Machinehood

No conocía la obra de S.B. Divya pero me parecía muy atractiva la premisa sobre la que se basa su novela Machinehood, tratando temas tan actuales como los distintos caminos para la mejora del ser humano, ya sea mediante modificaciones cibernéticas o medicación. El hecho de que no existan apenas trabajos estables y que la economía se base en pequeños encargos es una realidad patente hoy en día, con la precariedad instalada en muchos hogares. Divya va un paso más adelante habiendo implantado el trabajo robótico en muchas áreas, con la consiguiente reducción del empleo del personal menos cualificado. En una carrera sin visos de terminar, los humanos han de utilizar todo tipo de suplementos y drogas para conseguir alcanzar el nivel de las inteligencias artificiales “débiles”, que van mejorando progresivamente.

En este contexto seguiremos los pasos de Welga Ramírez, una guardaespaldas con pasado en las fuerzas armadas, que se encuentra involucrada en una de las primeras actuaciones de la autodenominada Machinehood, una oscura organización que promulga la desaparición de las pastillas y la igualdad de derechos de las inteligencias artificiales.

A pesar de que las ideas del libro me han parecido muy interesantes, lo cierto es que la trama y la ejecución no están a la altura de lo que esperaba. Me interesaba el diálogo entre hombre y máquina, pero me he encontrado con una filosofía neobudista un tanto superficial. Además, el principal “enemigo” con el que se quiere relacionar Machinehood desde el principio, el califa que está unificando el Magreb, parece un villano de opereta, colocado en un pedestal para atraer la atención. Su lema de no agresión provoca mi incredulidad, cuando no ataca a nadie pero es que capaz de ir estrechando el cerco de los refugiados en el límite de sus fronteras, atacando centros neurálgicos necesarios para la vida.

También son necesarias varias casualidades para que Welga se encuentre metida de lleno en una operación para desmantelar la Machinehood. No solo que esté presente en el ataque mencionado anteriormente, a esto hay que unir una grabación que justo llega a sus manos con información relevante, su pasado como operativo contra el califa… En fin, todo muy preparado, demasiado.

Machinehood es un ejercicio de especulación que parte de una buena base pero que va perdiendo fuelle por el camino. Se lee con rapidez, pero apenas deja poso. Un poco como su portada que podría ser atractiva pero es demasiado fría.

Portada de Machinehood

Saga Press publicará en marzo Machinehood de S.B. Divya. No hay muchos más datos, pero de momento hemos tenido acceso a la portada.

Portada diseño de Richard Yoo, modelo 3D de Zi Won Wang:

Esta es la sinopsis:

It’s 2095. Humanity is entirely dependent on pills that not only help them stay alive, but allow them to compete with artificial intelligence in an increasingly competitive gig economy. Daily doses protect against designer diseases, flow enhances focus, zips and buffs enhance physical strength and speed, and juvers speed the healing process.

All that changes when Welga Ramirez—executive bodyguard and ex-special forces—witnesses the murder of her client, killed by a new and mysterious terrorist group that has simultaneously attacked several major pill funders. It’s known as The Machinehood.

The Machinehood operatives seem to be part human, part machine, something the world has never seen. They issue an ultimatum: stop all pill production in one week.

Global panic ensues as pill production slows and many become ill. Thousands destroy their bots in fear of a strong AI takeover. But the US government believes the Machinehood is a cover for an old enemy. One that Welga is uniquely qualified to fight.

Welga, determined to take down the Machinehood, is pulled back into intelligence work by the government that betrayed her. But who are the Machinehood and what do they really want?

Mi traducción:

Es 2095. La humanidad depende en gran medida de pastillas no solo para sobrevivir, si no para competir con las inteligencias artificiales en una economía de microtrabajos altamente competitiva. Dosis diarias que protegen contra enfermedades de diseño, incrementan la capacidad de concentración, aumentan la fuerza y la velocidad y aceleran los procesos de recuperación.

Todo cambia cuando Welga Ramírez -guardaespaldas de ejecutivos y ex fuerzas especiales- presencia el asesinato de su cliente a manos de un nuevo grupo terrorista que ha atacado de forma simultánea a varios magnates de la industria farmacéutica. Su nombre es Machinehood.

Los agentes de Machinehood parecen ser en parte humanos y en parte máquinas, algo nunca visto. Y lanzan un ultimatum: detener la producción de pastillas en una semana.

Se desencadena el pánico global cuando las pastillas empiezan a escasear y muchos enferman. Miles de personas destruyen sus robots ante el temor de que tomen el poder.

Pero el gobierno de EE.UU. cree que Machinehood es una tapadera para un viejo enemigo. Uno para el que Welga está especialmente preparada.

Welga quiere destruir Machinehood y vuelve al trabajo de inteligencia para el gobierno que la tracionó. Pero, ¿quiénes son Machinehood y qué buscan en realidad?