Portada de Crowfall

Os traigo la que será portada de Crowfall, la tercera y última novela de Ed McDonald. La portada es obra de Dan Smith de BionicGraphics. La fecha de publicación será el trece de junio del año que viene.

La portada sigue la línea marcada por las anteriores de la serie, con una paleta de colores muy limitada pero no por ello menos impactante.

Esta es la sinopsis:

A sorceress cataclysm has hit the Range, the final defensive line between the Republic and the immortal Deep Kings.

Tormenting red rains sweep the land, new monstrosities feed on fear in the darkness, and the power of the Nameless, the gods who protect the Republic, lies broken. The Blackwing captains who serve them are being picked off one by one, and even immortals have learned what it means to die. Meanwhile the Deep Kings have only grown stronger, and are poised to deliver a blow that will finally end the war.

Ryhalt Galharrow stands apart from it all.

He has been deeper into the wasteland known as the Misery than ever before. It has grown within him – changed him – but all power comes with a price, and now the ghosts of his past, formerly confined to the Misery, walk with him everywhere.

They will even follow him, and the few surviving Blackwing captains, on one final mission into the darkness.

Y mi traducción:

Un cataclismo de origen mágico ha golpeado The Range, la línea defensiva final entre la República y los inmortales Deep Kings.

Lluvias tormentosas barren la tierra, nuevas monstruosidades se alimentan del miedo en la oscuridad y el poder de los Nameless, los dioses que protegen la República, yace roto. Los capitanes de Blackwing que les sirven están siendo eliminados uno a uno e incluso los inmortales ya saben lo que es morir. Mientras, los Deep Kings son cada vez más poderosos y se preparan para dar un último golpe que acabará con la guerra.

Ryhalt Galharrow se ha apartado de todo.

Ha estado en las profundidades del erial conocido como la Miseria aún más que antes. Ha crecido en él, le ha cambiado, pero todos los poderes tienen un precio, y ahora los fantasmas de su pasado, anteriormente atrapados en la Miseria, le acompañan a cualquier parte.

Incluso le seguirán, a él y a los pocos capitanes Blackwing supervivientes, en una misión final hacia la oscuridad.

Ravencry

Estar al día de la nueva corriente de autores de fantasía es algo prácticamente imposible. Se publica mucho, sobre todo dentro de la corriente grimdark, y habría que especializarse solo en esta parcela para poder leerlo todo (aún así, dudo que se pudiera). Mi estrategia, por el contrario, consiste en picotear un poco de aquí y allí para ver qué autores me gustan y seguir con ellos cuando puedo. También seguir el consejo de algunos “prescriptores” en cuyo criterio confío.

El caso es que Ravencry es la segunda parte de una trilogía que empezó con Blackwing, una obra que a pesar de sus defectos me entretuvo. Me temo que Ravencry se sitúa un escalón por debajo de esta primer libro.

La acción se sitúa cuatro años después de los hechos acontecidos en la primera entrega, pero se puede considerar una continuación directa, por que los personajes no han avanzado mucho a pesar del tiempo transcurrido, aunque haya algunas incorporaciones nuevas al plantel de los Blackwing.

El libro tiene un marcado tono místico, derivado de la aparición de una poderosa secta de la luz alentada por las apariciones de una misteriosa dama brillante en la ciudad. Esta influencia me temo que no le sienta bien a la narración, que pierde parte de la acción que impregnaba las páginas de Blackwing a favor de una “travesía por el desierto”. Aunque este peregrinaje no dura cuarenta días y cuarenta noches, esta claro cuál es el referente de Ed McDonald al escribir estas páginas.

También se añoran los diálogos chispeantes que tanto dinamizaban el primer libro. Creo que el mayor número de diálogos tienen lugar entre el protagonista y un cuervo, un ser sin inteligencia propia, por lo que las conversaciones no dejan de ser cíclicas.

También hay puntos positivos en el libro. La trama de corrupción está muy bien planteada, sucediendo antes los propios ojos de los vigilantes sin que estos se percaten de nada. En ocasiones el autor se adentra en el terreno más gore, algo que hará las delicias de los lectores que gusten más de este aspecto de la fantasía oscura. Se nota que estas páginas ya estaban pensadas cuando estaba escribiendo la primera novela, por lo que vemos referencias a capítulos anteriores que ahora encuentran explicación. Aunque la principal motivación del archienemigo sea la ambición por el poder absoluto, el amor juega un papel principal en la historia de Galharrow

A pesar de no haber quedado completamente satisfecha con Ravencry, creo que volveré a darle una oportunidad al autor en una siguiente entrega.

Blackwing

Está cada vez más extendida la tendencia grimdark en la fantasía moderna, esa forma de escribir sucia y “realista” (en lo que es posible ser realista en mundos donde la magia existe) en la que los matices entre el bien y el mal se degradan hasta ser prácticamente indistinguibles.

Dentro de esta tendencia Blackwing había recibido buenas críticas y con su reciente publicación en español  decidí darle una oportunidad.

El estilo de Ed McDonald parece hecho a medida para la fantasía. Despliega unos elementos quizá no demasiado originales en su concepción, pero lo hace con oficio y logrando mantener el interés del lector en todo momento.  El personaje principal, un ¿mercenario? torturado por un pasado que se va revelando poco a poco, tiene un código moral retorcido pero verosímil que aplica a rajatabla aún entre los vapores alcohólicos en los que suele moverse. Sus compañeros y sus adversarios están también muy bien trazados, con unos diálogos acerados que dejan al aire las miserias humanas. Me gusta mucho la lealtad que demuestran los tres compañeros que forman el núcleo duro de la compañía, con pullas e indirectas fruto del conocimiento profundo del otro.

Es también apreciable el conocimiento del autor de la esgrima y de la lucha armada en general. Se trata de un mundo donde se están empezando a utilizar armas de fuego, pero cuya carga es todavía engorrosa y no permite su uso continuado, por lo que fajarse con armas de filo es la forma de lucha más habitual.

Todos estos elementos se mezclan para dar lugar a una historia que no consigue brillar especialmente por su originalidad, aunque sí por su crudeza. El enfrentamiento entre dos tipos de seres superpoderosos que toma como terreno las ciudades donde los humanos somos meras hormigas que pisotear o peones que sacrificar, la magia oscura por la que siempre hay que pagar un precio, las traiciones e insidias políticas a la orden del día, los quintacolumnistas que trabajan a favor del invasor… Una lectura quizá no muy refrescante pero sí absorbente y entretenida aunque tenga algunos fallos de ritmo. Tanto como para convencerme para leer la siguiente entrega, Ravencry.

Blackwing está editado en español por Minotauro con traducción de María José Diéz Pérez.