Michael Bay dirigirá Time Salvager

Noticias frescas sobre Time Salvager.

Según hemos podido saber,  según Deadline, Zak Olkewicz adaptará el libro para Paramount Pictures y la película la dirigirá Michael Bay.

Time Salvager, the first in a series, is set in a resource-depleted future, and follows a veteran Chronman, sent back in time to salvage resources from disasters without altering the timeline. On what should be his final mission to the past, against his training and in violation of the Chronmen’s highest law, he brings a scientist back to the future with him – saving her life, but turning them both into fugitives.

Esto son estupendas noticias para Wes, autor de obras como The Lives of Tao.

The days of Tao

DaysofTao-cvrHa pasado algún tiempo desde que leí The lives of Tao. Tanto tiempo que Wesley Chu ha pasado de escritor recién llegado a ganador del premio Campbell, e incluso ha vendido los derechos de un libro suyo para una película.

Dejé la serie tras la primera entrega porque aunque es divertida no tenía más interés en ver cómo seguía la historia, muy tópica. Sin embargo, ante la oportunidad de leer una novella emplazada en el mismo universo decidí hacerlo. Era lo suficientemente corta como para acabarla pronto y ver como Wes había avanzado en su escritura.

Por desgracia, The days of Tao tiene los mismos tópicos que ya aparecían en los libros anteriores y pierde frescura, la novedad de la presencia de extraterrestres en la Tierra. El protagonista es de un ingenuo que asusta y ni siquiera se salvan las escasas escenas de acción.

La escalada de tensión en la relación entre las dos facciones alienígenas enfrentadas podría haber dado lugar a un curioso paralelismo con la Guerra Fría que quizá se hubiera podido desarrollar más para dar juego. Tal vez esto se desarrolla en otros libros como The deaths of Tao o The rebirths of Tao, pero no siento curiosidad como para investigarlo.

Entiendo que pueda tener interés como contenido entre la serie de Tao y la de Io, pero a mí me ha parecido bastante floja.

The lives of Tao

livesoftaoLos extraterrestres están entre nosotros desde el principio de nuestra existencia y han manejado los hilos de nuestro destino. Con esta premisa, digna de Cuarto Milenio o inspirada por von Daniken, Wesley Chu nos presenta una novela de acción y espías, un auténtico pasapáginas que hará las delicias de los seguidores de teorías conspiranoicas.

Tao es uno de estos alienígenas, extraordinariamente longevos, que establecen relaciones simbióticas o parasitarias (depende del punto de vista) con sus envoltorios humanos. A veces el receptor será una persona preparada con tiempo y entrenada por los Quasing para esta tarea, pero en The lives of Tao este “honor” recaerá sobre Roen Tan, un ingeniero informático gordo y aburrido que pasaba por allí. Su vida cambiará tras este encuentro fortuito.

La principal baza del libro son los momentos divertidos del entrenamiento de Roen para convertirse en un agente de campo. Su nostalgia por una buena pizza será comprensible para cualquier persona que haya pasado por una dieta y las agujetas y tirones que sufre mientras se está poniendo en forma tampoco serán ajenos a cualquiera de nosotros.

Los conocimientos del autor sobre artes marciales se hacen patentes en las escenas de acción de libro, aunque a veces resultan un poco confusas. Es difícil caminar por la estrecha línea que separa una pelea creíble de una coreografía y por norma general Chu lo consigue. El resultado es bastante cinematográfico.

Esta inspiración cinematográfica es aún más patente en los escenarios que se plantean, que parecen sacados directamente de las películas de Bond. El submarino, el hotel de lujo, la fortaleza aislada de origen nazi… Topicazo tras topicazo, es innegable, pero aun así es divertido.

En este sentido la obra de Wesley Chu es una visita más al héroe de las mil caras y una no excesivamente original.  Además, le habría hecho falta una revisión de estilo ya que algunas veces tiene repeticiones innecesarias. Se echa en falta una visión más profunda de los distintos huéspedes que han cobijado a Tao a lo largo de su vida, no sé si será idea del autor explorar esta posibilidad en las siguientes entregas.