Gallowglass

He de reconocer que cuando salió anunciada la portada de este libro coincidió con alguna otra de «astronautas tropezando en el espacio» y es por esta razón tan tonta que le presté algo de atención. Cuando me he puesto a leerlo me he encontrado con una novela con algo más de ciencia que de ficción, en la que lo más interesante es el tratamiento de la mecánica orbital de los asteroides, algo que puede resultar atractivo pero probablemente más en un ensayo que en una novela.

Y es que la premisa en la que se basan todas las decisiones del protagonista resulta demasiado difícil de creer. Jack es el hijo de unos multibillonarios interesados en el transhumanismo, lo que implica necesariamente que va a mantener su posición de heredero pero no acceder a nada más durante un periodo de tiempo indefinido. Se supone que por esta causa, o por el cambio climático, o vaya usted a saber por qué esta rebeldía de juventud, decide huir de su cárcel de oro embarcándose en una huida hacia el espacio, el único lugar en el que cree que los contactos y el inacabable caudal de dinero de sus padres no podrá obligarle a volver.

Hablo del cambio climático porque es la entrada de cada capítulo del libro, aunque realmente tiene poca o nula influencia en el desarrollo de la novela. No entiendo por qué está insistencia machacona del autor con el tema, que no digo que no sea relevante, pero no en este contexto.

El libro está dividido en tres partes, la primera es la huida de su vida anterior, ayudado por unos amigos virtuales que tampoco se sabe muy bien de dónde han salido, porque esto de encontrarse hackers por todas partes no debe ser difícil para los muy muy ricos, lo mismo puso una nota en Milanuncios. En la segunda parte, Jack y la tripulación de la nave espacial en la que se embarca intentar recuperar un asteroide para llevarlo a la órbita de la Tierra y poder explotarlo. Y en la tercera ha de afrontar las consecuencias de los actos de la primera y la segunda.

Dejando aparte lo difícil que resulta creer en el idealismo del protagonista, capaz de renunciar a la inmortalidad por sus principios y del martilleo de datos sobre el cambio climático que están metidos con calzador, la novela se desarrolla prácticamente como un thriller, ya que de ciencia ficción hay más bien poco. Está situada en un futuro tan cercano muy verosímil con la única diferencia con la actualidad de los viajes espaciales establecidos y la explotación de colonias lunares y orbitales.

Es difícil empatizar con los personajes porque son egoístas y un poco disfuncionales en sus relaciones humanas, capaces de mandar por la escotilla en un viaje sin retorno a cualquiera que ponga en peligro la misión. A lo mejor esta frialdad es necesaria para la supervivencia, pero cuando el número de personas en la nave espacial comienza a reducirse drásticamente sin que el viaje se vea afectado también se puede pensar que a lo mejor hacían más bien poco perteneciendo a la tripulación desde el principio.

Gallowglass me parece un libro bastante prescindible.

Portada de Gallowglass

Ya sabemos cuál será la portada de Gallowglass, la nueva novela de S.J. Morden, un autor al que la verdad, no conozco, así que quizá este sea el momento.

Esta es la sinopsis:

The year is 2069, and the earth is in flux. Whole nations are being wiped off the map by climate change. Desperate for new resources, the space race has exploded back into life.Corporations seek ever greater profits off-world.

They offer immense rewards to anyone who can claim space’s resources in their name. The bounty on a single asteroid rivals the GDP of entire countries, so every trick, legal or not, is used to win.

Jack, the scion of a shipping magnate, is desperate to escape earth and joins a team chasing down an asteroid. But the ship he’s on is full of desperate people – each one needing the riches claiming the asteroid will bring them, and they’re willing to do anything if it means getting there first.

Because in Space, there are no prizes for coming second. It’s all or nothing: riches beyond measure, or dying alone in the dark.

Mi traducción:

Es el año 2069 en una Tierra tumultuosa. Naciones enteras están desapareciendo del mapa por el cambio climático. En una búsqueda desesperada por nuevos recursos, la carrera espacial ha renacido. Las corporaciones buscan los mayores réditos fuera del planeta.

Ofrecen enormes recompensas para cualquiera que reclame recursos extraterrestres en su nombre. El valor de un solo asteroide supera el PIB de muchos países, así que se usa cualquier método, legal o no, para ganar.

Jack, el hijo de un magnate, está desesperado por abandonar la Tierra y se enrola en un tripulación que va a cazar un asteroide. Pero la nave está repleta de gente que necesita desesperadamente las riquezas que les proporcionará el meteorito y están dispuestos hacer cualquier cosa para ser los primeros.

En el espacio, no hay medalla de plata. Es todo o nada, rico más allá de tus sueños o muerto en la oscuridad.

Esta es la portada: