Ganadores premios DITMAR 2020

Se han dado a conocer los ganadores de los australianos premios DITMAR, son los siguientes:

Mejor novela


Ganador: The Year of the Fruit Cake, Gillian Polack (IFWG)
Claiming T-Mo, Eugen Bacon (Meerkat)


Mejor relato


Ganador: “Whom My Soul Loves”, Rivqa Rafael (Strange Horizons 11/11/19)
Into Bones Like Oil, Kaaron Warren (Meerkat Shorts)


Mejor recopilatorio


Collision, J.S. Breukelaar (Meerkat)


Mejor publicación aficionada en cualquier medio (empate)


Be the Serpent
SF Commentary


Mejor escritor aficionado


Ganador: Elizabeth Fitzgerald por reseñas en Skiffy and Fanty
Bruce Gillespie por artículos en SF Commentary y ANZAPA


Mejor nuevo talento


Freya Marske


Premio William Atheling, Jr. por crítica o reseña


Ganador: Reseñas FictionMachine, Grant Watson
Writing Speculative Fiction, Eugen Bacon (Red Globe)

Anunciado Black Water Sister, el nuevo libro de Zen Cho

En mayo del año que viene se pondrá a la venta Black Water Sister, la nueva novela de Zen Cho.

Esta es la sinopsis:

A reluctant medium discovers the ties that bind can unleash a dangerous power in this compelling Malaysian-set contemporary fantasy.
 
Jessamyn Teoh is closeted, broke and moving back to Malaysia, a country she left when she was a toddler. So when Jess starts hearing voices, she chalks it up to stress. But there’s only one voice in her head, and it claims to be the ghost of her estranged grandmother, Ah Ma. In life Ah Ma was a spirit medium, the avatar of a mysterious deity called the Black Water Sister. Now she’s determined to settle a score against a gang boss who has offended the god–and she’s decided Jess is going to help her do it.
 
Drawn into a world of gods, ghosts, and family secrets, Jess finds that making deals with capricious spirits is a dangerous business. As Jess fights for retribution for Ah Ma, she’ll also need to regain control of her body and destiny. If she fails, the Black Water Sister may finish her off for good.

Mi traducción:

Una médium reticente descubre las conexiones que pueden liberar un peligroso poder en esta fantasía contemporánea situada en Malasia.

Jessamyn Teoh aún no ha salido del armario, está arruinada y se va a mudar a Malasia, un país que dejó cuando todavía era un bebé. Pronto Jess comenzará a oir voces, pero lo achacará al estrés. Pero solo hay una voz en su cabeza que afirma ser el fantasma de su abuela, Ah Ma. En vida Ah Ma fue una médium, el avatar de una misteriosa deidad llamada La Hermana del Agua Oscura. Ahora, está decidida a ajustar cuentas con el jefe de la banda que ha ofendido a la diosa y Jess tendrá que ayudarla.

Inmersa en un mundo de dioses, fantasmas y secretos familiares, Jess comprende que ir haciendo tratos con espíritus caprichosos es peligroso. Mientras Jess busca vengar a Ah Ma, también desea recuperar el control de su cuerpo y de su destino. Si falla, puede La Hermana del Agua Oscura no le de una segunda oportunidad.

ReV

Con la publicación de ReV Madeline Ashby culmina la trilogía sobre las máquinas de Von Neuman que comenzó con vN y prosiguió con ID. Hay que reconocer que la autora ha sido capaz de escribir tres novelas muy diferentes con más o menos los mismos protagonistas, aunque su interés sea variable.

El comienzo de ReV es francamente espectacular. Nos sitúa en una recreación, en un parque interactivo con decorado gótico donde los robots actúan como vampiros, mientras que los visitantes están protegidos por la salvaguarda que impide a los robots dañar a los seres humanos. Y como diría Homer, todo acaba con erótico resultado (uno de los pilares en los que se basa la trilogía). Pero ya sabemos que la salvaguarda no es perfecta por los hechos acaecidos en las entregas anteriores, así que este prólogo sirve para dimensionar la amenaza que se cierne sobre los seres humanos.

Por desgracia, el nivel del resto de la novela no es igual. La protagonista total y absoluta es Portia, que ha evolucionado desde que la conocimos y ahora es una inteligencia distribuida en toda la red. Sus tendencias psicópatas y asesinas no han hecho si no agudizarse, y Ashby no deja pasar la ocasión de ver cómo con solo una parte de su capacidad de procesamiento es capaz de generar desgracias. Quizá tendría más fuerza si este recurso no se explotara tanto, pero es que en casi todas sus interacciones alguien acaba muerto.

El incidente del parque de atracciones provoca que las reservas que los humanos ya tenían hacia los vN se acentúen, por lo que el gobierno recurre a su creador espiritual para buscar una solución de exterminio, si llega a ser necesaria. Por supuesto, Portia no está dispuesta a dejar que este plan llegue a buen puerto, pero por su propia naturaleza es incapaz de investigar documentos que no estén en formato digital, así que tendrá que desarrollar otros planes.

Ashby carga mucho las tintas en algo que ya sabemos de las entregas anteriores. La humanidad ha abusado desde siempre de los robots, sobre todo en el aspecto sexual, ya que ellos por definición aman a los humanos. Y no hay cortapisas en estos abusos, desde la pedofilia al maltrato pasando por todo el espectro que os podáis imaginar. Y claro, los robots son los acompañantes perfectos, siempre están dispuestos a todo con tal de complacer a los humanos. Es una definición horrible de las bajas pasiones humanas.

El plan de Amy, la nieta de Portia e iteración de sí misma para evitar esta situación es muy pero que muy ingenuo y se ignoran todas las dificultades técnicas asociadas de tal modo que bien podría parecer el resultado de un encantamiento. Y es una lástima, porque combinado con algunas de las revelaciones que se había guardado para el final podría dar lugar a un nuevo origen para otros libros, pero para mí la historia ha perdido el interés.

En resume ReV cierra de forma funcional pero algo decepcionante una trilogía que prometía más de lo que ha acabado por ofrecer.

Portada de Star Eater

Ya sabemos cuál será la portada de Star Eater, una novela de corte fantástico de Kerstin Hall que Tor.com publicará el 22 de junio de 2021.

Esta es la sinopsis:

She swallowed a star, and the Sisterhood called her the Eater.

Elfreda Raughn will avoid pregnancy if it kills her, and one way or another, it will kill her. Though she’s able to stomach the gruesome day-to-day duties, the reality of preserving the Order’s magical bloodline horrifies her, but the Sisters of Aytrium have sworn to pay a price for the safety of their nation.

Elfreda wants out, whatever the cost.

So when a shadowy cabal approaches her with an offer of escape, she leaps at the opportunity. As their spy, she gains access to the highest reaches of the Order, and enters a glittering world of opulent parties, subtle deceptions, and unexpected bloodshed.

A phantasmagorical indictment of hereditary power, Star Eater takes readers deep into a perilous and uncanny world where even the most powerful women are forced to choose what sacrifices they will make, so that they might have any choice at all.

Mi traducción:

Se tragó una estrella, y la Hermandad la llamó la Comedora.

Elfreda Raughn evitará el embarazo si la mata y de uno forma u otra la matará. Aunque puede apechugar con sus tareas diarias, la realidad de conservar la línea de sangre de la Hermandad la horroriza, pero las Hermanas de Aytrium han jurado pagar ese precio para la seguridad de su nación.

Elfreda quiere huir, sea cual sea el precio.

Así que cuando un grupo oculto se acerca a ella con una oportunidad de huida, aprovecha la oportunidad. Como su espía, conseguirá acceder a los niveles más altos de la Orden y entrar en un fascinante mundo de fiestas despampanantes, traiciones sutiles y sangrías inesperadas.

Una historia fantasmagórica de poder hereditario, Star Eater lleva a los lectores a través de un mundo peligroso y fascinante en el que las mujeres más poderosas se ven obligadas a elegir qué sacrificios realizar para poder tener alguna elección.

He de reconocer que la sinopsis indica que la novela se sale algo de mi zona confort, pero estoy segura de que llamará la atención de más de un seguidor del blog.

Esta es la portada, obra de Sam Weber:

We Ride the Storm

La publicación de We Ride the Storm ha seguido el camino de Senlin Ascends o The Long Way to a Small, Angry Planet, primero se autopublicó y luego una editorial vio su potencial y decidió lanzarlo bajo su sello. Esto ya da una idea de que el libro debe tener algo especial para conseguir destacar entre los muchos volúmenes que los propios autores publican a lo largo del año.

Es una novela que está muy bien escrita, con una prosa que se adapta a cada uno de los tres puntos de vista que utiliza la autora. Se sale de los lugares comunes de la fantasía épica ya que el escenario no es el tan manido reino pseudomedieval europeo, algo que se agradece, si no un imperio de inspiración asiática.

Los tres puntos de vista son tan diferentes entre sí como atractivos. Por un lado tenemos a la princesa Miko, que junto con su hermano son herederos al trono del imperio de Kisia, aunque esta línea sucesoria no está perfectamente clara. Su posición es algo endeble y son víctimas frecuentes de intentos de asesinato. Su madre es la principal conspiradora para que ellos hereden el trono, pero las intrigas palaciegas están a la orden del día y no son los únicos implicados.

También tenemos al capitán  Rah de los Levanti, un pueblo nómada con sólidas creencias religiosas que se encuentra bajo el yugo de los Chiltaens y están obligados a luchar sus guerras. Este personaje es especialmente atractivo por el conflicto mental constante que le supone tener que defender el bienestar de su «manada» y cumplir con sus obligaciones religiosas, siendo una de las más importantes cortar la cabeza de los muertos para liberar sus almas. Y casi al principio de la novela este hecho se relata con tanto detalle anatómicamente hablando que casi deja de resultar truculento y pasar a ser un estudio antropológico.

La última  y quizá la más interesante es Cassandra Marius, una prostituta-asesina (el pluriempleo también ha llegado a la fantasía épica) que oye voces en su cabeza. Quizá sea víctima de una enfermedad mental o quizá la explicación para esto sea aún más oscura.

Los tres personajes irán narrando su historia y acercando sus caminos, aderezados con algunos giros de guion que pueden resultar más o menos sorprendentes. Hay momentos que pueden ser más aburridos para el desarrollo de la novela, aunque en general Devin Madson ha conseguido mantener el ritmo. Quizá estos pequeños altibajos sean debidos a mi preferencia personal por las historias de uno u otro de los protagonistas. También es cierto que en algunas ocasiones el destino parece inevitable y ninguna de las acciones que llevan a cabo los implicados sirve para cambiar ni un ápice el final.

En definitiva, una novela interesante con algunos toques novedosos que puede interesar a los lectores de fantasía épica y que deja bastantes tramas abiertas para la siguiente entrega.

Portada de Fireheart Tiger

Ya tenemos aquí la esperadísima portada de Fireheart Tiger, el lanzamiento de Aliette de Bodard y Tor.com para febrero de 2021.

Esta es la sinopsis:

Award-winning author Aliette de Bodard returns with a powerful romantic fantasy that reads like The Goblin Emperor meets Howl’s Moving Castle in a pre-colonial Vietnamese-esque world.

Fire burns bright and has a long memory….

Quiet, thoughtful princess Thanh was sent away as a hostage to the powerful faraway country of Ephteria as a child. Now she’s returned to her mother’s imperial court, haunted not only by memories of her first romance, but by worrying magical echoes of a fire that devastated Ephteria’s royal palace.

Thanh’s new role as a diplomat places her once again in the path of her first love, the powerful and magnetic Eldris of Ephteria, who knows exactly what she wants: romance from Thanh and much more from Thanh’s home. Eldris won’t take no for an answer, on either front. But the fire that burned down one palace is tempting Thanh with the possibility of making her own dangerous decisions.

Can Thanh find the freedom to shape her country’s fate—and her own?

Mi traducción:

Aliette de Bodard vuelve con una poderosa fantasía romántica mezcla de The Goblin Emperor y Howl’s Moving Castle en un mundo inspirado en la época precolonial vietnamita.

El fuego arde con fuerza y tiene una larga memoria…

La callada y pensativa princesa Thanh fue mandada de niña como rehén al poderoso y lejano país de Ephteria. Ahora ha vuelto a la corte imperial de su madre, perseguida no solo por las memorias de su primer amor, pero por los peligrosos ecos mágicos de un incendio que ha devastado el palacio real de Ephteria.

El nuevo papel de Thanh como diplomática la vuelve a poner en el camino de su primer amor, la poderosa y atractiva Eldris de Ephteria, que sabe justamente lo que quiere: el amor de Thanh y mucho más de su casa. Y no está dispuesta a recibir un no por respuesta en ninguno de los frentes. Pero el fuego que destrozó su palacio está tentando a Thanh con la posibilidad de toma su propia peligrosa decisión.

¿Podrá Thanh hallar la libertad para moldear el destino de su país y el suyo propio?

Esta es la portada con arte de Alyssa Winans y diseño de Christine Foltzer:

Anunciada la publicación de The Past is Red

Se ha anunciado la publicación de The Past is Red, la precuela del aclamado relato «The Future is Blue», que pudimos leer en español en la revista Supersonic. Se publicará el 20 de julio de 2021.

Esta es la sinopsis:

The future is blue. Endless blue…except for a few small places that float across the hot, drowned world left behind by long-gone fossil fuel-guzzlers. One of those patches is a magical place called Garbagetown.

Tetley Abednego is the most beloved girl in Garbagetown, but she’s the only one who knows it. She’s the only one who knows a lot of things: that Garbagetown is the most wonderful place in the world, that it’s full of hope, that you can love someone and 66% hate them all at the same time.

But Earth is a terrible mess, hope is a fragile thing, and a lot of people are very angry with her. Then Tetley discovers a new friend, a terrible secret, and more to her world than she ever expected.

Mi traducción:

El futuro es azul. Infinitamente azul… excepto por algunos pequeños lugares que flotan en el mundo caliente e inundado que dejaron los antiguos consumidores de combustibles fósiles. Uno de esos lugares es la mágica Garbagetown.

Tetley Abednego es la chica más querida de Garbagetown, pero solo ella lo sabe. Es la única que sabe muchas cosas: que Garbagetown es el mejor lugar del mundo, que está lleno de esperanza, que puedes amar a alguien y odiarle al 66% al mismo tiempo.

Pero la Tierra es un desastre, la esperanza es frágil y mucha gente está muy enfadada con ella. Entonces Tetley descubrirá una nueva amiga, un secreto terrible y más de su mundo de lo que nunca esperó.

Esta es la portada:

The Bone Shard Daughter

The Bone Shard Daughter es una apuesta formalmente arriesgada para tratarse de una primera novela, ya que la autora habrá de manejar cinco puntos de vista distintos con cambios de perspectiva entre ellos y no solo es difícil ir cambiando la forma de escribir entre cada capítulo, si no que también está el reto de mantener por igual el interés de todas las tramas. Andrea Stewart sale bien parada del primer envite, pero cojea un poco en el segundo.

El escenario que la autora ha creado para desarrollar su historia es grandioso. Un imperio formado por distintas islas que se desplazan siguiendo determinados patrones, dominado con mano firme por el emperador y sus constructos, que se suponen preparados para defender a sus habitantes de una antigua amenaza que ya casi nadie recuerda. En este caso, la magia proviene de las esquirlas de hueso que ritualmente se obtienen de los súbditos en una ceremonia de paso a la madurez que no es perfecta, por lo que siempre mueren algunos niños en el proceso.

El pago de este polémico diezmo y el hecho de que los constructos que se creen con estas esquirlas roben la fuerza vital de los donantes es la base para la tensión que se va desarrollando en la novela. La gente estaba dispuesta a sacrificarse cuando el beneficio era la defensa contra un poder terrorífico, pero ahora ya hace demasiado tiempo que la amenaza desapareció y se va diluyendo su influencia.

En esta situación, es inteligente que la autora nos muestre diversos puntos de vista para comprender mejor el entorno. Desde la hija del emperador que sufrió pérdidas de memoria en su momento y ahora intenta comprender la magia que despliega su padre a un contrabandista que lleva buscando a su mujer secuestrada desde hace años, pasando por la hija lesbiana del gobernador que no acaba de comprender las desigualdades sociales que el modelo de estado crea a su alrededor. Son personajes interesantes, aunque en ocasiones excesivamente ingenuos.

El sistema de magia que crea los constructos es prácticamente una transposición de un sistema de programación, existen unos comandos que se inscriben en las esquirlas de hueso, formando unos algoritmos que rigen las elecciones de estas máquinas de carne. Dependiendo de la complejidad de la programación, así serán las acciones de estos simulacros de robots y así de fácil o difícil será manipularles.

También hay otro tipo de magia que se descubre en el desarrollo de la novela, pero son solo esbozos que la autora se reserva para desarrollar en las siguientes novelas.

Otros elementos que son fundamentales en la novela es la lucha de clases y la revolución para derrocar el poder establecido y la curiosa relación de uno de los personajes con un desconocido animal de compañía que se irá desvelando como mucho más importante de lo que en un principio se podría sospechar.

El ritmo de la novela no es trepidante y como ya he mencionando anteriormente, la intriga y el interés no es el mismo en todos los tramos de la historia, por lo que en algunas ocasiones la lectura se puede hacer larga. No obstante, la autora ha conseguido despertar mi curiosidad y probablemente, lea la siguiente entrega de la saga.

Sweet Harmony

Había tenido una muy buena experiencia con mi última lectura de Claire North, así que esto, unido a la escasa longitud de Sweet Harmony hizo que me pusiera con ella de inmediato.

Nos encontramos ante una historia de ciencia ficción de futuro cercano, tan tan cercano, que podría estar a la vuelta de la esquina. Los nanobots han llegado a nuestras vidas para quedarse, con todo su paquete de funcionalidades que por un no muy módico precio pondrán a nuestra disposición todo lo que siempre hemos soñado. Comer sin engordar, músculos perfectamente tonificados, relaciones sexuales elevadas a la máxima potencia… todo maravilloso. Por un precio.

Asistiremos de la mano de North a la espiral descendente en la que se ve sumida la protagonista Harmony por su endeudamiento constante para poder pagar esos caros servicios que los nanobots le ofrecen. En este sentido, los saltos entre las dos líneas temporales de la historia están muy bien escogidos, para llevarnos desde el pináculo de su éxito social a las más profundas fosas de su desesperación. Resultan especialmente hipnóticas las imágenes de fiestas absurdas con desperdicio constante en busca de una emoción que los propios bots impiden alcanzar. ¿De qué sirve comer hasta reventar cuando nada será digerido? ¿Y drogarse o emborracharse cuando tus robots guardianes impiden cualquier desequilibrio corporal?

Lo que hace que la ciencia ficción de North sea tan relevante es su paralelismo con la situación real de muchísimas familias e individuos en el mundo actual, asfixiados por deudas que no son capaces de pagar y viviendo al día para mantener una apariencia de normalidad absurda, pura fachada.

Quizá por esa similitud con muchas situaciones conocidas, la novela corta tiene algo de moralina facilona que desmerece el conjunto de la lectura. No nos encontramos ante un relato de superación, pero el lector se encuentra en una posición de superioridad moral bastante artificial, en una especie de alejamiento de la realidad que hace que el libro no acabe de resultar eficaz. No sé si con otro desarrollo de los acontecimientos el resultado hubiera sido distinto y no por ello voy a dejar de leer la obra de North. Es solo que creo que la historia pudiera haber tenido más relevancia si hubiera decidido ir por otro camino.