo llamó a filas.

El viaje en el que se embarca es solo de tres días, pero se me hizo muy largo. Me ha resultado aburrida.

“Spirits of Salt: A Tale of the Coral Heart” de Jeffrey Ford

Esta historia pretende romper con la mitología creada en torno a Ismet Toler, el mejor espadachín de la historia. Y la forma escogida por Jeffrey Ford, la de un estudioso de la figura de Toler es muy acertada, ya que nos permite ver los hechos desde una perspectiva nada edulcorada.

Sin embargo, la narración pronto se pierde con los cambios de estructura, ya que dedica casi más tiempo a hablar de la mentora de Ismet que sobre el propio guerrero. Esto, unido a un final un tanto abrupto, empaña un relato que podría haber dado más de sí, porque tenía ideas interesantes y la prosa resultaba de lectura muy agradable.

“Forever People” de Robert V S Redick

El problema de esta narración es que la ambientación y la leyenda sobre la que gira están bien creadas, pero luego el desarrollo y el final no cumplen las expectativas. También resulta difícil creer en unas elecciones en las que tenga tanto peso el voto de un pueblo alejado de todos los caminos, pero eso es otra historia.

“Sponda the Suet Girl and the Secret of the French Pearl” de Ellen Klages

Dice el refrán que quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón. Bien podría aplicarse a esta historia, donde se mezclan las investigaciones alquímicas con un ladrón buscando su fortuna.

Es muy divertida, la narración está bien llevada y los personajes se hacen querer en unas pocas páginas. De las mejores de la antología.

“Shaggy Dog Bridge: A Black Company Story” de Glen Cook

Guardo un buen recuerdo de los primeros libros de La Compañía Negra, de Glen Cook, donde por primera vez vi la perspectiva de “los malos” en una historia de fantasía.

Por desgracia, este relato no es fácil de entender si no se tiene ese conocimiento de la intrahistoria de La Compañía Negra y no pasa de ser una pequeña escaramuza narrada con pericia, pero poco más.

“The Ghost Makers” de Elizabeth Bear

Con una prosa muy ornamentada pero agradable Elizabeth Bear nos cuenta una historia entretenida de compañeros inesperados que aúnan sus recursos para perseguir un mal mayor.

La ambientación es agradable y la aventura, aunque previsible, es entretenida.

“One Last, Great Adventure” de Ellen Kushner y Ysabeau S. Wilce

El recurso de no utilizar nombres propios para referirse a la mayoría de los personajes, como the Hero o the Elector sirve para que los lectores veamos con cierta perspectiva este relato sobre la decadencia de un mercenario. Acostumbrado a arrasar con todos los impedimentos que le surgen al paso poco a poco la fatiga va haciendo mella en él. Cada día le cuesta más trabajo mover sus poderosos músculos, el cansancio mental le hace desear un retiro que no parece llegar. Aunque quizá su oportunidad esté en esta última misión que le han encomendado en un reino lejano.

“The High King Dreaming” de Daniel Abraham

Relato onírico claramente deudor de los mitos artúricos en el que asistimos a la sucesión de una dinastía a través de los ojos del rey que ha muerto. La evolución de la heredera, el declive del uso de las armas a favor de otros medios para instaurar la paz y la mezcla cultural y racial sirven al autor para reflejar la sociedad moderna. Un buen colofón para la antología.

En general, la antología me ha parecido notable. Empieza con mucha fuerza con el relato de Scott Lynch y luego va bajando un poco el nivel, aunque me gustan mucho los de Ellen Klages y KJ Parker. No hay ningún relato que sea malo, aunque sí ha habido algunos que no han sido de mi gusto. Si quieres ver algo de la fantasía moderna que se escribe en la actualidad, Fearsome Journeys es una buena puerta de entrada.

Oz reimagined : New Tales from the Emerald City and Beyond (y II)

Oz_Reimagined_Final_Front_CoverDebido a la longitud de la reseña, la he dividido en dos. Aquí podéis leer la primera parte.

Beyond the naked eye de Rachel Swirsky

En esta ocasión, la búsqueda del mago de Oz por parte de Dorothy y sus compañeros es un show semejante al de “The running man” donde sólo quien consiga llegar primero verá cumplido su deseo. Simultáneamente, los nobles preparan un golpe para destronar al mago y volver a instaurar su poder.

Este cuento sí que me ha gustado, porque tiene cierta crítica social no muy desencaminada y la narración dividida en dos partes le da una agilidad a la lectura que es de agradecer cuando ya estás saturado de Oz.

A tornado of Dorothys de Kat Howard

Cuando una historia es cíclica y repetitiva, un pequeño cambio puede alterarlo todo. La idea de partida es buena, pero la ejecución y el resultado no.

Blown away de Jane Yolen

La autora nos presenta una historia costumbrista, radicada en Kansas. A pesar de ser una aproximación distinta a las demás de esta antología, me ha dejado indiferente.

City so bright de Dale Bailey

La crítica contra las desigualdades sociales es la base de este relato. Para que la magnífica ciudad de Oz siga brillando como todos la conocen, es imprescindible el trabajo callado de muchas personas que son práctiamente esclavos. El mensaje no cala mucho, pero al menos lo tiene.

Off to see the Emperor de Orson Scott Card

En esta ocasión el protagonista de la historia no es ninguno de los personajes que conocemos de Oz, si no el hijo del escritor L. Frank Baum que vive una extraordinaria aventura que inspirará a su padre. Hay que reconocer que Card sabe cómo escribir una historia, y que su especialidad son los personajes infantiles.

A meeting in Oz de Jeffrey Ford

Jeffrey Ford es una autor al que he conocido muy recientemente, pero que me está gustando mucho. En esta ocasión, vemos como se desarrolla la vida de Dorothy cuando ha vuelto a Kansas y como todo lo real palidece en comparación con lo que le pasó en el mundo mágico. Una aproximación novedosa.

The cobbler of Oz de Jonathan Maberry

Menos mal que he llegado al final de la colección y he leído este relato que con su toque infantil cierra con broche de oro esta irregular compilación. Es una historia preciosa que pienso contar a mis hijos, y además tiene un último toque final que la convierte en adulta. Estupenda.

Oz reimagined no me ha parecido una buena recopilación, supongo que por varios factores. El mundo de Oz quizá sea más conocido en tierras estadounidenses, pero por estos lares nos suena si acaso la película. Es por esto que gran parte de la carga sentimental del libro no me afecta, no se trata de una visita a un recuerdo de mi infancia desde otra perspectiva. También es posible que el tema  de la antología sea demasiado constrictivo, reduciendo así las posibilidades de los escritores. No creo que merezca la pena leer todos los cuentos, pero si recomiendo el último, desde su perspectiva dulce para los pequeños de la casa y con esa última coda para los mayores.

The mad’s scientist guide to world domination (II)

Debido a la longitud de la reseña, he tenido que dividirla en dos. Aquí tenéis la primera parte.

The space between de Diana Gabaldón

Parece que la temática del “científico loco” se le quedaba corta a JJ Adams para completar la antología, por que por mucho que quiera este relato no encaja con la idea que inspira la recopilación ya que lo que mueve la historia es la magia y no la ciencia.

El relato en sí me ha parecido lento y previsible.

Harry and Marlowe meet the founder of the Aetherian Revolution de Carrie Vaughn

Una historia steampunk que se ajusta perfectamente a la temática de la antología, corta, sencilla y entretenida.

Blood and stardust de Laird Barron

Este relato, inspirado claramente en Frankenstein, triunfa en la creación de una atmósfera opresiva en la que los detalles de la brutalidad de los personajes pueden pasar desapercibidos en la historia. Este escenario está increíblemente bien descrito, pero el desencadenante del final de la historia parece un poco traído por los pelos. Es una lástima que esa parte no se haya pulido un poco más.

A more perfect union de L.E. Modessit, Jr.

Aplicar la ciencia a las elecciones para obtener los resultados deseados es el sueño de todo político, pero no así de todo ciudadano.

Rocks Fall de Naomi Novik

Una conversación al borde de la muerte entre un superhéroe y un supervillano que da a entender que no todo es blanco y negro. Se queda en poca cosa, creo que podría haber dado más de sí.

We interrupt this broadcast de Mary Robinette Kowal

Ese aire retro de tarjetas perforadas y cálculos matemáticos a mano es lo que hace especial este relato ambientado en la guerra fría. De los mejores de la antología.

The last dignity of man de Marjorie M. Liu

La premisa de esta historia es interesante, en el mundo real existe una multimillonario de la familia Luthor al que su madre nombre Alexander. Como una profecía autocumplida, dedica sus recursos a parecerse a Lex Luthor cuando no es esa su verdadera forma de ser. Creo que la historia pretende tener un mayor calado moral del que yo soy capaz de extraerle, pero no descarto una relectura.

The Pittsburgh Technology de Jeffrey Ford

A Jeffrey Ford lo descubrí gracias al estupendo blog Cuentos para Algernon, y tengo el firme propósito de investigar más su ficción corta. Esta historia, que parte de una premisa tan interesante como la oportunidad de cambiar tu vida mediante el uso de la tecnología y que está muy bien escrita, no llega a acabar de convencerme. Creo que el autor juega a no dejar clara la verdad, pero no llega a rematar el relato.

Mofongo knows de Grady Hendrix

Por alguna extraña razón, los gorilas inteligentes son un recurso bastante utilizado en los superhéroes, especialmente en los del sello DC. En este relato, Grady Hendrix homenajea a estos tebeos de la eda dorada de los tebeos y también a los relatos puros de aventuras como “Las minas del Rey Salomón”. A su vez, es un recordatorio de nuestro paso temporal por este mundo, tengamos las capacidades que tengamos. Por desgracia, la prosa y la historia no están a la altura de las ideas que se pretenden plasmar.

The food’s taster boy de Ben H. Winters

Esta irregular historia pone fin a la antología. Aunque el transfondo pretende inculcarnos la necesidad de seguir teniendo metas para que la vida tenga sentido, la ejecución no me ha gustado, aunque la resolución si.

En general, la antología me ha parecido de menos calidad que otras recopiladas por John Joseph Adams, quizá debido a que la premisa en la que se basaba era demasiado restrictiva y las historias han sido repetitivas o fuera del ámbito de la colección.

Cuentos para Algernon Volumen I

He tenido el honor de participar en el especial de C sobre lo mejor del 2013. La necesaria concisión del artículo me dejó con ganas de hablar pormenorizadamente de los relatos de Marcheto, así que a continuación podréis leer alguna que otra reflexión sobre ellos:

Quedarse atrás de Ken Liu

Ken Liu consigue exponer nuestros sentimientos de una forma sutil pero a la vez efectiva en sus relatos. En este caso vemos lo que queda del mundo tras la singularidad y cómo la regresión tecnológica se ceba en los que han decidido no trascender. El autor utiliza este entorno para mostrarnos una nueva visión sobre el eterno conflicto generacional de padres e hijos. Un relato muy emotivo.

Un diez con una bandera de Joseph Paul Haines

En un estado futuro, todo está parametrizado según la clase a la que pertenezcas. Hasta las embarazadas se someten a pruebas para conocer qué categoría alcanzarán sus hijos. Pero ¿qué sucede cuándo a la nota más alta se le une una advertencia de sacrificio para los padres?

La premisa no es muy novedosa pero me había parecido interesante, aunque no estoy segura de que el desarrollo sea muy adecuado. Me resisto a creer que el egoísmo de unas personas, aunque sea camuflado como amor, justifique ciertas acciones.

Otro final del imperio de Tim Pratt

En el campo de la fantasía resulta difícil dar con ideas frescas, pero en este relato Tim Pratt consigue dar una nueva vuelta de tuerca a la famosa profecía autocumplida. Realmente divertido.

Radiante mañana de Jeffrey Ford

A veces te encuentras con ese tipo de relatos que resultan inclasificables pero que tiene una ejecución tan buena que te gustan mucho. Radiante mañana es uno de ellos. Resulta, nunca mejor dicho, kafkiano en el sentido de extraño pero también en el sentido de bien escrito y evocador.

La hija de Frankenstein de Maureen McHugh

Me resulta más interesante lo que escribe Ted Chiang sobre el relato que el propio relato, algo que no resulta muy halagador. Es cierto que el elemento de ciencia ficción es tenue pero existe, no sé si se debe tomar como un alegato contra la clonación o sobre cómo afrontar la pérdida, pero no me acaba de convencer.

26 monos, además del abismo de Kij Johnson

Tras leer este relato entiendo aún menos como “Mantis Wives” llegó a estar nominado el año pasado a mejor relato corto en los Hugo, porque si Kij Johnson es capaz de escribir tan bien como nos muestra aquí, ¿en qué estaría pensando al escribir lo otro?

Esta historia es un ejemplo de cómo no hace falta explicar todo lo que ocurre con pelos y señales para que el sentido de la maravilla nos envuelva en una narración. Solo tenemos un atisbo de la historia, que sigue su curso aún cuando nosotros ya no podemos verla, pero somos afortunados de haber tenido la oportunidad de ser testigos de ella.

Las siete pérdidades de Na Re de Rose Lemberg

Este relato es muy emocionante, en un brevísimo espacio la autora consigue comprimir toda la angustia existencial de aquellos desgraciados condenados a una huida eterna por la sinrazón humana. Con frases tan bellas como Mi vida viene descrita por la música de violines mudos es normal que la autora me haya conquistado.

Cerbo un Vitra ujo de Mary Robinette Kowal

Por lo general no acostumbro a leer nada de terror porque no me gusta pasarlo mal de forma voluntaria. Pero para poder hacer una reseña en condiciones de la recopilación tenía que hacerlo e incluso Marcheto me animó a hacerlo así que me he armado de valor y lo he conseguido.

He de decir que el relato está bien, y aunque la idea de fondo ya la hemos visto en otros sitios, está expresada con tal crudeza que no puede dejar indiferente a nadie.

Halo de L. Anette Binder

Otro relato que se puede considerar slipstream o realismo mágico, pero que no me ha terminado de interesar. La idea de los halos podría haber dado más juego pero al final la autora no llega a ningún sitio con ella.

Caída de una mariposa al amanecer de Aliette de Bodard

Cualquier cosa que diga de Aliette va a venir precedida por mi más sincera admiración, así que no os fíes mucho de mí cuando os diga que este relato es muy bueno, simplemente leedlo y juzgad por vosotros mismos.

Y como Marcheto ha traducido también la introducción al universo de Xuya, no sé si seréis capaces de resistir la tentación de leer algún relato más en este entorno. Os recomiendo especialmente “On a red station, drifting”.

Los ojos de Dios de Peter Watts

Lo único que había leído del canadiense había sido la magnífica, pero terriblemente exigente “Visión ciega” así que me alegra constatar que se puede leer algo suyo sin necesidad de releer cada párrafo varias veces para estar seguro de entenderlo todo.

Me resisto a elegir un relato por encima de los demás porque el nivel medio es muy bueno, pero creo que este monólogo interior sobre la culpabilidad tendría muchas papeletas.

Loup-garou de R.B. Rusell

Otro relato de terror, pero afortunadamente éste es más light tanto que de hecho a lo mejor no es tanto de terror como weird (esa categoría que tan difícil es de definir pero que tanto predicamento tiene últimamente). Nunca pensé que ver una película pudiera tener tantas consecuencias para el espectador.