Tor.com publicará dos novellas de Becky Chambers

Después de conocerla en el Celsius, me da mucha alegría saber que la carrera literaria de Becky Chambers continúa imparable. A la publicación de sus tres primeras novelas se une ahora el anuncio de estas dos novellas con la editorial Tor.com.

El género en el que se adscriben estas historias es solarpunk (que no sé lo que es, pero ya le preguntaremos a la propia autora para enterarnos). ¿Será ciencia ficción optimista? Por las declaraciones del editor, parece que sí.

No hay muchos más datos sobre la publicación, excepto las fechas orientativas. Nos tendríamos que ir al 2020 para leer estas historias, así que tampoco aguantéis la respiración mientras se publican o no.

The Expert System’s Brother

En este blog se ha convertido en una sana costumbre leer todo lo posible de Adrian Tchaikovsky, pero resulta complicado debido a su gran capacidad de trabajo. The Expert System’s Brother tenía además a su favor el hecho de ser una historia bastante corta, que se puede leer en una tarde.

Es este un relato de ciencia ficción camuflado de fantasía, aunque prácticamente desde las primeras páginas queda clara su adscripción al primer género. Tchaikovsky intenta sorprendernos, pero se trata de una historia bastante conocida de regresión a una cultura primitiva de la que ya tenemos muchos ejemplos, como Dark Eden.

Se pueden ver algunos de los recursos habituales del autor como su querencia por los seres arácnidos aunque en esta ocasión está muy matizada, limitada a unos pocos encuentros fortuitos.

Me gusta que la pertenencia a una tribu determinada sea la única posiblidad de supervivencia en un entorno hostil y sobre todo, la idea subyacente de que hay que colaborar en la sociedad para que el modelo sea sostenible. Si no se cumple con esta labor, el individuo será condenado al ostracismo, pero la pena es prácticamente una sentencia a muerte cuando se lleva a cabo este proceso de separación.

La ejecución es correcta, pero la trama es algo floja y bastante previsible, al menos para un lector habitual de género. Hay algunas partes salvables, como la relación entre el protagonista y su hermana, pero la verdad es un relato por debajo del nivel habitual de Adrian.

Void Black Shadow

La mayor parte de Void Black Shadow transcurre en una prisión, así que sería fácil definirlo como drama carcelario. Ciertamente, algunos de los métodos utilizados para quebrantar la voluntad de los prisioneros no parecen haber cambiado a pesar de que la acción esté situada en un futuro lejano en el que la humanidad ha colonizado la galaxia. Duras imágenes como los manguerazos con agua fría, la privación de alimento o directamente la tortura física nos harán pensar que realmente el ser humano apenas ha evolucionado.

La cárcel, sin embargo, resulta un entorno muy adecuado. Al hecho de estar situada en un remoto planeta lejos del espacio habitado, se le une que los guardias de seguridad no se encuentran físicamente en el lugar, si no que ejercen sus funciones a través de avatares robóticos que controlan desde un cuerpo celeste cercano (el nivel de las telecomunicaciones en el futuro es excelente, aquí ni problemas de tiempo de convergencia de redes ni nada). Y unos collares bomba que pueden explotar si hay algún intento de fuga tampoco es malo para la seguridad, qué queréis que os diga.

Este escenario que podría resultar muy interesante, se desperdicia un poco por la propia naturaleza de la protagonista. Mars es tan poderosa que por sí sola es capaz de desequilibrar cualquier batalla, independientemente del número de efectivos enemigos a los que se enfrente. Cuando la diferencia es tan acusada, los enfrentamientos pierden interés y en una historia de ciencia ficción con un tono marcadamente militar, es una lástima que las batallas sean intrascendentes. White se aplica en la descripción de la lucha y en los detalles más sangrientos, pero no consigue compensar esta marcada desigualdad.

Espero que Corey encuentre alguna forma de equilibrar la balanza en la siguiente entrega de Voidwitch, porque tiene los elementos para crear un relato memorable.

Libro gratis: Mother Grimm

El libro Phoenix Pick de este mes es Mother Grimm de Catherine Wells. La modalidad de pago para este libro es pagar lo que estimes oportuno. Os traigo la portada y la sinopsis:

Twila Grimm has lived her whole life inside the sterile limits of the Biodome, an isolated domed oasis in the middle of a ravaged Earth.

The outside is a world of mystery and disease: where those infected by the deadly CM virus are sent to die. This is a land of disease and death; of warring tribes and half-crazed factions that live on the edge of sanity.

But the outside is also where Twila Grimm’s destiny lies. For she is much more than what she appears and the secrets about her own origins may prove to be the world’s salvation or its ultimate destruction.

Mi traducción:

Twila Grimm ha vivido toda su vida dentro de los límites estériles del Biodomo, un domo asilado en mitad de una Tierra devastada.

El mundo del exterior está envuelto en el misterio y la enfermedad. Los infectados con el virus CM son exiliados para morir. Esta es una tierra de enfermedad y muerte, de tribus guerreras y locas facciones que viven en el borde de la locura.

Pero el destino de Twila Grimm también está en el exterior. Ella es más de lo que aparenta y los secretos sobre sus propios orígenes podría ser la salvación del mundo o su destrucción final.

Ken Liu presenta Broken Stars

Después de haber leído y disfrutado Invisible Planets, sin duda había interés por conocer más ciencia ficción china. Así que el maravilloso Ken Liu, una de las personas más capaces del género ha recopilado una nueva antología de relatos chinos, con 16 relatos de 14 autores.

Siete de estas obras nunca habían sido traducidas al inglés con anterioridad y el plantel de autores se ha ampliado con escritores conocidos y nuevas voces. Ken asegura que este proyecto no pretende ser una representación de la ciencia ficción china ni tampoco un “lo mejor de”, ya que la heterogeneidad de la propia ciencia ficción china hace de esto una labor imposible.

El criterio que ha usado Ken para la elección me parece estupendo: historias que él considera memorables.

Broken Stars se publicará en febrero del año que viene.

Aquí os traigo los contenidos y la portada:

Relatos

  • “Goodnight, Melancholy” de Xia Jia
  • “The Snow of Jinyang” de Zhang Ran
  • “Broken Stars” de Tang Fei
  • “Submarines” de Han Song
  • “Salinger and the Koreans” de Han Song
  • “Under a Dangling Sky” de Cheng
  • “What Has Passed Shall in Kinder Light Appear” de Baoshu
  • “The New Year Train” de Hao Jingfang
  • “The Robot Who Liked to Tell Tall Tales” de Fei Dao
  • “Moonlight” de Liu Cixin
  • “The Restaurant at the End of the Universe: Laba Porridge”, de Anna Wu
  • “The First Emperor’s Games” de Ma Boyong
  • “Reflection” de Gu Shi
  • “The Brain Box” de Regina Kanyu Wang
  • “Coming of the Light” de Chen Qiufan
  • “A History of Future Illnesses” de Chen Qiufan

Ensayos:

  • “A Brief Introduction to Chinese Science Fiction and Fandom,” de Regina Kanyu Wang,
  • “A New Continent for China Scholars: Chinese Science Fiction Studies” de  Mingwei Song
  • “Science Fiction: Embarrassing No More” de Fei Dao

 

The Robots of Gotham

The Robots of Gotham es la primera novela de Todd McAulty, que nos presenta un mundo muy atractivo donde las inteligencias artificiales están tomando el control, en algunos casos de forma violenta y en otros de forma democrática. Pueden ser tiranos benevolentes o maníacos, pero han llegado para quedarse.

La novela está situada unos sesenta años en el futuro, pero a pesar de este relativamente corto espacio de tiempo el mundo ha cambiado mucho. La irrupción de las primeras inteligencias artificiales y su pasmosa capacidad de expansión rompe con las reglas de juego que conocemos. En pocos años, la población de IAs ha igualado a la de los humanos y en muchos sitios tienen los mismos derechos. Existen varios tipos de IA, que he resumido en esta infografía (sí, las infografías han vuelto, no sé si para quedarse):

El punto de partida da mucho juego, porque es el momento en que se están asentando los distintos poderes. Los gobiernos humanos van cayendo como fichas de dominó en manos de las IAs, con algunos focos de resistencias que son objeto de cruentas guerras. La localización de la novela en sí es en la ciudad de Chicago, una zona que está en estado de excepción, ocupada por una “fuerza de paz” mientras se decide el futuro de unos Estados Unidos balcanizados y fragmentados. Este es el estado actual de la zona este del país:

El protagonista de la narración es Barry Simcoe, un contratista canadiense desplazado a la ciudad para finalizar un negocio que se ve envuelto en una serie de aventuras que no voy a desvelar. La forma elegida para la narración es un blog privado de Simcoe, donde va contando lo que le ocurre, aunque no tenga intención de acabar publicándolo. McAulty, en una elección bastante inteligente, incluye de vez en cuando post de un autor distinto, para realizar unos infodumps que se agradecen para contextualizar la situación, sin necesidad de cortar el ritmo de lectura y añadiendo profundidad al mundo. Y para añadir una nota de humor, cada post está patrocinado por algunas empresas que parecen el sueño de cualquier start up de hoy en día.

Las escenas de acción, que las hay y muy variadas, satisfarán a quien se acerque al libro buscando enfrentamiento entre robots, mechas, soldados y contratistas independientes canadienses. La supervisión constante mediante drones y cámaras es la realidad de hoy en día corregida y aumentada (realidad aumentada, see what I did here?).

Es una novela bastante larga pero en pocas ocasiones baja el ritmo. Es cierto que hay muchas casualidades que van preparando el terreno para los siguientes capítulos e incluso en algún momento las peripecias de Barry desafían nuestra incredulidad, pero si pasamos por alto esto (algo que puede costar trabajo) disfrutaremos de una aventura muy entretenida con un trasfondo que nos puede dar que pensar.

El optimismo crónico de Barry, que no puede ser mejor persona, también choca de pleno con los que nos tienen acostumbrados otras obras. Siempre tiene una palabra amable o un esfuerzo extra para ayudar a quien lo necesite, hasta el punto de colarse en un edificio abandonado y peligroso por rescatar a un perro o empatizar con un arma de destrucción masiva. El autor carga demasiado las tintas en esta bonhomía del protagonista, que no tiene grises. Es el yerno perfecto que sueña toda suegra (robótica o no).

A pesar de tratarse de un volumen autoconclusivo, algunos de los personajes que aparecen fugazmente parecen estar preparando el terreno para la siguiente entrega, que leeré con curiosidad, en espera de ampliar mi conocimiento sobre este interesante escenario y también de que McAulty haya pulido esos errores de principiante de los que adolece la obra.

Anunciada una precuela en cómic de Shades of Magic

Se ha anunciado la publicación en octubre de este año de Shades of Magic: The Steel Prince una nueva serie de Titan Comics que será precuela de los libros de V.E. Schwab Shades of Magic. Aquí ya leímos A Darker Shade of Magic y A Gathering of Shadows pero todavía no hemos terminado la trilogía.

El dibujo corre a cargo de Andrea Olimpieri, con colores de Enrica Angiolini. Se sabe que la trama girará alrededor del príncipe Maxim Maresh, miembro exiliado de la familia real de Red London.

Aquí os dejo un enlace con algunas páginas en exclusiva.

Witchmark

Hay algunos libros que cumplen unas determinadas características de ambientación que sería injusto llamar clónicos, pero que sí que recuerdan unos a otros. Es difícil innovar en una historia fantástica situada en la época de la Regencia o en la Victoriana, porque es una escenario sobreutilizado, aún sin llegar a los niveles de la fantasía pseudomedieval.

Y sin embargo, C.L. Polk consigue mostrarnos una narración cautivadora, aunque no sorprendente. Los elementos que se utilizan son conocidos por todos: una sociedad clasista que se perpetúa en el poder utilizando la magia, conflictos familiares irresolubles en los que chocan la búsqueda de libertad y el cumplimiento del deber, seres de inmenso poder que pueden afectar el curso de la historia… Pero todos estos elementos, bien utilizados, dan lugar a un relato coherente y agradable de leer.

En Witchmark se pueden encontrar reminiscencias de muchos autores, desde Susanna Clarke a Zen Cho, pasando por NK Jemisin. Podría ser interesante seguir todas estas referencias, como el uso del éter que recuerda Las edades de la luz de Ian R. MacLeod (salvando las distancias) y si alguno de vosotros leéis esta obra seguro que tendremos una conversación interesante al respecto.

Entonces, ¿qué es lo que hace que Witchmark se diferencia de las otras obras? Para mí, todo gira alrededor de la relación fraternal entre Miles y su hermana Grace, que está tratada con mucho cariño pero también con mucha verosimilitud. Dos hermanos que se quieren, pero que son capaces de hacerse daño mutuamente por sus ideales, que pueden caer en contradicciones pero que se apoyan el uno al otro… Me ha parecido una representación estupenda. Los personajes son muy atractivos, pero creo que esta relación es la más importante del libro, sin desmerecer la que desarrolla Miles con Tristan, que no parece impostada, pero que me interesa menos.

También me gustaría destacar la carga de crítica social que trae el libro, aunque no se cargan las tintas en exceso. No solo se habla de los desastres de la guerra, también de las desigualdades sociales y la explotación de las clases deprimidas a favor de la vida de lujo de los aristócratas. No lo considero el principal objetivo del libro, pero me alegra que aparezca en la historia.

En resumen, Witchmark utiliza piezas muy conocidas para dar lugar a un collage atractivo unido por una prosa musical y agradable cimentada por unos personajes fuertes con relaciones creíbles. Y hay persecuciones en bici. Todo es mejor con persecuciones en bici.

Ganadores de los premios David Gemmell

Ya conocemos a los ganadores de los premios David Gemmell de este año.

Son los siguientes:

Premio Legend (mejor novela)

  • Robin Hobb: Assassin’s Fate, Libro 3 de Fitz and The Fool (HarperVoyager)

Premio Morningstar (mejor primera novela)

  • Nicholas Eames: Kings of the Wyld, Libro 1 de The Band (Orbit)

Premio Ravenheart (mejor portada)

  • Richard Anderson por Kings of the Wyld de Nicholas Eames (Orbit): Diseño de Lisa Marie Pompilio.

¡Enhorabuena a los ganadores!