The Ocean at the End of the Lane

No me considero ninguna experta en Neil Gaiman, un autor del que he leído más bien poco y que creo que no se ajusta en demasía a mis gustos literarios. Pero, como hay que probar cosas distintas en esta vida y hacía ya tiempo que tenía pendiente The Ocean at the End of the Lane, dediqué unos días a su lectura.

La historia la relata el protagonista en primera persona, cuando ya adulto, vuelve al hogar de su infancia para un funeral y comienza recordar las peripecias que vivió con siete años, que prácticamente había olvidado. Por esta misma razón, se trata de un narrador no confiable, ya que lo que cuenta se puede interpretar de muchas maneras, como el producto de la imaginación de un niño o como una aventura de hadas real. Esta indefinición es uno de los pilares de la narración, teñida de realismo mágico.

La historia parece un tanto autobiográfica, hasta el punto en que un relato sobre criaturas que desean imponer su presencia en un mundo que no es el suyo pueda serlo, pero la descripción del protagonista recuerda por momentos a la infancia de Neil Gaiman, por lo que he podido informarme.

Las barreras entre el mundo mágico y el real son difusas en algunas zonas y hay criaturas que aprovechan estos intersticios para invadir el terreno que no les pertenece. Me ha recordado mucho a Coraline, una de las pocas obras del autor que conozco.

El relato es pausado y aunque tiene momentos de miedo y algo macabros, en realidad The Ocean at the End of the Lane es una versión un tanto descafeinada de obras que ya conocemos del autor. La prosa es musical y consigue ponernos en la piel del protagonista y el ritmo está bien llevado, pero no por ello deja de ser una obra menor.

Si eres seguidor de Neil Gaiman sin duda ya habrás leído esta obra y si no es así, probablemente preferirás empezar por otras de más renombre y reconocimiento. The Ocean at the End of the Lane se queda en un terreno de nadie que hace que pase desapercibida.

The Ocean at the End of the Lane está traducido al español por Mónica Faerna García-Bermejo.

Nuevo libro de Silvia Moreno-García

Silvia Moreno-García ha anunciado la publicación de su nuevo libro, que se titulará Gods of Jade and Shadow y se publicará en agosto del año que viene. A mí la portada me ha conquistado.

Esta es la sinopsis:

The Mayan God of Death sends a young woman on a harrowing, life-changing journey in this dark fairy tale inspired by Mexican folklore, for readers of The Song of Achilles and Uprooted.

Here we shall begin to tell a story: a tale of a throne lost, of monsters and magic. A tale of gods and of the shadow realm. But this, our story, it begins in our world, in the land of mortals.

It begins with a woman. For this story, it is her story. It begins with her.

The Jazz Age is in full swing, but Casiopea Tun is too busy cleaning the floors of her wealthy grandfather’s house to listen to any fast tunes. Nevertheless, she dreams of a life far from her dusty, small town in southern Mexico. A life she can call her own.

Yet this new life seems as distant as the stars, until the day she finds a curious wooden box in her grandfather’s room. She opens it–and accidentally frees the spirit of the Mayan God of Death, who requests her help in recovering his throne from his treacherous brother. Failure will mean Casiopea’s demise, but success could make her dreams come true.

In the company of the strangely alluring god and armed with her wits, Casiopea begins an adventure that will take her on a cross-country odyssey, from the jungles of Yucatán to the bright lights of Mexico City–and deep into the darkness of the Mayan underworld.

Mixing the excitement of the Roaring Twenties with Prehispanic mythology, Gods of Jade and Shadow is a vivid, wildly imaginative historical fantasy.

Mi traducción:

 El dios maya de la muerte manda a una joven en viaje que le cambiará la vida en este cuento de hadas oscuro, inspirado por el folklore mejicano, ideal para los lectores de The Song of Achilles y Uprooted.

Aquí deberíamos empezar a contar una historia: un cuento sobre un trono perdido, sobre monstruos y magia. Un cuento de dioses y del reino de las sombras. Pero esta, nuestra historia, comienza en nuestro mundo, en la tierra de los mortales.

Comienza con una mujer. Porque esta historia, es su historia, comienza con ella.

La era del jazz está en plena ebullición, pero Casiopea Tun está demasiado ocupada limpiando los suelos de la casa de su rico abuelo para escuchar cualquier canción. No obstante, sueña con una vida lejos de su polvorienta ciudad en el sur de Méjico. Una vida que pueda llamar suya.

Pero su nueva vida parece tan distante como las estrellas, hasta que un día encuentra un curiosa caja de madera en la habitación de su abuelo. La abre y accidentalmente libera el espíritu del dios maya de la muerte, que pide su ayuda para recuperar su trono de las manos de su traicionero hermano. Fallar significaría la muerte de Casiopea, pero el éxito podría convertir sus sueños en realidad.

Acompañada por el dios y armada con su inteligencia, Casiopea comienza una aventura que la llevará en un odisea a través del país, desde las junglas de Yucatán a las brillantes luces de Méjico y a las profundidades oscuras del submundo maya.

Mezclando la diversión de los felices años veinte con la mitología prehispánica, Gods of Jade and Shadow es un fantasía histórica vívida y salvajemente imaginativa.

The Winter Road

En esta ocasión he tenido la suerte de compartir lectura y reseña con Antonio Díaz. Os proponemos un juego, ¿sabríais decir quién ha escrito cada párrafo del post?

The Winter Road es la nueva novela de Adrian Selby un autor que ya nos llamó la atención con su primer libro Snakewood y al que decidimos seguir la pista tanto Antonio Díaz (@mertonio) como yo.

Esta novela está situada en el mismo mundo que Snakewood y se pueden ver muchas de las características ya patentes de la forma de escribir del autor, como el uso de un lenguaje coloquial y gramaticalmente incorrecto, en el que cuesta introducirse.

Aunque en esta novela ése recurso está menos exagerado que en Snakewood, sigue siendo un tanto molesto.

Selby utiliza de nuevo el sistema de pociones y brebajes que tanto nos gustó en su primera novela. Guerra biológica en el medievo. Pero me parece menos fresco y sugerente.

Es cierto que los personajes parecen farmacopeas andantes, haciendo especial hincapié tanto en los materiales necesarios como en las recetas que hay que seguir para la confección de las pócimas. De hecho, se da mucha importancia al aspecto económico de la narración, la relación entre coste y beneficio, tanto pecuniaria como físicamente.

También el aspecto físico de la gente es importante. Si has pasado un tiempo guerreando habrás tomado pociones y brebajes que te cambian permanentemente el color de la piel, que se convierte en una señal de estatus (o un estigma). A pesar del esfuerzo en retratar la sociedad de The Winter Road, el resultado es un tanto genérico. No encuentro rasgos distintivos de la clásica sociedad low fantasy.

Este es uno de los fallos de la novela, pero a mi entender tiene un problema estructural más grave. Mientras que nos estaba contando una historia se le va la mano con una trama que podía parecer secundaria pero que acaba siendo lo más importante del libro.

El juego de la novela con los dos momentos temporales (presente y pasado) me da a entender que es un desarrollo argumental buscado, pero pienso que habría sido más interesante una novela sobre las vicisitudes de la construcción de la carretera per se que el western crepuscular que resulta siendo.

Y el cambio de estilo narrativo “tradicional” al epistolar de los últimos capítulos no hace si no acentuar la sensación de un cambio de planes, de una pérdida de interés por terminar la narración una vez que se ha acabado la historia de venganza engañosamente secundaria.

También utiliza las cartas para dilatar temporalmente la narración, aumentado bastante la cantidad de hechos que ocurren a base de elipsis muy bien tratadas. Y casi como coda, consigue enlazar The Winter Road con Snakewood, aunque solo sea tangencialmente.

Sin embargo a mí el final epistolar me parece imprescindible. Sin él la historia queda inconclusa en cierto modo. Ésta es la segunda oportunidad que le damos a Selby, y aunque ninguna de sus novelas es mala, les sigue faltando algo para terminar de despegar. Para poder atreverme con él una vez más, la premisa tendría que ser terriblemente atractiva.

Tabla de contenidos de The Outcast Hours

Se ha dado a conocer los relatos que conformarán la antología Under Neon and Starlight de Mahvesh Murad y Jared Shurin, que se publicará en febrero de 2019 de la mano de Rebellion. Son los siguientes:

This Book Will Find You, Sam Beckbessinger, Lauren Beukes y Dale Halvorsen
It Was a Different Time, Will Hill
Ambulance Service, Sami Shah
Blind Eye, Frances Hardinge
Sleep Walker, Silvia Moreno-Garcia
Bag Man, Lavie Tidhar
Gatsby, Maha Khan Phillips
Swipe Left, Daniel Polansky
MiDNIghT MaRAuDERS, M. Suddain
Everyone Knows That They’re Dead. Do You? Genevieve Valentine
The Collector, Sally Partridge
The Patron Saint of Night Puppers, Indrapramit Das
Tilt, Karen Onojaife
In the Blink of a Light, Amira Salah-Ahmed
The Dental Gig, S. L. Grey
One Gram, Leah Moore
This Place of Thorns, Marina Warner
Not Just Ivy, Celeste Baker
Dark Matters, Cecilia Ekbäck
Above the Light, Jesse Bullington
Welcome to the Haunted House, Yukimi Ogawa
Rain, Streaming, Omar Robert Hamilton
Lock-In, William Boyle
The Night Mountain, Jeffrey Alan Love
A Partial Beginner’s Guide to The Lucy Temerlin Home for Broken Shapeshifters, Kuzhali Manickavel
También incluye 9 microhistorias de China Miéville

Esta será la portada:

Anunciada la publicación de The October Man

Los seguidores de Ben Aaronovtich y de su saga Ríos de Londres están de enhorabuena, pues se ha anunciado la publicación de una nueva novella situada en este mundo, titulada The October Man, en una publicación conjunta de Gollancz y Subterranean Press.

La historia girará en torno a las investigaciones del detective Tobias Winter sobre un salvaje asesinato en Trier, Alemania. La fecha anunciada es el 13 de junio del año que viene.

También os traigo la portada:

 

Sea of Rust

Sea of Rust estuvo nominada a los premios Arthur C. Clarke y aunque no terminara ganando, me llamaba la atención su sinopsis. Cuando Borja “por menos de un euro” Bilbao avisó que estaba en oferta, no dudé en hacerme con ella y he tardado muy poco en leerla, lo cual habla mucho en su favor.

La narración está situada en un mundo donde la humanidad no existe, ha sido aniquilada por las IAs que ellos mismos desarrollaron. Pero este mundo sin humanos dista mucho de ser idílico, porque las inteligencias artificiales han vuelto a caer en los mismos errores del pasado y en algunos nuevos: el egoísmo, la avaricia, la búsqueda de la divinidad y la uniformidad de criterio… En este contexto, seguiremos los pasos de Brittle, un robot modelo “cuidador” que se dedica a expoliar los restos de otros autómatas para negociar con sus partes. En un arranque de antropocentrismo, Cargill denominada a esta práctica “canibalismo”, lo cual nos debería dar una idea de la estrecha relación entre los humanos y las IAs.

Y es que el autor dota de una humanidad tal vez excesiva a los robots supervivientes. A pesar de que la misma definición de sintiente implica que sean capaces de modificar su programación, lo cierto es que la forma de actuar es totalmente humana. Hay dolor, hay empatía, hay sacrificio… lo que no vemos son cálculos fríos para conseguir los objetivos, por ejemplo. A mi entender este es el principal problema de la novela, aunque tiene otras dificultades menores como el tratamiento algo frívolo de la tecnología (ese Wifi que funciona sin necesidad de antenas, satélites ni ningún tipo de infraestructura…) y una coda que le quita algo de fuerza a la historia.

Y, sin embargo, he disfrutado muchísimo con la lectura. Sea of Rust combina capítulos en el presente con otros del pasado que sirven para relatar el arco “histórico” de la narración, para saber cómo se llegó a la situación actual. Pero creo que su principal función es relatar el descenso al infierno de la locura y el olvido, relatado por el propio afectado. Y es que los robots son capaces de perder la razón cuando el funcionamiento de sus piezas deja de ser óptimo. Las opciones que se abren ante ellos son escasas: abrazar la locura o intentar evitarla en una carrera de repuestos sin fin con un stock limitado de recursos. En este punto nos vuelven a mostrar su rostro más humano, con un ansia por la supervivencia que les lleva  a efectuar actos reprobables. La civilización reflejada en el espejo deformado de sus antiguos esclavos.

Recomiendo la lectura de Sea of Rust a pesar de los defectos mencionados. Realmente merece la pena.

Portada de Crowfall

Os traigo la que será portada de Crowfall, la tercera y última novela de Ed McDonald. La portada es obra de Dan Smith de BionicGraphics. La fecha de publicación será el trece de junio del año que viene.

La portada sigue la línea marcada por las anteriores de la serie, con una paleta de colores muy limitada pero no por ello menos impactante.

Esta es la sinopsis:

A sorceress cataclysm has hit the Range, the final defensive line between the Republic and the immortal Deep Kings.

Tormenting red rains sweep the land, new monstrosities feed on fear in the darkness, and the power of the Nameless, the gods who protect the Republic, lies broken. The Blackwing captains who serve them are being picked off one by one, and even immortals have learned what it means to die. Meanwhile the Deep Kings have only grown stronger, and are poised to deliver a blow that will finally end the war.

Ryhalt Galharrow stands apart from it all.

He has been deeper into the wasteland known as the Misery than ever before. It has grown within him – changed him – but all power comes with a price, and now the ghosts of his past, formerly confined to the Misery, walk with him everywhere.

They will even follow him, and the few surviving Blackwing captains, on one final mission into the darkness.

Y mi traducción:

Un cataclismo de origen mágico ha golpeado The Range, la línea defensiva final entre la República y los inmortales Deep Kings.

Lluvias tormentosas barren la tierra, nuevas monstruosidades se alimentan del miedo en la oscuridad y el poder de los Nameless, los dioses que protegen la República, yace roto. Los capitanes de Blackwing que les sirven están siendo eliminados uno a uno e incluso los inmortales ya saben lo que es morir. Mientras, los Deep Kings son cada vez más poderosos y se preparan para dar un último golpe que acabará con la guerra.

Ryhalt Galharrow se ha apartado de todo.

Ha estado en las profundidades del erial conocido como la Miseria aún más que antes. Ha crecido en él, le ha cambiado, pero todos los poderes tienen un precio, y ahora los fantasmas de su pasado, anteriormente atrapados en la Miseria, le acompañan a cualquier parte.

Incluso le seguirán, a él y a los pocos capitanes Blackwing supervivientes, en una misión final hacia la oscuridad.

Adrift

No tenía muchas referencias sobre esta novela ni sobre el autor, así que claramente nos encontramos ante un caso de “la compré por la portada” de esos que se dan algunas veces. Pero, ¿mereció la pena dejarse llevar por el impulso? Ahora lo veremos.

Adrift es una aventura espacial con un variopinto grupo de viajeros que se encuentran inesperadamente en una situación límite.  Mientras están haciendo una pequeña visita turística a una estación espacial en una nave que es poco más que un motor y una cabina, la colonia de la que parten es víctima de un devastador ataque que acaba prácticamente con todos los humanos allí presentes.

Ante esta tesitura, aflora lo peor y lo mejor de la raza humana, personificada en la decena y pico de personas que sobreviven al ataque. En este sentido, la novela es un claro ejemplo de la “literatura de desastres” que tiene su público propio.

La aventura no pretende ser aleccionadora y como tal hay que leerla. Es innegable que alguna de las situaciones por las que pasa el grupo merecen el calificativo de rocambolescas y que la suerte es un factor primordial en el desarrollo de la historia, pero la suerte siempre ha sido determinante para sobrevivir a una catástrofe y el autor no hace si no ahondar en este hecho.

La composición del grupo está muy bien pensada. Pertenecen a un amplio espectro de edades, profesiones, extracción social… Y aunque por supuesto nada es tan simple como pudiera parecer en un principio se les acaba cogiendo cariño. Se intercalan episodios “actuales” con flashbacks y reflexiones sobre el pasado que nos ayudan a entender mejor las motivaciones y las decisiones que tomarán los supervivientes.

La prosa es bastante funcional, con predilección por los diálogos bastante fluidos para hacer avanzar la narración. El comienzo es un poco lento pero luego toma una velocidad de crucero más que adecuada.

Llega un momento en el que el “misterio” del ataque acaba resultando bastante obvio y también me sobra un poco de la moralina final de la novela, pero si se lee como un entretenimiento ligero y con algún que otro toque juvenil, no se acaba defraudado.

Anunciada la publicación de David Mogo: Godhunter

Me ha llamado mucho la atención el anuncio de publicación de la novela David Mogo: Godhunter de Suyi D. Okungbowa.

Según la nota de prensa, se trata de una novela de dioses en guerra en las entrañas de la ciudad más poblada del oeste de África, Lagos. La defininen como “godpunk” pero es que ahora todo es “insertepalabraaquí-punk”.

La novela, basada en la mitología Orisha, se publicará en verano del año que viene. David Mogo es un semidios y cazador, haciendo lo posible para sobrevivir después de una guerra entre dioses en las calles de Lagos.

Esta es la portada de Yoshi Yoshitani:

¿Qué os parece? Llamativo como poco, ¿verdad?