Cinco razones para compartir lecturas

Últimamente se ha hablado sobre la creación de clubes de lectura, así que al final me he decidido a hablar de mi experiencia personal compartiendo lecturas. No sé si estos comentarios serán directamente extrapolables a la participación en un club de este tipo, pero quiero aportar mi granito de arena a la causa de fomentar la lectura.

Animación a la lectura

Ciertamente, a mí nunca me ha hecho falta que me hagan palmas a la hora de leer, pero entiendo perfectamente que haya personas a las que les haga falta un empujoncito para ponerse con un libro ya que la competencia en el ocio es brutal. Si tienes la suerte de dar con alguien que comparta parte de tus gustos, pero no todos, estarás deseando leer para comentar la jugada. Y también disfrutarás planificando tu próxima lectura compartida.

Nuevos puntos de vista

Cuando ya llevas algo de tiempo leyendo, ciertas ideas te parecerán más trilladas que si acabas de lanzarte a la piscina lectora. Si bien es cierto que el sentido de la maravilla sigue estando presente en los libros, quizá afrontar la lectura con gente que tiene otro bagaje te facilitará volver a sorprenderte con ideas que ya habías visto. Y si eres un lector novel, el lector más veterano te podrá referenciar otras obras en las que seguir explorando eso que te ha maravillado.

Salir de la zona de seguridad

A veces nos cuesta mucho trabajo aventurarnos a explorar obras distintas de las que ya conocemos por miedo al aburrimiento, al “esto no me va a gustar”. Sin embargo, con estos prejuicios estamos perdiendo la oportunidad de encontrar nuevos autores y nuevos mundos que explorar, que pueden volver a maravillarnos y que sin duda ampliarán nuestros “horizontes lectores”. Esta novedad puede venir de la mano de una recomendación de lectura compartida y si compartimos cierta afinidad con la persona que nos lo recomienda, la mayoría de las veces será un acierto.

Ayuda en la comprensión

Leer sigue siendo una actividad muy personal y relativamente difícil de compartir. Al fin y al cabo estás a solas con tu libro y la interpretación que darás a cada párrafo será la tuya personal. No obstante, si estás compartiendo tu lectura, se abrirá ante tí un nuevo abanico de posibilidades, en las que quizás no habías reparado. Por ejemplo, si tu formación académica es informática como es mi caso, puede que alguna referencia literaria se te escape, pero podrás entender a qué se refiere un autor cuando habla sobre la tercera forma normal. Si la persona o personas con quienes estás compartiendo la lectura no tienen esa formación específica, agradecerán tu ayuda. Y sin duda, estarán dispuestos a ofrecerte su conocimiento cuando el tema del libro esté fuera de tu área de experiencia. Esta ayuda se multiplica cuando la lectura es en un idioma distinto al tuyo,  ya que siempre resulta más difícil llegar a entender todas las estructuras que puede llegar a utilizar el autor.

Por puro placer

He dejado al final la que quizá sea la razón más importante. Y es que, ¿a quién no le gusta hablar de su afición favorita? Si encuentras a una persona o personas con quien comentar tus libros, no volverás a sentirte el “rarito de la biblioteca”. Esta es una de las razones de ser de los VerdHugos, poder hablar y compartir aquello que nos apasiona.

Y vosotros, ¿compartís vuestras lecturas? ¿Os gustaría hacerlo?

A Taste of Marrow

Ya di en su momento mi opinión sobre la primera entrega de esta duología, River of Teeth. Por desgracia su continuación ahonda en los problemas de la primera y pierde la que podría ser su gran baza, la frescura de su ambientación.

Los hechos de esta segunda entrega continúan el final de la anterior y los personajes son los mismos. Pero aparte de recorrer sus respectivos caminos sin un destino claro en mente y encontrarse a base de casualidades, la evolución de los protagonistas es cuando menos poco verosímil. Casi parece que Gailey se ha lanzado abiertamente al culebrón con ambientación western, pero centrándose solo en los sentimientos de los personajes, sin trabajar para nada el decorado del libro.

El hecho de que los hipopótamos salvajes campen a sus anchas por el río solo se tiene en cuenta en las ocasiones que interesa a la autora, en una suerte de deus ex machina de lo más previsible y monótono.

Sigue siendo interesante el tratamiento del género por el que opta la autora y aparece un nuevo personaje que a pesar de su juventud parece ser capaz de dar sopas con hondas al resto del elenco. Pero esto es poco, demasiado poco para una segunda parte que termina de enterrar las pocas esperanzas que tenía puesta en la continuación. Para mí, perfectamente prescindible.

 

Portada de The Tangled Lands

No sabía que Paolo Bacigalupi y Tobias S. Buckell estaban trabajando en una novela juntos, pero por si no os despierta la curiosidad esta colaboración, aquí una llega una portada ESTUPENDA para que la espera se nos haga larga hasta febrero del año que viene.

Y aquí la sinopsis:

Khaim, the last great city of a decaying empire, clings to life. The living memory of the empire’s great city of Jhandpara is told in the hovels of the refugee camps across the river in Lesser Khaim; the other cities are buried under cloying, poisonous bramble.

It is a world where magic destroys. Every time a spell is cast, a bit of bramble sprouts, sending up tangling vines, bloody thorns, and a poisonous sleep. It sprouts in tilled fields and in neighbors’ roof beams, thrusts up from between cobblestones and bursts forth from sacks of powdered spice. A bit of magic, and bramble follows. A little at first, and then more—until whole cities are dragged down under tangling vines, monuments to people who loved magic too much. Teams of workers fight a losing battle to preserve the environment against the growing bramble. To practice magic is to tempt death at the hands of the mob, yet the city of Khaim is ruled by a tyrant and the most powerful of defilers, the last great Majister of the world.

Award-winning authors Paolo Bacigalupi and Tobias S. Buckell explore a shared world, told in four parts, where magic is forbidden and its use is rewarded with the headman’s axe—a world of glittering memories and a desperate present, where everyone uses a little magic, and someone else always pays the price.

Winterglass

Afronto este reseña con sentimientos encontrados, pues aunque la prosa de Winterglass me ha parecido fascinante, la historia subyacente no me ha gustado tanto. No es un caso típico de premiar la forma sobre el fondo, más bien es que el cuento en el que se basa ya es conocido, al contrario de lo que  me sucedió con Scale-Bright.

Lo más destacable de Winterglass es la forma en que está escrito. Con un dominio de las palabras estremecedor, Benjanun es capaz de describir la tiranía del invierno de una forma que encoge el corazón. De cualquier página de la historia emana un frío helador, especialmente en las apariciones de la propia Reina del Hielo pero en general en el ambiente congelado que se aposenta sobre sus dominios.

Para representar estos malabarismos con las palabras me permito destacar un solo término, chiurgeon. Tan solo introduciendo un pequeño cambio en surgeon la autora es capaz de crear una nueva profesión que define el mundo de fantasía en el que se desarrolla la historia. Que el combustible que mueve el mundo sean las almas de los sacrificados también da idea de la dureza cristalina del entorno.

Sin embargo, el relato no habla de rebelarse contra el orden establecido y sus consecuencias en la población, si no de sumisión ante el poder. ¿Qué llama de esperanza puede quedar para el pueblo oprimido que vive mejor que en el sistema feudal anterior?

Todos estos temas podrían dar la oportunidad a la autora para hablar de revolución o de lucha de clases, pero Winterglass es una historia más intimista y personal. Apenas un puñado de personajes merecen tener un nombre e intervenir en la narración, en una economía de caracteres que centra mucho el libro.

Mención aparte merece el uso de pronombres neutros. He de reconocer que no acabo de acostumbrarme al uso de they en singular, como en River of Teeth, pero otras soluciones como el uso del ey que hace Sriduangkaew tampoco son fáciles de leer. Seguro que es cuestión de acostumbrarse y, por supuesto, doy la bienvenida a este lenguaje más preciso para expresar la sexualidad de la personas.

En resumen Winterglass es una lectura para recrearse en cada párrafo y disfrutar de la orfebrería de palabras que nos ofrece Sriduangkaew. La historia queda como algo secundario.

Ganadores premios British Fantasy 2017

Se han dado a conocer los ganadores de los premios British Fantasy Awards. Aquí os los traigo:

Premio Sydney J. Bounds al mejor recién llegado

  • Erika L Satifka, for Stay Crazy

Best magazine

  • Tor.com

Mejor no ficción

  • The Geek Feminist Revolution – Kameron Hurley

Mejor cómic

  • Monstress, Vol 1: Awakening – Marjorie Liu & Sana Takeda

Mejor editorial independiente

  • Grimbold Press

Mejor artista

  • Daniele Serra

Mejor antología

  • People of Colour Destroy Science Fiction ed. Lightspeed Magazine

Mejor colección

  • Some Will Not Sleep – Adam Nevill

Mejor producción audiovisual

  • Arrival

Mejor novella

  • The Ballad of Black Tom – Victor LaValle

Mejor relato

  • “White Rabbit” – Georgina Bruce

Premio August Derleth a la mejor novela de terror

  • Disappearance at Devil’s Rock – Paul Tremblay

Premio Robert Holdstock a la mejor novela de fantasía

  • The Tiger and the Wolf – Adrian Tchaikovsky

Premio Karl Edward Wagner (por una “aportación importante al género o a la sociedad”)

  • Jan Edwards

Premio Legends of Fantasy Con

  • David & Sandra Sutton

¡Enhorabuena a los ganadores!

Titan Books ha comprado los derechos de 4 nuevos títulos de V.E. Schwab

Buenas noticias para Victoria Schwab. Titan Books ha comprado los derechos para cuatro nuevos libros de esta autora. El acuerdo incluye una nueva trilogía situada en el mismo mundo de Shades of Magic (de los que ya leímos uno por aquí) y un libro aparte protagonizado por una asesina en una NY del futuro.

Estos libros se añaden a los de publicación ya prevista, como Vengeful, la esperada continuación de Vicious o The Invisible Life of Addie La Rue.

Finalistas de los premios WSFA Small Press Award

Aquí os traigo los finalistas de los WSFA Small Press Award dedicado a la publicación de relatos por parte de pequeñas editoriales.

  • “Foxfire, Foxfire,” de Yoon Ha Lee, publicado en Beneath Ceaseless Skies, ed. por Scott H. Andrews, (marzo 2016);
  • “Jupiter or Bust,” de Brad R. Torgersen, publicado en Orson Scott Card’s Intergalactic Medicine Show, ed. por Edmund Schubert, (marzo / abril 2016);
  • “The Mytilenian Delay,” de Neil James Hudson, en Hyperpowers, ed. por Bascombe James, publicado en Third Flatiron Publishing (mayo 2016);
  • “Only Their Shining Beauty Was Left,” de Fran Wilde, publicado en Shimmer Magazine, ed. por E. Catherine Tobler, (Septiembre 2016);
  • “Radio Silence,” de Walter H. Hunt en Alien Artifacts, ed. por Joshua Palmatier y Patricia Bray, publicado por Zombies Need Brains, (2016);
  • “A Salvaging of Ghosts,” de Aliette de Bodard, publicado en Beneath Ceaseless Skies, ed. por Scott H. Andrews, (marzo 2016);
  • “The Tomato Thief,” de Ursula Vernon, publicado en Apex Magazine, ed. por Jason Sizemore, (enero 2016);
  • “Vengence Sewn With A Fey Cord,” de Christine Lucas, publicado en The Future Fire, ed. por Djibril al-Ayad, (Abril 2016);
  • “The Witch’s Knives,” de Margaret Ronald, publicado en Strange Horizons, ed. por Niall Harrison, Jane Crowley, Kate Dollarhyde, Lila Garrott, Catherine Krahe, An Owomoyela, y Vajra Chandrasekera, (octubre 2016).

¡Enhorabuena a los nominados!

Four Roads Cross

Comentaba hace poco con un amigo que hay escritores a los que se le va notando la evolución novela a novela, pues se vuelven más duchos tanto con la prosa como con el propio oficio de escribir. Max Gladstone, que parecía que ya venía enseñado con su primera publicación, Three Parts Dead, se encarga de sustentar esta teoría (gracias Max) con mi última lectura, Four  Roads Cross.

Como ya he comentado en alguna ocasión, el orden de publicación de las novelas de la Craft Sequence no sigue el orden “temporal” de los sucesos que se desarrollan en ellas, consiguiendo un objetivo claro (que cada novela sea una nueva puerta de acceso a la serie sin necesidad de leer las anteriores) pero dejándose por el camino el beneficio de la complicidad con un lector que ya conoce el terreno que pisa.

Por tanto, los lectores de Four Roads Cross pueden encontrarse con viejos conocidos o con personajes completamente nuevos. Y es signo de la pericia del autor que esto de absolutamente igual. Para mi experiencia lectora, el hecho de recuperar personajes a los que ya he acabado cogiendo cariño con el tiempo es un plus, pero entiendo que se pueda leer como novela independiente y completa.

Los distintos puntos de vista están tratado con mimo, con una cadencia en principio lenta pero que va subiendo de intensidad conforme se acerca el juicio, el final del conflicto. Las maniobras de las facciones rivales desvelan planes que se pusieron en marcha desde tiempo atrás, funcionando como un mecanismo de relojería bien engrasado. Quizá demasiado oportuna la aparición de algunos de los elementos que intervienen en la acción, en un toque “sandersoniano” que me ha sorprendido en esta novela, pero es una apreciación personal. Sobre las semejanzas entre Gladstone y Sanderson, os recomiendo este artículo, que es muy esclarecedor y que me ha hecho replantearme algunos de los puntos sobre los que quería hablar en la reseña.

La fantasía urbana moderna a veces resulta ser un reflejo oscuro de la situación actual y Max no es ajeno a esta tendencia. En Four Roads Cross aparecen temas de patente actualidad, como el tratamiento de los refugiados, el maltrato psicológico o las guerras de religión (esto último es una constante en todas las novelas, el poder de los dioses se basa en la fe de sus seguidores, en una suerte de transacción comercial que beneficia a ambos). Que el mundo en el que se desarrollan las historias sea mágico no impide que haya gente que se tenga que despertar de madrugada para montar su puesto de venta de huevos al por menor. Y es que el sistema funciona de forma muy similar aquí y en otros lugares. El autor utiliza su obra para hacer crítica social, lo hace de un modo muy velado pero no por ello menos contundente. El atronador silencio de los testigos de una violencia doméstica que no llega a ser física pero que es manifiesta duele aun más cuando la única protección que encuentran las víctimas se la brinda una gárgola que, por definición, no tiene corazón.

A mi entender, se trata de una estupenda conclusión para las novelas de la Craft Sequence antes de su cambio de editorial. En Tor.com ya está disponible Ruin of Angels, que aunque situada en el mismo universo pretende cambiar el concepto de las novelas, dejándolas como escenarios puntuales no necesariamente interrelacionados. Como dice el gran Elías Combarro, unos minutos de silencio por la serie de títulos más imaginativa de la fantasía actual (títulos en el sentido propio del término) y un fuerte abrazo de bienvenida al nuevo concepto. Seguro que lo disfrutaremos.

Disponible para reserva Father of Lies

ACTUALIZADO : Más enlaces merced a @MihaiDarkWolf.

Ya se puede reservar en la web de Subterranean Press esta pequeña joya de K. J. Parker, The Father of Lies.

En el volumen se recopilan novellas y novelettes de variada factura, pero todas con el sello de calidad del autor. Os traigo la portada y el espectacular contenido.

The Things We Do for Love
Downfall of the Gods
The Last Witness
The Devil You Know
I Met a Man Who Wasn’t There
Heaven Thunders the Truth
Message in a Bottle
Rules
Safe House
The Dragonslayer of Merebarton (traducido al castellano aquí)
Told by an Idiot
No Peace for the Wicked