Persephone Station

En algunas películas pasa, pero es rara la ocasión en la que los personajes secundarios se comen cada escena en la que aparecen en un libro, ya que se supone que el autor tiene más control sobre lo que escribe. Sin embargo, en Persephone Station me llamaban mucho más la atención las tramas secundarias que la historia principal, aunque esta no careciera de interés. Y tampoco os dejéis engañar por el título, porque lo que es en la estación espacial propiamente dicha tampoco es que transcurra la mayor parte del libro.

Sentía mucha curiosidad por el salto a la ciencia ficción de Stina Leitch, una autora hasta ahora más centrada en la fantasía. Y no le ha sentado nada mal el cambio, porque consigue ofrecernos una obra muy entretenida con personajes con los que empatizar y cierto aire de western fronterizo espacial que es de agradecer.

Uno de los aspectos destacables de la panoplia de personajes que Leitch despliega ante nosotros son sus variadas orientaciones sexuales, algo que está tratado con total naturalidad y se integra de forma orgánica en la narración. El hecho de que se cuente desde tres puntos de vista diferentes que se van entrelazando también favorece el ritmo de lectura, aunque he de reconocer que no todas las narradoras tenían el mismo interés para mí, porque una de ellas en particular destaca especialmente sobre todas las demás. No sé si será porque su intrahistoria está más trabajada o simplemente resulta más interesante, pero es algo que merece la pena destacar.

Persephone Station se puede enmarcar dentro de la corriente de ciencia ficción optimista que parece ser tendencia en estos momentos. Por supuesto que hay confrontación, enfrentamientos militares y alguna que otra muerte, pero el tono general es esperanzador, como si las buenas acciones que se llevan a cabo pudieran desequilibrar la balanza hacia el lado de la comprensión y la aceptación de las diferencias inherentes a una cultura alienígena.

Porque sí, también hay aliens en este libro, además de alguna que otra sorpresa que no desvelaré pero que es totalmente de mi gusto. El hecho de que estos aliens tengan una biología un tanto atípica y moldeable permite a Leitch jugar con las relaciones con los demás personajes, bastante facilitadas por su capacidad de tomar formas humanas. En este caso es la otra especie la que se adapta a nosotros para facilitar la comunicación.

Aunque no he encontrado ninguna referencia sobre si este libro es el primero de una serie o no, no me importaría volver a ver a estos personajes en acción. Es una novela perfectamente auto-conclusiva, no me malinterpretéis, pero se les coge cariño a los protagonistas, por lo que otra historia con estos tendría una buena acogida.

A Desolation Called Peace

Había mucha expectación alrededor de la publicación de la continuación de la flamante ganadora del premio Hugo, A Memory Called Empire. En este sentido, Arkady Martine no decepciona, ya que nos trae una novela que continúa con las andanzas de los personajes de la anterior entrega, pero que cambia tanto el escenario como el foco.

Me parece especialmente destacable la forma «realista» (dentro de lo que cabe) con la que se afronta un primer contacto con una especie extraterrestre que se considera una amenaza. El enfoque principal que se utiliza es el lingüístico, intentando establecer puentes entre los negociadores mediante repetición de sonidos o representaciones gráficas. Es muy interesante cómo los encargados de las negociaciones se enfrentan a la dificultad inherente de conocer al otro, cuando no hay apenas puntos en común. También se aprovecha el estudio de la biología, que tendrá un papel fundamental en el desarrollo de la novela, por motivos que se irán desvelando a partir de la tercera parte del libro y que me han recordado por momentos a Peter Watts o Tade Thompson.

Pero A Desolation Called Peace no sería un digno miembro de la saga Teixcalaan si no tuviéramos intrigas políticas. No temáis, aquí las tendréis a raudales. Cada personaje se encuentra a veces manejado por los hilos invisibles de sus superiores o controladores en una recreación bastante correcta de una trama de espionaje a la antigua usanza. Ya sea en las relaciones entre el Imperio y las colonias o dentro de la propia flota militar del Imperio, cada acción tiene detrás una reflexión destinada a colocar las piezas en los lugares más aventajados para el golpe final. Aunque resulta muy entretenido ver cómo se van desarrollando los acontecimientos, en determinadas ocasiones el ritmo de la novela se resiente precisamente por esta preparación tan exhaustiva. Este es el principal problema que le he encontrado al libro, que en ocasiones se vuelve demasiado moroso en su avance.

Me gusta mucho cómo se hace hincapié en la cultura de los «imagos», esos implantes mentales que permiten crear una continuidad de los conocimientos que se van pasando de unas personas a otras mediante un implante que permite fusionar la personalidad del donante con la del receptor. De una forma bastante inteligente, Martine vuelve a hablarnos sobre conciencias colectivas desde otros puntos de vista distintos. Espero que este extremo se explore en mayor profundidad en la siguientes entregas de la saga.

En definitiva, estamos ante uno de los libros destinados a ser un éxito en 2021.

Anunciada la publicación de The Unraveling

The Unraveling, la novela de Benjamin Rosembaum que publicará Erewhon Books, ha visto atrasada su publicación hasta el 18 de mayo.

Esta es la portada:

La sinopsis:

In the distant future somewhere in the galaxy, a society has emerged where everyone has multiple bodies, cybernetics has abolished privacy, and individual and family success within the rigid social system is reliant upon instantaneous social approbation.

Young Fift is an only child of the Staid gender, struggling to maintain their position in the system while developing an intriguing friendship with the poorly-publicized bioengineer Shria–somewhat controversial, since Shria is Bail-gendered. 

In time, Fift and Shria unintentionally wind up at the center of a scandalous art spectacle which turns into the early stages of a multi-layered revolution against their strict societal system. Suddenly they become celebrities and involuntary standard-bearers for the upheaval.

Fift is torn between their own family cohort’s survival and Shria’s freedom; staying true to their feelings and caving under societal pressure. Whatever Fift decides will make a disproportionately huge impact on the future of the world. What’s a young Staid to do when the whole world is watching?

Mi traducción:

En un futuro lejano en algún lugar de la galaxia, ha surgido una sociedad donde cada persona tiene varios cuerpos, la cibernética ha anulado la privacidad y el éxito individual y familiar está sujeto a la aprobación social constante dentro de un rígido sistema social.

La joven Fift es una hija única del género Staid, luchando para mantener su posición en el sistema mientras desarrollaba una extraña amistad algo controvertida con la bioingeniera Shria, ya que Shria es de género Bail.

Con el tiempo, Fift y Shria terminan involuntariamente en el centro de un espectáculo artístico escandaloso que se convierte en las primeras etapas de una revolución de múltiples capas contra su estricto sistema social. De repente se convierten en celebridades y abanderadas involuntarias del levantamiento.

Fift está dividida entre la supervivencia de su propia cohorte familiar y la libertad de Shria; mantenerse fiel a sus sentimientos bajo la presión social. Cualquier cosa que Fift decida tendrá un impacto desproporcionado en el futuro del mundo. ¿Qué debe hacer una joven Staid cuando el mundo entero está mirando?

Hench

Tenía buenas referencias sobre Hench, la novela de superhéroes de Natalie Zina Walschots y aunque no me he encontrado lo que esperaba y ciertamente la parte final de la novela me ha costado trabajo, he de reconocer que algunos partes están bastante bien.

Existen algunas novelas de superhéroes narradas desde el punto de vista de «los malos», se me vienen a la cabeza Pronto seré invencible de Austin Grossman o Vicious y Vengeful de V.E. Schwab. Pero claro, en el género de super héroes las principales referencias forzosamente tiene que ser los cómics. La idea principal de la novela, sobre el coste humano y material de la propia existencia de los superhéroes se puede encontrar en muchos sitios, sin ir más lejos The Boys, en su vertiente más sádica. Pero la palanca que usan los villanos para vencer a los superhéroes me recuerda mucho más al Born Again desde el punto de vista de Kingpin.

La novela está contada a través de las vivencias de Anna, una empleada a tiempo parcial para los villanos a través de una empresa de trabajo temporal. Aunque suene un poco sorprendente, cualquier malvado con algo de categoría tiene negocios que mantener para seguir teniendo financiación para sus maléficos planes, impuestos que evadir y necesidad de músculo para distraer la atención de los superhéroes. Esto, que parece lógico, da lugar a todo un entramado de trabajadores que aceptan puesto de distinta responsabilidad en las empresas montadas por el villano de turno porque hay que ganarse la vida. Pero este tipo de trabajo tiene un riesgo inherente cuando hay algún tipo de confrontación con seres poderosos, como es el destino de cualquier supervillano.

Anna sale malparada en una de estas ocasiones, pero el verse recluida en casa debido a sus lesiones le da el tiempo y el enfoque necesario para investigar sobre el verdadero coste de las acciones de los superhéroes, dando lugar al detonante del resto de la historia.

La novela va de más a menos, ya que a pesar del interés que puede tener al principio la investigación sobre los superhéroes, conforme van avanzando las páginas se va tornando en una persecución quizá innecesariamente cruel. Aunque al fin y al cabo no debería sorprendernos nada de esto ya que estamos hablando desde el punto de vista de «los malos», siempre gusta que haya alguna posibilidad de redención. Y el hecho de que todo sea orquestado por una persona aparentemente normal, nos hace reflexionar aún más sobre qué se considera bueno y malo, e incluso moral.

La novela cierra todas las tramas, pero es cierto que tiene material suficiente para una continuación, que ya veremos si ve la luz.

In the Black

Este libro y su autor han sido víctimas de una injusta campaña de difamación en Goodreads con un montón de puntuaciones negativas incluso antes de su puesta a la venta, probablemente por las opiniones políticas de Tomlinson. De esta forma, resulta muy difícil hacerse una idea sobre la calidad del libro tomando esta sola referencia, pero si queréis una reseña espero que equilibrada, aquí la podréis encontrar.

In the Black se define como ciencia ficción militar e indudablemente la mitad de la novela se ajusta perfectamente a esta definición, pero lo que no se comenta es que también tiene una curiosa parte de thriller empresarial que complementa y equilibra la trama para ir ofreciendo cambios de perspectiva que le vienen muy bien a la historia y que, como suele pasar, alcanzarán un punto común en algún lugar de desarrollo de la historia.

Mi parte preferida es la militar propiamente dicha, con una nave patrullando la frontera establecida entre los humanos y los alienígenas tras una guerra que aunque ha acabado, sigue teniendo en vilo a las dos razas enfrentadas. Cuando empiezan a desaparecer de manera misteriosa los satélites espía que vigilan la zona, saltan las alarmas. La capitana Susan Kamala habrá de investigar el tema con cuidado de no traspasar la fina línea que convertiría en agresión militar sus actos. Se trata de una protagonista fuerte y decidida, pero no por ello menos humana. Me encanta cómo la describe el autor y cómo sus actos van encaminados a defender lo que cree justo, aunque pueda parecer contradictorio con las órdenes recibidas. Esta sección del libro tiene algunos toques de primer contacto, pero no se dedica a explorar esta parte en profundidad, quizá generalizando en demasía el honor guerrero.

La otra mitad del libro, el thriller empresarial, es menos atractivo para mí. En esta ocasión el foco se centra en el mandamás de una de las compañías humanas más importantes. Podría haberse aprovechado para realizar algo de crítica social, ya que vemos las tremendas diferencias entre los CEOs de los grandes conglomerados empresariales que dictan el futuro de muchos mundos y el resto de los mortales, pero es algo que se da por hecho y hay cierto aire de propaganda de superación de los problemas por tus propios méritos que no resulta para nada convincente. Sin embargo, mi principal problema con esta parte del libro es la resolución un tanto chabacana del conflicto entre el infiltrado en la compañía y el máximo dirigente, que es decepcionante. Con la cantidad de recursos a su disposición tener que recurrir a algo tan poco lógico me sacó totalmente de la novela. Menos mal que estaba ahí la capitana Kamala para animarme.

Lo que tampoco se indica claramente en la portada es que esta es la primera entrega de una serie, ya que el final es un continuará de libro de esos que te estampan en las narices y se te queda cara de tonta. Supongo que leeré la continuación cuando esté disponible, ya que son más los pros que los contras del libro, esperando que mejore esos aspectos que tanto me han chocado.

Portada de Shards of Earth

No hace falta mucho para convencerme de leer lo que escribe Adrian Tchaikovsky, de hecho diría que mi mayor impedimento es LO MUCHO que escribe. Pero es que cuando se anuncia una nueva saga de space opera y con esta belleza de portada, el medidor del hype directamente explota.

Por si la imagen no os había convencido, mirad la sinopsis:

Eighty years ago, Earth was destroyed by an alien ‘Architect’. Some escaped, but millions died. So to protect its colonies, humanity shaped the minds of Idris and others into weapons and sent them into battle. Then the Architects disappeared.

Heroes like Idris have been forgotten, and he’s glad of it. He’d rather retire to a shabby salvage vessel than be anyone’s living weapon. Until this small ship makes a huge discovery.

Hunted by gangsters, governments and spies, Idris and his allies race across the galaxy searching for answers. For they have something of incalculable value that many would kill to obtain. They have proof the Architects are back, and that the war never really ended.

Mi traducción:

Hace ochenta años, la Tierra fue destruida por un alien arquitecto. Algunos escaparon, pero millones murieron. Para proteger sus colonias, la humanidad ha formado las mentes de Idris y otros como armas y los ha mandado a la batalla. Los arquitectos desaparecieron.

Los héroes como Idris han caído en el olvido y a él le parece bien. Prefiere su retiro en una cochambrosa nave de recuperación que ser el arma viviente de nadie. Hasta que su pequeña nave hace un gran descubrimiento.

Perseguido por gánsteres, gobiernos y espías, Idris y sus aliados recorren la galaxia en busca de respuestas, ya que tienen algo de valor incalculable por lo que muchos matarían. Tiene la prueba de que los arquitectos han vuelto y que la guerra nunca llegó a finalizar.

Mi única posible respuesta a esta información sería: ¿cuánto falta para mayo?

The Rush’s Edge

La portada de The Rush’s Edge me llamó la atención desde un principio y la sinopsis disponible también me pareció atractiva, así que decidí darle una oportunidad a esta autora con su primera novela. Lo cierto es que esta publicación de Angry Robot no es muy novedosa en su planteamiento, pero está escrita con gracia y aunque camine por rutas ya transitadas, resulta agradable leerla.

En el universo que ha creado Ginger Smith, hay humanos de primera y de segunda categoría, porque algunos son creados ex profeso como carne de cañón, con una esperanza de vida bastante limitada y condicionamiento genético para la búsqueda de un chute de adrenalina. Si esto os trae a la cabeza la palabra «replicante» no iréis muy desencaminados.

Esta injusticia subyacente al modelo de vida humano es la fuerza motor que impulsa hacia delante toda la narración. Cuando estos soldados terminan su periodo obligatorio de servicio en la guerra, han de luchar contra sus propios instintos, en un tratamiento muy similar al que hemos visto en otras ocasiones con el estrés post traumático de los veteranos militares, pero corregido y aumentado por las necesidades inherentes a su morfología.

Lo que me convenció definitivamente con The Rush’s Edge fueron los personajes, ya que aún siendo un poco maniqueos exhalan empatía por los cuatro costados y resulta muy fácil encariñarse con ellos. Es que son buenas personas y esto no es tan fácil de encontrar en la ciencia ficción habitualmente. También es de agradecer el giro un tanto inesperado que provoca la aparición de un nuevo factor en la nave en la que transcurre la mayoría de la acción, para añadir algo de sabor a una novela correcta aunque un tanto plana.

Las escenas de acción están bastante bien narradas, tanto los enfrentamientos cuerpo a cuerpo como las escaramuzas espaciales. Y también es muy de agradecer que se trate de una obra auto conclusiva, aunque la autora ha dejado varias tramas que pueden ser continuadas si así se requiriera. Nos encontramos por tanto ante una novela que no cambiará la literatura, pero que tampoco lo pretendía.

Down Among the Dead

Hay novelas que sufren un clarísimo síndrome de segundo libro, pero me temo que Down Among the Dead tiene algún problema añadido, además de este que estamos mencionando.

La historia continúa donde la dejó la autora con la anterior entrega, pero con la protagonista Hail Bristol en una posición muy complicada, sintiéndose culpable de la muerte de muchos de sus colaboradores más allegados y en manos de quiénes podrían ser culpables de esta masacre. Cierto es que la posición mental en la que se encuentra es muy delicada, pero K.B. Wagers insiste muy machaconamente en hacérnoslo saber sin rastro de duda. La aparición de fantasmas con los que charla amigablemente nos hace pensar que su equilibrio mental es un tanto inestable. El primer tercio del libro resulta especialmente pesado e incluso ofensivo, porque la preparación que recibe Hail consiste en morir en combate de forma persistente para ser resucitada en un círculo vicioso que aporta muy poco a la lectura, salvo hartazgo. Y además esta circunstancia se ve agravada por un síndrome de Estocolmo como una catedral de grande.

El libro remonta algo en la segunda parte, pero no sé si lo suficiente como para compensar el bagaje que llevaba de las páginas anteriores. Y eso que asistiremos a unos planes un poco alocados para que la guerra a la que hace referencia el título de la serie pueda detenerse de forma definitiva, pero las resoluciones son un poco más fruto del azar que de la propia planificación. Y también resulta muy chocante el culto a la persona de Hail en el planeta «materno» de los aliens, cuando ella supuestamente es una simple humana. ¡Es que hasta en las clases es obligatorio aprender su idioma por si se la encuentran!

Realmente, no me he quedado con muchas ganas de leer la última entrega, aunque reconozco que el último giro sí que resulta intrigante.

The Galaxy, and the Ground Within

Cuando tu estado de ánimo no está muy boyante a veces es necesario volver a los lugares que sabes que te harán sentir cómoda y contribuirán a tu bienestar. Uno de esos lugares para mí son los libros de Becky Chambers, son como tomar un chocolate caliente arrebujada en una mantita.

Con esta cuarta entrega de la saga Wayfarers, la autora vuelve a un escenario muy pequeño y restringido, como ya hizo en A Closed and Common Orbit. Toda la novela tratará de la interacción durante un corto espacio de tiempo de tan solo cinco personajes y de estos cinco solo habremos conocido a uno con anterioridad, aunque fuera fugazmente. La estructura de la historia es por tanto minimalista, pero aún así Chambers logra tratar temas bastante universales con ese toque tierno que caracteriza su prosa. Y tampoco descuida la parte biológica a la que nos tiene acostumbrados con las definiciones de la morfología de cada especie representada en la novela, y cómo sus peculiaridades físicas influyen en su comprensión del exterior y, por ende, del resto de especies. Aunque se trata también de un constructo sociológico para que la escritora pueda dar voz a sus inquietudes, representando en las especies alienígenas distintos puntos de vista sobre la sociedad, la familia, las relaciones, la crianza… toda una serie de temas muy importantes y tratados con mucho respeto y cariño, de una forma muy «humana», aunque la presencia humana real en la novela es prácticamente testimonial.

Quizá sea importante destacar la presencia de un joven de una de estas especies alienígenas y el hecho de que se refieran a su persona con pronombres neutros, dando a indicar que cuando alcance la madurez será cuando pueda escoger libremente cuál será su sexo, sea macho, hembra o cualquier otra opción intermedia. Me gusta cómo está tratado este tema con total naturalidad, pero también con cierta intención didáctica cuando en el transcurso de una conversación se habla sobre algunos seres que tratan de influir sobre esta decisión y cómo esto puede resultar confuso para el afectado. Una forma maravillosa de promulgar la libertad de decisión ante las presiones del mundo exterior.

No he contado mucho de la trama porque la verdad, no hay mucha. Hay algunos puntos de inflexión pero realmente sirven para dar un nuevo giro de tuerca y dar a la autora más herramientas para seguir exponiendo las interacciones entre los personajes esta vez con un poco más de presión y urgencia, debido a las circunstancias. Y es que básicamente, los personajes de Chambers son buenas personas, aunque tengan puntos de fricción y por supuesto algún que otro encontronazo, aunque por lo general, todo es muy civilizado.

Aunque he leído por ahí que está era la última entrega de la serie, no descarto que Becky Chambers vuelva a explorar algún aspecto del universo Wayfarers, ya que le quedan cosas por contar.

Firewalkers

Es bastante complicado mantenerse al día de los lanzamientos de un escritor tan prolífico como Adrian Tchaikovsky, pero no por ello vamos a dejar de intentarlo. En este caso la escasa longitud de Firewalkers facilitaba la tarea.

Se trata de una obra sobre el cambio climático y sus consecuencias, aunque quizá más sobre el hecho de que ya sea irreversible y cómo se podría vivir después de la catástrofe. Hablamos de una ciencia ficción de futuro cercano y he de decir que bastante pesimista, con una crítica nada velada a las desigualdades sociales donde las clases altas siguen viviendo rodeadas de privilegios a salvo de las inclemencias meteorológicas y la inmensa mayoría de la humanidad ni siquiera tiene segura su próxima comida.

En este contexto seguiremos la actuación de los firewalkers del título, jóvenes que se arriesgan a enfrentarse al desierto y sus peligros para recuperar el funcionamiento de las instalaciones fotovoltaicas que todavía alimentan los resorts de los ricos. La ironía es sublime.

El problema que le encuentro a esta historia en particular es que está bastante deslavazada, con una sucesión de anécdotas que no parecen tener conexión entre sí. Aunque en los momentos finales si que vuelve a recuperar la tensión, la verdad es que la historia y los personajes no acaban de cohesionar en un todo atractivo. Me gusta el tono reivindicativo, pero realmente las soluciones que se dan son un tanto rocambolescas, movidas quizá más por una búsqueda de un final feliz que de una consecución lógica de acontecimientos. En la primera parte de la narración el autor también cae en una serie de repeticiones que entiendo son innecesarias y lastran el ritmo de la historia, que como ya he dicho es bastante corta y quizá por eso no se note en demasía esta reiteración.

Considero que hay libros del mismo autor bastante más recomendables que este Firewalkers, que a mí no me ha convencido.