Sea Change

Nancy Kress escribe en esta ocasión sobre un futuro tan cercano y verosímil que llega a resultar realmente inquietante.

Lo primero que llama la atención de Sea Change es su protagonista, una mujer activista de mediana edad con una tragedia en su pasado que además de su trabajo en un despacho de abogados desarrolla una doble vida como parte de una célula clandestina a favor de las modificaciones genéticas. No nos encontramos ante un joven idealista que lucha contra el sistema, en cambio vemos a una señora que ha sufrido mucho y aún así se sigue arriesgando por lo que considera justo. Me encanta este aspecto, y el valor que la experiencia le da a sus intervenciones.

La investigación de modificaciones genéticas de las plantas y animales está prohibida y se considera terrorismo desde que un error dio lugar a una epidemia localizada. No estamos hablando de un virus que se haya extendido y haya acabado con la humanidad, se podría incluso considerar un hecho aislado, pero las repercusiones son muchas, porque sin modificación genética para mejorar los cultivos, hay gente que pasa hambre.

Me gusta la utilización de técnicas de lo más antiguo para el funcionamiento de la célula y de esta forma esquivar la vigilancia online constante. En ocasiones parecía estar leyendo un relato sobre la Resistencia en la Segunda Guerra Mundial.

Además, Kress es capaz de introducir un nuevo elemento que dota de más originalidad a la obra, ya que parte de la novela corta se desarrolla en una reserva india, con sus particularidades tanto legales como culturales. Me ha sorprendido este giro, y también la protesta velada de la autora sobre la injusta situación de este colectivo.

No podía falta el elemento biológico que está explicado con una claridad pasmosa y que puede dar lugar a un debate bastante encendido sobre la necesidad o no de la modificación genética de los seres vivos y ante todo, sobre quién debería llevar a cabo esta investigación. ¿Solo tenemos en cuenta los objetivos económicos? Parece que esta es un camino destinado al fracaso.

En definitiva Sea Change me parece una lectura más que recomendable, escrita con maestría y que deja paso a la reflexión.

Interference

Semiosis fue una agradable sorpresa cuando la leí en su momento, así que esperaba con interés lo que me ofrecería su continuación, Interference.

La premisa desde la que se parte es el envío de una nueva expedición humana desde la Tierra al planeta Pax. Teniendo en cuenta las distancias, se concibe como una misión de ida y vuelta pero aceptando que los miembros de la tripulación no volverán exactamente a la misma Tierra que dejaron. Razón de más para querer pertenecer a la misión si en nuestro planeta las cosas no están muy bien.

En el primer capítulo nos encontramos con un nada velado homenaje a LeGuin y su «Los que se alejan de Omelas», aunque con una nueva vuelta de tuerca que lo hace aún más complicado de asimilar. La situación en la Tierra es distópica, pero no se examina muy a fondo, sirve como escenario inicial de la obra pero luego el foco cambia hacia Pax.

La interacción entre las distintas especies de Pax sigue conformando la base del desarrollo de la novela de Sue Burke, pero en esta ocasión el elemento que propicia el conflicto es la llegada de los terrestres, humanos como los primeros colonizadores del planeta, pero tan distintos como podríamos imaginar. Ni sus motivaciones ni su conocimiento del entorno son comparables, así que presenciamos una nueva relación con una especie casi alienígena.

El regusto a ciencia ficción clásica sigue presente, con algunas escenas muy simplificadas y diálogos que se podrían haber explotado más. En ocasiones me parecía que la extrañeza inextricable a una relación con otra especie se volvía demasiado maniquea y los conflictos se resolvían de forma apresurada.

El final del libro invita a la reflexión. Tengo ganas de saber cuál es vuestra opinión sobre este libro, que en mí ha provocado sentimientos enfrentados.

To be Taught, if Fortunate

Becky Chambers abandona el universo Wayfarers para escribir una novela corta mucho más personal, en la que aún se ven su característico optimismo, que nos lleva a encuadrarlo dentro del subgénero conocido como hopepunk.

To be Taught, if Fortunate es el relato de una exploración espacial particular, para lo que sería habitual en el género. Para empezar, la financiación de todo el programa espacial no es ni respaldada por un gobierno ni por una empresa, si no que es una especie de crowdfunding abierto al público. Si esto no es empezar con optimismo, pocas cosas se me ocurren que puedan dar más señal de la fe en la bondad intrínseca de la humanidad.

Becky se ha documentado profundamente sobre algunos temas biológicos y especula de forma muy cercana y haciéndolo fácilmente comprensible para el lector sobre una posibilidad para la adaptación del ser humano a la vida en el espacio. Que esta opción pueda ser real o no en un futuro relativamente cercano es más difícil de creer, pero no por ello deja de ser interesante plantearla.

La investigación científica es la base de toda la historia, que esta vez recae menos en los personajes aunque claro, siendo de Chambers son adorables. Me gusta cómo vuelca la pasión por la ciencia en las páginas, haciendo entretenido lo que podría ser bastante árido, como la clasificación de nuevas especies descubiertas en otros planetas.

La prosa de la autora sigue siendo tan pulida como nos tiene acostumbrados y vuelvo a insistir en que la usa de una forma muy didáctica, casi como si aparte de una novela corta de ciencia ficción estuviéramos leyendo un ensayo novelado.

Como contrapunto, he de decir que aunque los planetas visitados son distintos, quizá el propio proceso de exploración de cada planeta puede llegar a resultar repetitivo. La longitud de la obra ayuda a soslayar este inconveniente.

Lo que sí me parece una apuesta arriesgada es un final tan abierto que invita a la reflexión. Me ha dejado pensando sobre cuál sería mi respuesta a la pregunta que mandan los protagonistas y creo que eso era lo que pretendía la autora precisamente.

Early Riser

Me lo paso muy bien leyendo las novelas de Thursday Next, así que cuando vi que se publicaba una novela aislada de este mundo, decidí probar a ver qué nos ofrecía Jasper Fforde. Sus características habituales están ahí, ese humor británico que a veces puede llegar a resultar exasperante y una imaginación desbordada, pero la falta de un marco de referencia más grande quizá juegue en contra de Early Riser.

La raza humana hiberna para sobrevivir a los inviernos tremendamente fríos de la Tierra. No es una novedad que haya ocurrido por el cambio climático, si no que es así desde el principio de los tiempos. En este escenario tan novedoso, Fforde utiliza todo un nuevo vocabulario que juego con los términos invernales para contarnos la historia de Charlie, que protagoniza la novela y que formará parte del selecto grupo de humanos que no hiberna para que los demás puedan hacerlo sin temor.

El autor juega con el lenguaje con una habilidad sorprendente, siendo este quizá el aspecto más destacado de la novela o al menos el que más me ha llamado la atención. Por ejemplo, el término winsomniac hace referencia a las personas con dificultades para entrar en el largo sueño invernal. Pero hay muchas más que dejaré que vayáis descubriendo vosotros mismos.

Como ya digo, el trabajo de worldbuilding es muy atractivo, pero por desgracia la historia no lo es tanto. Se queda a medio camino entre el thriller de espionaje y una novela costumbrista sin acabar de decidirse por un camino u otro. Los personajes, necesariamente pocos por las características del mundo, son muy pero que muy peculiares, como los zombies que son reutilizados para realizar tareas repetitivas de forma muy competitiva y barata. Si, en la novela salen zombies, pero solo si no son atendidos adecuadamente recurren al canibalismo. En caso contrario, son dóciles y llevaderos. Esto puede parecer absurdo, pero dentro de la lógica interna de la novela es consistente. Del mismo modo, la remuneración de un trabajo no se mide solo en el sueldo, si no que se considera una mejora importante el hecho de disponer de doble ración de pudding para ir acumulando reservas para el invierno.

Como ya digo no me ha terminado de convencer la historia, pero eso no quiere decir que la novela no sea entretenida. Además, tiene un precio muy competitivo en formato electrónico, por si necesitabais un empujoncito que os animara a leerla.

The Rosewater Insurrection

Rosewater fue una de las lecturas más sorprendentes para mí en su momento, una novela de ciencia ficción que tocaba tantos palos que no parecía que fuera posible ligarlos todos, pero Tade Thompson lo consiguió sin problemas.

Tenía interés en la lectura de la continuación y aunque no alcanza el nivel de la entrega anterior, algo muy complicado, si que resulta una lectura adictiva e intrigante.

Lo primero que llama la atención en The Rosewater Insurrection es el cambio de protagonista. La figura de Kaaro deja de ser omnipresente para dar paso a un reparto algo más coral. Esto es un cambio bueno para el libro, ya que aunque Kaaro es un personaje muy atractivo con su moral ambivalente, quizá estaba un poco sobreexpuesto en Rosewater. Aquí sigue representando un papel importante, pero no es el centro sobre el que gira la trama.

Al convertirse en una novela con varios protagonistas, Thompson maneja varias tramas intentando no dar más importancia a unas que a otras, algo que no acaba de funcionar. Mientras que la trama de intrigas políticas del alcalde de Rosewater parece zarandeada por circunstancias ajenas a sus decisiones, la de Aminat avanza de manera firme hacia su objetivo. Hay detalles de humor en la novela, como cuando el presidente de Nigeria le manda fotos pornográficas al alcalde, pero son los menos.

Uno de los principales valores de la novela sigue siendo su situación geográfica en Nigeria, con sus particularidades locales y ese aire de afrofuturismo que tan bien le sienta a un relato de colonización, como reflexión sobre un pasado que quizá pudiera llegar a repetirse con unos actores venidos de otro mundo.

Sin embargo, lo que me ha resultado más interesante es la comunicación con los alienígenas y su plan para conseguir la salvación de la especie. Como de tapadillo se hace una reflexión sobre lo que significa realmente existir, sobre la relación de la memoria con la corporeidad para formar un ente sintiente que creo que será la base para la última entrega de la trilogía. Estoy más que interesada en ver cómo concluye la historia y hace ya tiempo que tengo reservado The Rosewater Redemption. Veremos cómo consigue Tade Thompson dar fin a la historia.

The Seven Deaths of Evelyn Hardcastle

Hace tiempo que no hacía reseñas conjuntas con Antonio Díaz y eso es algo que podía dejar que siguiera ocurriendo. Aquí os traemos nuestros comentarios sobre The Seven Deaths of Evelyn Hardcastle, publicada en castellano como Las siete muertes de Evelyn Hardcastle con traducción de Lorenzo F. Díaz. Como entretenimiento, también podéis intentar averiguar quién ha escrito cada párrafo, aunque creo que no resultará demasiado difícil.

En ocasiones, la mejor estrategia de marketing para una novela es el boca a boca, sobre todo si el libro es bueno. En este caso, la obra de Stuart Turton está haciéndose hueco poco a poco entre los lectores españoles gracias a esta labor de zapa y a su propia calidad.


Parte del éxito se debe sin duda a la curiosa mezcla de géneros que contiene: parte novela de misterio al más puro estilo Arthur Conan Doyle o Agatha Christie, parte drama victoriano y parte ciencia ficción. Una fusión muy exitosa donde las diferentes influencias se combinan pero no se pelean.


¿Pero estamos realmente ante una novela de ciencia ficción? El lector comienza la novela con información muy escasa y no es hasta que avanzamos por sus capítulos que empezamos a vislumbrar algo de la verdadera historia tras los personajes. Su adscripción al género se debe a detalles que no todos podrían interpretar como características de la ciencia ficción.


Es difícil adentrarse en las particularidades de la novela sin destripar nada. Incluso el título da más información de la que me gusta tener antes de empezar a leer un libro. Baste decir que el protagonista inicial se despierta en medio del bosque completamente amnésico y con sólo un nombre en la mente, Anna, y un miedo terrible de que algo le haya pasado.


Esta situación de partida nos servirá para hacernos una idea de lo oculta que mantiene la información relevante el autor. Cual tahúr, mantiene sus cartas pegadas al pecho, imposibilitando cualquier especulación válida hasta bastante avanzado el libro.


Sin embargo cuando llegan las explicaciones, y llegan, dejan al lector pegado a sus páginas mientras los diferentes giros se van desarrollando. Todas las pistas dejadas durante la historia quedan enlazadas sin ningún cabo suelto, lo que evidencia el genio del autor y el trabajo de planificación y revisión del texto.


Se trata de una novela en la que no es fácil adentrarse pero que compensa este esfuerzo con creces. Se disfruta tanto intentando desentrañar la madeja de relaciones entre los personajes secundarios como especulando sobre las causas que han podido derivar en este escenarios.

Especialmente destacable es el hecho de que es la primera obra larga de Turton y demuestra un grado de control sobre el ritmo narrativo muy notable. Personalmente estoy deseando saber en qué se encarga a continuación.

Para hacer más llevadera la espera, nada mejor que leer Las siete muertes de Evelyn Hardcastle, seguro que no os arrepentiréis.

Muchas gracias a @mertonio por dejarse liar de nuevo para estos experimentos.

Cage of Souls

Adrian Tchaikovsky es un autor tan prolífico que algunas veces hay títulos suyos que pasan algo más desapercibidos, no sé si por el marketing o porque simplemente es difícil leer todo lo que publica. Creo que esto es algo que ha sucedido con Cage of Souls, una obra de la que he oído hablar poco pero de lectura más que recomendable.

El sol es un astro moribundo que apenas calienta la ciudad de Shadaprur, último lugar habitable para la humanidad, construida sobre las ruinas de incontables civilizaciones. El protagonista de la historia es Stefan Advani, que en una primera persona muy atractiva y con una voz narrativa ciertamente peculiar, nos va contando sus aventuras y principalmente, sus desventuras.

Por la propia estructura del libro, nos encontramos ante unas memorias escritas, así que el relato no es necesariamente pormenorizado, dando mucha más importancia a unas secciones que a otras (¿he oído por ahí narrador no confiable?). Quizá nos hubiera interesado indagar más en algunos aspectos de la ciudad que en otros, pero Stefan es un guía tirano que nos muestra lo que le interesa. El hecho de que a veces rompa la cuarta pared no hace si no aumentar nuestra relación con Advani.

Sin embargo, su vocación científica nos permite asistir a un asombroso despliegue de imaginación. Tchaikovsky lo mismo nos sorprende con una clase de biología (quizá esto sea menos sorprendente viniendo de quien viene) que con un tratado sobre arqueología. La panoplia de personajes de los que hace uso también es tan variada como atractiva, aunque en cierto modo están supeditados a la propia visión de Advani, consiguen robarle el protagonismo en más de una ocasión.

Se puede leer la obra en clave admonitoria sobre los riesgos del cambio climático, aunque me resisto a encasillar esta obra como clifi. Para mí, es claramente ciencia ficción aunque en algunos lugares la he visto reseñada como fantasía. Quizá sea la propia valía del autor la que hace difícil la descripción de Cage of Souls.

La prosa, aunque algo enrevesada, se lee de forma rápida y consigue que la lectura avance de forma bastante veloz, aunque algunos de los necesarios flashbacks que se introducen durante la narración nos dejen con la miel en los labios de lo que iba ocurriendo para insertar otros datos quizá no tan necesarios. En ocasiones los capítulos pueden llegar a hacerse densos por la cantidad de ideas por párrafo que Adrian va mostrándonos, pero no por ello deja de resultar apasionante.

Astounding

Uno de los propósitos de este año era leer algo más de no ficción y pensaba que Astounding: John W. Campbell, Isaac Asimov, Robert A. Heinlein, L. Ron Hubbard, and the Golden Age of Science Fiction, me vendría como anillo al dedo, principalmente para conocer algo más en profundidad la edad de oro.

La figura de John W. Campbell fue central en el desarrollo de la ciencia ficción, ya que desde su puesto como editor de Astounding seleccionaba qué relatos se publicaban en la revista más influyente del género de la época.

Este libro no se limita a relatar la biografía de Campbell, si no que la enlaza con la de los que quizá fueran los tres autores más influyentes del momento: Heinlein, Asimov y Hubbard. El libro está plagado de anécdotas y extractos de misivas que se mandaron entre ellos, lo que nos permite hacernos una idea de sus relaciones personales, tales como la admiración de Asimov, el aire de superioridad de Hubbard o el extremismo de Heinlein.

La lectura, no obstante, no ha sido todo lo agradable que esperaba. Seguro que hay alguna frase sobre que no esperes nada bueno al conocer a las personas que admiras, porque seguramente te decepcionarán. En este caso, descubrir las bajezas morales de estas personas me ha hecho ver con otros ojos sus obras.

El autor a veces se recrea en detalles realmente escabrosos, especialmente los relacionados con Hubbard que se ve que era un perla, pero el racismo, la homofobia y el machismo de Campbell tampoco le van a la zaga. En su momento, Astounding se convirtió en la plataforma de la dianética y la cienciología, algo que la lógica nos diría que entraba en conflicto con el concepto de ciencia ficción de Campbell, firmemente posicionado en la parte de la «ciencia». Estas partes del libro me parecen menos atractivas que otras, la verdad.

Lo que es indudable es que Campbell tuvo grandes aciertos, como la publicación de Dune y grandes fallos, como dejar pasar la obra de Ray Bradbury por delante de sus ojos. Pero claro, la labor de un editor es escoger lo que cree que será mejor para su publicación y tiene el sesgo de sus propios gustos e ideas. Es también importante recalcar que iba repartiendo sugerencias e ideas de tramas a muchos de sus autores, y que incluso las Tres Leyes de la Robótica fueron casi creación suya.

Astounding: John W. Campbell, Isaac Asimov, Robert A. Heinlein, L. Ron Hubbard, and the Golden Age of Science Fiction es un libro que interesará a quien tenga curiosidad sobre el inicio de un género. No es que sea una lectura árida y tiene muchas anécdotas que pueden amenizarla, pero también es cierto que en ocasiones me resultaba difícil avanzar en la lectura, atraída por otros libros. Si tienes mitificados a estos autores, será mejor que no te acerques a este repaso a su vida y carrera, porque los verás en su lado más humano y frágil.

And Shall Machines Surrender

No es la primera obra que reseño de Benjanun Sriduangkaew y espero que no sea la última, pero si que es la obra más asequible de esta autora que he leído hasta ahora y eso es algo que se agradece. No porque no me guste la prosa compleja y preciosista que muestra en muchas de sus publicaciones, si no porque con And Shall Machines Surrender muestra un dominio del lenguaje que lo hace más accesible sin dejar de maravillar al lector.

Algunos de los temas que se tratan en este libro son recurrentes en la trayectoria de la autora, como ciertos toques cyberpunk o la relación de los humanos con las inteligencias artificiales. Tampoco faltan las escenas de sexo lésbico muy explícito, aunque es algo que ya vimos en Winterglass, aquí suben de nivel.

El escenario en que se desarrolla la historia es maravilloso. Shenzen, es una esfera de Dyson utópica donde todas las inteligencias artificiales se han retirado a vivir, tras dejar la unión que compartían con sus compañeros humanos. Pero en Shenzen también hay humanos viviendo y las políticas de inmigración son bastante restrictivas. Quizá las figuras más llamativas son los haruspices, seres humanos elevados que darán cobijo a inteligencias artificiales con las que compartirán su cuerpo mejorado y el control de sus acciones. Precisamente la existencia de los haruspices puede llegar a dar lugar a conflicto en este paraíso, ya que no todas las peticiones para acceder a esta posición pueden ser aceptadas.

Las intrigas políticas surgen por doquier y tienen una importancia relevante en la narración, pero también hay algunas escenas de acción y lucha que me han llegado a sorprender pues es algo que no relacionaba con la autora. Y sin embargo, estos enfrentamientos están narrados de una forma muy cinética y atractiva.

Recomiendo And Shall Machines Surrender como puerta de entrada para la obra de Benjanun Sriduangkaew, porque se ven muchas de las características más habituales de sus libros pero resulta más fácil que otras obras suyas.

The Test

Conocía a Sylvain Neuvel por su trilogía Themis Files, pero con The Test cambia totalmente de tercio, algo que se agradece. Además de la escasa longitud del relato, la utilización de una primera persona muy creíble le sienta muy bien a la narración, ya que consigue que empaticemos completamente con el protagonista.

Todo gira en torno a la realización de una prueba para conseguir la nacionalidad británica de un expatriado iraní. Un tema de candente actualidad, pero con un giro que aporta el toque de ciencia ficción y que Neuvel utiliza de forma muy inteligente para cambiar el escenario cuando lo considera oportuno.

No quiero entrar en más detalles sobre la propia trama porque cualquier comentario podría dar al traste con la idea del autor de sorprendernos. No obstante, creo que es muy acertada su pretensión de mostrarnos qué es lo que se busca con estos test de ciudadanía y criticar las consecuencias. ¿Buscamos la homogeneización de los inmigrantes para que se ajusten a los usos y costumbres de la sociedad a la que quieren acceder? ¿Debemos exigir conocimientos sobre historia, geografía o literatura del país receptor por poner un ejemplo? El canadiense nos plantea estas y otras preguntas, pero no da respuestas, dejando al buen juicio del lector la interpretación de las normas.

Y sin embargo, el final es una bofetada en la cara de cualquier figura bien pensante que tranquilice su conciencia delegando estas decisiones en el poder. Una historia muy recomendable para reflexionar.