Portada de Four Lost Cities: A Secret History of the Urban Age

Me llama muchísimo la atención este nuevo libro de Annalee Newitz, a pesar de no ser de género para nada.

Esta es la sinopsis:

A quest to explore some of the most spectacular ancient cities in human history — and figure out why people abandoned them.

In Four Lost Cities, acclaimed science journalist Annalee Newitz takes readers on an entertaining and mind-bending adventure into the deep history of urban life. Investigating across the centuries and around the world, Newitz explores the rise and fall of four ancient cities, each the center of a sophisticated civilization: the Neolithic site of Çatalhöyük in Central Turkey, the Roman vacation town of Pompeii on Italy’s southern coast, the medieval megacity of Angkor in Cambodia, and the indigenous metropolis Cahokia, which stood beside the Mississippi River where East St. Louis is today.

Newitz travels to all four sites and investigates the cutting-edge research in archaeology, revealing the mix of environmental changes and political turmoil that doomed these ancient settlements. Tracing the early development of urban planning, Newitz also introduces us to the often anonymous workers — slaves, women, immigrants, and manual laborers — who built these cities and created monuments that lasted millennia.

Four Lost Cities is a journey into the forgotten past, but, foreseeing a future in which the majority of people on Earth will be living in cities, it may also reveal something of our own fate.

Mi traducción:

Una aventura para explorar algunas de las más fascinantes ciudades de la historia humana y descubrir por qué la gente dejó de habitarlas.

En Four Lost Cities, la conocida periodista y divulgadora Annalee Newitz guiará a los lectores en una entretenida y reveladora aventura en la historia profunda de la vida urbana. Investigando a través de los siglos y alrededor del mundo, Newitz explora el auge y caída de cuatro ciudades antiguas, cada una el centro de una sofisticada civilización: el sitio neolítico de Çatalhöyük Turquía, la ciudad vacacional romana de Pompeya en Italia, la megaciudad medieval de Angkor en Camboya, y la indígena Cahokia, cerca del río Mississippi dónde en la actualidad se alza East St. Louis.

Newitz viaja por los cuatro lugares y expone la arqueología más avanzada, revelando la mezcla de cambio en el entorno y malestar político que acabó con estos asentamientos. Trazando el temprano desarrollo de la planificación urbanística, Newitz también dará voz a los trabajadores anónimos (esclavos, mujeres, inmigrantes y trabajadores manuales) que crearon estas ciudades y los monumentos que perdurarán milenios.

Four Lost Cities es un viaje al pasado olvidado, pero previendo el futuro en el que la mayoría de la gente viviría en ciudades, también puede revelar algo de nuestro destino.

Esta es la portada:

It’s the End of the World: But What Are We Really Afraid Of?

De vez en cuando intento salirme del terreno más conocido de la ficción para adentrarme en algún ensayo que me parezca atractivo sobre alguno de los temas que me interesan, que son bastante variados. Y si lo que buscaba era un libro ecléctico, no cabe duda de que con esta corta obra de Adam Roberts he dado en el clavo.

El autor nos ofrece una serie de pequeños ensayos sobre los posibles finales del mundo, con algo de ese humor británico que a muchos gusta y a otros muchos exaspera y con una muestra muy acertada de su erudición. Ser capaz de hilar temas tan variados como los apocalipsis religiosos con los videojuegos o las invasiones zombies con el cambio climático no creo que esté al alcance de cualquiera, pero Roberts es capaz de hacerlo de una forma amena y didáctica.

Quizá el inconveniente de este libro es precisamente su amplio espectro, ya que toma muchos temas y juega con ellos, quizá sin llegar a profundizar en demasía en ninguno de ellos y dejando al lector con cierta sensación de vacío. Por ejemplo, no faltan las referencias a la ciencia ficción en general y a H.G. Wells en particular, pero quizá cada lector pueda aportar nuevos ejemplos que el autor no ha tenido en cuenta en alguna de sus enumeraciones.

Se trata por lo tanto de una lectura que puede resultar fascinante y es bastante asequible para el lector, con muchísimas referencias para continuar con el «estudio» si eso es lo que nos atrae, pero que me parece dirigido a un tipo de público muy específico y bastante restringido.