Hench

Tenía buenas referencias sobre Hench, la novela de superhéroes de Natalie Zina Walschots y aunque no me he encontrado lo que esperaba y ciertamente la parte final de la novela me ha costado trabajo, he de reconocer que algunos partes están bastante bien.

Existen algunas novelas de superhéroes narradas desde el punto de vista de «los malos», se me vienen a la cabeza Pronto seré invencible de Austin Grossman o Vicious y Vengeful de V.E. Schwab. Pero claro, en el género de super héroes las principales referencias forzosamente tiene que ser los cómics. La idea principal de la novela, sobre el coste humano y material de la propia existencia de los superhéroes se puede encontrar en muchos sitios, sin ir más lejos The Boys, en su vertiente más sádica. Pero la palanca que usan los villanos para vencer a los superhéroes me recuerda mucho más al Born Again desde el punto de vista de Kingpin.

La novela está contada a través de las vivencias de Anna, una empleada a tiempo parcial para los villanos a través de una empresa de trabajo temporal. Aunque suene un poco sorprendente, cualquier malvado con algo de categoría tiene negocios que mantener para seguir teniendo financiación para sus maléficos planes, impuestos que evadir y necesidad de músculo para distraer la atención de los superhéroes. Esto, que parece lógico, da lugar a todo un entramado de trabajadores que aceptan puesto de distinta responsabilidad en las empresas montadas por el villano de turno porque hay que ganarse la vida. Pero este tipo de trabajo tiene un riesgo inherente cuando hay algún tipo de confrontación con seres poderosos, como es el destino de cualquier supervillano.

Anna sale malparada en una de estas ocasiones, pero el verse recluida en casa debido a sus lesiones le da el tiempo y el enfoque necesario para investigar sobre el verdadero coste de las acciones de los superhéroes, dando lugar al detonante del resto de la historia.

La novela va de más a menos, ya que a pesar del interés que puede tener al principio la investigación sobre los superhéroes, conforme van avanzando las páginas se va tornando en una persecución quizá innecesariamente cruel. Aunque al fin y al cabo no debería sorprendernos nada de esto ya que estamos hablando desde el punto de vista de «los malos», siempre gusta que haya alguna posibilidad de redención. Y el hecho de que todo sea orquestado por una persona aparentemente normal, nos hace reflexionar aún más sobre qué se considera bueno y malo, e incluso moral.

La novela cierra todas las tramas, pero es cierto que tiene material suficiente para una continuación, que ya veremos si ve la luz.