The Space Between Worlds

Aprovechando que este libro estaba en oferta me hice con él, ya había hablado sobre su portada por aquí y las historias de realidades paralelas me chiflan, así que no pasó mucho tiempo hasta que me lo acabé.

Me he encontrado con una sólida novela de viajes entre realidades, pero sobre todo una aguda crítica contra el clasismo y el racismo, apoyada en una historia muy atractiva con un trasfondo distópico.

Los viajes entre realidades muy cercanas son posibles para los humanos, pero con una premisa: tu contraparte en el otro universo ha de estar muerta. Esto hace que haya que recurrir a los desgraciados, a los que menos oportunidades han tenido en esta vida y por ende en las demás, para estos viajes. Pero necesitar a estas personas no significa aceptarlas en la sociedad, ya que vienen de fuera de la ciudad, viven en una cultura de supervivencia supeditados a los caprichos del Emperador de la zona.

La protagonista de la historia es capaz de viajar a más mundos que ningún otro, lo que la convierte en un valioso recurso para su empresa. Aún así, todavía vive en la incertidumbre de no ser ciudadana y conforme vaya avanzando la trama y se van descubriendo detalles sobre su vida, sorprende mucho que haya conseguido sobrevivir, lo que explica la fuerza con la que se aferra a la vida.

Creo que lo mejor para disfrutar de este libro es no saber demasiado sobre el desarrollo de la historia, ya que tiene varias vueltas de tuerca muy interesantes facilitadas por las infinitas posibilidades de las realidades alternativas. No todo es constante en todos los mundos pero las similitudes son tantas que a veces hay que pensar cuidadosamente dónde estamos para poder hacernos una idea precisa del lugar en que se encuentra la historia. Y sin embargo, Micaiah Johnson consigue que nada de esto sea confuso, lo cual es prueba de lo bien que escribe. Su prosa es dura cuando tiene que serlo, cuando describe las torturas a las que se ven sometidos algunos de los personajes o cuando habla de las condiciones de la vida en condiciones a lo Mad Max de algunas zonas. Y sin embargo, también es capaz de desarrollar una historia de amor de forma delicada y sugerente, una relación fraternal capaz de superar fronteras o el sacrificio de una persona por el bien de otra. Todo este cóctel emocional está presente en un libro muy completo, al que se le pueden encontrar pocos fallos. No puedo hacer más que recomendarla.

Portada de The Space Between Worlds

Del Rey Books ha anunciado la publicación en agosto de The Space Between Worlds, la primera novela de Micaiah Johnson.

Esta es la sinopsis:

An outsider who can travel between worlds discovers a secret that threatens her new home and her fragile place in it, in a stunning sci-fi debut that’s both a cross-dimensional adventure and a powerful examination of identity, privilege, and belonging.

Multiverse travel is finally possible, but there’s just one catch: No one can visit a world where their counterpart is still alive. Enter Cara, whose parallel selves happen to be exceptionally good at dying—from disease, turf wars, or vendettas they couldn’t outrun. Cara’s life has been cut short on 372 worlds in total.

On this Earth, however, Cara has survived. Identified as an outlier and therefore a perfect candidate for multiverse travel, Cara is plucked from the dirt of the wastelands. Now she has a nice apartment on the lower levels of the wealthy and walled-off Wiley City. She works—and shamelessly flirts—with her enticing yet aloof handler, Dell, as the two women collect off-world data for the Eldridge Institute. She even occasionally leaves the city to visit her family in the wastes, though she struggles to feel at home in either place. So long as she can keep her head down and avoid trouble, Cara is on a sure path to citizenship and security.

But trouble finds Cara when one of her eight remaining doppelgängers dies under mysterious circumstances, plunging her into a new world with an old secret. What she discovers will connect her past and her future in ways she could have never imagined—and reveal her own role in a plot that endangers not just her world, but the entire multiverse.

Mi traducción:

Una extraña que puede viajar entre mundos descubre un secreto que amenaza su nueva hogar y su frágil lugar en él, en un apasionante debut en la ciencia ficción que es a la vez una aventura multidimensional y un profundo exámen sobre cuestiones de identidad, privilegio y pertenencia.

El viaje en el multiverso es finalmente posible, solo con un problema: nadie puede visitar un mundo donde su otro yo todavía viva. Para Cara esto no es un obstáculo, sus otros yo son excepcionalmente buenos muriendo de enfermedad, guerras por el territorio o venganzas de las que no pudieron huir. La vida de Cara ha dejado de existir en 372 mundos.

En esta Tierra, sin embargo, Cara ha sobrevivido. Identificada como la perfecta candidata para el viaje por el multiverso, la sacan del yermo donde vivía. Ahora tiene un coqueto apartamente en los niveles bajos de la rica y amurallada Wiley City. Trabaja y flirtea desvergonzadamente con su coordinador Dell, recolectando datos de otros mundos para el Instituto Eldridge. Incluso de vez en cuando sale de la ciudad para visitar a su familia, aunque realmente no se siente en su casa en ningún sitio. Mientras evite el peligro, Cara está en la buena dirección para conseguir la ciudadanía y la seguridad que ello conlleva.

Pero cuando uno de sus restantes 8 doppelgängers muere en circunstancias misteriosas, se ve arrastrada a un nuevo mundo con un antiguo secreto. Lo que descubra la conectará con su pasado y su futuros de forma que nunca habría imaginado y desvelará su papel en un trama que amenaza no solo su mundo, si no todo el multiverso.

Esta es la sugerente portada: