Upright Women Wanted

Aunque el western no sea mi género favorito, la última novela que leí de Sarah Gailey me convenció lo suficiente como para darle una oportunidad a su nuevo lanzamiento, Upright Women Wanted.

Lo cierto es que me he encontrado con un relato que hace aguas por todas partes. Ni los personajes son los suficientemente atractivos ni el marco histórico está lo suficientemente bien definido como para captar mi atención. Parece que nos encontramos ante una historia alternativa con unos Estados Unidos fascistas que controlan todo el material apropiado para la lectura o el visionado, donde un grupo específico llamado las Libreras se encargan de hacer llegar el nuevo material autorizado a los asentamientos más remotos. Pero ni sabemos cómo se ha llegado a ese estado ni parece que esto influya mucho en la vida de los lugaremos, salvo en la de la protagonista, una lesbiana que ha visto cómo moría su amante por poseer material ilegal.

Al huir de su casa se pega como una lapa a un grupo de estas libreras, que resultan también ser queer. Y parece que esa es toda la justificación para la existencia del libro, algo muy pobre. Parece claro que hay un movimiento disidente pero tampoco llegamos a conocer sus planes. La impresión general que me ha dado es que le faltaba vida a la novela, que ha sido incapaz de interesarme en ningún momento. No me importa que haya habido duelos al sol o que tengan que huir de algunas ciudades a toda prisa por su condición, es que me da absolutamente igual.

Es cierto que la lectura es muy breve, pero ni siquiera este hecho justifica su adquisición. Me he llevado una gran decepción.

Magic for Liars

Me gustan las novelas de detectives desde siempre, aunque no puedo considerarme ninguna experta. Por eso, cuando me encontré con Magic for Liars, un libro donde una detective privada investiga un posible crimen en un instituto de enseñanza mágica, ya estaba predispuesta a que me gustara. Pero es que además Sarah Gailey ha conseguido entrelazar la parte mágica con la investigación en sí de forma que es necesaria pero no determinante.

Ivy Gamble es la protagonista de la historia, una detective privada de poca monta con una relación prácticamente inexistente con su hermana melliza, que es profesora en un instituto mágico. La magia está presente en la vida diaria de algunas personas, pero no influye en la de Ivy, por ejemplo. Esta normalización del elemento fantástico exige un poco de suspensión de la incredulidad por parte del lector, porque si hay magia… ¿para qué hace falta echarle gasolina al coche? y cosas así. La autora evita este problema restrigiendo geográficamente la novela al propio instituto, dando algunas pinceladas de magia a acciones cotidianas y manteniendo el resto de las interacciones en un nivel «mundano».

El aspecto detectivesco de la novela no incluye pruebas forenses, porque el crimen, de existir, se cometió hace meses. Toda la investigación se realizará a base de entrevistas con los afectados e investigación de campo, con finales de jornada a base de chupitos y cocktails que nos lleva por terrenos conocidos del alcoholimo inherente a los detectives privados.

Me gusta como la autora se dedica a destrozar el mito de «elegido que cumplirá la profecía» y la exaltación del personaje medio que a pesar de sus limitaciones es capaz de seguir adelante y conseguir sus objetivos. Aunque lo cierto es que Ivy toma algunas decisiones extrañas a lo largo del libro, sí que vemos su evolución precisamente gracias a la investigación del caso.

Me parece importante destacar el aspecto psicológico de la novela, que da mucha importanca a las relaciones personales, sean estas familiares o profesionales. El peso emocional de la novela es bastante importante, desde la desgraciada muerte de la madre de las mellizas en un pasado que marcará por completo el resto de sus vidas a la relación entre los hermanos que se disputan el título de «elegido». Es curioso el contraste de las relaciones entre ambas parejas, cuyos paralelismoa le sirven a Gailey para explorar esas difíciles interacciones familiares.

Y además Magic for Liars es bastante corto, otro punto positivo que tener en cuenta. Es un libro que quizá no convenza a todo el mundo, pero que a mi me ha entretenido mucho.

Primera novela de Sarah Gailey

Se ha anunciado la publicación de la primera novela de Sarah Gailey, autora de River of Teeth y A Taste of Marrow.

La novela se titulará Magic for Liars que se publicará en junio de 2019.

Aquí la sinopsis:

Ivy Gamble was born without magic and never wanted it.

Ivy Gamble has an almost-sustainable career as a private investigator, and an empty apartment, and a slight drinking problem. She doesn’t in any way wish she was like Tabitha, her estranged, magically gifted twin sister.

Ivy Gamble is a liar.

Mi traducción de la sinopsis:

Ivy Gamble nació sin magia y nunca la quiso.

Ivy Gamble tiene una carrera casi sostenible como investigadora privada, un apartamento vacío y un pequeño problema con la bebida. De ningún modo querría ser como Tabitha, su extraña y mágica hermana gemela.

Ivy Gamble es una mentirosa.

Esta es la portada:

Portada de American Hippo

Aquí os traigo la portada del omnibus de Sarah Gailey, titulado American Hippo, que recopilará en un solo volumen River of Teeth y Taste of Marrow, junto con un relato corto situado en el mismo escenario.

La fecha de publicación será mayo del 2018.

A Taste of Marrow

Ya di en su momento mi opinión sobre la primera entrega de esta duología, River of Teeth. Por desgracia su continuación ahonda en los problemas de la primera y pierde la que podría ser su gran baza, la frescura de su ambientación.

Los hechos de esta segunda entrega continúan el final de la anterior y los personajes son los mismos. Pero aparte de recorrer sus respectivos caminos sin un destino claro en mente y encontrarse a base de casualidades, la evolución de los protagonistas es cuando menos poco verosímil. Casi parece que Gailey se ha lanzado abiertamente al culebrón con ambientación western, pero centrándose solo en los sentimientos de los personajes, sin trabajar para nada el decorado del libro.

El hecho de que los hipopótamos salvajes campen a sus anchas por el río solo se tiene en cuenta en las ocasiones que interesa a la autora, en una suerte de deus ex machina de lo más previsible y monótono.

Sigue siendo interesante el tratamiento del género por el que opta la autora y aparece un nuevo personaje que a pesar de su juventud parece ser capaz de dar sopas con hondas al resto del elenco. Pero esto es poco, demasiado poco para una segunda parte que termina de enterrar las pocas esperanzas que tenía puesta en la continuación. Para mí, perfectamente prescindible.

 

River of Teeth

Aunque no es mi ambientación favorita un western bien llevado puede tener todos los ingredientes necesarios para mantener mi atención. Además, había tenido buenas referencias sobre River of Teeth, gracias a Elías y a Dreams of Elvex. Pero para mí no acaba de funcionar.

Como ucronía toma una idea que se descartó en su momento pero que pudiera haber ocurrido, la introducción de hipopotamos en EE.UU. para su cría como ganado. Mala idea, pues los hipopótamos son de los animales que más muertes humanas causan al año.

Este punto de partida tan interesante da mucho juego cuando los hipopótamos se convierten en las monturas de los cowboys (aunque imagino que habría que llamarlos de otra manera). Dependiendo de cada raza, los animales desarrollan unas características distintivas y en cierta forma reflejan la forma de ser de sus dueños.

A mi entender lo que falla es el desarrollo de la historia. Y es que algunos personajes parece que lleven grabado a fuego en su frente redshirt conforme los conocemos, así que ya sabemos cuál es el final al que están predestinados. Y el hecho de que la historia sea bastante predecible tampoco ayuda a que la tensión necesaria para el «emocionante» final vaya in crescendo.

Otro fallo es expresar el mismo concepto de la misma forma a lo largo de la obra.

Cal smiled around his toothpick. The smile did not extend beyond the corners of his lips.

The dealer smiled at Cal, but his smile did not extend to his eyes.

He took a small step toward her, a smile twitching at the corners of this mouth.

Sin embargo, hay puntos importantes a favor de la autora. El tratamiento de la sexualidad de los personajes es igualitario, ya sea para hablar de homosexuales, de madres solteras o de cualquier otra elección en este aspecto. Además, la peculiar forma de expresarse de los protagonistas, con fuertes acentos que dificultan un poco la lectura se ajusta perfectamente a la idea que se pueda tener de un grupo de timadores y buscavidas con un plan para llenarse los bolsillos (no te los vas a imaginar con acento de Oxford si pasan el rato entre timbas de póker).

Existe una continuación de la obra, Taste of Marrow que tengo interés en leer para ver si la autora ha corregido estos errores de los que hablo, porque la materia prima puede dar bastante más de sí.