The All-Consuming World

Entrar en esta obra de ciencia ficción de Cassandra Khaw es muy complicado porque la prosa con la que está escrita es apabullante y tampoco deja mucho margen de introducción al lector, que ha de aferrarse al modelo de narración elegido (el reclutamiento de los antiguos miembros de una banda criminal) para encontrar algo conocido que le ayude a seguir adelante con la obra.

Con esto no quiero decir que no se trate de una novela inmersiva, pero sí que es tremendamente exigente. Aunque tengo cierto manejo con la lectura en inglés, hay ocasiones en las que me cuesta trabajo avanzar y tengo que echar mano de diccionarios con más frecuencia y esta es una de ellas. No es solo porque Khaw utilice palabras que no conozco (que también) si no que la forma de expresar sus ideas tiene tal riqueza y profundidad que supone un desafío para el lector. Por poner un ejemplo en un ataque de misiles inteligentes habla sobre cómo se teselan para cubrir la nave atacada en forma de pólipos. También os digo que si no os gusta la palabra fuck, este no es vuestro libro, ya que aparece en un ratio muy pero que muy elevado.

El hilo conductor como he mencionado antes es la búsqueda de las supervivientes de un grupo de forajidas espaciales para una última misión en la que pretenden «rescatar» a una de ellas, dada por muerta hace décadas. Si a esto añadimos que las mujeres pertenecientes a este grupo pueden clonarse cuando fallecen pero que en cada iteración van perdiendo información sobre sí mismas porque la tecnología ha fallado, tenemos una novela interesante. Pero claro, se me había olvidado mencionar la presencia de inteligencias artificiales poderosísimas que pretenden destruirlas. ¿Os he dicho que una de las forajidas es una estrella musical que forma su propio coro porque está modificada para tener varias bocas y gargantas para cantar de forma sincronizada? Y esto es solo la punta del iceberg, Cassandra Khaw va lanzando ideas como una máquina de entrenamiento de tenis lanza pelotas, de forma constante y metódica.

Por si esto no fuera suficiente como para llamar vuestra atención, es importante resaltar que en el libro están representadas muchas orientaciones sexuales de forma muy natural, y que hace una exposición descarnada de las relaciones de «amor» basadas en la explotación del otro, aunque también nos muestra otros ejemplos en los que se deja a la pareja la posibilidad de elección sobre su propia vida y muerte.

Se podría decir que es una novela en la que prima más la prosa que la trama y hay que seguirle el juego a le autore. A mí, a pesar de la dificultad, me ha convencido pero puedo entender perfectamente que haya otros lectores que no consigan conectar.

Portada de The All-Consuming World

Se ha desvelado cuál será la portada de la primera novela de Cassandra Khaw, The All-Consuming World que Erewhon Books publicará en verano de 2021.

Esta es la sinopsis:

A diverse team of broken, diminished former criminals get back together to solve the mystery of their last, disastrous mission and to rescue a missing and much-changed comrade… but they’re not the only ones in pursuit of the secret at the heart of the planet Dimmuborgir.

The highly-evolved AI of the universe have their own agenda and will do whatever it takes to keep humans from ever controlling the universe again. This band of dangerous women, half-clone and half-machine, must battle their own traumas and a universe of sapient ageships who want them dead, in order to settle their affairs once and for all.

Mi traducción:

Un variopinto grupo de ex-criminales venidos a menos se reúnen para resolver el misterio de su desastrosa última misión y rescatar a una camarada perdido y muy cambiado… pero no son los únicos que persiguen el secreto en el corazón del planeta Dimmuborgir.

La altamente evolucionada inteligencia artificial del universo tiene sus propios planes y hará lo que sea necesario para prevenir que los humanos vuelvan a controlar el universo. Esta banda de peligrosas mujeres, mitad clones y mitad máquinas, deberán luchar contras sus propios traumas y un universo de naves sintientes que las quieren ver muertas, para arreglar los asuntos de una vez por todas.

La portada con arte de Ashe Samuelsy diseño de Samira Iravani: