WW2.2 La batalla de París

WW2 1Decepción es una palabra bastante fuerte, pero es lo que he sentido al terminar esta primera entrega de WW2.2, una serie de tebeos ucrónicos en los que se explora aspectos de la Segunda Guerra Mundial desde un prisma cambiado, ya que en cada número la historia no es tal y como nos la contaron.

En esta primera entrega Hitler es asesinado en el 39, y aunque la guerra es inevitable, los derroteros por los que transcurre son distintos debido a esta muerte. Alemania ataca directamente a Bélgica y Francia, obligando a los aliados a combatir en París.

La historia se narra de forma epistolar, en las cartas del sargento Meunier, un maestro (¿no os suena de algo?) al cargo de un grupo de hombres que patrullan la evacuada París en espera del ataque alemán.

El apartado gráfico no es destacable, se usa y se abusa del primer plano para que veamos las caras de cada uno de los soldados, pero no se define lo suficiente a los personajes como para que dejen de sernos indiferentes. Los únicos que han conseguido arrancarme una sonrisa son los trasuntos de Hernández y Fernández.

Lo narrado entra dentro de la más típica historia de supervivencia y la única acción que vemos es una escaramuza. Poca cosa para lo que esperaba, ya que lo único destacable es el prólogo, que ya se han encargado de destriparnos en la edición española con una pegatina en la portada.

Talismán edición integral

TalismanDespués de leer Curiosity Shop, tenía también en mi lista de tebeos pendientes este «Talismán», dibujado también por Montse Martín, que en su edición integral recoge los tres tebeos que lo componen en un solo tomo muy interesante.

A pesar de ser una historia destinada a niños, los distintos niveles de lectura permiten que un público más amplio pueda disfrutar de las aventuras de Tara y su amigo Tom. Tara es hija del famoso escritor Edwin McGillard, que atraviesa un bloqueo narrativo grave. Gracias un artefacto del pasado consigue superar este problema en la presentación del libro Edwin cae en coma por razones desconocidas. Tara se niega a aceptar este destino e intenta ayudar a su padre por todos los medios posibles, investigando la caja que su padre encontró.

A partir de aquí se desencadenan una serie de acontecimientos que permiten a Tara viajar al mundo de las hadas y a lo largo del segundo tomo, conocer la adolescencia de sus padres, saltando la brecha generacional que separa a todos los hijos de sus padres y que produce tanta incomprensión y dolor.

De nuevo hay que quitarse el sombrero ante el despliegue gráfico de Montse Martín, con un estilo más aniñado que en Curiosity Shop (adecuado para el relato) y con algunos guiños a quien supongo que será una gran influencia en ella, Albert Uderzo. También utiliza unos encuadres de viñeta muy atractivos y alguna que otra perspectiva cenital que recuerda a Juanjo Guarnido. El color es un elemento propio de la historia, con unos tonos muy vivos y optimistas que se tornan oscuros cuando aparecen dificultades en la labor de Tara. La única pega es que los fondos de la tercera parte del integral parecen apresurados, no digo descuidados pero quizá si algo menos trabajados que los anteriores.

El guión es de François Debois y es también bueno, aunque me temo que no llega al nivel de la narración gráfica. Se nota cierto maniqueísmo en los comportamientos de los mayores y los pequeños, pero son pequeños detalles que no entorpecen la lectura.

Lo que también me ha chocado son varios puntos coincidentes con el cómic Locke and Key, como la cueva bajo las aguas que guarda un secreto, los hijos sufriendo las consecuencias de los errores de los padres, la pérdida de la inocencia de la infancia… Aunque están tratados de forma muy distinta, oscura en el caso de Joe Hill y esperanzadora en Talismán.

Me gustaría también destacar el bellísimo final de una personaje desaprovechado como es Nola. Solo por la viñeta final ya merece la pena la lectura.

Creo que este es un tebeo recomendable para cualquier niño que se quiera iniciar en la fantasía y cualquier adulto que quiera recordar su infancia.

Curiosity Shop, 1914 : El despertar

Curiosity ShopUna persona que me conoce bien me regaló este tebeo del que no sabía nada, pero que me ha parecido tan interesante como para hacerme con la segunda entrega.

La protagonista de nuestra historia es Max Prado, apodada «Curiosity», la hija de un ingeniero recluída en un internado de Bélgica por su mala conducta. Cuando por fin vuelve a España para encontrarse con su padre, descubre que ha muerto y muchos dicen que se ha tratado de un suicidio. No obstante, Max no está conforme con esta conclusión y se lanza a investigar las pistas que le ha dejado su padre sobre un antiguo manuscrito y una máquina que interesa a los espías de las superpotencias de la época.

La trama de Teresa Valero es muy interesante, y aunque a veces puede ser algo confusa con una relectura queda claro todo el nudo de la narración.

Pero para mi gusto el punto fuerte de este tebeo es el apartado gráfico, simplemente espectacular. Montse Martín despliega unos recursos artísticos de muy alto nivel, destacando especialmente la documentación sobre la época y cómo recrea escenarios como Atocha o la calle Arenal a principios del siglo pasado. También merece la pena fijarnos en el color, donde a veces aplica una especie de filtro sepia que le va muy bien a la historia. El tratamiento de la figura humana es también exquisito. Como única pega podría decirse que la portada, a pesar de ser llamativa no da idea de lo que guarda el interior de esta pequeña joya.

Si te gustan las intrigas y el espionaje como a mí, definitivamente este tebeo tiene que caer en tus manos.

La armadura del Jakolass

jakolassEn una decisión que les honra los autores de Valerian, agente espaciotemporal decidieron cerrar la serie en agosto del 2010, quizá por agotamiento de la fórmula tras más de cuarenta años de aventuras o por su propio cansancio.

Afortunadamente, esto no significa que no vayamos a tener más entregas de este mito del cómic francobelga, por que en un movimiento similar al que ya se ha hecho con «Une aventure de Spirou et Fantasio par..» algunos autores punteros del cómic del país vecino van a contarnos su visión de Valerian y Laureline.

La primera entrega que llega a España es esta “Armadura del Jakolass” de Manu Larcenet, cuyo obra más conocida tal vez sea “Los combates cotidianos”.

Valerian se encuentra atrapado en un cuerpo extraño, el del alcohólico obrero René Pereuillaud, debido a una trampa del malvado Jakolass. Con ayuda de Laureline deberá viajar al planeta prisión donde se encuentra atrapado el Jakolass para poder recuperar su propio cuerpo.

La historia es divertida y está repleta de guiños y detalles para el lector habitual de las aventuras de los agentes espaciotemporales, pero precisamente este humor es el que me ha sacado un poco de la lectura, pues me parece que algunos recursos son muy manidos, como el delirium tremens del que es víctima René cuando no puede recibir su ración de alcohol.

En otros casos se recurre a la iteración de vocablos y topónimos de origen desconocido para reflejar la inmensa variedad de vida en la galaxia, algo que ya se utilizaba en el tebeo original. Aunque es normal que se use esta idea, que es casi una marca registrada de Pierre Christin.

En cuanto al dibujo, dentro de su propio estilo Larcenet consigue que no nos extrañemos de la profusión de seres alienígenas que aparecen en las páginas del tebeo, como nos tenía acostumbrados Jean-Claude Mézières.

En definitiva es una aproximación interesante al universo de Valerian, aunque no acabo de verla completa. No se trata de un clon de los antiguos tebeos pero tampoco es rompedor, se queda en un término medio cuando podría haber dado más de sí (quizá ahondando en el conflicto religioso que se muestra). Me encantaría que en alguna entrega se hiciera algo como Émile Bravo en “Diario de un ingenuo”, por ejemplo.

El día D ¿Quién mató al presidente?

DiaDpresidenteHace poco comenté la primera entrega cronológicamente hablando de la serie el Día D, aunque no fue la primera publicada en España, ya que este honor lo tuvo el volumen del que voy a hablar ahora, Día D ¿Quién mató al presidente?.

He de decir que una vez leída entiendo la decisión editorial que hizo que se publicara en primer lugar, este tebeo tiene mucha más garra que el anterior y esperemos que sea una muestra representativa de lo que está por venir.

El punto Jonbar en esta ocasión está claramente definido como en la anterior, el cambio es que el presidente elegido por los estadounidenses no es Kennedy sino Nixon, algo que bien pudiera haber sucedido habida cuenta del estrecho margen de diferencia en los votos que le dio la victoria a JFK en la realidad.

Sin embargo, la historia no gira sobre la presidencia de Nixon, aunque este telón de fondo y su reelección durante varias legislaturas son el detonante de los hechos que se relatan. El personaje principal es un motorista de los Ángeles del Infierno de ascendencia francesa reconvertido en combatiente en la guerra de Vietnam, embrutecido por por estos hechos y que solo conoce la violencia como forma de vida. Él será el encargado de llevar a cabo una tarea que parece la solución a los problemas mundiales.

El dibujo cumple su función de manera notable, como en la entrega anteriormente reseñada, pero me gustaría hacer hincapié en el color aplicado a las viñetas, especialmente a las de guerrilla nocturna en Vietnam. Lanzallamas devastando los alrededores de los soldados que evocan ese imaginario colectivo que tenemos de las escenas de esa guerra.

En definitiva esta entrega es bastante mejor que la de ¡Los rusos llegan a la Luna!

Creo que volveré a darle una oportunidad a este Día D con el siguiente tomo que se publique en España.

El día D ¡Los rusos llegan a la Luna!

Día DHace poco se publicaron en España los tebeos de la serie Día D, en los que se explora qué hubiera ocurido si ciertos acontecimientos claves de la historia del siglo pasado hubiera sucedido de otra manera. Ante una idea tan sugerente como esta ucronía no pude resistirme y me hice con dos de ellos.

Me extrañó que el primero de ellos fuera en realidad el volumen 5 de lo publicado en Francia, pero como cada entrega es independiente supuse que sería debido al mayor tirón que pueda tener la entrega en la que Kennedy no muere asesinado que la conquista de la Luna por parte de los rusos. Aún así, decidí leerlo en el orden original y la primera entrega es esta “¡Los rusos llegan a la Luna!”.

Es un hecho constatado que cuando Armstrong puso el pie en la Luna la Unión Soviética abandonó una carrera espacial que era ruinosa ya que el “gran objetivo” se les había escurrido entre los dedos. En este tebeo, en cambio, son los soviéticos los que primero llegan a la Luna y ambas superpotencias establecen una pequeña colonia en nuestro satélite, donde se cree que ocurre una versión en miniatura de la Guerra Fría.

Cuando la trama llega a la base lunar me encontré con un problema que hizo que mi suspensión de la incredulidad cayera por los suelos y creo que esto ha influido negativamente en mi valoración del trabajo de los guionistas Fred Duval y Pécau. Se supone que los astronautas no se cortan el pelo porque los restos provocaban averías en todos los aparatos de la estación. De acuerdo con esto, pero, ¿por qué entonces están fumando durante la mayoría de las viñetas? ¿Es que la ceniza no provoca problemas? Este pequeño (o no) detalle hace que la lectura la haya realizado desde un punto más crítico. El giro final también parece más que obvio y la idea con la que los astronautas y cosmonautas piensan que pueden acabar con la Guerra Fría está extraída directamente de la serie V, como recordarán los más viejos del lugar.

El apartado gráfico está bien cubierto por un solvente Phillipe Buchet que muestra su versatilidad en los distintos escenarios en los que se desarrolla la historia y que capta a la perfección los rasgos característicos de los personajes históricos para que sean inmediatamente reconocibles. Es de agradecer el no muy velado homenaje a Stanley Kubrick y a su 2001.

En definitiva un tebeo que podía haber sido más interesante y que se queda en un mero pasatiempo. Espero que las otras entregas sean mejores.

Saga, ganadora de varios premios Eisner

Como recordaréis, hace poco comentamos el primer volumen del tebeo Saga que nos causó muy buena impresión. Parece que no hemos sido los únicos, ya que en la Comic Con de San Diego se han anunciado los premios Eisner (quizá los más importantes del cómic) y ha ganado en varias categorías:

  • Best Continuing Series (Mejor serie continuada)
  • Best New Series (Mejor nueva serie)
  • Best Writer (Mejor guionista)
Esto nos puede dar una pista de por donde van a ir los tiros en los Hugo, aunque para mi gusto Locke and Key es mejor.
Aprovecho también para felicitar a los españoles que han ganado, Juanjo Guarnido y Juan Díaz Canales por su espectacular Blacksad y David Aja por Hawkeye.

Actualización Humble Bundle

Hace unos días os anunciábamos el Humble Bundle, pero es que hay más. Se han desvelado las siguientes recompensas:

  • «XKCD volumen 0″ de Randall Munroe
  • «Signal to noise», de Neil Gaiman y Dave McKean
  • «Poison eaters and other stories», de Holly Black
  • «Machine of death», editado por Ryan North, Matthew Bennardo y David Malki

Cada vez es más interesante este pack, por algo más de diez dólares 10 libros.

Grandville Bête Noire

150px-Grandville_Bete_NoireEsta obra de Bryan Talbot es otro de los nominados a los premios Hugo en la categoría de comic, junto con Locke and Key, Schlock Mercenary, Saga y Saucer Country.

El personaje principal es un tejón, el inspector Archibald «Archie» LeBrock de Scotland Yard. La antropomorfización de los animales es un recurso bastante utilizado en el mundo del cómic, se me vienen a la cabeza dos claros ejemplos, Maus y Blacksad. Por tanto no es extraño que se use este tipo de caracterización de los personajes en la historia que estamos leyendo, aún sin llegar al nivel de los mencionados, que pueden ser denominados obras cumbre del género. Una de las ventajas es la posibilidad de asociar comportamientos humanos a los animales dentro de unos patrones ya establecidos, como el perro fiel, el reptil escurridizo… pero existen otras como la simplificación de las expresiones faciales. Ahora bien, como novedad cabe decir que en este mundo también existen humanos, aunque sean las clases inferiores.

Ésta no es la primera entrega de la serie, pero sin haber leído los anteriores me parece que se puede disfrutar como un todo completo, salvo algunas referencias a hechos del pasado.

El momento en la que se desarrolla la narración es aproximadamente el momento actual pero en una Tierra alternativa que tiene toques de steampunk. Francia ganó las Guerras Napoleónicas e invadió Inglaterra, aunque hace unos veinte años Inglaterra consiguió su independencia. El idioma común por tanto es el francés y el clasismo es muy acentuado.

Es en este entorno en el que LeBrock desarrolla su labor detectivesca, esta vez le piden ayuda para investigar un asesinato en París y acaba destapando una conspiración más profunda. Todo esto mezclado con una clase magistral de Historia del Arte. Hay algunos homenajes poco encubiertos al propio comic, como por ejemplo a los pitufos y a Tintin.

El dibujo me parece bastante bueno y consistente, a pesar de ciertas escenas y de algunos acabados (estoy pensando en los fondos en la conversación que tiene lugar durante la cena) parecen apresurados. El color en cambio no acaba de convencerme, se abusa del degradado. El guión también es un punto fuerte, sobre todo cuando lees el anexo final del propio autor y en qué está basado cada parte del cómic. Quizá la trama sea algo previsible, pero el “misterio” es accesorio y sirve a Talbot para enfatizar la crítica social subyacente a toda la historia.

En resumen un tebeo interesante, al que quizá me acerque en otro momento. Por debajo de Locke and Key en mis votaciones, eso sí.